101 Batallas y combates en México

Las guerras y conflictos en la región latinoamericana, desde la Conquista hasta las Malvinas y el Cénepa. Personajes y sucesos históricos militares.
Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

101 Batallas y combates en México

Mensaje por Ricardo R. D. »

101 Batallas y combates en México

Dado que estamos hablando de historia militar y de que en México se estan por conmemorar 200 años de la lucha por la independencia y 100 de la Revolución de 1910, he estado investigando mas sobre ambos temas, de este proceso me ha sorpendido ver que a pesar de que la nación mexicana no es belicosa si que ha habido guerras y batallas interesantes desde varios puntos de vista; asi que me he propuesto compartit lo que he ido averiguando y además solicitar su ayuda con información adicional sobre algunas de las que citaré, esto porque tengo un proyecto pesonal de realizar un par de juegos de mesa de estilo europeo que versen sobre algunas batallas desarrolladas en México, he visto que en otros paises lo han hecho, personas Brasil, Argentina, EU han desarrollado juegos con esta idea; asi que yo seguire ese ejemplo y además los ofrecere gratuitos para todos los que se interesen en ellos; además despues del éxito que tuvo el desarrollo del tema de la Guerra de México vs EU ha habido algunas personas que me han sugerido este tema, asi que adelante con al idea


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Dedico esto al bien; siguiendo el ejemplo de otros temas cuando inician defino los parámetros del desarrollo del tema; desde luego todo es con valor informativo y con buena voluntad, respeto a la memoria y a las naciones e individuos que por diversas razones estuvieron presentes en aquellos conflictos.

El orden sugerido para exponer la información es:

1.- Conflicto/Nombre de la Batalla o Combate
2.- Fecha
3.- Lugar
4.- Datos de tropas y comandantes.
5.- Desarrollo
6.- Anecdotas
7.- Comentarios/opinión/observaciones

No necesariamente iran en orden cronológico o historico; pero si inciare con las de la Guerra de Independencia, que por si misma contabiliza mas de 30 batallas.

Finalmente; ya tengo los datos de la primera batalla que he desarrollado para el juego y es la Batalla de Izucar, pero por ahi encontre que hubo 2 con el mismo nombre y necesito asegurarme de no haber mesclado los datos; me falta información sobre una llamada Real del Rosario que es la segunda que estoy desarrollando y por ahi estoy buscando mas infomación de una batalla que tuvo lugar en la guerra de la 2da. Intervención francesa donde participo una unidad de husares egipcios ¡¡¡??? y otra donde combatieron soldados confederados al lado de las tropas imperiales en lo que hoy es Tamaulipas.

Asi que empezare con la primera de las 101 batallas.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
mikel hernandez gonzalez
Teniente Primero
Teniente Primero
Mensajes: 1032
Registrado: 11 Ene 2009, 17:08
Ubicación: Saint julien

Mensaje por mikel hernandez gonzalez »

Yo votaria por la batalla de camerone:
La batalla de Camerone es una de las páginas más gloriosas de la historia militar. En esta batalla, la Legión Extranjera Francesa ganó fama eterna, al enfrentarse 60 legionarios a un ejército de 2000 soldados mexicanos, durante el conflicto ocasionado por la invasión francesa de México. Desde 1904 la batalla ha pasado a formar parte del misticismo de la Legión Extranjera Francesa, que conmemora cada año en un emotivo ritual a sus muertos en Camerone. Esta batalla representa los ideales de la Legión: cumplir con el deber hasta el final, pase lo que pase. Representa a los hombres que prefieren morir a rendirse, por eso el nombre Camerone está escrito con letras de oro en la historia de Francia y de México, que hoy en día honran unidos a aquellos héroes.

La batalla de Camarón, o “Camerone” en francés, se enmarca dentro de la guerra entre Francia y México a mediados del siglo XIX. La guerra estalló como consecuencia de la invasión de México en 1861 por parte de Francia, España y Gran Bretaña. México estaba gobernado por el gran presidente Benito Juárez, quien al iniciar su gobierno pidió una moratoria en el pago de la deuda externa a las potencias de Europa, al no poder afrontar los pagos inmediatamente como le exigían estas potencias. Como si de matones mafiosos se tratara, estas potencias invadieron México con sus ejércitos para forzar al gobierno de Juárez a pagar sus deudas. Juárez ordenó no oponer resistencia para evitar una guerra y mandó una comisión diplomática a negociar con Juan Prim, general español representante de la Triple Alianza entre España, Gran Bretaña y México. Como resultado de estas negociaciones se llegaron a los acuerdos de “La Soledad”, el 19 de Febrero de 1862, mediante los cuales México emitiría unos bonos de garantía para pagar su deuda. España y Gran Bretaña aceptaron el acuerdo y retiraron sus ejércitos, pero Napoleón III, emperador de Francia, se negó a marcharse. En aquellos años Francia era la nación más poderosa de Europa y sus ejércitos eran considerados invencibles, así pues decidieron aprovechar su superioridad para apropiarse de México, practicando un nuevo colonialismo, basado en el control económico y político, en vez de la colonización total. Francia aprovechó la debilidad política de EE.UU., que estaba en plena guerra civil y no podía intervenir en ayuda de México.

La primera acción militar del general francés Charles Ferdinand de Lorencez, al mando de 6000 hombres, fue un intento de tomar la ciudad de Puebla, pero fracasó y tuvo que pedir unos refuerzos de 20000 hombres a Francia. Estos refuerzos, al mando del general Elie Frederic Forey, llegaron a principios de 1863. Entre ellos se encontraban 3 batallones de la Legión Extranjera Francesa al mando del veterano coronel Jeanningros. Al principio de las operaciones militares contra los ejércitos de Juárez, los legionarios franceses se dedicaron a tareas logísticas de vigilancia de convoyes de suministros en zonas donde abundaba la malaria, ya que siempre se encargaba a los extranjeros de la Legión las tareas más duras y peligrosas. La Legión había sido creada en 1831 como una unidad de choque formada por soldados extranjeros y mandada por oficiales franceses. Su objetivo era luchar en las zonas más duras como tropas de choque y ahorrar así vidas entre los naturales de Francia, desangrada tras las Guerras Napoleónicas. Era un cuerpo único en el mundo ya que tenía una fuerte cohesión interna, los extranjeros se unían por fuertes lazos de camaradería ante el rechazo que sufrían por parte de la sociedad. Los legionarios amaban a la Legión por encima de todas las cosas, era un hogar para los que no tenían hogar ni futuro, una religión en la que estaban hermanados. Diversos conflictos como las durísimas guerras de Argelia y Crimea habían hecho de la Legión Extranjera un cuerpo de élite, que siempre luchaba al máximo y sufría muchas bajas.

El 15 de abril de 1863 partió desde Veracruz un convoy compuesto por 64 carretas que llevaban municiones y cañones al ejército que atacaba Puebla y cofres con 14 millones de pesos en plata y oro para pagar a las tropas francesas. Los espías mexicanos rápidamente se enteraron del envío y lo trasmitieron al coronel mexicano Francisco de Paula Milán, que organizó rápidamente un ejercito destinado a capturar el convoy. Para ello reunió a tres batallones de infantería de la Guardia Nacional de las ciudades de Veracruz, Xalapa y Córdoba, en total 1200 hombres, además de 800 hombres de caballería, entre irregulares y lanceros. La caballería mexicana irregular era una tropa muy móvil y muy bien armada con rifles de repetición Remington y Winchester y con revólveres Colt, fabricados todos ellos en EE.UU. Era una tropa casi de élite, que en vez de hacer cargas suicidas con lanzas y sables al estilo de la época, se dedicaba a abrasar a tiros a sus enemigos. Así pues este ejercito de 20000 hombres, entre infantes y jinetes, partió a apropiarse del convoy.

La casualidad hizo que el coronel René Jeanningros, jefe de los 3 batallones de la Legión, que estaba acampado en Chiquihuite, se enterara por una mujer mexicana que los mexicanos de Milán atacarían el convoy a la altura de Palo Verde. La mujer era hija de un sargento de Milán y escuchó el plan de boca del propio Milán mientras se lo contaba a su padre. La mujer escuchó que los atacantes no dejarían testigos con vida y decidió recurrir a los franceses para salvar a su enamorado, que viajaba en el convoy. El coronel Jeanningros no podía dejar Chiquihuite sin guarnición y decidió mandar a la mujer al pueblo de Soledad, donde estaba el convoy para alertarles. Su ayudante de estado mayor, el capitán Jean Danjou pensó que la mujer podía ser descubierta y no llegar a tiempo y decidió junto con los tenientes Villain y Maudet llevar una compañía de la Legión a Palo Verde esa misma noche para hacer un reconocimiento al amanecer por la ruta de Soledad y ver si el convoy había sido alertado o no.

Los tres oficiales al mando de la patrulla eran veteranos expertos de la Guerra de Crimea y las campañas de Italia contra los austriacos. El capitán Danjou era un veterano de 35 años que llevaba más de 10 en la Legión. En 1853, siendo teniente de la Legión en la Guerra de Crimea, perdió una mano, al disparársele por accidente el fusil, pero Danjou se sobrepuso a la tragedia y mandó que le fabricaran una de madera para poder seguir en el ejército. Tras esto se cubrirá de gloria en el asalto a Sebastopol y será ascendido a capitán. Posteriormente participará en la campaña de Italia contra los austriacos. Danjou se distinguirá en las sangrientas batallas de Solferino y Magenta, en 1859, las cuales fueron tan trágicas que dieron lugar a la creación de la Cruz Roja, para ayudar a los heridos en combate. El teniente Villain, de 27 años, era también un veterano que fue herido en la batalla de Magenta. Por su valor en esta batalla fue nombrado “Caballero de la Legión de Honor”. El subteniente Maudet tenía 34 y también había participado en la Guerra de Crimea, donde había ganado una medalla por seguir luchando tras ser herido.

Junto a estos 3 oficiales partieron 5 suboficiales, 6 Cabos y 51 Legionarios de la 3ª Compañía del Batallón Regnault. De la tropa destacaban el sargento belga Jean Germys, condecorado en Crimea y herido en Italia, el cabo André Pinzinger, de Bavaria, con 9 años de servicios y con varias medallas ganadas en Crimea e Italia y el soldado Louis Maine, de 30 años, francés, sargento en Crimea y uno de los que plantaron la bandera francesa sobre la cúpula de la Torre Malakoff, siendo nombrado por ello “Caballero de la Legión de Honor”. El Sargento Maine hubo de renunciar a su rango para poder ir a México, ya que había suficientes plazas de suboficiales y partió como soldado raso. Otro soldado destacado fue Evaristo Berg, un subteniente francés de buena familia, que abandonó todo por ingresar anónimamente en la legión como soldado, llegando a ser cabo posteriormente.

El Capitán Danjou con la tropa mencionada y dos mulas con víveres y municiones partió el 30 de Abril de 1863. Tras la marcha nocturna y según lo planeado llegaron al amanecer a la aldea de Camarón, o Camarone, como la llaman los franceses, un conjunto de chozas de adobe y paja medias destruidas que con un conjunto de casas residenciales formaban lo que la “Hacienda de la Trinidad”, perteneciente a la familia Alarcón y abandonada por la guerra. Tras pasar la hacienda se dividieron en dos columnas para hacer un reconocimiento en un bosquecillo localizado entre la hacienda y Palo Verde, su punto de destino. Mientras las dos secciones estaban descansando en el bosquecillo de Palo Verde, unos legionarios descubrieron una polvareda cerca de Camerone, eran las tropas mexicanas y se dirigían en su dirección. Tras volver a reconocer el bosque las tropas regresan a Camerone, donde reciben disparos de francotiradores aislados. Tras ahuyentarlos la tropa busca agua infructuosamente. El tremendo calor y la dura marcha por el espeso bosquecillo, buscando al enemigo les había dejado sin una gota de agua

La compañía sin agua y no encontrando nada ni nadie, decide regresar a Chiquihuite, pero a los pocos metros de marcha descubren a los “Lanceros de Orizaba”, caballería mexicana del grupo de Milán y comandada por Joaquín Jiménez, que informado del número de legionarios por sus exploradores, divide a sus hombres para rodear a los legionarios. La compañía de legionarios forma en cuadro para hacer frente a los lanceros, con las mulas en el centro. Pero las mulas se espantan con el ruido y se escapan, siendo capturadas por el enemigo, quedándose los legionarios sin provisiones ni municiones extras. Tras rodearles, Jiménez ordena cargar a sus lanceros, que se lanzan al galope y lanza en ristre contra el cuadro, pero las certeras descargas de fusileria que lanzan los legionarios al grito de “¡Viva el Emperador!”, les detienen y les desbandan. Tras esto y para evitar nuevas cargas de caballería en campo abierto, Danjou decide parapetarse tras un pequeño muro y una valla de cactus que llega hasta la hacienda. Danjou esperaba que guarnición de granaderos del capitán Saussier que defendía el cercano Paso del Macho escuchara los disparos y acudiera en su ayuda. Tras rechazar una nueva carga y mientras el enemigo se reagrupa, Danjou decide replegarse para refugiarse en la hacienda antes de que una nueva carga acabe con los legionarios. En el repliegue hacia la bautizada por los franceses como “Hacienda Camerone”, son duramente acosados por la caballería y han de parar varias veces a lanzar descargas. Aún así logran llegar la mayoría, perdiendo solo 16 hombres.

Una vez en la hacienda y tras desalojar a varios mexicanos que la habían ocupado, los legionarios abren aspilleras en los muros para disparar y levantan barricadas. Tras esto Danjou ordena al sargento Morziki subir al techo para vigilar al enemigo. El sargento le comunica a Danjou que están rodeados de miles de enemigos. No sólo por las tropas del coronel Milán sino por cientos de guerrilleros y tropas irregulares que se habían unido al grupo de Milán esperando tener una parte en el botín obtenido al asaltar el convoy.

Mientras esperan el ataque, los legionarios combaten el calor y la falta de agua con una solitaria botella de vino. Los mexicanos mandarán a las 9:00 horas un emisario pidiendo la rendición del grupo ante la gran superioridad mexicana, miles de hombres, frente a los menos de sesenta del grupo legionario. El sargento Morziki le comunica al emisario desde su puesto en el techo que no se rendirán jamás. Tras esto los mexicanos lanzan continuos ataques en pequeños grupos, que son fácilmente rechazados por los legionarios, que sólo disparan sobre blanco seguro, ante la escasez de municiones.

Ataque tras ataque los mexicanos van ganando terreno y ocupan los muros externos y los establos, replegándose los legionarios hacia los muros del patio central de la hacienda. Posteriormente Danjou es abatido a las 11:00 horas, recibiendo un certero disparo en el pecho, disparado por francotiradores mexicanos que disparan desde el establo. Villain tomó el mando de la Compañía, los legionarios desde el patio combaten duramente y causan tremendas pérdidas a los atacantes, que no cesan de avanzar. En un momento dado los legionarios escuchan toques de corneta y ven una columna avanzar, todos piensan que son los granaderos de Saussier que vienen en su ayuda desde el Paso del Macho, pero el sargento Morziki les informa desde el tejado de que en realidad se trata de una nueva columna de infantería mexicana. Tras rechazar nuevas ofertas mexicanas para que se rindan al grito de “mierda” los legionarios sufren de nuevo ataques constantes. A las 14:00 horas el teniente Villain es abatido por francotiradores mientras atravesaba el patio. Maudet asume el mando y los legionarios siguen combatiendo como demonios furiosos, rechazando ataque tras ataque y llenando los alrededores de cadáveres de mexicanos.

El coronel Milán tras ver las numerosas pérdidas cambió de estrategia y decidió asfixiar a los defensores con humo aprovechando el viento, amontonaron paja y prendieron fuego a los establos y otros edificios. Tras un breve incendio el humo llenó el patio y los mexicanos aprovecharon para avanzar tomado posiciones muy favorables. Maudet, para entonces ya sólo cuenta dieciséis hombres en total de los 65 que formaban la 3ª Compañía para enfrentarse al asalto final. Tras una nueva oferta de rendición a la que no contestan, los legionarios sin apenas municiones reciben un furioso ataque que muchas veces tienen que rechazar a la bayoneta, uno a uno van cayendo. A las 18 horas ya no quedan más que cinco legionarios, los cabos Maine y Berg y los soldados Constantin, Leonard y Wensel. Tras acabárseles todas las municiones, el teniente Maudet, viendo que era el fin, les ordenó cargar a la bayoneta para morir como valientes. Gritando vivas a Francia y al Emperador los 5 supervivientes cargan, siendo acribillados a tiros por los mexicanos. Maudet cae herido y mueren dos soldados, los tres restantes son arrinconados y tras parlamentar se rinden ante el coronel mexicano Ángel Lucio Cambas, bajo la promesa de que se les respetarán armas y equipo y sus heridos serán atendidos.

En total, quedaban 23 hombres vivos de la 3ª compañía, estaban heridos 20 legionarios que junto al teniente Maudet, fueron transportados al hospital de Jalapa. Posteriormente moriría Maudet a causa de sus graves heridas, siendo enterrado con honores militares por los mexicanos. Los legionarios habían sufrido 26 muertos en combate: tres oficiales y 23 soldados, el resto de soldados y oficiales supervivientes estaban heridos. Los mexicanos habían perdido en el combate a más de 300 hombres. Además, los legionarios habían salvado al convoy que pretendía asaltar Milán, que consiguió evadirse al escuchar los disparos de la batalla. El convoy llegó a su destino y finalmente Puebla fue tomada con ayuda de los cañones y municiones del convoy. El capitán Danjou había salvado el convoy con su intervención voluntaria, además de causar graves perdidas a los mexicanos, convirtiéndose él y toda la 3ª compañía en héroes.

Al día siguiente de la batalla, el coronel Jeanningros llegó a la zona al frente de una columna de rescate, pero ya era tarde. Los mexicanos habían partido, dejando en una fosa común solo los cadáveres desnudos de los legionarios caídos en combate, devorados muchos durante la noche por los voraces coyotes. El coronel se encontró también a Casimiro Lai, el tambor de la compañía, que estaba gravemente herido y fue dado por muerto. Casimiro consiguió salir de la fosa y sobrevivir para poder informar al coronel Jeanningros de la batalla de Camerone. Entre los restos de la batalla, el coronel encontró la mano de madera del capitán Danjou, que desde entonces se veneró como una reliquia en el cuartel general de la Legión Extranjera Francesa en Sidi-bel-abbés, en Argel. Hoy en día se sigue venerando la mano de Danjou en el nuevo cuartel de la Legión, en Marsella. En Camerone la Legión había escrito su página más gloriosa, unos hombres decididos habían ido más allá de su deber, salvando al convoy y muriendo valientemente por ello. Había nacido el “Beau-Geste”, dar la vida desinteresadamente por la Legión y sus valores.

Tras la batalla de Camerone y la toma de Puebla, los franceses dominaron fácilmente México e instauraron el 10 de abril de 1864 a Maximiliano de Austria como emperador del país. Pero Juárez no se había rendido y seguía luchando con sus tropas contra Maximiliano y los franceses. Posteriormente Napoleón III le dejó solo al retirar sus tropas de México por la presión de los Estados Unidos, que ya habían resuelto su guerra civil, y por necesitar todas sus tropas frente a una posible guerra contra Prusia. El 19 de junio de 1867 el emperador Maximiliano fue fusilado por los juaristas, poniendo así fin a las intervenciones de Europa en los asuntos mexicanos.
saludos



Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Guerra de Independencia => 001 "BATALLA DE IZÚCAR"

Efectuada el 23 de febrero de 1812, en la actual localidad de Izúcar de Matamoros, Puebla. Los insurgentes comandados por el Gral. Mariano Matamoros lograron derrotar a las fuerzas realistas del brigadier Ciriaco del Llano. En esta batalla se distinguió quien fuera uno de los primeros presidentes de México, Vicente Guerrero.

El brigadier realista Ciriaco del Llano ataco Izúcar desde tres puntos diferentes y logró llegar hasta el cerro del Calvario, desde donde lanzó una serie de cañonazos durante dos horas hacia el pueblo, y después envió dos columnas de ataque al mando del coronel José Antonio Andrade. El ataque fue rechazado por el padre José Ma. Sánchez y por Vicente Guerrero. Al día siguiente, los realistas intentaron un nuevo ataque que fue repelido nuevamente, ese mismo dia llegaron refuerzos a los insurgentes provenientes del camino a Oaxaca. Después de un tercer ataque y de sufrir fuertes bajas ambos bandos, los realistas se retiraron de Izúcar, del Llano recibió ese mismo día una orden del virrey Venegas indicándole unirse cuanto antes a las fuerzas de Calleja, para fortalecer el sitio de Cuautla.

La Anecdota que me hizo darle relevancia a este batalla y lugar por sobre otras es que Izucar de Matamoros tiene la honra de ser "LA CUNA DEL EJERCITO MEXICANO". Don Mariano Matamoros formo en Izucar el primer ejercito mexicano, compuesto por mas de 2,400 personas las cuales adiestro, uniformo y armo, este famoso ejercito estaba formado con gente de Izucar, de los actuales estados de Morelos y de Guerrero; mas tarde tendria resonados truinfos y casi en la mayoria de batallas las comando, Don Mariano Antonio Matamoros Guridi.

Ahora la observación y la duda que tengo al respecto; resulta que de esta batalla hay 2 versiones que he encontrado, en una se dice que Mariano Matamoros no estaba presente y en otra dice que si estaba y que las fuerzas que comandaba el brigadier Ciriaco del Llano eran 4 batallones uno de los cuales provenia de España.

Y hay otro dato que encontre resulta que en Izucar hubo 2 batallas que aqui reseño y otra que tuvo lugar el año anterior el 17 de diciembre de 1811 de esta no he encontrado mas información.

Al final el resultado se considera una victoria insurgente ya que esto permitio que Cuautla tuviera la opción de recibir apoyo desde Izucar, las tropas de Ciriaco se dispersaron mucho en su camino a reforzar a Calleja perdiendo un tiempo vital para cerrar el cerco y fallaron en el objetivo de destruir la fabrica de polvora que se habia establecido en el pueblo de izucar.
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:46, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Un saludo al camarada Mikel, muy buen aporte y muy sustancioso, detalles como los de la mano de madera del capitan Danjou, el que el tambor Casimiro se salvo en extremis, el que una joven enamorada diera el aviso del ataque a las tropas francesas, y el hecho de que en una tierra extraña y hostil 65 hombres cumplieran una misión segun los canones de disciplina y orden militar contra un oponente con una abrumadura ventaja numerica no deja de ser un acto extraordinario y con tintes romanticos que por todos los detalles a quedado como una estampa historica que aún hoy dia se recuerda, se que varios veteranos de la legión extranjera aun en fechas recientes pasan a visitar esta comunidad en el estado de Veracruz que hoy se denomina Villa Tejeda o Camarón de Tejeda.

En 1892 el gobierno Frances con autorización del de México de aquel entonces coloco un pequeño memorial en la zona, en 1960 el gobierno remodelo la zona y exhumo los restos de los soldados tanto franceses como legionarios; en 1964 quedaron terminados los trabajos de remodelación y se concluyo el monumento.

El recuento oficial dice que las tropas mexicanas tuvieron 90 muertos y mas de 300 heridos, por parte de los legionarios 43 murieron en la acción, se hicieron 19 prisioneros de los cuales 17 estaban muy mal heridos, de estos 11 murieron por las heridas dias después.

Desde 1904 la Legión Extranjera conmemora el 30 de abril como un dia especial en recuerdo de este combate.

Y ahora les comparto un link que habla de un juego de mesa "Hex-and-counter" publicado en 2006 por la revista Vae Victis en su número 68 sobre este evento: CAMERONE
http://www.boardgamegeek.com/boardgame/23668

Desde luego solo los camaradas que radican en Europa lo podrian conseguir.

Y sobre las batallas de independencia de México y Sudamerica encontre este otro juego llamado Libertadores 1810-1824 publicado en la revista Soldados y Estrategia, de la cual tengo algunos ejemplares pero que por alguna razón ya no venden en México.

http://www.boardgamegeek.com/boardgame/20550

Este juego esta diseñado para representar las batallas de:
# Ayacucho 1824.
# Boyacá 1819.
# Carabobo 1821.
# Viluma 1815.
# Puente Calderón 1811.
# Maipo 1818.
# Vicalpugio 1815.
# Chacabuco 1817

Bien continuaremos con el tema.
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 03:30, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Para complementar lo expuesto sobre la batalla de Izucar comparto lo siguiente:

Las fuerzas que organizo Mariano Matamoros se denomino la sexta brigada, los escuadrones y regimientos los bautizó con el nombre de Santos; organizó cuatro regimientos: el de Infantería del Carmen, el de Caballería de San Ignacio, el de San Luis y el de San Pedro de Dragones; todos debidamente uniformados, poniéndoles por bandera un
estandarte negro con una cruz roja en el centro, en el que desconocía el fuero de los sacerdotes si tomaban las armas.
Todos los días les daba instrucción militar a la tropa, el mayor de la plaza, Don Ignacio Vilchis. La escolta de Matamoros estaba uniformada con chaqueta azul y vuelta amarilla.

Esta sexta brigada se distinguió en la toma de Oaxaca el 25 de noviembre de 1812; en la batalla de Tonalá contra Manuel Dambrini del 19 de abril al 28 de mayo de 1813; en la derrota del batallón de Asturias en el Palmar, el 14 de octubre de 1813. Fue desbaratada la brigada, en la batalla de Puruarán el 5 de enero de 1814.

Una de las razones por las que se considera el primer ejercito mexicano es que de los aproximadamente 2500 hombres iniciales solo uno era español de la peninsula y todos los demas era criollos y mestizos junto con algunos indigenas de la región.

Gracias al Consejo Estatal Técnico de la Educación de Tamaulipas por la información facilitada.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Loïc
General de División
General de División
Mensajes: 7191
Registrado: 13 Mar 2003, 02:45
Ubicación: Riom AUVERGNE Bourbonnais FRANCE

Mensaje por Loïc »

Hola a los compañeros Mexicanos, Mexicanistas y Mexicanofilos y otros
Ricardo R. D. escribió:estoy buscando mas infomación de una batalla que tuvo lugar en la guerra de la 2da. Intervención francesa donde participo una unidad de husares egipcios ¡¡¡??? y otra donde combatieron soldados confederados al lado de las tropas imperiales en lo que hoy es Tamaulipas.

Husares si, Egipcios si hubo tambien pero Husares Egipcios pues no :D
los solos Husares no Hispanoméxicanos que estuvieron en México fueron los del Regimiento de Husares Hungaros del contingente de Austria-Hungria y del 5e Régiment de Hussards Franceses
en cuanto al Batallon Egipcio-Sudanés, unos 450 hombres, es seguramente la unidad màs exotica de toda la Historia Militar de las América
Imagen
habia en el foro un pequeño texto de mi pluma con algunos datos sobre esta unidad,
hablando de orientalismo militar cabe añadir que habia tambien un Batallon de Tiradores Argelinos

los ex-soldados Confederados formaban parte de la Contra-Guerrilla de las Tierras Calientes del Coronel Du Pin, un cuerpo mixto (Franceses y Extranjeros / Infanteria Caballeria Artilleria), mas especificamente en el 2° Escuadron, habia 23 nacionalidades en este cuerpo que operò mucho en Tamaulipas en efecto.


"A Moi Auvergne"
Ohé Partisanos Obreros y Campesinos es la alarma - Esta noche el enemigo conocerà el precio de la sangre y de las lagrimas

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Saludos camarada Loic, gracias por el dato, eso me ayudara en mi acopio de datos, tenia el link de una pagina con datos al respecto de un amigo norteamericano que es un apasionado de la Guerra de Intervención Francesa pero estaba hospedado en geocities y lo eliminaron cuando se dio de baja ese servicio, ahora es cuestion de recuperar esa informción.

Por ahi si pude bajar algunos datos de un par de batallas en que participaron proximamente las reseñaré. :D

Pues vamos por la tercera de las 101 batallas.

Guerra de Reforma 1857-1861 => 003 BATALLA DE TACUBAYA

La Guerra de reforma fue una guerra civil entre el partido liberal y el partido conservador, entre federalistas y centralistas, entre el viejo orden y las ideas del nuevo orden, fue bastante cruenta y esta batalla es un caso de mmmmmm llamemosle barbarie .

La Batalla de Tacubaya tuvo lugar entre el 10 y el 11 de abril de 1859 en las inmediaciones del antiguo pueblo de Tacubaya en el actual Distrito Federal, Ciudad de México, México, entre elementos del ejército liberal, al mando del Gral. Santos Degollado y elementos del ejército conservador comandados por el Gral. Leonardo Márquez durante la Guerra de Reforma. La victoria correspondió al bando conservador, generando cuantiosas bajas a ambos bandos. Segun el parte de guerra de Marquez el contaba con unos 8,000 hombres mientras que Santos Degollado contaba con unos 9,000 y 30 piezas de artillería.

El dia 2 de abril hubo algunas escaramuzas pero en los dias subsecuentes Degollado no se movio, asi que dio tiempo a que Marquez organizara sus fuerzas y recibiera refuerzos, no queda claro quien inicio las hostilidades ese dia ya que al parecer el presidente conservador Miramon estaba por llegar a la capital ese dia 11 de Abril y se supone que Marquez debia esperarlo y combinar sus fuerzas para atacar a Degollado; a su vez Degollado no estaba convencido de atacar por carecer de munición suficiente para iniciar un sitio a la ciudad y puesto que su objetivo estrategico ya se habia logrado de alejar a Miramon de su ataque a Veracruz, consideraba cambiar de rumbo.

El hecho es que la batalla empezo de mañana con intercambio artillero, cargas de caballeria y maniobras en masa de infanteria; las maniobras de Marquez desbandaron un flanco y luego giro para atacar en enfilada al centro liberal que se deshizo y el flanco derecho liberal tambien se desbando ante el empuje del ejercito oponente, el saldo: los liberales perdieron “31 piezas de artillería, carros, trenes, todo su parque, la casaca y banda de Degollado, numerosísimos muertos y heridos y doscientos seis prisioneros”. “Las tropas vencedoras... tuvieron muertos noventa y ocho hombres y setenta y dos caballos, heridos ciento ochenta y nueve hombres y diez y seis caballos, y dispersos diez y seis hombres y veintidós caballos...”. El Gral. Miguel Miramón llegó cuando ya se había consumado la victoria de los suyos. Y entonces viene la barbarie:

Todos los prisioneros fueron fusilados, incluyendo heridos, civiles inermes, médicos, pasantes de medicina e incluso se agregaron algunos vecinos simpatizantes de los liberales. Aunque se atribuye a Márquez la masacre, que le valió ser conocido de ahí en adelante como “El Tigre de Tacubaya”, él argumentaba en su defensa que solamente transmitió la orden que le dio Miramón, se retiró a sus habitaciones y que sus subalternos se extralimitaron. “Esa orden, publicada más tarde, estaba concebida en los siguientes términos: “General en jefe del ejército nacional (sic).- Excmo. Sr.: En la misma tarde de hoy, y bajo la más estrecha responsabilidad de V. E., mandará sean pasados por las armas todos los prisioneros de la clase de oficiales y jefes, dándome parte del número de los que les haya cabido esta suerte.-Dios y ley.- México, Abril 11 de 1859. Miramón”. Por su parte Miguel Miramón en la víspera de su fusilamiento en el Cerro de las Campanas, escribió a su defensor en el juicio que se le había seguido: “Quiero hablar a Ud. de Tacubaya: tal vez verá Ud. una orden mía para fusilar; pero esto era a los oficiales míos, y nunca a los médicos y mucho menos a los paisanos...” De acuerdo con la “Ley de Conspiradores” expedida años antes por Zuloaga, en la Guerra de Reforma se fusilaba a los oficiales que habían cambiado de bando. Las víctimas se conocen como los “Mártires de Tacubaya” y se levantó un obelisco en su memoria en el sitio de los fusilamientos. Entre otros, fueron ejecutados el jefe del Cuerpo Médico Militar don Manuel Sánchez y los médicos o pasantes Juan Duval, José María Sánchez, Gabriel Rivera, Ildefonso Portugal, Juan Díaz Covarrubias (poeta) y Alberto Abad.

Paradójicamente, la victoria de Tacubaya fue funesta para la causa conservadora; el sacrificio despiadado y sin sentido de enfermos y civiles, pero sobre todo de médicos y estudiantes de medicina, causó indignación y la animadversión de la opinión pública e internacional para esa facción.

Finalmente desde mi punto de vista yo creo que el responsable era Marquez y que ese dia sufrio de una sed de sangre salvaje, de ello hay 2 testigos, uno el dr. Fco Montes de Oca cuya biografia es la fuente de muchos de los datos que aqui pongo, el era medico cirujano y se salvo de ser fusilado merced a que habia ido por mas recursos a un pueblo cercano; el otro testigo es una enfermera de apellido Gourgues que trato de cerrar a Marquez el paso al hospital, de modo que no es cierto que Marquez se alejo del lugar y delego el trabajo a sus subalternos, mas bien el estuvo en el proceso y colaboro activamente.
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:48, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Pues hoy es 20 de noviembre y se conmemora un aniversario de la Revolución Mexicana, asi que hoy pondre:

Revolución de 1910 => 004 Batalla de Topolobampo

Segun los iconos de las peliculas, durante la guerra de la Revolución Mexicana de 1910, lo que predominaba era gente armada montada a caballo, tropas formadas en su mayoria por milicias populares; pero sucedio que al prolongarse el conflicto las milicias se volvieron tropas regulares y se uso lo mas reciente en tecnologia de la época, justo este combate esta en la polemica historica en cuanto a que se afirma (y con razón) de que es el primer combate aeronaval de la historia, ya que el primer ataque a un blanco en tierra lo realizo un oficial de infanteria estadounidense en compañia de Glenn Curtis en 1910, en 1911 los italianos arrojaron bombas improvisadas sobre los oasis de Taguira durante su guerra contra Turquia en Libia.

El 14 de abril de 1914, el general Álvaro Obregón, jefe del Cuerpo de Ejército Constitucionalista del Noroeste, que se encontraba con sus tropas en Topolobampo, subió a bordo del cañonero ARM Tampico, dirigido por el Capitán Hilario Rodríguez Malpica. Conforme al protocolo, Rodríguez Malpica izó su pabellón al mástil más alto de su embarcación, señalando así la presencia de una personalidad importante.

Este hecho no escapó al capitán Ignacio Arenas, comandante de las cañoneras enemigas ARM Guerrero y ARM Morelos, que decidió atacar ante el levantamiento revolucionario del cañonero Tampico.

Arrinconado en un puerto, sin ninguna posibilidad de maniobra de huida, el Tampico estaba en una situación de derrota cuando el biplano Sonora y el Pájaro Azul, piloteado por el capitán Gustavo Salinas, asistido por el mecánico Teodoro Madariaga, comenzaron a atacar al Buque Guerrero por mandato del General Álvaro Obregón con bombas dirigidas, dándose así el primer combate aeronaval de la historia del mundo, pues jamás se había utilizado al avión como armamento de guerra aeronaval.

Privado, y con razón, de todo equipo antiaéreo, el buque Guerrero fue incapaz de rechazar este ataque totalmente inédito y comenzó una huida, para evitar la destrucción, algunos marinos abrieron fuego contra los aviones pero sin efecto. Al finalizar el combate los navios Guerrero y Morelos contabilizaron 50 bajas mientras que el Tampico y la guarnición del puerto contabilizaron 170 bajas.

El Tampico, se reencontró con el buque Guerrero el 16 de junio de 1914. Esta vez no hubo intervención providencial y fue incendiado al final de una batalla encarnizada mientras que el capitán Malpica se suicidaba para evitar la cautividad y fusilamiento.

Mención especial merece el piloto Gustavo Salinas; Obregón lo nombró después de este ataque jefe de artillería en las fuerzas contra Doroteo Arango, mejor conocido como Francisco "Pancho" Villa.

Fue el Primer General de División que tuvo la Fuerza Aérea Mexicana; desempeñó el cargo de agregado militar en Francia, Inglaterra y Bélgica, además dirigió la Fundación Nacional de Artillería. En 1929 se adhirió al movimiento escobarista. Amnistiado años después, fue Director General de Aeronáutica Civil, durante la Segunda Guerra Mundial, y fue uno de los organizadores del Escuadrón 201, que combatió en Filipinas. Ganó el Campeonato Nacional de Tiro con Pistola y rifle e impulsó este deporte. Obtuvo condecoraciones de los cuerpos de aviación de Francia, Estados Unidos y Perú. Murió en Cuatro Ciénegas, el 5 de marzo de 1964.

Asi que en México se dio el primer combate aeronaval de la historia militar :noda:
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:49, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Hola, me llego un correo de un comapñero que me pregunta si puede aportar los datos de batallas que el conoce, desde luego que si, igual se entiende que es un tema abierto y que las aportaciones son bienvenidas, claro que sean batallas ocurridas en México.

Guerra de 1847 o de México vs EU => 005 Batalla de Molino del Rey.

El General Winfield Scott decidió tomar la capital mexicana por el poniente. Pactó un armisticio con Santa Anna y unilateralmente lo declaró roto, procediendo a desplegar sus tropas frente al Molino del Rey, una edificación de la época virreinal, ubicada en los límites del bosque de Chapultepec.

Línea de defensa mexicana

En la izquierda, sobre los molinos, se colocó la Brigada del General Antonio León, compuesta de los batallones de Guardia Nacional Libertad, Unión, Querétaro y Mina. A la mañana siguiente se reforzó esta guarnición con la Brigada del General Don Rómulo Díaz de la Vega, compuesta de los Batallones Cuarto Ligero y Undécimo de Línea, ocupando la Casa Mata en el flanco derecho, en tanto que en el centro se situó la Brigada del General Don Joaquín Ramírez y Sesma, apoyando con sus cuatro batallones de línea a una batería de seis piezas de campaña.

Cuatro mil caballos del Ejército del Sur, al mando del General Juan N. Álvarez se situaron a tiro de cañón de la Casa Mata, con la orden de estar a la expectativa de la batalla, para caer en el momento oportuno sobre el flanco izquierdo de las tropas estadounidenses, demasiado ocupadas con la infantería mexicana. La reserva la formaron los Batallones Tercer Ligero y Cuarto de Línea, al mando del General José María Echegaray, pernoctando estas tropas en lo alto de Chapultepec.

Pero la batalla que espera Santa Ana para el día 7 no se verifica, y creyendo que Scott ha escogido el sur, amagando la Garita de San Antonio Abad, desguarnece torpemente la noche del mismo 7 la potente línea de defensa de Molino del Rey, enviando a la Brigada de Ramírez y Sesma reforzar las Garitas de Niño Perdido, San Antonio Abad y La candelaria.

Plan estadounidense
La División del General William Worth destacó sus oficiales de ingenieros por entre las lomas de Tacubaya, frente a las mexicanas posiciones, y ya en la madrugada quedaron instaladas sus gruesas baterías, cuyos cañones habrían de sostener el ataque combinado de 4.000 infantes bien armados y cubiertos por nubes de ligeros dragones, teniendo a retaguardia las tropas de reserva del General George Cadwalader. En la izquierda avanzó la Brigada del General John Garland y por la derecha lo hizo la columna del Teniente Coronel James Mackintosh. Estas fuerzas fueron respaldadas por 400 efectivos de tres compañías de dragones y dos piezas de batalla de 24 libras, amén de las seis ligeras de 12 libras.

La Batalla

Al amanecer del 8 de septiembre de 1847, los cañones estadounidenses realizaron tiros contra el campamento mexicano, a lo que se respondió con determinación la batería central del General Antonio Carona. A derecha e izquierda fueron avanzando las columnas de Garland y Mackintosh, protegidas por las piezas estadounidenses. Los cañones de Chapultepec y la batería de Carona respondieron ferozmente al estupendo fogonear del enemigo.

Después de largos despliegues para formar las columnas de asalto, Garland destaca una sección de mil doscientos hombres del Octavo Regimiento de Infantería, que lentamente se aproximaron a tomar la batería mexicana del centro. Pronto se encontraron frente al Tercer Ligero, tras el acueducto, pero no obstante la resistencia de este cuerpo, apoyada por los cañones de Chapultepec, los estadounidenses rompieron su último fuego para llegar a la bayoneta a la batería y voltear sus cañones, llevándoselos a toda carrera hacia su campo. Al mismo tiempo, la columna de Mackintosh se lanzó sobre el edificio de El Salvador, protegida por sus gruesos cañones, en tanto que Cadwalader amenazaba parte de la izquierda.

Volviendo a la columna de Estados Unidos que capturó a la batería central mexicana, entre la Casa Mata y Molino del Rey: Se apodera de las piezas y ya las lleva en son de triunfo, cuando tras los victoriosos yanquis carga a paso veloz el Cuarto de Línea del General Echegaray, que en Chapultepec estaba de reserva. Carga el Cuerpo de ejército mexicano y los estadounidenses, acosados a retaguardia vuelven caras, tienden a sus tiradores ante pequeñas columnas que se abalanzan sobre las mexicanas, a la bayoneta, pero retroceden. Y extendido otra vez en amplia franja el combate a fuego y arma blanca, logran las banderas mexicanas bellos triunfos. Las columnas de Echegaray y Lucas Balderas recuperan, en medio de la refriega, los cañones capturados, y allá en la Casa Mata se rechazan a las columnas de Mackintosh, varias veces, las baterías estadounidenses prosiguen su nutrido fuego, muy bien contestado por los cañones en lo alto de Chapultepec, desmontándoles tres piezas a los yankees.

Sin embargo, cubierto por las lomas de Tacubaya, Wilfried Scott acaba de relevar del mando a Worth, por su torpeza en el ataque, y dirige las operaciones del bando estadounidense. Llama a todas las reservas de Cadwalader, ordenando venir desde Tacubaya las fuerzas de los Generales Gideon Pillow y John Quittman, y entonces dirige tres nuevas columnas sobre el centro de la línea mexicana. Cargan de nueva cuenta los estadounidenses; se precipitan de nuevo sus columnas ante la nube de fuego de armas ligeras mexicanas, a las que llega a reforzar la Brigada del General Don Francisco Pérez, y el Batallón "Hidalgo" del General Don Francisco Pacheco, el combate se desarrolla más intenso, más desesperado y sangriento, y de nueva cuenta se retiran vencidos los regimientos estadounidenses, enviando a su izquierda a la batería Duncan, dispuesta a contener a la caballería del General Álvarez, lista a entrar en acción en la Hacienda de Los Morales.

Los estadounidenses también habían sido rechazados de la Casa Mata, y las tropas del General Díaz de la Vega saltan los parapetos, persiguiendo a los enemigos a la bayoneta, tomándoles varios prisioneros. Era de esperarse que en esos instantes tan apremiantes y decisivos se presentara la división de caballería de Álvarez, cargando para dar un rotundo golpe al ejército rechazado, mientras que las reservas de Santa Ana, junto a las fuertes Brigadas de los Generales Manuel María Lombardini y Joaquín Rangel, se aproximaban a los campos orientales, para acometer a los yanquis por la derecha y la retaguardia. Más, por una descoordinación que se explica por la impericia y la falta de comunicación y unidad en el alto mando mexicano, Álvarez no cargó, lo que obligó a detenerse a la división de Santa Ana; y entonces, vueltos a rehacerse los estadounidenses, retornaron al asalto. Truenan los últimos cañonazos y disparos de fusil de la posición mexicana, y uno a uno van cayendo los molinos, retirándose las tropas mexicanas hacia Chapultepec, no sin antes clavar sus piezas.

Concluida la batalla

Este combate fue uno de los más terribles de la guerra; solamente en la Batalla de La Angostura se desarrolló tal ímpetu en ambos bandos. Hubo refriegas en las que jefes y oficiales de los dos ejércitos, dando ejemplo de valor a sus soldados, cayendo al frente de sus tropas el heroico General Antonio León y los Coroneles Lucas Balderas y Gregorio Gelati, y heridos los Generales Echegaray, Díaz de la Vega y Anastasio Parrodi, por el lado mexicano; por los estadounidenses Mackintosh recibió un certero tiro en la frente al momento de atacar la Casa Mata, dando ejemplo el ejército "yankee" que las tropas mexicanas no les dejarían entrar a la Ciudad de México sin combatir.

Por el bando mexicano se contabilizaron 769 bajas, entre muertos y prisioneros, entre ellos 51 jefes y oficiales, la mayoría de la Brigada del General Antonio León. Los yanquis tuvieron 58 jefes y oficiales, y 725 bajas entre muertos, heridos y algunos prisioneros y varios dispersos.

Hay varios datos dispares en cuanto al numero de bajas y efectivos involucrados, lo que pude sacar en limpio despues de mucho leer y ver museos es que por el lado mexicano habia entre 2500 y 3000 hombres en la linea de batalla al momento del 1er ataque de Worth, después asendieron a cerca de 4500 en el transcurso del dia, asi que no es cierto que Manuel Alvarez tuviera cerca de 4000 jinetes ese día sino más bien entre 400 a 900 ya que no eran tropas de línea sino milicias.

Worth desplego 2800 hombres al incio de la batalla, cuando su segundo ataque fue desecho, llego Scott y asumio el mando, convoco a la reservas que tenia y su fuerza para los asaltos 3 y 4 era de unos 4900 soldados, asi que en resumen entre ambos bandos hubo unos 10000 hombres desplegados.

Es cierto que una carga de Alvarez en el momento oportuno hubiera desecho la linea enemiga pero también es cierto que no lo hizo solo por fastidiar a Santa Ana; sobre las bajas como se leera fueron muy similares aunque en el bando mexicano ademas de los muerto y prisioneros hubo unos 900 heridos; estos datos sobre las bajas son muy cercanos a la verdad; encontre un sitio web en EU donde se cuantan las memorias de varios oficiales de EU entre los que esta Robert E. Lee y mencionan un par de juicios o cortes marciales para deslindar responsabilidades sobre la cantidad de bajas en esta batalla; por ahi me daré tiempo de visitar el panteón que se reservo a los caidos norteamericanos esta muy cerca del lugar en que fue la batalla, el que se haya reservado un terreno para eso ya indica que fueron muchos, y sobre los caidos de México solo hay un monumento memorial a unos 1000 mtrs del lugar exacto de al batalla.

Pues solo me resta decir que si una Batalla ofrecio el mejor momento para ser una victoria del ejercito mexicano de aquel entonces esa fue Molino del Rey, pero los malos mandos y otras fallas la malograron.
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:51, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Pues encontre unos datos muy escuetos de una batalla en que participo el batallón egipcio, tambien localice el apunte del compañero Loic que habla sobre ellos y que me dio un panorama más completo de la unidad y como es que lelgo a México.

Guerra de Intervención Francesa => 006 Batalla de San Pablo del Monte

La Batalla de San Pablo del Monte tuvo lugar un año exacto despues de la Batalla de Puebla; 5 de mayo de 1863, y durante el sitio de Puebla que duro cerca de 2 meses.

Resulta que una unidad mexicana de unos 500 hombres pertenecientes al regimiento de infanteria de voluntarios de la región y 1500 de caballeria del regimiento de Durango interceptaron a una columna francesa de infanteria de unos 1500 hombres entre los que estaban presentes los egipcios, el primer choque favorecio a los mexicanos ya que hieron retroceder a los infantes franceses que dejaron el camino, para reagruparse ante la inminente carga de la caballeria de lo de Durango, justo cuando esta se lanza a la carga, se da la contra carga del 6º escuadrón del 1er regimiento de cazadores de África (unos 600 hombres) comandados por el Jefe de Mando Oswald Bénigne de Montarby, el choque fue durisimo ya que ambas unidades ya se conocian de un combate previo que tuvo lugar el 3 de diembre de 1862, en esta ocación ambos jinetes se entre cruzaron y se atacaron con vehemencia, en la batalla murio el comandante en jefe frances Aymard de Foucauld a travesado por un lancero pero el empuje y mayor experiencia de la unidad francesa deshace la formación del regimiento de Durango y en un momento el abanderado Mexicano cayo y un chasseur frances de apellido Bordes se apodera del estandarte finamente bordado del Primer regimiento de Caballería de Durango, asi el caos es total y la unidad mexicana se retira; de esta manera el 6to escuadron se hace ilustre cuando más de mil mexicanos se retiran de la batalla que se tenía perdida abandonando 30 presos. Este acto armado le valió al regimiento ser condecorado con la Legión de honor, hecho entonces único para este regimiento de caballería. Ademas del Batallón Egipcio y el 6to escuadron del Regimiento de cazadores de Africa estuvo presente una parte del 99vo. regimiento de línea frances.

No encontre detalles sobre el desempeño del batallón egipcio, pero supongo que lo hicieron muy bien aqui y en otros combates que les valio para ser parte de la escolta de honor cuando el ejercito frances tomo la ciudad de Puebla y estuvieron en la primera fila de...... ¡¡¡¡¡La misa que tuvo lugar en la catedral de Puebla!!!...- curioso que unos musulmanes hayan oido una misa en México :D

De todo solo me quedo una duda ¿Donde se conserva el estandarte del regimiento de Durango? segun lo que encontre fue muy apreciado por que estab muy finamente bordado, fui al museo del centro y vi banderas tanto mexicanas como francesas pero ninguna imagen de este estandarte.

Bueno esta es la batalla del dia. :cool:
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:52, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Hoy toca hablar de una batalla que se hizo famosa por los 3 caballos del general Regules y la bajesa y medrosa acción de un medico belga un tal Lejeune.

Guerra de Intervención Francesa => 007 Batalla de Tacámbaro.

La Batalla de Tacámbaro fue librada el 11 de abril de 1865, durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una victoria mexicana republicana; El 3 de abril de 1865, más de 400 hombres de la legión belga francesa, compuesta de voluntarios belgas que servián en el ejército que apoyaban a las fuerzas del emperador Maximiliano I de México, ya que Carlota de México era la esposa del emperador, e hija del rey Leopoldo I de Bélgica, ocuparon la ciudad de Tacámbaro, en el estado de Michoacán. Bajo las órdenes del mayor Tydgat, los belgas se atrincheraron en la ciudad, particularmente en la iglesia de Tacámbaro que transformaron en en fuerte.

Los belgas del coronel Alfred Baron Van der Smissen y de Tydgat entraron con las banderas desplegadas a aquel rincón del mundo de nombre impronunciable, pero su optimismo se disipó ante la frialdad del recibimiento y la ausencia casi total de varones. Los rumores les hicieron saber que el Gral. republicano Nicolás Régules reunía sus guerrillas y que con trabajo eran dueños de los 1,800 metros que alcanzaban las balas de sus flamantes carabinas rayadas.

El vigia Acosta llegó con los exploradores a donde estaba el general Régules con sus ayudantes, La voz del indio temblaba de cólera.

-Señor -le dijo-, los belgas tienen presa a la señora y a los niños de usted; están dentro de las trincheras.

Un grito de indignación se escapó de los labios de los presentes. La voz serena del general preguntó:

-¿Cuántos son los belgas? ¿Qué armamento tienen? ¿Cómo están las fortificaciones que han construido? Dímelo todo; después hablaremos de mi esposa.

-Los belgas son trescientos; hay además ochenta dragones de los traidores, y tienen una pieza rayada. Están alarmados porque no conocen el terreno, pero no tienen miedo de batirse. En cuanto a su armamento es magnífico. Antier que fue día de tianguis había mucha gente en la plaza, y los belgas se paseaban en grupos: yo, haciéndome disimulado, me acerqué a una de aquellas escoltas de gringos, les ofrecí un traguito de aguardiente, y la verdad no se hicieron del rogar; repitieron las copas, y cuando estaban ya muy alegres, les pedí prestada una de sus armas para verla detenidamente. Mi curiosidad les pareció tan sencilla que no pusieron obstáculo y pude examinar sus carabinas que son de gran finura, muy ligeras y todas nuevecitas. Los belgas me dijeron que tienen más alcance que los fusiles de los franceses. ¡Qué buenas están para usted, mi general! Lo del largo alcance sólo puede asustar a los que se ponen lejos, ¿o no, mi general?

Régules no pudo menos de sonreír al escuchar estas palabras del indio, no obstante los encontrados pensamientos que bullían en su alma, viendo presentarse la victoria con el sacrificio de la inocente familia aprisionada. En tanto, los jefes de la división que habían ido llegando, unánimes suplicaron a Régules que desistiese del ataque proyectado, a fin de no comprometer la existencia de aquellos seres tan queridos. La luna se había ocultado en aquel momento entre las nubes. Nadie pudo ver el semblante de aquel hombre. Sólo se oyó una voz firme y tranquila que mandaba:

-¡Adelante!

Más de doscientas leguas había recorrido el general Régules en la marcha triunfal que queda referida. Estaba ahora enfrente de Tacámbaro, punto de partida y objeto final de su expedición.

Iba a librar tremendo asalto contra una tropa compuesta de soldados que deseaban el combate, ansiando medir sus armas contra los terribles chinacos, contra los guerrilleros a quienes su imaginación convertía en paladines fantásticos; y en su ambición de gloria, deseaban los belgas sobrepujar a los franceses en disciplina y valentía. Provistos de abundantes provisiones y de gran cantidad de parque, y parapetados en inexpugnable y sólido edificio esperaban la hora de la pelea.

El médico del destacamento el doctor Lejeune sugirió a Van der Smissen tomar de rehenes a Soledad Solórzano de Régules (esposa del mexicano Nicolás Régules) y a los tres hijos que había procreado con el general, de modo que cuando el 11 de abril, desde los cuatro vientos, 2,000 guerrilleros bajaron de todos los cerros al grito de “¡Viva México!, ¡viva la República!, ¡viva Juárez!”, la esposa y los hijos del caudillo republicano estaban presos en la sólida fábrica del ex-convento de San Francisco, donde los belgas y sus aliados mexicanos se habían hecho fuertes.

A las cinco de la mañana, el estallido del cañón despertó a los belgas, que dormían tranquilamente, y que se levantaron de un brinco. Aún duraba el eco del disparo, repercutiendo en los montes vecinos, cuando se dejó oír el segundo cañonazo, que hizo saltar algunas de las piedras de sillería de la truncada torre de la parroquia.

Las avanzadas de los belgas se replegaron a la vista de los primeros chinacos que aparecieron en las calles. Eran éstos los tiradores mandados por el comandante Jesús Villanueva, que avanzaba explorando el terreno.

Al mismo tiempo, las columnas de infantería descendían de La Mesa, con el arma en el brazo, impetuosas como un torrente desbordado. Se dejó oír un grito inmenso: “¡Viva México!”

Los belgas se concentraron en el atrio de la parroquia y en una casa próxima. Sus tiradores ocupaban la torre.

La primera columna de asalto de las tropas republicanas desembocó frente a las fortificaciones, apareciendo por la esquina de la calle paralela a la fachada de la iglesia.

Entonces el mayor Tydgat dijo a uno de sus oficiales:
-Capitán De Lennoy, creo que la compañía de usted bastará para derrotar a esa canalla, ¿Lo oye usted?

-Ciertamente, mayor. -y dirigiéndose a sus soldados, exclamó:

-Mis amigos, pongámonos a la altura de la misión con que se nos honra. Adelante, ¡a la bayoneta!

La compañía se lanzó fuera de la iglesia como un torbellino. Furiosos, con la cabeza inclinada, a paso de carga, corrieron los belgas al encuentro de los republicanos.

El encuentro fue espantoso. A los disparos de la fusilería, al ataque que inmediatamente se siguió al arma blanca, los hombres caían como soldados de plomo; el suelo se teñía de sangre; se oían horribles maldiciones.

Entretanto seguían bajando las otras columnas de Régules: a los belgas les pareció que aquellos mil infantes era un ejército incontable, que llegaba como una marea creciente.

El general Régules estaba al frente de sus fuerzas; su corcel alazán cayó acribillado por las balas. En el acto montó en el de refresco que tenía de mano su asistente, y el noble animal recibió en aquel momento una bala de cañón que lo dejó muerto, Entonces el general ocupó el caballo de uno de sus oficiales, y siguió dictando órdenes.

Las dos compañías de belgas se reconcentraron en el atrio, dejando en el lugar del combate el cuerpo inanimado del valiente capitán De Lennoy, que aún tenía el sable en su mano crispada. Estaba rodeado de cadáveres de los suyos.

Encerrados ya los belgas dentro de sus parapetos, el ataque cambió de sistema. Se reforzaron los tiradores de la torre que hacían fuego graneado. El resto, a través de las aspilleras de la fortificación, sostenía también un fuego nutrido. Heridos por aquellos disparos certeros, nuestros soldados caían como cañas abatidas por el huracán. El cañón del enemigo, perfectamente apuntado, enfilaba a nuestros hombres replegados sobre las aceras y que, por su parte, no dejaban descansar el fusil.

Los belgas se parapetaron en la Iglesia y llegaron a poner en la línea de fuego, en el momento más terrible del combate, a los tres niños, para impedir que los republicanos dispararan. Pero estos, furiosos, respetaron la vida de la familia de Régules y combatieron con mayor brío aún. Cuando los guerrilleros tenían dominada la situación y la Iglesia empezaba a incendiarse, poniendo en grave riesgo a sus defensores, se enviaron parlamentarios con bandera blanca, que no fue respetada por los belgas. La traición espoleó la ira de los atacantes. El coronel Morales murió acribillado a tres pasos de la Iglesia cuando el incendio devoraba sus paredes. El techo del templo se vino abajo y los belgas, diezmados, quedaron reducidos a la sacristía, que se incendiaba también. Entonces entró un jinete envuelto en un sarape escarlata: era Régules, quien les ofreció una capitulación honrosa, que los belgas aceptaron. A pesar de que habían disparado contra los parlamentarios mexicanos y de haber tenido en rehenes a su familia, Régules perdonó la vida de los soldados que se rindieron en la sacristía. Sólo el médico de los belgas, quien había sugerido la acción de secuestrar a la familia Régules, fue ejecutado por un oficial. Régules, por su acción en esta batalla recibió de manos del presidente Benito Juárez el grado de General de División.

Asi este combate feroz termino; desde luego el episodio tiene mucho mas color y sabor en voz de un testigo presencial de los hechos asi que para los que quieran saber como era el uniforme de los belgas, como se desarrollo en detalle la batalla, el fin del dr belga, como se salvaron los niños y que les paso a los prisioneros y su posterior canje les dejo este link http://www.astro.inin.mx/mar/poetry/los_belgas.html

Es un extracto de un libro escrito por Eduardo Ruiz. Nacido el 22 de mayo de 1839 en Paracho, Michoacán, abogado liberal, combatió desde los 24 años en el ejército guerrillero que enfrentó a los imperialistas de Maximiliano. Campañero de armas de Riva Palacio, Romero y Régules, formó parte de los guerrilleros michoacanos que trajeron en jaque a franceses y belgas durante cuatro años. Su conocimiento de primera mano de los hechos, le permitió más tarde escribir una Historia de la guerra de intervención en Michoacán de la que se ha tomado este capítulo (Cuadernos Mexicanos, SEP-CONASUPO). Tras la victoria republicana fue Procurador General de la Nación y Ministro de la Suprema Corte de Justicia. Escribió además un libro sobre las tradiciones y paisajes de Michoacán, una biografía de Melchor Ocampo y la novela Idilio a través de la guerra. Murió en Uruapan en 1902.
Última edición por Ricardo R. D. el 28 Nov 2009, 02:53, editado 1 vez en total.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Hola hoy pongo datos sobre otra batalla de la Revolución Mexicana, muy poco conocida y por lo mismo subvalorada pero que su resultado definió e inclino la balanza a favor del grupo constitucionalista y los convencionistas perdieron su última posibilidad de victoria.

Aun hoy día muy pocos saben la "verdad" de que los "autenticos" revolucionarios del sistema perdieron y los "revolucionarios" politicos ganaron aquella guerra; en 1915 habia 2 gobiernos de facto en México, el gobierno Convencionista apoyado por Villa y Zapata y el gobierno Carrancista (alias constitucionalista) apoyado por Obregon y Elias Calles; aunque los convencionistas llegaron a controlar la mayor parte del país y la capital, no pudieron liquidar a su enemigo y una traición y las desastrosas batallas en Celaya los pusieron en muy serios aprietos, pero lo que acabo con las ideas de la convención y con la rama del cambio social fue esta batalla, que además tuvo todas las caracteristicas propias de una guerra de trincheras al estilo europeo, solo falto el pernisioso e inmoral uso de gases y los primeros blindados, en esta batalla la fuerza aerea la pusieron en juego los constitucionalistas.

Revolución Mexicana => 008 Batalla de El Ébano
Se libró del 21 de marzo de 1915 al 31 de mayo de 1915. La importancia de la Batalla de El Ébano radica en que podría significar en caso de ganar la batalla para los villistas una esperanza de victoria después de la sufrida Batalla de Celaya.

El origen de la batalla y el sitio de El Ébano, San Luis Potosí, fue la defensa que de ese punto hizo el General brigadier Manuel C. Lárraga, que se retiró hasta ese lugar procedente de Cárdenas, en donde se encontraba con el objeto de impedir la progresión de las fuerzas convencionistas de Saturnino Cedillo y Magdaleno Cedillo. Ébano, situado a 55 kilómetros de Tampico, era importante por que ahí se habían descubierto algunos de los primeros pozos petroleros, que eran explotados por una compañía norteamericana. Además era un punto de paso obligado para llegar al puerto de Tampico, donde existía una importante aduana y por donde se podían recibir abastecimientos y armas del extranjero, así mismo era una región rica desde el punto de vista agrícola y ganadero. Gracias a ello fue un sitio codiciado por ambos bandos revolucionarios. Francisco Villa encomendó a Tomás Urbina que capturara Tampico, para lo que no podían esquivar el paso obligado de El Ébano. Los combates se iniciaron a mediados de diciembre de 1914; los constitucionalistas lograron repeler los ataques. El general Pablo González Garza nombró algunas semanas después al General Pablo de la Garza, Comandante de El Ébano, con las fuerzas que llevaba además de las que ya estaban allí al mando del General Manuel C. Lárraga Orta y de una pequeña unidad al mando del Coronel Federico Montes. Durante los meses de Enero y febrero las tropas constitucionalistas lograron rechazar y ocasionar algunas derrotas a los convencionistas, obligándoles a retirarse de la Región. Sin embargo, Francisco Villa, no cejaba en su empeño de capturar Tampico, por lo que ordenó al General Tomás Urbina, que en su repliegue había capturado San Luis Potosí, que avanzara por la vía hacia Tampico. Urbina destacó al General Manuel Chao, reforzado por tropas del General Magdaleno Cedillo, de Francisco Carrera Torres y del Coronel Alfredo Rueda Quijano, estas unidades vencieron en San Mateo y El Bañito, por lo que el General Lárraga tuvo que retirarse a su antigua posición de El Ébano, que ya tenía una organización defensiva y donde los constitucionalistas se detuvieron a fin de representar una resistencia deciciva e impedir el avanza de los villistas.

Batalla
El 19 de marzo de 1915 se hizo cargo de la defensa de El Ébano el General de Brigada Jacinto B. Treviño, ex alumno del Colegio Militar, quién de inmediato ordenó al mayor Fernando Vázquez hacer un reconocimiento de la posición y encontrar los establecimientos para la sección de los cañones de 80mm, que era la única artillería de la que disponía en ese momento. Las unidades constitucionalistas se desplegaron de la siguiente forma: El ala izquierda la cubrían las tropas del General Lárraga; el ala derecha las del Coronel Carlos Ozuna; al centro quedó a las órdenes inmediatas del General Treviño y la reserva a las del Coronel Samuel M. Santos. El Domingo 21 comenzó el Combate, con una carga de tropas villistas del General Manuel Chao; la táctica fue la de siempre: cargar violentas de caballería sin ninguna concepción de maniobra al principio para desesperar al enemigo. Los ataques villistas fracasaron rotundamente, pues no hicieron el más elemental reconocimiento de las posiciones, dado que ignoraban la situación del enemigo; el resultado fue una terrible masacre causada por el fuego de ametralladora; cerca de seiscientos soldados y un gran número de caballos quedaron muertos en el combate. La artillería villista trató de apoyar la acción de su caballería, pero esta fue neutralizada por el fuego de una pieza del mayor Vázquez.

En las primeras horas de la mañana, el General Treviño ordenó el envío de una plataforma con unas ametralladoras blindadas, las que al salir al campo abierto ocasionaron grandes bajas a los villistas. Horas después los villistas iniciaron otro ataque sobre el frente que cubría el General Lárraga, en donde se encontraban los batallones Huejutla, de la Brigada Mariel; Bravos de Tamaulipas y Cazadores de la Sierra, de la Brigada del General Agustín M. Galindo, y los Regimientos 1o. y 2º. de la Brigada del General Lárraga. El ataque se suspendió al atardecer, pero en la noche llegó otra sección de cañones de 80mm de refuerzo, así como un Batallón de Infantería que ocupó Pánuco, reforzando la posición defensiva. Los ataques continuaron los días subsiguientes, con iguales resultados: el fracaso de los villistas. El 24 se incorporó el coronel de artillería Manuel García Vigil, también ex alumno del Colegio Militar, con dos baterías de cañones de 80mm, Sistema Mondragón –ocho piezas-, con lo que el efectivo de esa arma se elevó a doce piezas, las que fueron de mucha utilidad para los defensores. El mismo día 24 el General Treviño ordenó un ataque a las posiciones villistas, apoyado por su artillería; asimismo, el envío de una gónada cargada de dinamita logró destruir unas obras de fortificación que habían empezado a construir los villistas; por último por la tarde de ese mismo día se incorporó el General Pedro Colorado, con seiscientos soldados. Poco a poco el efectivo de los defensores aumentaba, pues Venustiano Carranza se había dado cuenta de la importancia de la posición. Francisco Villa estaba decidido a capturar El Ébano, por lo que el 2 de abril envió personalmente a su famoso compadre, el General Tomás Urbina para que se hiciera cargo del mando, reemplazando al General Manuel Chao. Como era de esperarse, la táctica no cambió; siguieron los ataques en forma de violentas cargas de artillería, ataques que fueron rechazados otra vez por los constitucionalistas. A pesar de la llegada de un nuevo refuerzo de artillería, consistente en una sección de 75mm, Saint Chaumont-Mondragón, los villistas prosiguieron sus ataques con gran intensidad en aquellos días: el 7 de abril fue muy violento, perdiendo los villistas cerca de 400 hombres; el correspondiente al día 10 fue igualmente violento. Todos estos ataques no hacían más que debilitar a las fuerzas villistas, que estaban sujetas a una gran presión nacional, pues por aquellos primeros días se libraban la decisiva Batalla de Celaya. A mediados de mes Treviño intentó una salida, realizando una acción ofensiva con el objeto de obtener información y de buscar una decisión; sin embargo los villistas impidieron el éxito de estas operaciones pues aún eran muy fuertes. Por esos días ocurrió un suceso importante para la historia militar de México: La incorporación de una flotilla de aviación al mando del mayor Alberto Salinas Carranza, con los pilotos Leonardo Boney, Jorge Paflea y otros oficiales ayudantes: en la mañana del día 19 el avión número dos efectuó vuelos de reconocimiento sobre las posiciones enemigas. Al día siguiente el avión número 3 bombardeó algunas posiciones villistas, apoyando un ataque constitucionalista. El día 21 el avión número 2 llevó a cabo misiones de bombardeo sobre el enemigo.

Término de la Batalla
Fue entonces cuando el General Treviño comenzó a notar síntomas de de debilidad en el enemigo, por lo que decidió pasar a la ofensiva, ordenando al General Lárraga que atacara el pueblo de Tanquian, lo que resultó un éxito para los constitucionalistas. Los últimos días del mes de abril se ocuparon en esfuerzos ofensivos de ambos bandos; sin embargo la balanza poco a poco se inclinaba hacia los constitucionalistas. A pesar de esto, durante el mes de mayo no cambió mucho el panorama, pues se mantenía un relativo equilibrio en las acciones ofensivas y defensivas de ambos bandos. El día 15 los constitucioanlistas se lanzaron a la ofensiva logrando capturar las primeras posiciones de las trincheras villistas, por lo que los villistas reaccionaron mandando varios contraataques para tratar de recuperar las posiciones perdidas, fracasando en su intento. Por ello el General Treviño preparó la acción final, llevada a cabo el 31 de mayo. Los constitucionalistas se lanzaron al ataque y desalojaron al enemigo de sus posiciones, ordenando Urbina la retirada de sus fuerzas, abandonando artillería, armamento, municiones y prisioneros. Con esta acción terminó el sitio de El Ébano, que duró 72 días consumiéndose por la parte constitucionalista 3,600 cartuchos de 7mm, 2,332,000 de calibre 30-30, 2353 granadas de artillería para apoyar los ataques y la defensa constitucionalista; la naciente aviación militar tuvo también oportunidad de llevar a cabo acciones de reconocimiento y bombardeo realizadas con éxito.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Y como complemento es hora de mencionar el aspecto ludico de la historia y los juegos; hoy les pongo un par link's de juegos de mesa que tratan sobre la Revolución Méxicana, los pongo como referencia y como una introducción a otra visión de conocer la historia e interpretarla, por detalles como estos me motivo a realizar mis propios juegos, los juegos son:

"Viva! Revolution in Mexico" un juego hecho en 1975!!!! y por un norteamericano http://www.boardgamegeek.com/boardgame/9078

Y

"Viva Zapata! un juego de 1982 y hecho por dos franceses!!!!! este tiene muy buenas criticas. http://www.boardgamegeek.com/boardgame/21295

con esto ya son 3 juegos que versan sobre acciones militares en México y ninguno hecho por un nativo, :D seré el primero, pero mientras comparto este otro aspecto que a mi parecer es divertido y le da a la historia otra perspectiva; no los he jugado pero suenan interesantes, son muy antiguos para mi :cool:


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

Avatar de Usuario
Ricardo R. D.
Cabo
Cabo
Mensajes: 103
Registrado: 09 May 2009, 00:41
Ubicación: México

Mensaje por Ricardo R. D. »

Hoy empiezo comentando un hecho que a mi me parece sobresaliente y se trata de que el "King's College of London" desde Septiembre de 2003 y por conducto de la iniciativa del profesor Philip Sabin desde esa fecha en la clase de maestria en Historia los alumnos realizan una discertación sobre un tema y diseñan un juego de simulación historica sobre el mismo; muy interesante y me llamo la atención de que entre los temas y juegos desarrollados estan 2 referentes a la campaña para capturar la ciudad de México en 1847; un trabajo realizado en el año 2008 por Francisco Franco (no el dictador :mrgreen: ) muestra una representación de la campaña que desemboco en la batalla de Churubusco he aqui los links.-

http://www.boardgamegeek.com/boardgame/38028 Breve descripción del juego titulado Campaña por la ciudad de México.

http://www.kcl.ac.uk/schools/sspp/ws/pe ... ation.html Este link es el de la Universidad del King's College y s explcia el proyecto y un listado de varios proyectos que se han hecho.

Y esto me lleva a la batalla de hoy.

Guerra Mex.-E.U. ===> 009 Batalla de Churubusco

La Batalla de Churubusco tuvo lugar el 20 de agosto de 1847 a las afueras de la Ciudad de México, y formó parte de la Guerra de Intervención Estadounidense en México. El 28 de mayo, las tropas de Winfield Scott ocuparon la ciudad de Puebla y permanecieron ahí dos meses en espera de refuerzos; al obtenerlos, inició el avance hacia la capital con 10 mil 738 hombres.

El 20 de agosto chocaron los bandos en el Convento de Churubusco; el combate se libró en tres puntos: El Puente, Portales y el Convento de San Mateo.

Aunque el convento no era más alto que las edificaciones circundantes, sus bardas de piedra constituían una buena defensa. Además, los estadounidenses tendrían que cruzar un río para llegar allá, lo cual daría tiempo al ejército mexicano para preparar a medias trincheras y encarar otro enfrentamiento.

Los defensores mexicanos sumaban alrededor de 1,300 elementos, y pertenecían a los batallones voluntarios Independencia y Bravos. El Batallón de San Patricio, originalmente compuesto en su mayoría por soldados pertenecientes al ejército estadounidense que habían desertado y se incorporaron a las fuerzas mexicanas.

El contingente de los San Patricios estaba formado esencialmente por irlandeses y otros emigrantes católicos. Abandonaron al ejército invasor porque comenzaron a sentirse identificados con los mexicanos, no sólo por compartir la religión, sino porque se dieron cuenta de lo injusto de la invasión y de que los estadounidenses estaban agrediendo a México en su cultura y creencias, como los ingleses lo habían hecho con los irlandeses.

La lucha fue intensa, los atacantes fueron rechazados en un maizal adyacente al convento merced a que la artilleria mexicana si bien escasa estaba bien dirigida, se dice que por los irlandeses quienes eran habiles en el uso de esta arma, aunque semanas atras habian sido reorganizados en una unidad de infanteria debido a problemas "politicos", sin embargo su actuación en Churubusco fue sobresaliente y en la cabeza de puente los nortemericanos sufrieron bajas severas, no podian cruzarlo debido al fuego graneado de los defensores y cuando un coronel americano con su columna logro cruzar se vio sorprendido por una carga a la bayoneta que desalojo a los "gringos" de regreso, segun un sobreviviente norteamericano el choque fue tan feroz que fue ahí donde comprendio lo horroroso que es la guerra, ya que no se dio cuartel todo el que pisaba el puente moria; asi pasaron varias pero la superioridad numérica se imponía y el desenlace sería desventajoso para los defensores mexicanos, bien dirigidos esta vez por los generales Manuel Rincón y Pedro María Anaya, no se dieron por vencidos. Tras algunas horas de combate, las fuerzas mexicanas seguían en posesión de sus reductos, pero se agotaron las municiones y las que les envio Santa Ana eran inservibles por ser de un calibre diferente al de las armas que las tropas necesitaban y este fue uno de los "misterios" de esta campaña ¿porque Santa Ana, mando munición equivocada? ¿queria vengarse del gral. Anaya por su absurda participación den al revuelta de los polkos de meses atras? o ¿solo era un detalle más de un bruto bien nacido?; finalmente las tropas que guardaban el puente sucumbieron muy pocos sobrevivieron y estos se desbandaron; al poco tiempo una bomba provocó una explosión en la reserva de pólvora que habia en el convento y esta explosión hirio al general Anaya, pero lo mas serio fue que los dejó sin posibilidades de seguirse defendiendo. Cercado el convento se intimo a la rendición 2 veces mismas que fueron rechazadas; al final ya al empezar a oscurecer y sabiendo que las tropas de Santa Ana no vendrian en su ayuda, el gral. Anaya formo a la tropa en el patio, destruyeron las armas y le prendieron fuego a todo lo que puedira serle util al enemigo. Cuando el general David E. Twiggs entró al convento pidiendo a los soldados mexicanos que entregaran sus municiones, el General Anaya pronunció la famosa y desafiante respuesta: "Si hubiera parque, no estaría usted aquí".

Tras la victoria estadounidense, se hizo un juicio sumario a los soldados que pertenecían al Batallón de San Patricio. Muchos fueron ahorcados en San Ángel y Mixcóac, y a otros se les azotó y marcó en la mejilla con hierro candente la letra D para infamarlos como desertores.

Dado que las tropas que estaban estacionadas en Churubusco eran milicias y solo los irlandeses eran soldados con experiencia, esto causo mucho impacto en los mandos norteamericanos que sintieron un desasosiego de pensar que solo 1300 milicianos les habian bloqueado un dia completo y cuasado tantas bajas y problemas, además los combates en Padierna, Contreras y San Antonio, fueron cruentos, asi que avanzaron con mas precaución y dias mas tarde acordaron una tregua con Santa Ana.

Como muestra de agradecimiento a los integrantes del Batallón de San Patricio que se unieron al ejército mexicano, actualmente existe una calle en los alrededores del Ex Convento de Churubusco (en ese entonces Convento de Santa María de Churubusco) llamada "Mártires Irlandeses", cada año se realiza en este lugar un pequeño concierto de gaitas por los descendientes del Batallón de San Patricio y como recuerdo del extraordinario trabajo del General Pedro María Anaya, la estación de Metro más cercana al convento lleva el nombre de "General Anaya".

Cabe decir que el Batallón de San Patricio no fue destuido en esta batalla solo una compañia, otras vieron acción mas tarde en otros combates, la unidad se desbando en 1849.

En la sala principal de la Cámara de Diputados de México, el nombre del Batallón de San Patricio está inscrito con letras de oro, al lado de muchos otros héroes mexicanos.

En 1959, en la Plaza San Jacinto, en la colonia San Ángel de la Ciudad de México, se erigió una placa conmemorativa del Batallón de San Patricio. Esta placa lista los nombres de 71 miembros del batallón, 48 de los cuales eran irlandeses y 13 alemanes.

En 1997, el presidente E. Z. conmemoró el 150 aniversario de la ejecución del Batallón en la Plaza San Jacinto, donde se hicieron las primeras 16 ejecuciones. Los países de Irlanda y México emitieron timbres postales conmemorativos con motivo del aniversario.

En 2004, en una ceremonia oficial a la que asistieron numerosos dignatarios internacionales, los directores Lance y Jason Hool, y muchos actores de la película El Batallón de San Patricio, el gobierno mexicano donó una estatua al pueblo de Irlanda como agradecimiento por el coraje, honor y sacrificio del Batallón de San Patricio. Esta estatua fue colocada en el pueblo natal de Riley, Clifden, en el condado Galway, en Irlanda. Todos los 12 de septiembre también se recuerda al Batallón en este pueblo, ondeando la bandera mexicana.


"El respeto al derecho ajeno es la paz". Benito Juárez

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot], CommonCrawl [Bot] y 2 invitados