Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

La Guerra de 1936-1939. La República Española, el Ejército Popular y el Nacional. Francisco Franco. España en la Segunda Guerra Mundial. La División Azul.
Avatar de Usuario
CVR
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 2578
Registrado: 29 Ene 2003, 22:48
Ubicación: España
España

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por CVR »

Curiosas fotos. Lo gracioso es que el más alto es el abanderado de Regulares. :mrgreen:


Caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Gaspacher
General
General
Mensajes: 21654
Registrado: 28 Oct 2007, 21:59
Ubicación: Hoy en mañolandia, mañana ya veremos

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por Gaspacher »

Muy nueva me parece :asombro3:

Una bomba de la Guerra Civil ha estado colgando de un pino durante 75 años
Es una de las más de 100 que ha desactivado en Aragón la Guardia Civil en los seis últimos meses

Imagen


Desde la cumbre bravía que el sol indio tornasola, hasta el África que inmola sus hijos en torpe guerra, no hay un puñado de tierra sin una tumba española. B.L.G.

Avatar de Usuario
CVR
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 2578
Registrado: 29 Ene 2003, 22:48
Ubicación: España
España

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por CVR »

Lo mismo digo ¿Será de unas maniobras?


Caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

De Ferre Clauzel

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos

El sectarismo de la redundante «memoria histórica» clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata.



FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN



“En los campos de Flandes…”. Así comienza en inglés un bellísimo –ya clásico– poema del teniente coronel médico John Mc Crae, canadiense. Lo escribió tras la segunda batalla de Ypres, en 1917, durante esa guerra mundial de la que tanto se escribe hoy. En el poema se habla, entre otras cosas, de las amapolas que florecen alineadas entre las cruces.

Para los ingleses y países de la Commonwealth, las amapolas acabaron siendo, como se sabe, y en parte gracias a este poema, el símbolo del recuerdo para los muertos en la guerra. En aquella guerra que les costó millón y mucho de vidas, casi todas jóvenes.

Cambiemos el escenario. Estamos cerca de Salamanca, verano, en los cerros llamados de los Arapiles. Sobre el mayor de ellos se divisa un pequeño monumento. Hacia él me dirijo. Monte arriba, por terreno arado. No hay carril. Hay que poner la reductora en el todoterreno. Llego a la cima. Es el Arapil grande. Sobre él estaban los franceses en 1812. Los hispanoangloportugueses en el pequeño. No importa; el monumento está en el mayor, como signo de la victoria.

Y apoyada en el monolito, sujeta con una piedra para que no se vuele, una corona, de plástico, sí, pero corona de amapolas rojas que algún puñetero inglés se ha molestado en llevar hasta allí, doscientos años más tarde. No puedo evitar un sentimiento híbrido de admiración, emoción y envidia.

Era el año 2007 y recorría yo muchos de los lugares significativos de la Guerra de la Independencia, con motivo de un texto que escribí al respecto. El resultado descorazonaba. Uclés, Ocaña, Tamames, Medina de Rioseco, Albarracín, Almonacid…, lugares donde los españoles combatieron, ganaron o perdieron, ni un recuerdo, si exceptuamos Bailén. Donde había habido ingleses no faltaba el homenaje a los suyos, tan lejos de su tierra: Talavera y su monumento junto a la hoy autopista, La Albuera, Chiclana, la Coruña y el bello sarcófago del general Moore, muerto en el reembarco de sus tropas, San Sebastián y su cementerio inglés, etc.

Volviendo a Flandes, sepan que en la ciudad de Ypres, todos los días a las ocho de la noche –todos– hay una ceremonia de homenaje a los muertos en la puerta de la ciudad llamada de Menin, por donde salieron tantos ingleses hacia el frente, para no volver. Me asombró lo multitudinario que es el acto. Eso se llama autoestima, memoria, dignidad, piedad, todo junto. Y no me vengan con pamplinas antimilitaristas, en un país que no ve un golpe de Estado desde Cromwell.

“In Flanders Fields, the poppies blow
between the crosses, row on row.”

Es el poema de Mc Crae. Pero no se preocupen. Las amapolas sólo florecen entre las cruces en Flandes, donde por cierto no queda recuerdo de nuestras piqueros ni de sus bravas picas, salvo en nuestro conocido dicho. Los muertos de nuestras guerras fuera de España no tienen, no merecen amapolas. Entre otras cosas, porque ni siquiera sabemos dónde están.

Por todo eso resulta indignante el uso de los muertos de un bando de una de nuestras muchas guerras para provocar pretendidos sentimientos de justicia y reivindicación donde no hay sino revanchismo, odio y oportunismo político químicamente puros con la pretendidamente imparcial, caritativa y piadosa memoria histórica. Si fuéramos en eso como los puñeteros ingleses, se comprendería. Si mantuviésemos la memoria de todos los muertos de todas nuestras muchas guerras, podría entenderse. Pero el sectarismo de esa redundante memoria histórica clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. Porque sus muertes no rentan políticamente, no interesan. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata. Y en este caso mata al recuerdo, la dignidad, la autoestima de todo un pueblo, vivos incluidos.


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

GeneralMoscardo
Recluta
Recluta
Mensajes: 4
Registrado: 26 Mar 2015, 20:47

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por GeneralMoscardo »

ZULU 031 escribió:Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos

El sectarismo de la redundante «memoria histórica» clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata.



FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN



“En los campos de Flandes…”. Así comienza en inglés un bellísimo –ya clásico– poema del teniente coronel médico John Mc Crae, canadiense. Lo escribió tras la segunda batalla de Ypres, en 1917, durante esa guerra mundial de la que tanto se escribe hoy. En el poema se habla, entre otras cosas, de las amapolas que florecen alineadas entre las cruces.

Para los ingleses y países de la Commonwealth, las amapolas acabaron siendo, como se sabe, y en parte gracias a este poema, el símbolo del recuerdo para los muertos en la guerra. En aquella guerra que les costó millón y mucho de vidas, casi todas jóvenes.

Cambiemos el escenario. Estamos cerca de Salamanca, verano, en los cerros llamados de los Arapiles. Sobre el mayor de ellos se divisa un pequeño monumento. Hacia él me dirijo. Monte arriba, por terreno arado. No hay carril. Hay que poner la reductora en el todoterreno. Llego a la cima. Es el Arapil grande. Sobre él estaban los franceses en 1812. Los hispanoangloportugueses en el pequeño. No importa; el monumento está en el mayor, como signo de la victoria.

Y apoyada en el monolito, sujeta con una piedra para que no se vuele, una corona, de plástico, sí, pero corona de amapolas rojas que algún puñetero inglés se ha molestado en llevar hasta allí, doscientos años más tarde. No puedo evitar un sentimiento híbrido de admiración, emoción y envidia.

Era el año 2007 y recorría yo muchos de los lugares significativos de la Guerra de la Independencia, con motivo de un texto que escribí al respecto. El resultado descorazonaba. Uclés, Ocaña, Tamames, Medina de Rioseco, Albarracín, Almonacid…, lugares donde los españoles combatieron, ganaron o perdieron, ni un recuerdo, si exceptuamos Bailén. Donde había habido ingleses no faltaba el homenaje a los suyos, tan lejos de su tierra: Talavera y su monumento junto a la hoy autopista, La Albuera, Chiclana, la Coruña y el bello sarcófago del general Moore, muerto en el reembarco de sus tropas, San Sebastián y su cementerio inglés, etc.

Volviendo a Flandes, sepan que en la ciudad de Ypres, todos los días a las ocho de la noche –todos– hay una ceremonia de homenaje a los muertos en la puerta de la ciudad llamada de Menin, por donde salieron tantos ingleses hacia el frente, para no volver. Me asombró lo multitudinario que es el acto. Eso se llama autoestima, memoria, dignidad, piedad, todo junto. Y no me vengan con pamplinas antimilitaristas, en un país que no ve un golpe de Estado desde Cromwell.

“In Flanders Fields, the poppies blow
between the crosses, row on row.”

Es el poema de Mc Crae. Pero no se preocupen. Las amapolas sólo florecen entre las cruces en Flandes, donde por cierto no queda recuerdo de nuestras piqueros ni de sus bravas picas, salvo en nuestro conocido dicho. Los muertos de nuestras guerras fuera de España no tienen, no merecen amapolas. Entre otras cosas, porque ni siquiera sabemos dónde están.

Por todo eso resulta indignante el uso de los muertos de un bando de una de nuestras muchas guerras para provocar pretendidos sentimientos de justicia y reivindicación donde no hay sino revanchismo, odio y oportunismo político químicamente puros con la pretendidamente imparcial, caritativa y piadosa memoria histórica. Si fuéramos en eso como los puñeteros ingleses, se comprendería. Si mantuviésemos la memoria de todos los muertos de todas nuestras muchas guerras, podría entenderse. Pero el sectarismo de esa redundante memoria histórica clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. Porque sus muertes no rentan políticamente, no interesan. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata. Y en este caso mata al recuerdo, la dignidad, la autoestima de todo un pueblo, vivos incluidos.

Expresarle admiración por valientes y certeras palabras. Absolutamente de acuerdo!



Gaspacher
General
General
Mensajes: 21654
Registrado: 28 Oct 2007, 21:59
Ubicación: Hoy en mañolandia, mañana ya veremos

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por Gaspacher »



Desde la cumbre bravía que el sol indio tornasola, hasta el África que inmola sus hijos en torpe guerra, no hay un puñado de tierra sin una tumba española. B.L.G.

AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por AFOCES »

ZULU 031 escribió:Hay pueblos que, llenos de autoestima, honran a sus muertos

El sectarismo de la redundante «memoria histórica» clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata.



FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN



“En los campos de Flandes…”. Así comienza en inglés un bellísimo –ya clásico– poema del teniente coronel médico John Mc Crae, canadiense. Lo escribió tras la segunda batalla de Ypres, en 1917, durante esa guerra mundial de la que tanto se escribe hoy. En el poema se habla, entre otras cosas, de las amapolas que florecen alineadas entre las cruces.

Para los ingleses y países de la Commonwealth, las amapolas acabaron siendo, como se sabe, y en parte gracias a este poema, el símbolo del recuerdo para los muertos en la guerra. En aquella guerra que les costó millón y mucho de vidas, casi todas jóvenes.

Cambiemos el escenario. Estamos cerca de Salamanca, verano, en los cerros llamados de los Arapiles. Sobre el mayor de ellos se divisa un pequeño monumento. Hacia él me dirijo. Monte arriba, por terreno arado. No hay carril. Hay que poner la reductora en el todoterreno. Llego a la cima. Es el Arapil grande. Sobre él estaban los franceses en 1812. Los hispanoangloportugueses en el pequeño. No importa; el monumento está en el mayor, como signo de la victoria.

Y apoyada en el monolito, sujeta con una piedra para que no se vuele, una corona, de plástico, sí, pero corona de amapolas rojas que algún puñetero inglés se ha molestado en llevar hasta allí, doscientos años más tarde. No puedo evitar un sentimiento híbrido de admiración, emoción y envidia.

Era el año 2007 y recorría yo muchos de los lugares significativos de la Guerra de la Independencia, con motivo de un texto que escribí al respecto. El resultado descorazonaba. Uclés, Ocaña, Tamames, Medina de Rioseco, Albarracín, Almonacid…, lugares donde los españoles combatieron, ganaron o perdieron, ni un recuerdo, si exceptuamos Bailén. Donde había habido ingleses no faltaba el homenaje a los suyos, tan lejos de su tierra: Talavera y su monumento junto a la hoy autopista, La Albuera, Chiclana, la Coruña y el bello sarcófago del general Moore, muerto en el reembarco de sus tropas, San Sebastián y su cementerio inglés, etc.

Volviendo a Flandes, sepan que en la ciudad de Ypres, todos los días a las ocho de la noche –todos– hay una ceremonia de homenaje a los muertos en la puerta de la ciudad llamada de Menin, por donde salieron tantos ingleses hacia el frente, para no volver. Me asombró lo multitudinario que es el acto. Eso se llama autoestima, memoria, dignidad, piedad, todo junto. Y no me vengan con pamplinas antimilitaristas, en un país que no ve un golpe de Estado desde Cromwell.

“In Flanders Fields, the poppies blow
between the crosses, row on row.”

Es el poema de Mc Crae. Pero no se preocupen. Las amapolas sólo florecen entre las cruces en Flandes, donde por cierto no queda recuerdo de nuestras piqueros ni de sus bravas picas, salvo en nuestro conocido dicho. Los muertos de nuestras guerras fuera de España no tienen, no merecen amapolas. Entre otras cosas, porque ni siquiera sabemos dónde están.

Por todo eso resulta indignante el uso de los muertos de un bando de una de nuestras muchas guerras para provocar pretendidos sentimientos de justicia y reivindicación donde no hay sino revanchismo, odio y oportunismo político químicamente puros con la pretendidamente imparcial, caritativa y piadosa memoria histórica. Si fuéramos en eso como los puñeteros ingleses, se comprendería. Si mantuviésemos la memoria de todos los muertos de todas nuestras muchas guerras, podría entenderse. Pero el sectarismo de esa redundante memoria histórica clama al cielo porque insulta a todos los españoles que cayeron en tantos sitios de España y del mundo y de los que nadie se acuerda. Porque sus muertes no rentan políticamente, no interesan. No existieron y han sido barridos por el viento del olvido que, como decía Cernuda, cuando sopla, mata. Y en este caso mata al recuerdo, la dignidad, la autoestima de todo un pueblo, vivos incluidos.


Bellísimo post,ZULU 031. Me ha emocionado y pienso que es de lo mejor que he leído en el Foro.Felicidades. :thumbs: :thumbs: :thumbs: :thumbs:



Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Fu, fu, pi, pi, chaca, chaca,
el tren corre, va que chuta.
El maquinista disfruta
y fuma de su petaca
mirando la hoja de ruta.
Sesenta, setenta, ochenta
palancas, bielas, carbón.
El fogonero no cuenta;
trababa como un ladrón
y la caldera alimenta.
Y el invento que hizo Albión
para activar el comercio,
hoy va conduciendo al Tercio
a cumplir con su misión.
Lo dijo San Exupercio
y no admito discusión


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
ZULU 031
General
General
Mensajes: 15052
Registrado: 17 Mar 2003, 12:45
Ubicación: Península Independiente de La Magdalena - EXPAÑA

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por ZULU 031 »

Imagen


EX NOTITIA VICTORIA
EX PLURIBUS UNUM

Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17518
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Anécdotas, Curiosidades, Refranes, Cancionero ...

Mensaje por tercioidiaquez »



“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 10 invitados