Cuba en Africa, Guerra de Angola

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la historia militar cubana. La DAAFAR y sus MiGs. MGR. Bahía de Cochinos, Crisis de los Misiles, Guerras de Angola, Etiopia, 1895 y otras.
siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

sabran que estuve leyendo en un libro que recien compré la opinión de su autor donde decia que los Mig no fueron un factor determinante en la batalla de Cuito

Los cuatro mejores libros sobre el tema que se vendieron fueron: Relatos de guerra los héroes de Cuito Cuanavale, Cuito Cuanavale: viaje al centro de los héroes, Fronteras y al Sur de Angola. ¿Fué en alguno de estos que lo leyó?

reconoce que si fue importante pero según su punto de vista lo decisivo fue la agrupación de fuerzas terrestres que desplegó Cuba para su avance hacia la frontera de Namibia, eso a grandes rasgos, tengo que revisar sus datos para poder formarme una opinión propia, pues según tenía entendido fueron precisamente los Mig los que golpearon con más fuerza a los sudafricanos. ¿qué piensan al respecto?

Hay varias cosas. Antes de hablar de la agrupación de fuerzas terrestres que desplegó Cuba para su avance hacia la frontera de Namibia hay que mencionar la defensa activa de Cuito en sí, la asesoría cubana, el refuerzo del 71 Grupo Táctico cubano, el control de la línea de abastecimiento desde Menongue a Cuito, el reajuste de las líneas defensivas en Cuito después del combate del 14 de febrero de 1988, el papel de la artillería FAPLA - cubana, el trabajo ingeniero de fortificaciones y campos de minas, la fuerte defensa antiaérea y por supuesto, la reconquista del cielo por los MiG.

Son un conjunto de factores, un solo aspecto de por si solo no decide el resultado. Este es mi punto de vista.

Atentamente.

Siochy.



Amaya
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 60
Registrado: 30 Mar 2009, 05:26
Ubicación: Golfo de Mexico

Mensaje por Amaya »

Estimados Foristas

Hola Siochy

Algo que no debemos perder de vista al evaluar la importancia de la actuación de la aviación en Cuito Cuanavale es recordar que no contábamos con medios para golpear las baterías de los G 5 y G 6
Fue la aviación la encargada de silenciar esos medios de tanto alcance.

Esto viene muy bien descrito en el libro del Coronel (r) Humberto Trujillo, Trueno Justiciero.

Otro golpe importante pero claro no hay que perder de vista la gran y fuerte concentración de tropas listas para iniciar la marcha hacia la frontera de Namibia fue el golpe a la presa de Calueque, ahí nuevamente los MIG brillaron y es por todos sabido que después de ese certero ataque aéreo los surafricanos dejaron su prepotencia que los caracterizaba en la mesa de negociaciones y se pusieron blanditos

Creo que hay tema para rato en este asunto del empleo de los MIG en el sur de Angola

Saludos a todos



Avatar de Usuario
Web_On
Recluta
Recluta
Mensajes: 9
Registrado: 26 Nov 2007, 15:22
Ubicación: Cuba

Mensaje por Web_On »

Hola, el comentario que mostre lo vi en el libro "Al Sur de Angola" ... sería bueno analizar hasta que punto de vista se puede tomar como válido el criterio del autor ya que muchas otras fuentes cubanas dan a los Mig como decisivos en la victoria cubana en Cuito, como es el caso de Trujillo en su libro "Trueno Justiciero".

Saludos


" Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad. Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo. "

Fidel Castro Ruz

siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Estimado Amaya.

Algo que no debemos perder de vista al evaluar la importancia de la actuación de la aviación en Cuito Cuanavale es recordar que no contábamos con medios para golpear las baterías de los G 5 y G 6
Fue la aviación la encargada de silenciar esos medios de tanto alcance.


Bueno amigo, las BM-21 también golpearon a G-5 y Walkiries, aunque es cierto que en ese aspecto los MiG fueron determinantes. Lo que pasa en que en esta guerra se combinan muchos factores, ahora mismo tengo casi recopilados 50 testimonios de combatientes de Cuito, las versiones sudafricanas y las cubanas (todo esto sobre la base de las informaciones que yo tenía y las nuevas fuentes que aparecieron).

Todo parece indicar que el primero que habló del carácter decisivo de los MiG fue el Comandante en Jefe en una carta, de ahí lo toman autores como Trujillo.

En mi criterio Trueno Justiciero tiene cosas muy buenas y muy malas también. En cuanto a Rubén Jiménez Gómez el autor de Al sur de Angola, es muy bueno, ya había presentado tremendas credenciales en su libro sobre la Crisis de octubre de 1962.

Atentamente.

Siochy.



Avatar de Usuario
Web_On
Recluta
Recluta
Mensajes: 9
Registrado: 26 Nov 2007, 15:22
Ubicación: Cuba

Mensaje por Web_On »

Hola Siochy:

Si miramos el panorama completo de esta batalla veremos que como tú señalas fueron la suma de muchos factores lo que llevó a la retirada de Surafrica y la consecuente victoria cubano angolana, lo interesante del tema es poder determinar cuales de esos factores fueron realmente los determinantes y cuales jugaron un papel importante sin llegar a ser los de mayor alcance estratégico :confuso: .. jajaja .. a lo mejor estoy mirando el tema desde un prisma un poco simple y en realidad fue la suma de todos los que nos dio la victoria de forma tal que si uno de ellos no hubiera estado presente pues el resultado se habria alterado al que todos hoy conocemos. No se que piensen al respecto.

Salidos


" Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad. Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo. "

Fidel Castro Ruz

siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Pues si, ya corroboré el dato, en el Comunicado de las FAR en Granma del 18 de marzo de 1988 es donde primera vez se señala que la aviación había jugado un papel decisivo.

Si miramos el panorama completo de esta batalla veremos que como tú señalas fueron la suma de muchos factores lo que llevó a la retirada de Surafrica y la consecuente victoria cubano angolana

Acotaría para ser más preciso factores militares.

lo interesante del tema es poder determinar cuales de esos factores fueron realmente los determinantes y cuales jugaron un papel importante sin llegar a ser los de mayor alcance estratégico

Insisto en algo, todos... Los famosos MiG-23 estaban en Angola desde 1984 y no pudieron impedir el desastre de las FAPLA en "Saludando Octubre", 1987, cuestión que no podían hacer tampoco, no vamos a pedirle más a los 23 claro está. Una guerra es un conjunto de cuestiones o factores militares, económicos, políticos, etc.

a lo mejor estoy mirando el tema desde un prisma un poco simple y en realidad fue la suma de todos los que nos dio la victoria de forma tal que si uno de ellos no hubiera estado presente pues el resultado se habria alterado al que todos hoy conocemos. No se que piensen al respecto.

A mi me gusta siempre analizar lo que sucedió y no lo que pudo haber sucedido, o por qué no fue de otra forma, es una cuestion de preferencia que tengo por el perfil de mi especialidad profesional (Licenciado en Historia), pero para gustos los colores ':wink:'.

Atentamente.

Siochy.



siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Estimado Zuhe, tengo entendido que los An-26 podían portar hasta cuatro bombas de 500 lbs, o sea, 2000 lbs en total.

Atentamente.

Siochy.



Amaya
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 60
Registrado: 30 Mar 2009, 05:26
Ubicación: Golfo de Mexico

Mensaje por Amaya »

Saludos Foristas

Estimado Siochy

Si, definitivamente en toda batalla el uso combinado de los diferentes medios combativos así como su correcto aprovechamiento son determinante para vencer o al menos hacer un buen papel.

Sería un gran error pensar que sólo la aviación se llevó las palmas en Cuito, realmente ahí se conjugaron (como tu bien dices) muchos factores y diferentes medios se desempeñaron de manera ejemplar, pero de igual manera no hay que olvidar que la aviación jugo un papel determinante...ejemplo de ello tenemos la construcción del aeropuerto de Cahama, después de ello los Mig ya se convertían en una tremenda amenaza no sólo hacia la aviación racista sino también hacia los aeródromos, y parte importante del norte del territorio de Namibia.

Situaciones como esa representa un viraje en el desarrollo de las batallas y ponen a pensar al adversario sin lugar a dudas.

En el libro de Trujillo menciona algo así -que nunca se explicará como los SU angolanos fueron retirados del frente de Cuito- sabes algo de eso???? las misiones combativas en esos días tan importantes y decisivos quedo en manos cubanos únicamente???

saludos compañeros!!!



siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

¡Hola Amaya! ¿Oye, recibiste el mail que te mandé con tres fotos de la MGR?

En el libro de Trujillo menciona algo así -que nunca se explicará como los SU angolanos fueron retirados del frente de Cuito- sabes algo de eso????

Bueno, hay otro libro del aviador cubano Eduardo González Sarría, se llama "Relatos desde las alturas", donde este menciona como los Su-22 angolanos pilotados por los soviéticos iban a ser o fueron utilizados, no preciso bien ahora, para con una góndola de EW externa fijar las posiciones de un radar del sistema Cactus Crotale que estaba irradiando a los MiG, pero esa historia es de antes de Cuito.

El Su-22 es un buen cazabombardero, más yo me quedo con los MiG-23. A mi entender algo que nos faltó en Angola fue un buen avión COIN como el Su-25. El utilizar los MiG-21 BIS y los 23 ML en ataques aire - tierra resolvía el problema, pero no era la mejor solución en definitiva. Algo parecido les pasó a los yanquis cuando Viet Nam y tuvieron que echarle mano al veterano A-1 "Skyraider".

las misiones combativas en esos días tan importantes y decisivos quedo en manos cubanos únicamente???

Hasta donde he leído los angolanos también volaban, pero indudablemente el peso de las misiones estaba en manos cubanas.

Una cuestión muy interesante es el análisis de los datos del desempeño de la aviación militar cubana en Cuito, por ejemplo, Trujillo menciona que:

De enero al mes de marzo se cumplieron 1 283 aviones/vuelo con 722 misiones de bombardeo (357,9 toneladas de bombas), 561 misiones de cobertura aérea a las tropas y columnas de abastecimiento. Se lanzaron 4 068 cohetes C-5, 40 R-60, 4 X-23 y 15 R-24. La aviación de helicópteros cumplió 645 misiones de transporte, salvamento y rescate en interés de la aviación de caza. Se transportó a 1 393 soldados y 146, 5 toneladas de materiales.

A mi entender, aún cuando la actuación de los MiG fue decisiva en Cuito Cuanavale, criterio que comparto plenamente con ustedes, los niveles de eficiencia de su actuación son dignos de análisis. A que me refiero cuando expreso esto, por ejemplo:

¿Qué pasó con la cifra de misiles aire - aire R-24 y R-60 disparados por los MiG? No causaron derribos. Comparen ese dato contra la cantidad de misiles aire - tierra de radiocomando AS-7 "Kerry" o X-23 lanzados, es decir, solo cuatro, ¿por qué tan pocos? Otra cosa, las bombas de caída libre o te caen o no te caen, pero la probabilidad de que no te caigan es grande, los cubanos trataban de resolver ese problema con los cohetes C-5 que en definitiva, tampoco son guiados.

Súmenle a todo esto las tremendas dificultades que enfrentaban los pilotos cubanos bajo la amenaza de los "Stinger" que tan gentilmente Reagan le cedió a Savimbi y al SADF. La comisión de la DAAFAR que analizó la situación tras los primeros derribos llegó a la conclusión de que la contramedida más eficaz era o volar por debajo de 50 metros de altura, lo cual limita al piloto la capacidad de ataque ante situaciones imprevistas por no mencionar la elevada tensión de vuelo, o volar por encima a los 5 000 metros de altura con la consiguiente dificultad para descubrir objetivos enemigos en tierra.

Agreguen el detalle que muchos pilotos cubanos no contaban con mucha experiencia en el MiG-23 ML. Es inconcebible que por esa época en Cuba solo había cuatro ML mientras en Angola había un escuadrón. Resultado. Muchos pilotos fueron para Angola con uno o dos vuelos en ese modelo y más nada. Eso costó caro señores, accidentes... Ejemplo la Operación "Locura de Verano" (bautizada así por la canalla jodedora cubana) cuando en 1984 se desbarataron en Angola cuatro MiG-23 ML acabaditos de llegar y menos mal que no se mató en esa ninguno de los aviadores.

Ya en otros espacios piloto cubano llamado Mario de la Riva, alias "Manchiviri", ha mencionado el, a su juicio, insuficiente empleo de los helicópteros Mi-17 y -25 en misiones de ataque, ese sería otro cuestión muy interesante a analizar también.

Bueno, otro día seguimos.

Atentamente ':wink:'

Siochy.



siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Estos días que han pasado fueron de intenso trabajo de procesamiento de información de veteranos cubanos en Angola, entre una cosa y otra estoy hablando de casi cincuenta testimonios.

Uno de los más interesantes es el de Castillito el navegante, así conocían los pilotos y el personal de las bases aéreas del sur a Ricardo López Castillo que fuera considerado como el mejor navegante. Empezando porque operaba simultáneamente en la conducción de varias aeronaves, podía hacerlo desde un radar P-37, un P-18 o un P-19 y a veces se encaramaba en un árbol en el puente de Cuito con radio, agenda de apuntes y a conducir MiG. El hombre era muy bueno además poniendo de alta técnica con problemas, en fin, lo que decimos en Cuba "músico, poeta y loco".

Castillo refiere detalles poco conocidos de sus andares, por ejemplo, todo parece indicar que los sudafricanos querían eliminarlo y en dos ocasiones le anunciaron por radio en español: "Castillo, mañana te toca a ti" y en una de esas oportunidades atacaron y destruyeron un radar P-37 al parecer con un misil guiado por radio o por las irradaciones de la estación (la SAAF disponía de misiles AS-30 y Martel), lo cierto fue la dotación angolana pereció y Castillo libró porque en ese momento se trasladaba a otro de los radares.

Castillo fue el que garantizó el regreso del piloto Eladio Ávila cuando casi se queda sin combustible y se tuvo que tirar en la base de Cuito. En fin, a este combatiente se le entregó, entre otras condecoraciones la medalla 70 Aniversario de las FFAA soviéticas. El testimonio completo y otros más se puede encontrar en Relatos de guerra: Los héroes de Cuito Cunavale.

Atentamente.

Siochy.



Sniper82
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 83
Registrado: 24 Abr 2010, 03:32
Ubicación: La Habana

De un cubanito

Mensaje por Sniper82 »

Hola camaradas:
Sin dudas lo más impresionante para los Sudafricanos fue el hecho de que los cubanos les pateáramos el trcero al prepotente apartheih... es sin dudas obra de los brillantes soldaos de las fuerzas cubanas que descoyaron... les invito a leer la obra de trujillo... es una belleza... ahh... y para los que duden... la aviación cubana es muy profesional... y no dudará con cumplir su deber ante el enemigo..... para nosotros la guerra es de :evil: Patria o Muerte. :evil:
Saludos :wink:
Sniper82


El que intente apoderarse de Cuba, solo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre... y eso si no perece en la lucha.

Socialismo o Muerte

Viva Cuba libre

Xammar
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4319
Registrado: 09 Feb 2003, 17:41

Mensaje por Xammar »

Aqui van unas imagenes ilustrativas sobre los An-26.
http://repulomuzeum.hu/FOTO/0407/AN26bomb1.jpg
http://repulomuzeum.hu/FOTO/0712/AN-26bomb.jpg

Un saludo



guerra1
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 360
Registrado: 10 Abr 2010, 08:55

Angola

Mensaje por guerra1 »

Un interesante articulo sobre la guerra.

https://scholar.sun.ac.za/bitstream/han ... sequence=1

Bueno pero este tema es de Angola o de Batista,amigos foristas hay que calmarse un poco. :mrgreen:



LMK
Recluta
Recluta
Mensajes: 13
Registrado: 12 Ago 2010, 18:22
Ubicación: Habana.Cuba

Mensaje por LMK »

Saludos foristas.

A continuación comiezo una serie, en varias partes, de testimonios de veteranos cubanos en Cuito Cuanavale.

El jefe de la Dirección Operativa.

El general de brigada (r) Gustavo Fleitas Ramírez, uno de los jefes más destacados en misiones internacionalistas en África, y específicamente en la dirección de las acciones en Cuito Cuanavale recuerda la relevancia de Menongue como dirección operativa de importancia.

“En mi segunda misión internacionalista en Angola fui jefe de la Misión Militar (MMCA) hasta finales del 87, que pasé a ser jefe de la ATS; según fue agravándose la situación en el sur, el Comandante iba reforzando aquella dirección. Cuando fue designado el general Leopoldo Cintra Frías, Polo, como jefe de la ATS yo paso a segundo; ambos conocíamos el TOM por nuestra participación anterior en la guerra, todos estos cambios de misiones y responsabilidades se hicieron mediando una carta del ministro de las FAR. Estando en la ATS el general de división Cintra Frías me responsabiliza con la dirección operativa Menongue – Cuito.

(…) En momentos de la crisis de Cuito Cuanavale, Menongue cobra una especial relevancia, pues los sudafricanos querían que lleváramos la guerra hacia esa región. La ofensiva de las FAPLA “Saludando Octubre” les vino como anillo al dedo pues el teatro de operaciones les era favorable; bosques, terreno irregular, muchos cauces de río, y la región estaba prácticamente en manos de la contrarrevolucionaria UNITA que le facilitaba el abastecimiento logístico.

(…) A partir de que la dirección de nuestro país decide reforzar las tropas en Angola y adoptar las medidas adecuadas para enfrentar la crisis de Cuito, se decidió reforzar la dirección de Menongue, para ello bajaron la agrupación que estaba en Kuito Bié y la brigada de Huambo. El aeropuerto era la arteria principal para los abastecimientos: combustible, municiones y logística general así que había que asegurarlo por tierra y por la defensa antiaérea.

Se necesitaba entonces tomar el control de la vía a Cuito, para ello se destacaron tres grupos tácticos en esa dirección: en el Curtir, en Longa y Luaisinga, mientras el 71 Grupo Táctico reforzado convenientemente fue enviado a Cuito. Estas unidades además de proteger la vía estaban preparadas y adelantadas para acudir a Cuito si las condiciones de los combates lo exigían. Para limpiar y tomar esta importante vía la aviación destacada en Menongue jugó su papel al golpear una importante base UNITA en la zona”.

El grupo operativo cubano llega a Cuito Cuanavale.

Los primeros cubanos en llegar a esta región el 5 de diciembre de 1987 fueron los integrantes del grupo operativo, formado por el coronel Álvaro López Miera, como jefe del grupo, el teniente coronel José Senén Viamonte, como segundo jefe y 11 oficiales más, un cocinero, un radista y un pelotón de prevención, encargado de la seguridad del grupo.

El entonces coronel Álvaro López Miera en entrevista al periodista César Gómez Chacón le contaba:

“Regresé a Angola en noviembre del año pasado. Venía como jefe de operaciones de la Misión, pero el 4 de diciembre me llamaron, me dicen que tenía que salir para Cuito ese mismo día con un grupo de compañeros, ya que debíamos informar de la situación creada allí y resistir como fuera con las unidades de las FAPLA.

Partimos por la tarde. Conmigo iban, entre otros, los tenientes coroneles, Viamonte, Robira y Ochoa, como segundo, jefe de operaciones y jefe de retaguardia, respectivamente; también el mayor Noa como jefe de información. A ellos se les sumaban dos oficiales de la Octava, un camarógrafo y un médico. En Menongue se incorporaron cinco especialistas de la DAAFAR, dos radistas y un pelotón de tropas especiales.

Hacia Cuito salimos en dos helicópteros a las cinco de la mañana del día 5. Dos MiG-23 nos dieron protección. Llevábamos nuestros alimentos – ración fría en lo fundamental -, dos balones de oxígeno para el hospital de campaña y algunas otras cosas.

En cuanto llegamos hicimos contacto con el jefe de las FAPLA en la región, el teniente coronel Batista, quien nos puso al tanto de los acontecimientos en el frente y la situación de cada una de las unidades.

Nos interesamos por conocer la dirección principal de los ataques sudafricanos y las dificultades más apremiantes de las brigadas FAPLA que defendían el poblado. Enviamos rápida información a Luanda.
La cosa no era fácil. Las fuerzas angolanas se habían visto en la imperiosa necesidad de retroceder para sobrevivir, y ya en ese momento habían abandonado posiciones tan claves como el puesto de mando avanzado; fue precisamente la retoma de este punto una de las primeras cosas que orientamos, y la práctica demostró nuestra razón.

Nuestro trabajo se encaminó a la elevación de la moral combativa de las FAPLA, muy afectada por los fracasos de las últimas semanas, desde que los racistas intervinieron con todos sus medios y fuerzas contra las unidades angolanas que llevaban a cabo una gran ofensiva en el sureste del país, donde están los principales enclaves de la UNITA.

Personalmente, recorríamos todas las posiciones y apreciábamos la situación de cada lugar; se tomaban las decisiones en coordinación con el mando angolano.

Ya el 8 de diciembre informamos a Luanda datos concretos sobre el empleo de la artillería enemiga. Ese día de las 14:07 horas a las 15:58 horas tiraron veintisiete proyectiles; de las 16:36 a las 16:39, siete proyectiles; de las 21:49 horas a las 22:29 horas, cuarenta y nueve; en total durante ese día tiraron ochenta y tres proyectiles sobre nuestras posiciones. El día 9 fueron setenta y tres; el 10, sesenta y tres; el 11, ochenta y tres, y a partir de ese momento se fueron incrementando aún más.

Les tiraban fundamentalmente al pueblo, al puente, al puesto de mando avanzado, a las estaciones de radiolocalización y a nuestro orden combativo, claro está. No obstante continuamos el trabajo. Se organizó la artillería FAPLA, el mando de las tropas, el punto de dirección a la aviación a cargo del primer teniente Castillo, quien jugó un papel decisivo en la conducción de nuestros MiGs; también la defensa antiaérea, las fortificaciones… Empatábamos el día con la noche.

(…) A los tres días de estar allí, llegó a Cuito un grupo de oficiales del mando superior y varios camarógrafos que tenían la tarea de llevarse una imagen gráfica del frente para el Comandante en Jefe.
A los jefes pedimos apoyo en varios aspectos; necesitábamos, en primer lugar, mejorar aún más nuestra artillería, pues cada vez que era empleada, el enemigo la localizaba y respondía con facilidad. Días después fue enviado el coronel Almarales junto con un comunicador, quienes se dedicaron por entero a ese problema. También recibimos una pieza de BM-21, la famosa “Cachita”, que teníamos siempre a mano y tiró en los momentos más difíciles.

Mandamos a Luanda nuestra conclusión: podíamos resistir.

En esas semanas sucedieron muchísimas cosas. Recuerdo que alrededor del día 12 nos informaron que se había tumbado un avión sudafricano y había caído al río. Teníamos que encontrarlo, al menos el piloto. Mandamos a buscar buzos, pero hubo quien no quiso esperar por ellos. El teniente coronel Linares, asesor de la defensa antiaérea, una gente cómica y habilidosa, se tiró en aquellas aguas sin pensarlo dos veces; solo se amarró con una soga a un bote, para que no se lo llevara la corriente. Creo que de ese primer avión no se encontró nada. Al poco tiempo el hecho se repitió.”

Acerca de las misiones que se le habían planteado a este grupo operativo de asesores cubanos el teniente coronel Viamonte refirió:

“Nuestra misión incluía varios ob¬jetivos. En primer lugar debíamos contactar con la parte angolana y mantener informado al mando superior de la Misión sobre la situación en Cuito Cuanavale, que hasta entonces se tornaba bastante confusa por la falta de información. Allí también debíamos puntualizar, en el terreno, el estado de la capacidad y disposición combativas en que se encontraban las tropas para, conjuntamente con el mando angolano, comenzar a tomar todas las medidas pertinentes que la situación exigiera y, a su vez, crear las condiciones necesarias con el objetivo de rechazar la ofensiva de las fuerzas enemigas, la cual esperábamos se produjera antes del 10 de diciembre, e impedir así la ocupación de Cuito Cuanavale por el enemigo.

Esto, como es lógico, exigía la rápida y correcta organización de la exploración de todo tipo, incluyendo la aérea, para determinar dónde se encontraba realmente el enemigo y la composición de sus fuerzas, así corno la ubicación de su artillería de largo alcance, que estaba causándole grandes pérdidas y destrucciones a las tropas y fortificaciones angolanas.

Además, debíamos hacer un estudio para la correcta organización de la defensa a fin de consolidar esta plaza y, partiendo de la composición de las fuerzas enemigas y el carácter de sus posibles acciones, elaborar una propuesta al mando superior acerca de la necesidad del empleo de las tropas cubanas y su posible ubicación dentro del orden combativo de la agrupación de fuerzas de la Sexta Región Militar, que defendía esta posición.

El 6 de diciembre se nos unió una compañía de tropas especiales, para conjuntamente con el pelotón que ya teníamos, proteger al grupo de cubanos que allí nos encontrábamos y participar en la defensa de Cuito.

A finales de diciembre comienza el asesoramiento a las pequeñas unidades por grupos de especialistas cubanos, cuya composición era similar a la de nuestro grupo. Por esta fecha comienzan a mixturarse las unidades de artillería y tanques angolanos con personal cubano. Para la dirección y organización de la artillería se incorpora a nuestro grupo el coronel Guillermo Díaz Almaral, jefe de la Sección de Artillería de la MMCA, el cual le dio un gran impulso a esta actividad.”

Un jefe de Brigada.

En esos intensos y decisivos días de enero de 1988 en el sur de Angola se encontraba el general de brigada (r) Roberto Milián Vega, quien fuera uno de los destacados jefes a los que se encomendaran dirigir aquella emblemática 70 Brigada de Tanques de Menongue.

“Me desempeñaba en el cargo de primer sustituto del jefe de la MMCA, cuando la situación es comprometedora en Cuito me envían a Menongue. En la 70 Brigada de Tanques estuve poco tiempo, pero eran momentos intensos los de esos días. Llegué el 8 de enero para recibir la brigada del entonces coronel Ermio Hernández Rodríguez, quien había sido designado para dirigir la agrupación de cubanos en Cuito Cuanavale y que partía al siguiente día, no hubo entrega formal pues la situación era muy tensa. Entregué el mando el 20 de febrero al coronel Pupo Arnedo.

(…) La misión fundamental que recibí del general de división Leopoldo Cintra Frías, Polo, en Menongue era la de asegurar con la Brigada de Tanques la dirección de Cuito Cuanavale y que allí combatirían dos o tres Grupos Tácticos y no se excluía que participara la brigada en su composición completa. (…) El 14 de enero recibo indicaciones de preparar el 1er GT para partir al frente, el 15 temprano ya está listo y parte al mando del coronel Venancio Ávila Guerrero, quien era desde diciembre jefe del EM de la brigada, se le preparó una buena cobertura aérea, pues tenía que avanzar los 200 km por la carretera que separa a Menongue de Cuito, se dispusieron seis MiG-23 nuestros y dos MiG-21 de los angolanos y adelantados en Longa teníamos dos helicópteros Mi-17 muy bien artillados. El general de división Cintra Frías también mandó a preparar dos GT como segundo escalón.

Mi día más negro en Menongue fue el 13 de febrero, cuando el enemigo preparó un buen asalto de fuego con cohetes Valkiria contra el aeropuerto, con toda intención de disminuir la disposición combativa (DC) de los medios aéreos en víspera del fuerte ataque contra la defensa de Cuito Cuanavale. El 14, lo planificaron y lo ejecutaron bien, aunque se obtuvo los resultados que pretendían, pues no dañaron ninguna de las naves y la pista sufrió bien poco.

A partir del 15 de febrero el jefe de la ATS decide que me vuelva a incorporar a la Misión (MMCA) y fue el único cambio de mando que contó con un plan, el que guardo aún con mucho celo, con anotaciones manuscritas del propio Polo, jefe de la ATS”.

Desde un principio se trabajó arduamente por elevar la capacidad y disposición combativas de las unidades y en especial de la artillería. Al respecto explicaba el coronel Ermio Hernández Rodríguez, el cual continuó el trabajo al frente del grupo operativo a partir del 9 de enero de 1988:

“Resulta incuestionable que la llegada de los cubanos constituyó un gran estímulo para los combatientes angolanos. Continuamos trabajando codo con codo en todos los frentes con los jefes y los combatientes de las FAPLA: en la instrucción del personal, el completamiento de las unidades, el mantenimiento y conservación de la técnica y el armamento. Hicimos tiros combativos en condiciones de combate reales. Con esto quiero decir que nuestro trabajo fue más bien del orden práctico. Las propias condiciones de la situación imponían este estilo. Los éxitos logrados reflejan los resultados del esfuerzo colectivo, porque en esto participaron también nuestros hermanos soviéticos. Creo que los angolanos han asimilado muy bien todas nuestras orientaciones.

El trabajo se fortaleció aún más con la llegada de las tropas cubanas. Aumentaron las posibilidades para resolver las dinámicas que pudieran surgir, así como los problemas materiales. Además, ya se había logrado una retaguardia segura.

Las relaciones con las FAPLA son inmejorables. Pienso que el trabajo directo con el hombre en la trinchera, el borde delantero, en los grupos de exploración surtió un gran efecto. Muchos compañeros se han destacado en su trabajo. Los técnicos de la compañía de ingenieros zapadores y los compañeros de la asesoría de la 25, la 59 y la 13 BIL han realizado un trabajo de vanguardia.”

El teniente coronel Fermín Sosa Borrero, asesor principal de la 25 BIL de las FAPLA expresó en su testimonio:

“Yo llegué con treinta y cuatro hombres, personal de asesoría; éramos poquitos. A ningún cubano de la 25 Brigada se le ha llamado nunca asesor, porque cuando llegamos a la defensa el primer día, el 3 de enero, considerando la situación existente, entendimos que era mejor que se nos llamara simplemente compañeros cubanos.

(…) Comenzamos a trabajar para fortalecer la defensa, preparar al personal necesario. Ya ese mismo día, desde la primera visita a las pequeñas unidades, nosotros queríamos oír a la gente, oír al soldado, al oficial de menor graduación, al jefe de escuadra, de compañía, de pelotón. Al final teníamos una valoración muy fuerte del estado de la tropa.

Había mucho pesimismo, mucha incertidumbre, porque los sudafricanos llegaron con mucha fuerza, y cuando usted hacía la comparación (…) entonces había que decir que en esas condiciones el sacrificio en vidas iba a ser muy grande. Para evitar eso, desde el inicio hubo que sacarle el máximo al terreno y las posibilidades del armamento, pero sobre todas las cosas a las posibilidades del hombre.

(…) Entonces con los primeros con quienes hablamos fue con los exploradores y los radistas. Les dijimos que aquello había que virarlo al revés, que si la exploración se estaba haciendo a cinco kilómetros había que hacerla ahora a más de veinte. Pues bueno, todos los angolanos se pusieron para el número de la exploración.

(…) En la brigada han sido derribados cinco aviones enemigos. El C-10 tiene la característica de que cada vez que sale un cohete el avión se cae. Y cada vez que en la brigada se tira un cohete antiaéreo yo no puedo evitar que detrás todo el mundo salga de los refugios para ver como cae el avión; entonces lo que se forma es mucho.

Uno de esos días en que había un fuerte ataque aéreo enemigo, que duró como veinte minutos, se tumbaron dos aviones, casi uno detrás del otro. La algarabía que se formó fue tanta, que cuando los radistas lo informaron al mando superior, lo que se oía era la gritería. Entonces el general César Lara me llamó desde el puesto de mando y me preguntó con ese tono característico suyo: “¿Qué te pasa?” Yo le respondí: “Jefe, ni le puedo contar, porque esto que hay aquí nada más se puede entender viéndolo. ¡Óigame, se están cayendo por parejas!” Le digo lo anterior y en eso viene el tercero, se le tiró y salió también echando humo negro. “¡Son tres!”, le dije al general, pero ese tercero no se vio caer, se fue echando humo, por eso no lo contamos; solo contamos los que vemos caer”.

El día 14 de enero, aún cuando las condiciones climáticas no eran las más optimas, despegaron cuatro MiGs que asestaron un golpe en el área de la 21 BIL. Como resultado del fuego antiaéreo fue averiado el MiG-23ML pilotado por Juan Francisco Alfonso Doval quien realizó un aterrizaje forzoso.

Este piloto refirió en una entrevista a Granma:

“Aquel día despegué al amanecer en un aparato MIG-23ML como piloto número (denominación del segundo integrante) en una pareja de vuelo que conformaba con el Teniente Coronel Armando González, quien volaba en condición de líder.

La misión consistía básicamente en un bombardeo rasante a 50 metros de altura contra agrupaciones de las Fuerzas de Defensa Sudafricanas (SADF) que asediaban a Cuito Cuanavale y tenían en una situación algo compleja a las tropas cubano- angolanas.

Aquella mañana la nubosidad estaba bastante baja, a unos 300 metros, por lo que ambas aeronaves tuvieron que realizar el vuelo por encima de las nubes y efectuar la travesía haciendo los cálculos de navegación por instrumentos, dada la imposibilidad de observar el terreno.

Tras vencer el lapso de vuelo cronometrado salimos justo encima del objetivo e hicimos, como estaba previsto, el lanzamiento de las bombas y regresamos a la base sin contratiempos.

No pasó mucho tiempo de nuestro arribo al aeródromo y el mando nos planteó repetir la acción, pero en esta ocasión dispuso que el tiro se realizara de manera individual, con diferencia de un minuto entre uno y otro y no como se había ejecutado antes. Apenas fueron artilladas las naves despegamos, y durante la travesía, igualmente por sobre las nubes, tomamos distancia para mantener el tiempo de vuelo prefijado.
Nunca había sido impactado sentí que el avión comenzaba a vibrar. Con un movimiento del bastón de mando aquella terrible sensación desapareció, llevé nuevamente el mando al pecho y aceleré el motor para buscar potencia.

Sobrevolé las nubes y durante esa maniobra de ascenso me percato de que el avión perdía bastante combustible, al observar cómo se iluminaban de manera consecutiva todas las lámparas de señalización que en la cabina indican los niveles en los tanques.

Al apreciar lo grave de la situación y debido a que continuaba volando sobre las nubes, solicité autorización para dirigirme a ese lugar. Al llegar comencé un descenso suave y luego de emerger de los velos nubosos apareció la pista, justo al frente de la nariz del avión.

Bastó realizar un solo giro de acomodo y prácticamente sin reservas en los depósitos accioné la palanca de despliegue del tren de aterrizaje.
Cuando el altímetro me reveló que estaba entre los 10 ó 12 metros apagué el motor para enfrentar la pista y el silencio se apoderó de los breves instantes que me separaban de aquella inaplazable colisión.”

Contunuará...

Atentamente.

Siochy LMK.



guerra1
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 360
Registrado: 10 Abr 2010, 08:55

Ogaden

Mensaje por guerra1 »

Siochy LMK,hola como esta forista.


Me gustaria saber si ud tiene conocimientos de la guerra del Ogaden,yo he escrito algunos articulos me gustaria compartir informacion con ud sobre la guerra.



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 9 invitados