La carta Brenckenridge-Miles

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la historia militar cubana. La DAAFAR y sus MiGs. MGR. Bahía de Cochinos, Crisis de los Misiles, Guerras de Angola, Etiopia, 1895 y otras.
Avatar de Usuario
ANAXIOLES
Cabo Primero
Cabo Primero
Mensajes: 160
Registrado: 28 Sep 2007, 11:02
Ubicación: Valencia

La carta Brenckenridge-Miles

Mensaje por ANAXIOLES »

Con amigos como estos quien necesita enemigos...

Carta de J.C. Brenckenridge al Teniente General N. A. Miles

DEPARTAMENTO DE GUERRA
OFICINA DEL SECRETARIO
WASHINGTON D.C.

24 de Diciembre, 1897 (Ojo: un mes y un dia antes de que el Maine atracara, y más de un mes y medio antes de que fuera volado; ¿casualidad?)

Teniente General N. A. Miles

Querido señor:

Esta Secretaría, de acuerdo con la de Negocios Extranjeros y de la Marina, se cree obligada a completar las instrucciones que sobre la parte de la organización militar de la próxima campaña en las Antillas le tiene dadas, con algunas observaciones relativas a la misión política que, como General en Jefe de nuestras fuerzas, recaerá en ustedes.

Las anexiones de territorios a nuestra República han sido hasta ahora de vastísimas regiones con escasa densidad de población y siempre precedidas por la invasión pacífica de emigrados nuestros; de modo que la absorción y amalgama de la población existente ha sido fácil y rápida.

El problema se presenta, con relación a las islas Hawai, más complejo y peligroso, pues la diversidad de fuerzas y el hallarse casi nivelados nuestros intereses con los de los japoneses, así lo determinan: pero teniendo en cuenta lo exiguo de su población, la corriente de emigración nuestra hará esos peligros ilusorios.

El problema antillano se presenta bajo dos aspectos: el uno relativo a la isla de Cuba y el otro a Puerto Rico, así como también son distintas nuestras aspiraciones y la política que respecto a ellas habrá de observarse.

Puerto Rico constituye una isla feracísima, estrátegicamente situada en la extremidad oriental de las Antillas, y a mano para la nación poseedora que sea dueña de la vía de comunicación más importante del Golfo de México, el día (que no tardará en lucir, gracias a nosotros) en que sea un hecho la apertura del lstmo de Darién. Esta adquisición, que debemos hacer y conservar, nos será fácil, porque al cambiar de soberanía, considera, tiene más de ganar que de perder, por ser los intereses existentes allí más cosmopolitas que peninsulares.

Para la conquista habrá que emplear medios relativamente suaves, extremando en nuestra ocupación del territorio con exquisito celo el cumplimiento de todos los preceptos de las leyes de guerra, entre naciones civilizadas y cristianas, llegando, sólo en caso muy extremo, el bombardeo de algunas de sus plazas fuertes.

Para evitar conflictos, las fuerzas de desembarque lo harán aprovechando los puntos
deshabitados de la costa sur.

Los habitantes pacíficos serán rigurosamente respetados, como sus propiedades.

Recomiendo a usted muy especialmente procure ganarse, por todos los medios posibles, el afecto de la raza de color, con el doble objeto, primero, para procurarnos su apoyo para el plebiscito de anexión, y segundo, teniendo presente que el móvil principal y el objeto de la expansión de los Estados Unidos en las Antillas, es resolver de una manera eficaz y rápida nuestro conflicto de razas, conflicto que cada día aumenta, merced al crecimiento de los negros; éstos, conocidas las ventajosas circunstancias para ellos en las Indias Occidentales, una vez que estén en nuestro poder, no tardarán en ser inundadas por un desbordamiento de esta inmigración.

La isla de Cuba, con mayor territorio, tiene mayor densidad de población que Puerto Rico, y está desigualmente repartida; a pesar de ello, constituye el núcleo de población más importante de las Antillas. Su población la constituyen las razas blanca, negra, asiática y sus derivadas. Sus habitantes son por regla general, indolentes y apáticos. En ilustración se hallan colocados desde la más refinada hasta la ignorancia más grosera y abyecta. Su pueblo es indiferente en materia de religión, y por lo tanto, su mayoría es inmoral, como es a la vez de pasiones vivas, muy sensual; y como no posee sino nociones vagas de lo justo y de lo injusto, es propenso a procurarse los goces no por medio del trabajo, sino por medio de la violencia; y como resultado eficiente de esta falta de moralidad, es despreciador de la vida.

Claro está que la anexión inmediata a nuestra federación de elementos tan perturbadores y en tan gran número, sería una locura, y antes de plantearla debemos sanear ese país, aunque sea aplicando el medio que la Divina Providencia aplicó a Sodoma y a Gomorra.

Habrá que destruir cuanto alcancen nuestros cañones, con el hierro y con el fuego; habrá que extremar el bloqueo para que el hambre y la peste, su constante compañera, diezmen su población pacífica, y mermen su ejército; y el ejército aliado habrá de emplearse constantemente en explorociones y vanguardias, para que sufran indeclinablemente el peso de la guerra entre dos fuegos, y a ellas se encomendarán precisamente todas las empresas peligrosas y desesperadas.

La base de operaciones más conveniente será Santiago de Cuba, desde donde se podrá verificar la invasión lenta por camagüey, ocupando con la rapidez posible los puertos necesarios para refugio de nuestras escuadras en la estación de los ciclones.

Coetáneamente, o mejor dicho, cuando estos planes empiecen a tener cumplido desarrollo, se enviará un ejército numeroso a la provincia de Pinar del Río, con el objeto de completar el bloqueo marítimo de La Habana con la circunvalación por tierra; pero su verdadera misión será la de impedir que los enemigos sigan ocupando el interior, disgregando columnas de operaciones contra el ejército invasor de Oriente, pues dadas las condiciones de inexpugnabilidad de La Habana, es ocioso exponernos ante ella a pérdidas dolorosas.

El Ejército Occidental empleará los mismos procedimientos que el Oriental. Dominadas y retiradas todas las fuerzas regulares de los españoles, sobrevendrá una época, de tiempo indeterminado, de pacificación parcial durante la cual seguiremos ocupando militarmente todo el país, ayudando con nuestras bayonetas al gobierno independiente que se constituya, aunque sea informalmente, mientras resulte en minoría con el país. El terror por un lado y la propia conveniencia por otro, han de determinar que esa minoría se vaya robusteciendo y equilibrando sus fuerzas, constituyendo en minoría al elemento autonomista y a los peninsulares que se queden en el país.

Llegado este momento, son de aprovecharse, para crear conflictos al gobierno independiente, las dificultades que éste tiene que acarrear la insuficiencia de medios para atender a nuestras exigencias y los compromisos con nosotros contraídos los gastos de la guerra y la organización de un nuevo país. Estas dificultades habrán de coincidir con las reivindicaciones que los atropellos y violencias han de suscitar entre los dos elementos citados, y a los cuales debemos prestar nuestro apoyo.

Resumiendo: nuestra política se concreta a apoyar siempre al más débil contra el más fuerte, hasta la completa exterminación de ambos, para lograr anexarnos la Perla de las Antillas.

Con respecto a las posesiones asiáticas de España, en principio se ha resuelto un movimiento de división, cuya extensión y detalles oportunamente se acordarán, teniendo en cuenta que los celos de las potencias coloniales asiáticas, forzosamente nos obligan a limitar a estrecho círculo nuestra accción y, teniendo a la vez en cuenta, no excitar las susceptibilidades de Japón, ya demasiado vivas por la cuestión del Hawai.

La época probable de nuestra campaña será el próximo octubre; pero será conveniente ultimar el menor detalle para estar listos ante la eventualidad de que nos viésemos precisados a precipitar los acontecimientos para anular el desarrollo del elemento autonomista, que pudiera aniquilar el movimiento separatista.

Aunque la mayor parte de estas instrucciones están basadas en las distintas conferencias que hemos celebrado, estimaríamos nos someta usted cualquier observación que puedan la práctica y la conveniencia aconsejar como corrección, pero ateniéndose siempre, mientras tanto, a lo acordado.

Soy de usted sinceramente,

J.C. Breckenridge
Secretario de Guerra


CON FORTALEZA, LEALTAD Y VALOR
FIERI POTEST
PERITIA PERITIS
A ESPAÑA SERVIR HASTA MORIR
LUSITANIA TESSERA OMNI ARMATURA FORTIER
pasadeno
Teniente
Teniente
Mensajes: 910
Registrado: 10 Abr 2009, 21:47
Ubicación: California

Mensaje por pasadeno »

No sé de dónde has sacado esta carta, pero te puedo decir que en diciembre de 1897 el Secretario de Guerra de los EEUU era Russell Alexander Alger. Los EEUU nunca han tenido un Secretario de Guerra llamado J. C. Breckenridge o Brenckenridge. Hubo un Joseph C. Breckenridge que fue Inspector General del Ejército desde 1889 hasta 1903, pero no era el Secretario de Guerra.

Saludos


freedom ain't free
Avatar de Usuario
Yorktown
General
General
Mensajes: 15642
Registrado: 23 Oct 2007, 11:22

Mensaje por Yorktown »

Aparte de lo dicho por pasadeno, imagino que el señor forista que tan desafortunado y ordinario título ha puesto a este hilo, se habrá dado cuenta de las fechas de las supuestas cartas que nos coloca sin fuente ni nada...

En cualquier caso, es facil, si no quieres amigos como esos, no lo seas.

Saludos.


We, the people...
¡Sois todos un puñado de socialistas!. (Von Mises)
Avatar de Usuario
Almogàver
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5220
Registrado: 05 Abr 2003, 15:08
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Almogàver »

EDITADO
Se recomienda no politizar gratuitamente cualquier tema. Igualmente se sugiere al autor del tema, cambiar el título por uno más acorde con la calidad del FMG. Atte.
Mod. 7.


pasadeno
Teniente
Teniente
Mensajes: 910
Registrado: 10 Abr 2009, 21:47
Ubicación: California

Mensaje por pasadeno »

Pues va a resultar que Breckenridge no era ni siquiera el Inspector General del Ejército en 1897. Hasta 1899 era simplemente un inspector general del Ejército, esto es, era un coronel destinado en la Inspección General, pero no era el jefe de la Inspección.

Si él escribió esta carta, y si la traducción al español es fidedigna, solo demostraría que este señor era parte de la corriente imperialista que existía por esos tiempos, y su opinión, a la que tenía todo el derecho del mundo de acuerdo con nuestra Constitución, no fue ni la política oficial del Departamento de la Guerra, ni la práctica durante la Guerra de Cuba. Los inspectores generales no planificaban las campañas, su misión era inspeccionar el Ejército para comprobar que estaba bien preparado. Y lo curioso es que el Ejército americano fue criticado duramente durante y después de la Guerra por no estar preparado al mismo nivel que lo estaba la Armada. En cualquier caso, la opinión de un militar americano no cuenta demasiado porque en los EEUU es el poder civil el que manda a los militares, y no lo contrario.

Saludos


freedom ain't free
Avatar de Usuario
Almogàver
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5220
Registrado: 05 Abr 2003, 15:08
Ubicación: Barcelona

Re: los amigos yankis... o como coñ* se escriba

Mensaje por Almogàver »

EDITADO


Avatar de Usuario
Yorktown
General
General
Mensajes: 15642
Registrado: 23 Oct 2007, 11:22

Mensaje por Yorktown »

A mi no me llames amigo, que estás muy muy lejos de serlo.
Yo no juzgo a la gente por su nacionalidad ni por su raza, afortunadamente conozco suficiente mundo y gente para saber que eso no es más que un accidente. Hay estadounidenses racistas como hay , como tú, españoles, racistas, y todos me dan el mismo asco, a ver si te enteras.

Pero ese tipo, si escribió eso, murió hace mucho, tu...


We, the people...
¡Sois todos un puñado de socialistas!. (Von Mises)
Avatar de Usuario
Almogàver
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5220
Registrado: 05 Abr 2003, 15:08
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Almogàver »

EDITADO


Apónez
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 11489
Registrado: 20 Jul 2003, 17:29
Polonia

Mensaje por Apónez »

EDITADO


siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Sr. ANAXIOLES, la carta que Ud. expone no está respaldada desde el punto de vista documental.

Si Ud. consulta los libros de la autora cubana, Dra. Hortensia Pichardo, especialista en documentación y la más grande autoridad en dicha materia acá en Cuba, podrá comprobar que este documento no aparece en ninguno de sus tomos pues ella misma señaló que en los archivos cubanos no encontró dicha carta.

Ahh, que este documento se ha publicado, si es cierto, más le cuento que cuando se analizaba el Diferendo EE.UU. - Cuba, en reuniones metodológicas se orientó no utilizar este documento como parte de las clases de Historia de Cuba por las razones que le explicaba.

De todos modos si coincido con Ud en eso de que ... con amigos como estos quien necesita enemigos...

El ejemplo más ilustrativo e indignante es la Enmienda Platt.

Atentamente.

Siochy.


pasadeno
Teniente
Teniente
Mensajes: 910
Registrado: 10 Abr 2009, 21:47
Ubicación: California

Mensaje por pasadeno »

Thomas Spaulding escribió un artículo titulado “Propaganda or legend” en la edición de Abril de 1934 de la American Historical Review (pp. 485-488) en el que analizó este memorándum y concluyó que era una falsificación. La primera cita del memorándum es en un libro español, Historia de la regencia de Maria Cristina de Hapsbourg-Lorena, de Juan Ortega Rubio. Luego se cita en varios periódicos de Santo Domingo, Cuba y Chile entre 1908 y 1913, y fue también reproducido en el libro Liberty: The Story of Cuba, escrito por Horatio S. Rubens. No hay ninguna constancia de su existencia en la correspondencia del Departamento de Guerra, y el presunto autor es a veces J.M. Breakreason (o Breakreazon o Brackeaon) y otras J.C. Breckenridge (o Breckinridge o Brenckenridge).

Como yo ya había apuntado antes, incluso si el autor hubiera sido J.C. Breckenridge, no tenía sentido que un inspector general le dijera al comandante en jefe del Ejército como ejecutar una campaña. Además, Nelson A. Miles en ese momento era un general de división, y no un teniente general.

Todo esto no obvia para que, en la era de la internet, esta falsificación haya resurgido y sea utilizada de nuevo para atacar a los EEUU y, hoy en día, para defender al régimen comunista cubano. Ejemplos de esto son:

http://www.historyofcuba.com/history/bmemo.htm

http://lib.ohchr.org/HRBodies/UPR/Docum ... lition.pdf

http://www.democraticunderground.com/di ... 32x3739981

http://www.afrocubaweb.com/history/warsofliberation.htm

http://www.cubanos.org/dcd/US_Policies_ ... e_Embargo/

http://www.ianchadwick.com/essays/cubahistory.html

http://www.campaignforliberty.com/blog.php?view=7437

Y muchos más.

Es verdad que en 1897 había en los EEUU una corriente de opinión imperialista, y voces que pedían la anexión de Cuba, pero la enmienda Teller de 1898, aprobada por el Congreso y firmada por el Presidente McKinley junto con la autorización para la guerra, prohibió tajantemente la anexión de Cuba a los EEUU e hizo posible la independencia de Cuba. La enmienda Platt modificó las condiciones necesarias para otorgar la independencia, y fue a su vez derogada por el Tratado entre los EEUU y Cuba de 1934.

Conclusión: no os creáis todo lo que leáis en la internet.

Saludos


freedom ain't free
siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Como Ud mismo decía Sr. ANAXIOLES ... con amigos como estos quien necesita enemigos... Y es que sobran las malas acciones, los documentos que las sustentan, los personajes que históricamente han demostrado y prueban la tradicional hostilidad de los gobiernos de EE.UU. hacia Cuba y su pueblo.

Ya que Ud. abordaba un documento que, efectivamente, no está comprobado que sea real, yo le traigo uno que si lo está, que es uno de los ejemplos más insultantes y prueba del desprecio olímpico de los EE.UU. hacia su traspatio latinoamericano y por consiguiente a los vecinos que tan cerca de ellos estamos, me refiero a la Enmienda Platt.

Dicha enmienda a la Ley de gastos del Ejército fue propuesta por el senador de Connecticut Orville H. Platt :arrow: (he ahí al progenitor que le aporta el nombre), el 28 de febrero de 1901 y sus ocho artículos no tienen desperdicio.

Artículo I: "...el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún Tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permite a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla." :evil:

Esencialmente, controlan las relaciones exteriores de Cuba con el mundo, tremenda soberanía la de aquella República que iba a surgir o como dijera la autora Reneé Méndez Capote "...repútica".

Artículo II: ...dicho Gobierno no asumirá o contraerá ninguna deuda pública para el pago de cuyos intereses y amortización definitiva después de cubiertos los gastos corrientes del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios. :evil:

Controlan nuestros gastos, mucho cuidadito con endeudarnos con otro capital que no sea el norteamericano.

Artículo III: ...el Gobierno de Cuba consiente que los Estados Unidos pueden ejercitar el derecho de intervenir para la conservación de la independencia cubana, el mantenimiento de un Gobierno adecuado para la protección de vidas, propiedad y libertad individual y para cumplir las obligaciones que, con respecto a Cuba, han sido impuestas a los EE.UU. por el Tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba. :evil:

El colmo de la frescura, derecho de meterse en Cuba cuando quisieran, el equivalente a entregar la llave de la casa a un desconocido y todo para cuando el dado se pusiera desfavorable a sus intereses, meter a sus marines.

Artículo VI: ...la Isla de Pinos será omitido de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma. :evil:

Nada que se querían fumar la Isla de Pinos, la devolvieron por la poca emigración de colonos yanquis al enclave.

Artículo VII: ...para poner en condiciones a los EE.UU. de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los EE.UU. las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los EE.UU. :evil:

Ahí está el origen de la basesita de Guantánamo y originalmente querían plantar tres más.

Artículo VIII:...Todas las anteriores disposiciones se ratificarán en un Tratado Permanente :evil:

Vaya con este experimento, experimento que se considera el mecanismo de dominación neocolonial político - jurídico y de largo alcancemás importante que le dio a Cuba la categoría de protectorado yanqui.

No fue para eso que murieron tantos cubanos de 1868 a 1898.

Tremendos amigos... :twisted:

Atentamente.

Siochy.[/i]


Avatar de Usuario
reytuerto
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 18352
Registrado: 12 Ene 2003, 18:23
Ubicación: Caracas, Venezuela
Peru

Mensaje por reytuerto »

Estimado Soichy:

Con la Enmienda Platt, Cuba prácticamente era un protectorado estadounidense, nominalmente no, pero en la realidad, debe haber funcionado como tal. Una pregunta, ¿dicha Enmienda fue una consecuencia del Tratado de París, o fue suscrita en una ronda bilateral cubana-americana posterior? Saludos y gracias.


La verdad nos hara libres
Imagen
siochy
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 355
Registrado: 28 Feb 2007, 16:41

Mensaje por siochy »

Saludos foristas.

Que bueno hablar contigo de nuevo estimado Rey Tuerto, yo se que no me recuerdas pero hace algunos años hicimos buena amistad en este foro. Por aquella época propuse que se te confieriera la ciudadanía cubana honorífica... Ya te acuerdas de mi... :D

Vamos a responder lo que me preguntas. Si. Todos los autores, desde los burgueses hasta los comunistas coinciden en el carácter de protectorado de Cuba hacia los EE.UU. de 1902 a 1935.

Más que una consecuencia del Tratado de París (donde la parte cubana no fue invitada), es una consecuencia a los resultados de las elecciones municipales del 1900, que precedieron a la orden militar 301 que convocaban a las elecciones para una constituyente en 1901.

Los yanquis, en esas elecciones de 1900 estaban sondeando el terreno para comprobar hasta que punto caminaría la posible anexión de Cuba.

Como zorros consumados, restringieron el voto únicamente a personas que supieran leer y escribir (en un país donde el analfabetismo era crónico), a poseedores de fortunas y propiedades que excedieran los 250.00$ (recuerda que la guerra devastó a todo el país y en todo caso se tenía en cuenta a la oligarquía reaccionaria y hasta hace poco procolonial) y a los mambises (que nunca sumaron más de 50 000). Con todo y eso prevaleció la voluntad de votar por los delegados de los partidos contendientes y ahí empezó el invento. :conf:

Nada de rondas bilaterales. Esto se propuso en el Senado de EE.UU. Fue apoyada por el legislativo y la presidencia y finalmente, el gobernador militar Leonard Wood citó a los delegados cubanos para la Constituyente para que firmaran el "apéndice" a la Constitución de 1901 con el aquello de que sino aceptaban no se iban las tropas yanquis de Cuba. Tremenda felonía.

No puedo evitar transcribirte lo que expresó uno de los patriotas cubanos, me refiero a Salvador Cisneros Betancourt sobre esto en su voto particular contra la Enmienda Platt:

"... que con las dichosas relaciones propuestas, Cuba no tendrá su independencia absoluta; y desafío al más erudito diplomático que me diga que clase de gobierno tendrá porque al aceptarla no tendrá soberanía, ni independencia absoluta, ni será república, ni será anexada, ni protegida, ni territorio de EE.UU. :confuso:

Atentamente.

Siochy.


pasadeno
Teniente
Teniente
Mensajes: 910
Registrado: 10 Abr 2009, 21:47
Ubicación: California

Mensaje por pasadeno »

siochy escribió:
Artículo I: "...el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún Tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permite a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla." :evil:

Esencialmente, controlan las relaciones exteriores de Cuba con el mundo, tremenda soberanía la de aquella República que iba a surgir o como dijera la autora Reneé Méndez Capote "...repútica".

Esto sería para evitar algo como la recolonización de la República Dominica por España en 1861. Cosas parecidas se han hecho otras veces, como la imposición de neutralidad a Suiza en el Congreso de Viena en 1815, a Bélgica en el Tratado de Londres de 1839, o las condiciones impuestas a Finlandia por la Unión Soviética, o a Austria por las potencias vencedoras, después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos países saben aprovechar la neutralidad impuesta para prosperar, y otros no. Te recuerdo también que Cuba fue parte de los Acuerdos de Nueva York de 1988, con la racista República Sudafricana nada menos, que impusieron condiciones parecidas a Angola y Namibia.

siochy escribió:
Artículo II: ...dicho Gobierno no asumirá o contraerá ninguna deuda pública para el pago de cuyos intereses y amortización definitiva después de cubiertos los gastos corrientes del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios. :evil:

Controlan nuestros gastos, mucho cuidadito con endeudarnos con otro capital que no sea el norteamericano.

Yo no veo donde dice que el capital tenga que ser americano. Se quería evitar situaciones como la Guerra Hispano-Sudamericana (1864-1866), o el conflicto en el que Venezuela se vio envuelta pocos años después, con las flotas alemana y británica bloqueando los puertos del país porque se negaba a pagar la deuda contraída. Los EEUU querían evitar intervenciones de potencias europeas en asuntos americanos. Los países europeos se comprometen a cosas parecidas para poder entrar en el área del euro.

siochy escribió:
Artículo III: ...el Gobierno de Cuba consiente que los Estados Unidos pueden ejercitar el derecho de intervenir para la conservación de la independencia cubana, el mantenimiento de un Gobierno adecuado para la protección de vidas, propiedad y libertad individual y para cumplir las obligaciones que, con respecto a Cuba, han sido impuestas a los EE.UU. por el Tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba. :evil:

El colmo de la frescura, derecho de meterse en Cuba cuando quisieran, el equivalente a entregar la llave de la casa a un desconocido y todo para cuando el dado se pusiera desfavorable a sus intereses, meter a sus marines.

Yo tampoco veo nada monstruoso en este artículo. Simplemente dice que lo que dice, no hay que inventarse más.

siochy escribió:
Artículo VI: ...la Isla de Pinos será omitido de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para un futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma. :evil:

Nada que se querían fumar la Isla de Pinos, la devolvieron por la poca emigración de colonos yanquis al enclave.

Pues mira, se arregló a gusto de todos.

siochy escribió:
Artículo VII: ...para poner en condiciones a los EE.UU. de mantener la independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los EE.UU. las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los EE.UU. :evil:

Ahí está el origen de la basesita de Guantánamo y originalmente querían plantar tres más.

A lo que el gobierno cubano se negó, y por eso solo hubo una. Chipre accedió a una cosa parecida para alcanzar su independencia del Reino Unido en 1961.

siochy escribió:
Artículo VIII:...Todas las anteriores disposiciones se ratificarán en un Tratado Permanente :evil:

Vaya con este experimento, experimento que se considera el mecanismo de dominación neocolonial político - jurídico y de largo alcancemás importante que le dio a Cuba la categoría de protectorado yanqui.

Los acuerdos los firman las partes. El gobierno de Cuba se podía haber negado a firmar tal tratado. Si lo firmó, es porque las ventajas de firmarlo eran mayores que las de no firmarlo, como pasa con todos los contratos entre partes. Por ejemplo, el Senado de los EEUU se negó a aprobar el Tratado de Versalles que había negociado su propio Presidente. Los cubanos no tenían ninguna obligación de aceptar estas condiciones. Se podían haber sublevado, esta vez en contra de los EEUU, y así intentar ganar su independencia plena por la fuerza.

Recuerda también que 1901 no es 2009. Marruecos se convirtió en un protectorado de Francia y España en 1912. Italia ocupó Libia y el Dodecaneso en 1912 y Etiopia en 1935. Las potencias europeas todavía tenían ganas de ampliar sus imperios, y el gobierno de los EEUU, al igual que los gobiernos de otros países americanos, no querían que lo hicieran a costa de las repúblicas de este hemisferio.

siochy escribió:No fue para eso que murieron tantos cubanos de 1868 a 1898.

¿Y para qué fue? ¿Cuál era ese estado ideal por el que luchaban todos los cubanos? ¿Cómo es que después de alcanzar una independencia, más o menos limitada, no se unieron todos para construir un país próspero, libre y pacífico?

Los estadounidenses no somos enemigos de los cubanos, y no tenemos la culpa de todas las cosas malas que le hayan podido pasar a Cuba. Hubo, y todavía hay, estadounidenses imperialistas y racistas, pero hoy en día son una minoría, así que por favor no nos pongas el mismo sambenito a todos.

siochy escribió:Tremendos amigos... :twisted:

¿Hubieras preferido que los EEUU no hubieran intervenido y que Cuba hubiera sufrido muchos años más de ocupación española?

Saludos


freedom ain't free

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 1 invitado