La Batalla de Las Ardenas

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

La Batalla de Las Ardenas

Mensaje por Capitan rojillo »

Este breve estudio trata de dar a conocer una historia del combate librado en una batalla crítica durante la liberación de Europa, por las fuerzas combinadas de los aliados en la Segunda Guerra Mundial

Corría el año 1944 y las tropas alemanas se encontraban prácticamente desechas en el frente del este, por la ofensiva que habían tomado los rusos y por el otro lado en el frente oeste por el ataque que los aliados les habían dado con el desembarco de Normandia, el día D se había ejecutado.

El Tercer Reich de los mil años se derrumbaba indefectiblemente ante el avance despiadado de los ejércitos aliados. Desde todos los puntos cardinales de Europa los ejércitos aliados avanzaban hacia Berlín, capital y símbolo del Reich alemán

Hitler en un intento desesperado por frenar el avance de los aliados, el cual disminuyó en otoño, cuando las tropas comandadas por Eisenhower tenían que cubrir un frente de más de 600 kilómetros desde el Mar del Norte a la frontera suiza. Decide desgatar en las Ardenas las últimas fuerzas alemanas, Sin embargo, Hitler tenía todavía reservado un último gran ataque para tratar de revertir o al menos retrasar la hecatombe final. Desde el mes de septiembre, Hitler había planeado un contraataque en el sector de las Ardenas concentrando una formidable fuerza al mando del general Rundstedt. Tres ejércitos con más de 250.000 hombres, 11 divisiones blindadas, 2000 tanques y tres mil aviones intentaban repetir los éxitos de 1940 contra los franceses, deberían abrirse paso por las Ardenas, cruzar el Mosa y luego dirigirse al norte para conquistar Amberes. Si conseguían alcanzar el mar, los aliados quedarían partidos en dos, con sus ejércitos atrapados en Holanda y Bélgica, sin posibilidad de retirada o escape, y todo el frente aliado quedaría desmantelado, y de esta manera podría concentrarse en el frente ruso, mientras que el comando aliado sabía que defender este cruce de caminos que conducen al centro de la ciudad de Bastogne era vital para dar el golpe final a la maquinaria bélica alemana. La batalla de las Ardenas forma parte de un grupo de batallas por dicho punto.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

En un principio de la ofensiva alemana, todo marchaba viento en popa, habían podido penetrar las líneas aliadas, con un alcance de 65 millas dentro del territorio aliado, amenazando todo el frente Oeste, pero su avance fue frenado debido a la resistencia encontrada en St. Vith y Bastogne, defendida por los americanos.

Tres divisiones americanas formaban el 12mo ejército, la primer y tercera división se encontraba en la línea Siegfried, mientras la novena estaba de cara al río Roer, en Alemania a treinta millas del Rin

Cada uno de las divisiones fungía como una falange, empujando hacia el terreno difícil del Rin, pero el sector de Ardenas no se había reforzado del todo, la tercer división combatió cerca de Metz, mientras la primera y novena hicieron lo suyo mas al norte, cerca de Aquisgrán, Entre estos dos esfuerzos principales la primer división tuvo una línea de defensa más amplia. De esta línea la parte mayor meridional fue mantenida por la VII . Cuya misión era la de defender dicha posición

Aprovechando que el mal tiempo impedía a la aviación aliada apoyar a sus tropas de tierra, y confiados con las victorias logradas tras la derrota sufrida por los ejércitos aliados en Arnhem (Holanda), los alemanes lanzaron 20 divisiones (7 de ellas acorazadas, con 2.500 tanques) contra el VIII Ejército americano, estacionado en esas regiones boscosas. Los alemanes infiltraron además, entre las líneas enemigas, una serie de comandos al mando de Otto Skorzeny. Esos comandos tenían la misión de sembrar la confusión en el ejército aliado, para lo cual estaban formados por soldados alemanes que hablaban inglés e iban ataviados con uniformes americanos e ingleses. Esa práctica (la de vestir el uniforme contrario) representaba un auténtico riesgo: el que fuera capturado no estaba amparado por la Convención de Ginebra (que garantiza el respeto a los prisioneros de guerra), ya que dicha Convención no se aplicaba a quienes hicieran uso de uniforme enemigo. Quienes usan uniforme enemigo son considerados espías, no soldados. De acuerdo el plan se habian solictado por Skorzeny alrededor de 20 Sherman´s, 30 Vehiculos blindados de reconocimiento y jeeps, pero lo suministrado fue menor y la vestimenta escasa y en mal estado, por lo que solo se uniformaron correctamente a los que hiban a hablar directamente con el enemigo, Los tres «teams» de Skorzeny actuaron en los primeros momentos de la operación con una sangre fría asombrosa. Según los informes posteriores enviados a Berlin, uno de los «teams» logró entrar en el recinto cercado de Bastogne, consiguiendo salir más tarde sin problemas. De un total de 32 hombres que partieron con uniforme estadounidense, lograron regresar a las líneas alemanas 24. Ocho fueron dados por desaparecidos, pero es sabido que tres fueron ejecutados y al menos dos murieron en acción. Me gustaría mencionar que no era la primera vez que se usaban estas tacticas o planes de uniformarse con las ropas de los enemigos ya en Septiembre de 1942, una unidad del «Long Range Desert Group» británico actuó en el frente de Tobruk con uniforme del «Afrika Korps», y, posteriormente, en el año 44, los «Rangers» norteamericanos realizaron una infiltración sobre los puentes de Aix-la-Chapelle y Sarrelouls, en Francia, también con ropa enemiga.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

En una lucha desesperada, la VII división norteamericana soporto en Saint-Vith durante siete días contra un demoledor asalto alemán, que estaba formado por más de 50 columnas alemanas que se movían a través de los bosques de la región, después de desbordar la primera línea de soldados aliados, a pesar de la estratagema alemana, no contó con un elemento inesperado: las unidades americanas, aisladas y dispersas, privadas del contacto con su Estado Mayor y confundidas por los comandos alemanes camuflados, ofrecieron en muchos lugares una resistencia feroz, con actos de insólita y desesperada bravura. Esa resistencia, combinada con lo agreste de la región, logró demorar el avance enemigo hacia el Mosa, durante los días 18 y 19 las tropas de Hitler siguieron avanzando. Pero pronto apareció la primera dificultad: los tanques quedaban varias horas inmovilizados esperando un combustible que no llegaba en cantidades suficientes. Este fue uno de los principales fallos de planificación de la ofensiva, ya que Adolf Hitler puso todas sus esperanzas en que los tanques pudieran abastecerse de los enormes depósitos de combustible del Ejército americano, cuya existencia se conocía, pero que, sin embargo, nunca llegaron a ser localizados. Pese a ello, la ofensiva continuó imparable durante el día 20, llegando los alemanes a las puertas de St. Vith, en el norte, y de Bastogne, al sur. Esta última población no fue tomada debido a la indecisión del general al mando de la división «Panzer Lehr», Bayerlein, lo que permitió que fuera posteriormente reforzada por los americanos. Cuando, tres días después del comienzo del ataque, la 26 División germana intentó tomar el pueblo, se estrelló contra las defensas americanas.
A pesar de estos fracasos parciales, el desconcierto en el mando aliado era total. Incluso Eisenhower se encontraba paralizado en París, en su propio cuartel general, a causa de los rumores de un plan alemán para secuestrarlo. Los generales aliados sólo tenían claro que debía mantenerse a toda costa la posición de Bastogne, ya que de allí partían cinco carreteras y una línea férrea.

La mañana del 18 de Diciembre todas las rutas que conducían a Bastogne estaban abiertas al avance alemán. El V Ejército Pánzer había abierto un enorme hueco en las líneas americanas, pero el plan de Hitler ya llevaba un día de retraso. Bastogne debía haber sido tomada el Día X+1, y el Mosa se tenía que haber alcanzado el Día X+3 (17 y 20 de Diciembre respectivamente). Había dos nudos de carreteras principales en la zona que llevaban al Mosa, el de la localidad de Houfallize sería el objetivo de la 116ª División Pánzer, mientras que Manteuffel ordenaba al resto del V Ejército Pánzer y algunas unidades del VII Ejército avanzar sobre el otro punto clave, Bastogne.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

El general Middleton, comandante del VIII Cuerpo de Ejército USA, con su cuartel general en Bastogne, había conseguido un tiempo vital para reforzar la posición gracias a la resistencia de la 28ª Div. de Infantería, pero no había mucho de lo que echar mano. Por la tarde del 16 de Diciembre, Bradley comenzó a distribuir sus reservas a la vista de que el ataque alemán iba muy en serio. Las únicas unidades disponibles para el 12º Grupo de Ejércitos eran las Divisiones Aerotransportadas 82ª y 101ª, que se encontraban acuarteladas en Reims descansando después de dos meses de duros combates en Holanda. La 82ª fue dirigida al norte, al sector de Saint Vith, y la 101ª al sur, a Bastogne. Bradley era consciente de que dos divisiones aerotransportadas, sin armamento pesado, no eran suficientes para frenar una ofensiva blindada, y reclamó la ayuda de Patton, que aportó a una parte de la 10ª División Acorazada para reforzar a las tropas paracaidistas.

Cuando Bradley preguntó a Patton sobre qué podía hacer el Tercer Ejército para ayudar en las Ardenas, Patton respondío que podía tener dos divisiones en marcha hacia el sector a la mañana siguiente, y una tercera en 24 horas. La afirmación podía parecer una fanfarronada más de Patton, pero lo cierto es que su Estado Mayor había estado trabajando en las semanas previas sobre una situación estratégica igual a la que ahora se debía afrontar, y no se trataba en absoluto de una afirmación improvisada fruto del gran ego del general californiano. Bradley debió pensar que su subordinado tendría ocasión de defender tan arriesgado planteamiento ante Ike muy pronto, y así fue. Al día siguiente, 19 de Diciembre, Eisenhower convocó una reunión con todos sus generales en su cuartel de Verdún. Aunque la situación no podía calificarse de catastrófica, gracias a los esfuerzos de las unidades situadas al norte y al sur del área de penetración alemana, que estaban consiguiendo contener los flancos, Ike quería saber en cuanto tiempo y con que efectivos se podría organizar una contraofensiva, y que fuera lo antes posible. Patton no perdió la ocasión de volver a plantear su plan, poner en marcha un Cuerpo de Ejército compuesto por tres divisiones en los próximos dos días, para el 21 de Diciembre. La respuesta de Eisenhower fue rotunda, “No seas engreido, George”, al creer encontrarse ante otra de las típicas exageraciones de su subordinado. Todos eran escépticos ante la posibilidad de reorientar un Cuerpo de Ejército noventa grados, ponerlo en marcha forzada con una meteorología infernal y sostener una línea de suministros larga y débil, pero Patton insistió en que su plan había sido cuidadosamente estudiado y tenía muchas posibilidades de éxito. Finalmente Eisenhower accedió mientras comentaba que:
Esto es gracioso, George, pero cada vez que recibo una nueva estrella (había recibido su quinta pocos días antes) soy atacado.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

El escenario preferido por Patton para este tipo de enfrentamiento habría sido el dejar al ejército alemán penetrar 60 u 80kms, para después efectuar una pinza desde el norte y el sur y cercar por completo a los atacantes, pero también era consciente de que se trataba de un plan demasiado audaz para la habitual cautela del Alto Mando Aliado. Curiosamente ese escenario soñado por Patton era justamente la peor pesadilla que la Wehrmacht contemplaba. Model estaba preocupado porque el Ejército USA dejara a sus tropas llegar al Mosa e incluso cruzarlo, para después rodearles en un contraofensiva que significara el final para el Grupo de Ejércitos B y de la guerra en el oeste.

Mientras tanto, el mando en la ciudad cercada estaba lejos de encontrarse unificado. El coronel Roberts comandaba el Grupo de Combate B de la 10ª Acorazada, y el general McAuliffe era responsable de la 101ª Aerotransportada y un conjunto de restos de diversas unidades que habían convergido en Bastogne durante su retirada. Middleton decidió que un mando único sería más apropiado dada la situación, y ese mando recalló sobre McAuliffe. Su primera decisión como comandante de Bastogne fue organizar con los restos de unidades dispersas unas patrullas de emergencia, que pudieran ser utilizadas allá donde fuera necesario un refuerzo en las defensas perimetrales de la ciudad. El nombre que se dio a la heterogénea unidad fue Equipo SNAFU, un acrónimo cargado de sarcasmo ya que sus iniciales se correspondían con “Situation Normal All Fucked Up” (situación habitual todo es una cagada). McAuliffe recibió la noticia de que la ciudad se hallaba rodeada el mismo día 21 de Diciembre. Después de revisar en un plano la disposición de sus fuerzas y las de los atacantes exclamó:

Sinceramente que compadezco a esos bastardos, ahora vamos a poder dispararles desde todas partes

Finalmente el 21 de diciembre los alemanes vieron el fruto de su trabajo, la ciudad quedó cercada. 18,000 soldados americanos quedaban hechos prisioneros por el cerco impuesto. El mayor número de americanos apresados en Europa y el segundo en la historia después de la rendición de Bataan en las islas Filipinas.

Por todo el campo de batalla había grupos de soldados americanos que, aislados de sus compañeros y sus unidades, luchaban por recuperar algo de cohesión y determinación en medio del caos y la incertidumbre. “No teníamos ni idea de lo que estaba ocurriendo en la ciudad más próxima ni, por supuesto, de cual era la situación general”, comentario delsoldado Murray Mendelsohn, del Cuerpo de Ingenieros. El comandante Melvin Zais se encontraba resguardado en un sótano con otros dos oficiales, cuando el de mayor graduación de los tres se puso a pelar unas patatas que había encontrado y a calentarlas sobre la llama de una vela. Zais pensó con sarcasmo que “si así están las cosas para todo un coronel no quiero ni pensar en cómo lo estará pasando el resto del ejército”.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

No obstante, a partir del 22 de diciembre se inició un contraataque aliado que acabó deteniendo la ofensiva alemana. Por su parte el General Eisenhower había definido una contraestrategia y modificado su estructura de mando para hacer frente a la amenaza. Dirgiosu estrategia para responder en la batalla atacando y dañando la vulnerabilidad de los alemanes en la celeridad y la logística –haciendo imposible el reaprovisionamiento alemán y reduciendo la latitud de la penetración tanto como fuera posible.

Para el 22 de Diciembre las reservas de munición estaban disminuyendo peligrosamente. La situación se volvió tan crítica en las reservas de munición artillera que cuando un comandante de regimiento solicitó al Cuartel General apoyo artillero se le respondió que lo recibiría, pero sólo si la cantidad de enemigos era considerable y no estaban a cubierto, y solamente tendría disponible dos descargas. La principal preocupación de McAuliffe era ahora que sus fuerzas quedaran sin municiones antes de que el Tercer Ejército pudiera llegar hasta ellos.

Los oficiales de aviación del General Eisenhower dieron prioridad a la superioridad aérea para impedir que la Luftwaffe diera apoyo directo al avance de las tropas de tierra de los alemanes. Las fuerzas Aliadas de tierra requerían absoluta libertad de maniobra para retirarse, reforzar, y contraatacar. Debido a la inmediata amenaza de la vanguardia blindada del enemigo, la segunda prioridad era estrecha cooperación con las fuerzas de tierra para "para destruir los armamentos del enemigo destinados al ataque". El objeto del ataque eran los "tanques, aeroplanos, transporte motorizado, y artillería." La tercera prioridad era las operaciones de interdicción destinadas a "poner fuera de combate los elementos necesarios para el suministro de provisiones al enemigo -ferrocarriles, puentes, centros ferroviarios, y centros de comunicaciones, así; como también los suministros en sí."

El frio, la falta de suministros y los constantes ataques enemigos estaban llevando a los defensores muy cerca del límite de su resistencia, pero la situación estaba a punto de cambiar. La mañana del 23 de Diciembre amaneció con grandes claros en el cielo sobre el área de Bastogne, y casi inmediatamente todos los defensores miraron al cielo, en dirección al ruido de los motores de 16 transportes C47, que arrojaron los primeros suministros sobre la ciudad cercada. Cuando llegó la noche un total de 214 aviones habían sobrevolado Bastogne, descargando 441 toneladas de suministros. Al día siguiente, 24 de Diciembre, otros 160 aviones dejaron caer 100 toneladas más. Era el alivio esperado por las tropas cercadas en la ciudad, un respiro se les daba.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

A la vista de que los ataques sobre el sur del cerco sólo habían conseguido avances limitados en el área de Marvie, Manteuffel decidió que el próximo intento se realizaría donde se suponía que las defensas norteamericanas eran más débiles, en el noroeste. En esa zona el terreno favorecía el uso de blindados, y Manteuffel esperaba poder disponer del mayor número posible de ellos para se empleados en el ataque. También estaría disponible la 15ª Division Panzergrenadier, recién llegada de Italia, con experiencia en combate y reequipada. Finalmente, la fuerza atacante que se lanzaría sobre el norte de Bastogne estaría compuesta por la 15ª Panzergrenadier más el Kampfgruppe Maucke, con dos batallones de infantería, 30 tanques y dos batallones de artillería, y el ataque quedó listo para iniciarse a la medianoche del 24 de Diciembre.

McAuliffe recibió las primeras noticias del ataque a las 3:30 del 25 de Diciembre, cuando la Compañía A del 502 de Infª Aerotransportada, atrincherada en Rolle, informó que los alemanes estaban sobre ellos, y la comunicación se cortó inmediatamente después. Aunque alarmado, McAuliffe no quería enviar una compañía de refuerzo en mitad de la noche hasta saber el alcance y la situación del ataque. La mañana del día de Navidad estaba muy claro que el avance alemán constituía un serio peligro. Los tanques del Kampfgruppe Maucke estaban avanzando entre las posiciones ocupadas por el 502º Paracaidista y el 317º Aerotransportado; y la 15ª Panzergrenadier se movía hacia el oeste, entre Champs y Hemroulle.

La amenaza más seria la constituían los tanques que estaban a punto de caer sobre la Compañía A del 327º Aerotransportado, pero los granaderos que avanzaban en vanguardia se encontraron con un fuego concentrado desde las posiciones de la Cia A del 327º, de forma que los blindados alemanes hubieron de dividirse en dos columnas, una hacia Hemroulle y la otra en dirección a la retaguardia de la Cia. B del 502º Paracaidista, en Champs. Dos M18 del 705º Batallón de Cazacarros lograron poner fuera de combate algunos blindados enemigos, pero pronto fueron destruidos cuando intentaron retirarse. Ahora los panzer viraban hacia el norte, en dirección a Champs, pero dejando sus flancos expuestos al fuego de un par de M18 y los bazookas de los hombres del 502º atrincherados en los bosques de las afueras de la ciudad. El fuego de los paracaidistas abatió a gran número de granaderos, mientras los tanques sufrían el castigo de los lanzagranadas y los M18 desde corta distancia. Finalmente un único Panzer IV logró entrar en Champs, para ser detenido por un anticarro de 57mm y los bazookas de los paracaidistas.

Y si el plan alemán no había salido en Champs como estaba previsto, tampoco la columna que se dirigía hacía Hemroulle iba a tener mejor suerte. Cuatro cazacarros norteamericanos se situaron entre las Cias. A y B del 327º Aerotransportado, y dos M4 hicieron lo mismo apoyando a la Cia. C justo momentos antes de que llegaran los panzer. Ni uno sólo de los blindados alemanes sobrevivió al combate, dos fueron destruidos por impactos de los obuses de 105mm de los M7 disparando a cota 0, y el resto cayeron ante el fuego concentrado de los cazacarros y bazookas. En total 18 Panzer IV fueron destruidos, y una gran cantidad de panzergrenadier fueron abatidos o cayeron prisioneros. Había terminado el asalto alemán del día de Navidad, y sería el último gran intento de tomar Bastogne antes de que el Tercer Ejército de Patton rompiera el cerco.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

El Ataque del Tercer Ejército .

El III Cuerpo del Tercer Ejército comenzó a moverse en dirección a Arlon el 19 de Diciembre, liderando el avance la 4ª División Acorazada y con el apoyo de las divisiones de infantería 26ª y 80ª y tres grupos de artillería de campaña. Para el día 22 de Diciembre la 4ª Acorazada había alcanzado Martelange, 21 kilómetros al sur de Bastogne.

El 23 de Diciembre las fuerzas del 7º Ejército alemán, comandado por Brandenberg, estaban en las afueras del sur de Bastogne, y la 5ª División Fallschirmjager se hallaba cubriendo la carretera que desde Arlon llegaba hasta Marvie y Bastogne. Los combates entre las fuerzas alemanas y los Grupos de Combate de la 4ª División Acorazada y la infantería americana crecían en intensidad y dureza conforme se acercaban a Bastogne. Para el día 26 de Diciembre, el Grupo de Combate R era el más próximo a la ciudad sitiada, y después de emplear todo el día en combates se encontraban, a primera hora de la tarde, a muy corta distancia de las defensas perimetrales de la ciudad. Había que dar un último empujón, y si tenía éxito el cerco se rompería.

Tras analizar la situación se llegó a la conclusión de que el punto más adecuado para romper el sitio se encontraba en la localidad de Assenois. Se formó una fuerza de asalto compuesta por la Compañía C del 37º Batallón Blindado y la Compañía C del 53º de Infantería Acorazada, y después de un bombardeo de artillería ambas compañías se lanzaron al asalto. La resistencia alemana fue muy dura, al menos 4 semiorugas del 53º fueron puestos fuera de combate, y después comenzó una dura lucha casa por casa hasta que el grupo de asalto americano se hizo con el control de la población, tomando más de 400 prisioneros. A última hora de la tarde un M4 Sherman de la Compañia. C del 37º Blindado se acercó a las afueras de Bastogne. El propio McAuliffe llegó al encuentro del blindado, y fue saludado por el capitán William A. Dwight

Poco después de la medianoche, el grupo norteamericano de asalto continuó su ataque en dirección a los bosques al norte de Assenois, y para las tres de la madrugada se había conseguido abrir la carretera al tráfico de vehículos. A la mañana siguiente, 27 de Diciembre, los tanques de la Cia. D del 37º Blindado escoltaron una columna de 40 camiones de suministro y 70 ambulancias hasta Bastogne.

La situación para entonces en la ciudad cercada era ya crítica, el asedio de la ciudad había terminado. Las bajas de la 101ª Aerotransportada habían sido de 1.641 hombres, y las unidades del 10º Blindado habían sufrido 503 entre muertos y heridos. La 4ª División Acorazada del Tercer Ejército también había pagado un alto precio por la liberación de Bastogne, 1.400 bajas en total. Aunque el Grupo de Combate R había roto el cerco todavía harían falta varios días más de duros combates para asegurar el corredor que unía Bastogne con el Tercer Ejército, pero las fuerzas alemanas del sector eran las más débiles de las que amenazaban la posición, y la ruta de enlace nunca llegó a estar seriamente amenazada. Aunque los combates por Bastogne no habían terminado, la balanza se había inclinado definitivamente a favor del Ejército Norteamericano.

Dos días antes de la ruptura del cerco de Bastogne, y cuando las fuerzas acorazadas alemanas habían alcanzado su punto máximo de avance a escasos kilómetros del Mosa, el 24 de Diciembre, Guderian había reconocido que la ofensiva en las Ardenas era un fracaso, y había recomendado a Hitler su cancelación inmediata para que las unidades aún efectivas fueran retiradas al este. Era evidente que el Ejército Soviético estaba a punto de comenzar una gran ofensiva sobre el Vístula, evidente para todos menos para Hitler, que seguía soñando con una victoria en el oeste. El Fuhrer no dio su brazo a torcer hasta el 3 de Enero, y entonces, como había asegurado Guderian, ya sería demasiado tarde.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

Operaciones aéreas en la batalla.

Mientras tanto la operación aérea que los oficiales de aviación del General Eisenhower habían solicitado, se dio de la siguiente forma:
Junto con el Noveno y el Primer Ejército de los EE.UU. estaban sus respectivos mandos tácticos aéreos -TAC XXIX con el Noveno Ejército, y el TAC IX bajo el mando del General Quesada apoyando el Primer Ejército. Estos mandos se cambiaron del control de operaciones de la Novena Fuerza Aérea al control de la Segunda Fuerza Aérea Táctica de la Real Fuerza Aérea (RAF). Entonces el Mariscal del Aire Coningham puso bajo la responsabilidad del General Quesada el control de todas las fuerzas aéreas de los Aliados al norte de la penetración de los alemanes.
A través de toda la campaña continental, de la cabeza de playa en Normandía a la caída del Reich, no hubo un mando de teatro de operaciones aéreas constituido, o un mando de operaciones terrestres constituído (una excepción literal a la doctrina del FM 100-20). El General Eisenhower y el Jefe Aéreo Mariscal Tedder como delegado suyo, asumieron las posiciones de ambos, así como también la de ejercer el mando general del teatro de operaciones. La tarea de determinar la cantidad de recursos que debieran asignarse a un determinado grupo de objetivos, y la distribución de recursos entre los mandos de operaciones, se lograban equilibrando componentes de fuerza aérea aliada entre grupos que cooperaban estrechamente. La necesidad era evidente, y la misión era clara. La estructura organizacional no era obstáculo para la dirección centralizada y la unidad de la campaña aérea.
La Novena Fuerza Aérea coordinaba las actividades de apoyo y asignaba grupos de aviones de combate y bombarderos a las autoridades idóneas para la asignación de misiones y control-la mayor parte de las veces los Mandos Aéreos Tácticos IX y XIX. Los TAC entonces ejecutaban la batalla aérea en estrecha coordinación con los respectivos ejércitos para mantener cohesión con el combate terrestre. La Octava Fuerza Aérea coordinaba sus operaciones de apoyo al ataque en tierra por conducto de la Novena Fuerza Aérea, y los TAC coordinaban sus operaciones siguiendo las líneas divisorias entre las distintas unidades.
El clima por su parte no permitía un tiempo, se escuchaba tiempo de "vuelo imposible" cerró toda el área de combate para operaciones aéreas de 19 al 23 de diciembre. Durante este período la penetración alemana se extendió a su máxima profundidad -50 millas. Saint Vith fue evacuado; pero Bastogne, aunque rodeado, se sostuvo. El 23 de diciembre se aclaró el firmamento. El poder aéreo y de tierra de los Aliados estaba listo para dar e golpe. Los movimientos en tierra de los Aliados habían asegurado los flancos de la penetración y embotado su expansión a occidente. Reposadas y listas, las fuerzas aéreas Aliadas atacaron. En los cinco días siguientes volaron más de 16.000 salidas.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

Las fuerzas Aliadas mantuvieron la supremacía aérea al punto de que la Luftwaffe no pudo menoscabar notoriamente un solo movimiento u operación terrestre durante la batalla. Las fuerzas Aliadas establecieron una defensa aérea estratificada que los pilotos de la Luftwaffe tenían que negociar para simplemente llegar al "campo, de batalla." Primero, respondiendo a fuertes ataques de la Luftwaffe a bombarderos el 23 de diciembre, la Octava Fuerza Aérea ejecutó bombardeos devastadores en las bases alemanas de avanzada en Frankfurt el 24 de diciembre. Los aviones de combate de la Octava diariamente trabaron combate con los aviones de la Luftwaffe en el aire y bombardearon sus campos aéreos.
La siguiente barrera fue la Segunda Fuerza Aérea Táctica de la RAF y el TAC XXIX rondando la región de Eifel. Finalmente, al occidente, los aviones de combate alemanes hacían frente a los TAC IX y XIX directamente sobre el área de la penetración. Al regresar a las bases, los pilotos alemanes tenían que negociar estas barreras pensando en que las fuerzas aéreas Aliadas podían estar esperando para caerles encima al llegar a sus bases. Con la ayuda de radar en tierra y el "Servicio- Y" para interceptar comunicaciones por radio, los grupos de combate aéreo sincronizaban los ataques para coincidir con el regreso de los aviones de la Luftwaffe, cuando estaban cortos de combustible y municiones. Esta táctica era especialmente efectiva con los aviones de chorro, los cuales estaban también restringidos a operar en pistas de concreto. Forzados a trabar combate cuando trataban de aterrizar, muchos pilotos de la Luftwaffe agotaban el combustible y se estrellaban en tierra.
A pesar de las pérdidas, la Luftwaffe lograba volar tanto así como 1200 salidas en algunos días. Sin embargo, el esfuerzo era de "desesperación." Cambios en las prioridades operacionales, falta de coordinación entre el planeamiento de operaciones de aire y de tierra, falta de una doctrina clara para la utilización de la fuerza aérea, y un liderazgo superior mediocre, malograron la efectividad de la Luftwaffe. Otros factores importantes que contribuyeron a la inefectividad de la Luftwaffe fueron: (1) La falta de experiencia de la mayor parte de los pilotos alemanes en comparación con sus contrapartes norteamericanos y británicos,(2) la escasez de combustible,(3) el corto alcance de sus aviones, y (4) la distancia entre sus bases y el área de la ofensiva.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

El buen tiempo del 23 de diciembre soltó todo el poder de las fuerzas aéreas Aliadas, y la Luftwaffe tuvo que hacer frente a otro dilema. La interdicción aérea de los Aliados estaba teniendo serio efecto en la logística de los alemanes. Sin embargo, las órdenes de la Luftwaffe eran apoyar el ejército alemán con vuelos de ataque a tierra. Ellos tenían que escoger entre cumplir con el plan de operaciones aéreas del Grupo B del Ejército al principio de la ofensiva, o trabar combate con la fuerza aérea Aliada. Una vez más, la decisión fue dividida y reaccionaria. Los pilotos prisioneros, capturados entre el 23 y el 31 de diciembre, declararon que a ellos se les había ordenado atacar objetivos de tierra pero que estos ataques "no habían sido ordenados con claridad y determinación."Se había hecho demasiado mortífero desafiar las defensas estratificadas de las fuerzas aéreas Aliadas protegiendo la penetración. Mientras tanto, se habían enviado otros aeroplanos a atacar los fuertemente escoltados bombarderos medianos y pesados. La Luftwaffe no logró concentración ni en lo uno ni en lo otro.
Lograda la superioridad aérea, las fuerzas aéreas Aliadas ejecutaron sus operaciones de aire a tierra para lograr cuatro objetivos específicos. Primero, bombarderos de combate fueron designados a atacar vanguardias blindadas. El TAC IX dirigía su acción aérea contra el eje de ataque primario de los alemanes, que era el lado norte de la penetración. El TAC XIX operaba auxiliando a la ciudad de Bastogne y a lo largo del lado sur de la penetración. El segundo objetivo era "aislar el área de las Ardenas-Eifel del tráfico ferroviario." La responsabilidad de esta "interdicción clásica" fue asignada a los bombarderos ligeros y medianos del TAC XXIX, y la Segunda Fuerza Aérea Táctica de la RAF. Además de los ataques a tierra, los aviones de combate de la Novena apoyaron la 9a División de Bombardeo en la región de Eifel con escolta aérea, supresión de fuego antiaéreo, y ataques complementarios después de los bombardeos.
El tercer objetivo del plan de ataque terrestre era demorar, hostigar, y obstruir el tráfico en los caminos. Los bombarderos medianos y pesados de la Novena y la Octava Fuerza Aérea lograban este objetivo tanto en la región de Eifel como en la penetración en sí. Para mejorar la perceptibilidad de los recursos de bombardeo estratégico, la Octava Fuerza Aérea delegó la autoridad de asignación de su 2a División Aérea a la Novena Fuerza Aérea. El objetivo final era aislar el área de batalla aérea con la "destrucción de almacenes, terminales ferroviarios, y suministros alrededor del perímetro del área aislada," Este era la tarea principal de la Octava Fuerza Aérea, que atacaba puentes sobre los ríos, apartaderos ferroviarios, y áreas de concentración a lo largo del Rin. Los aviones de combate de la Octava Fuerza Aérea, después de completar misiones de escolta de bombarderos, atacaban el tráfico ferroviario y carretero al este del Rin.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

El buen tiempo dio la oportunidad para llevar suministros a Bastogne, que hacia el 23 de diciembre estaba críticamente corta de municiones y suministros. Entre la hora 0930 del 23 de diciembre y la tarde del 26 de diciembre, el día que la 4a División Blindada de los EE.UU. rompió el sitio, el Mando de 'Transporte de 'Tropas IX hizo 962 vuelos y lanzó 850 toneladas de provisiones a los defensores de la plaza. Fuertemente Protegidos de ataques aéreos por el TAC XIX, la operación total se efectuó con la perdida de solo 19 aviones C-47.
La Luftwaffe trato de llevar provisiones por aire a la excesivamente extendida Kampfgruppe Peiper de la 1a División Panzer SS del Sexto Ejército Panzer, y el lanzamiento de provisiones por paracaídas de los comandos del Coronel Friedrich von der Heydte fue un completo fracaso. Sin embargo, el bombardeo nocturno de Bastogne por la Luftwaffe en la Nochebuena y de nuevo en Enero, tuvo su efecto. Ejecutados con iluminación por cohetes lanzados por aviones exploradores de la Luftwaffe, los ataques descubrieron un punto flojo en la defensa aérea -el combate nocturno. El General Bradley dijo, "El enemigo fue capaz una y otra vez de abrirse paso y atacar con serios resultados la ciudad defendida. La actividad de los cazas nocturnos de los Aliados fue inadecuada."
Cuando la penetración fue comprimida, la Luttwatle hizo un último esfuerzo para reducir la efectividad de los bombarderos de combate de los Aliados. En un ataque al amanecer del 1º de enero de 1945, 900 aeroplanos de la Luftwaffe atacaron las bases aéreas Aliadas en Bélgica, Holanda, y Francia -operación Bodenplatte ( Plancha Base). La Luftwaffe y el mando alemán una vez más habían tenido éxito en la sorpresa. Sin embargo, ejecución táctica y planeamiento mediocres costaron a la Lufwaffe 300 de sus aviones atacantes. Aun mas importantes, perdieron 232 pilotos- de los cuales 18 eran jefes de unidad y 59 eran líderes; esta era la vida de la Luftwafie. Como epitafio lamentable, los cañones antiaéreos alemanes derribaron tanto así como 100 de los aeroplanos que retornaban a sus bases. En contraste, los Aliados repusieron 127 de los aeroplanos destruidos en tierra en menos de un día, y el 11 de enero de 1945 los Aliados pusieron en el aire un número de vuelos sobrepasado sólo una vez en la batalla. La Luftwaffe raramente se vio de nuevo en el aire en fuerza apreciable. Bodenplatte fue más que una derrota total. "La Luftwaffe había recibido el golpe de gracia.".


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Capitan rojillo
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 464
Registrado: 07 Jul 2007, 08:30

Mensaje por Capitan rojillo »

Durante la Batalla de Ardenas la doctrina del poder aéreo de los Aliados había alcanzado madurez completa en el teatro de operaciones europeo. Los mandos de las fuerzas terrestres y aéreas trabajaron lado a lado y de día en día, compartiendo en el proceso de planeamiento desde la conceptuación hasta la ejecución. Los contralores del aire en la vanguardia trabajaban con los elementos de maniobra del ejército para asegurar una coordinación táctica efectiva. El ejército usaba paneles distintos en sus vehículos y rutinariamente suprimía con su artillería el fuego antiaéreo del enemigo. También disparaba obuses de humo para ayudar los pilotos de caza a identificar sus objetivos. Inclusive las compañías de globos del ejército ayudaban a identificar posiciones amigas y cooperaban en la navegación en las áreas de objetivos.
Un elemento clave en el control aéreo era el radar en tierra -un medio que la Luftwaffe ignoraba. Los líderes de la Luftwaffe no se daban cuenta ni de sus ventajas ni de sus vulnerabilidades. Aunque ellos entendían las posibilidades técnicas del radar, nunca lo utilizaron como los Aliados. Ellos lo consideraban útil solo del punto de vista de su aplicación- como elemento para operaciones de defensa aérea.
En contraste, el General Quesada era un innovador. El utilizó las microondas al comienzo del sistema de alerta por radar (MEW) y en el radar antiaéreo del SCR-584 en nuevas e imprevistas formas, estableciendo toda una red de mando y control basada en esta nueva tecnología. El puso operadores para interceptar mensajes por radio (Servicio-Y) en MEW, y control por radio para ayudar a ganar el combate aéreo. Para ayudar las misiones de ataque a tierra, los operadores de MEW se coordinaban con los de SCR-584 para dirigir navegación y controlar con precisión los bombarderos de combate. La banda ancha del MEW se utilizaba para el control aéreo de largo alcance, mientras que el SCR-584, con su banda estrecha, se utilizaba en trabajo de precisión a corta distancia.
Del principio al fin de la batalla, las nubes bajas y densas, el suelo cubierto de nieve, y la inestable situación en tierra, hacían difícil o imposible la navegación y la identificación de objetivos. Las operaciones bajo el General Quesada resolvían el problema. Los operadores de radar ayudaban los aviones de combate a operar bajo o a través del mal tiempo tanto en las áreas de los objetivos como en las bases de recuperación y verificaban los objetivos relacionando la localización en tierra con la posición del aeroplano de acuerdo con la trayectoria seguida. Además, el TAC IX utilizaba el SCR-584 para "bombardear a ciegas" en áreas cubiertas de nubes objetivos tales como Saint Vith, y para dirigir vuelos de reconocimiento nocturno. En esta forma, los bombarderos de combate controlados por el TAC IX apoyaban efectivamente las fuerzas Aliadas de tierra, inclusive en mal tiempo y en situaciones de táctica confusa en tierra.
Si no hubiera sido por el radar, la coordinación de operaciones efectivas del aire a tierra hubiera sido "increíblemente difícil o imposible en las condiciones del tiempo" prevalecientes. El efectivo uso del radar en el ataque de objetivos terrestres fue devastador para el enemigo, al tiempo que el fratricidio entre los Aliados fue mínimo. El uso del radar, aunque en su infancia, "impregnó todas las fases de la guerra aérea." Esto permitió el control y dirección de "virtualmente todos los vuelos diurnos o nocturnos de los TAC." El sistema de mando y control pivoteado en el radar del TAC IX fue un factor decisivo en el resultado de la batalla.


"La guerra es una matanza entre personas que no se conocen, para provecho de personas que sí se conocen, pero que no se matan”. decía Paul Valery.
Avatar de Usuario
Yorktown
General
General
Mensajes: 15641
Registrado: 23 Oct 2007, 11:22

Mensaje por Yorktown »

En la 150 brigada de Skorzeny también habia Panthes "disfrazados" de M-10,bastante logrados por cierto,Sdkf 250/5 y Stugs III olive green con la estrella blanca. Todos los "M-10" acabaron KO en Malmedy. A ver si mañana puedo poner alguna foto.
En general fue un fracaso de mision,lo unico que logro,en pequeña medida, fue infundir algo de paranoia,esta mision y la de Von d Heydte(fue el?) con sus paracas.
Y miles de leyendas...desde rescatar a la guarnicion de Lorient,secuestrar a Ike...


We, the people...
¡Sois todos un puñado de socialistas!. (Von Mises)
Avatar de Usuario
Fernando Loayza
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 438
Registrado: 20 Dic 2007, 07:01
Ubicación: Lima

Mensaje por Fernando Loayza »

Hay una especie de contradiccion en esta ofensiva alemana. Se planeo para que se realizara en mal tiempo para no sentir el peso de la aviacion aliada y al mismo tiempo se asignaron 3000 aviones que se necesitaban deseperadamente en otros frentes.


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 1 invitado