El último acto del drama

La Guerra de 1936-1939. La República Española, el Ejército Popular y el Nacional. Francisco Franco. España en la Segunda Guerra Mundial. La División Azul.
NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Perdón si mi español es limitado, (soy francés), hijo de refugiado español de esta Guerra Civil Española y es en parte por lestas razones que este sujeto es para mí capital...

pues buena lectura , y un saludo cordial a todos y todas .



La pérdida de la Cataluña, aunque hubiera creado una situación difícil, no significaba sin embargo que las posibilidades de resistencia habían sido agotadas.

El gobierno francés se oponía a la transferencia de los combatientes de Cataluña, refugiados al sur de Francia, pero el general Miaja disponía de un ejército de 900.000 hombres.

Y podía contar con el pueblo entre los que la voluntad y la fe eran siempre vivaz.

Con una marina de guerra superior a la del enemigo, controlando un territorio poblado de 8 millones de habitantes que representan el tercio del País.

Con ciudades como Madrid, Murcia, Jaén, Albacete, puertos como Valencia, Alicante, Cartagena, Alméria, aspectos mineros, culturas.
Es el ministro comunista Jesùs Hernàndez quien escribe estas líneas, pero parece que su análisis de la situación sea resueltamente optimista.

De hecho, no sólo los efectivos bajo las armas no exceden a 500.000 hombres, sino que son equipados probremente.

El ejército del centro dispone sólo de 100.000 fusiles, de 1.800 fusiles ametralladores, de 1.400 ametralladoras, de 150 piezas de artillería, de 50 morteros, y de 10 tanques.

Mientras que el ejército nacionalista va a recibir el refuerzo de los cinco cuerpos victoriosos del ejército en Cataluña.

Ya una parte de estas tropas toman posición sobre el Frente.

La población está en un estado de indigencia horrorosa, a pesar de las culturas ricas citadas por Jesùs Hernàndez, en Madrid es el hambre.

Hay sólo la Pasionaria, Lister, Modesto y todos los jefes comunistas para permanecer partidarios de la resistencia.

Negrin, él, espera la respuesta de Franco a su propuesta de paz en tres puntos transmitida por los diplomáticos franceses e ingleses, pero sabe que será negativa.

Alvarez del Vayo coje el avión por Paris donde se encuentra el presidente de la República Española, Manuel Azana.

Lo suplica volver, pero el jefe de el Estado a sobrepasó las ganas de continuar resistiendo, así exprime:

" Mi deber es hacer la paz, me niego a contribuir, por mi presencia, a la prolongación de una lucha que no tiene sentido.
Debemos obtener las mejores garantías posibles y acabarlo lo más de prisa posible ".


Las garantías....

¿ A qué pueden corresponder, si no a la esperanza de que represalias no serán ejercidas ?

Pero, además de que los Nacionalistas, en todos los territorios que conquistaron, se mostraron despiadados, ya Franco promulga, el 13 de febrero, un decreto que concierne a todas las personas culpables " de actividades subversivas " de octubre de 1934 a julio de 1936 y todas las, por lo demás, que, a partir de la fecha fatídica del 18 de julio de 1936, el primer día del Movimiento, han dado prueba de oposición al gobierno nacionalista en hecho o pasivamente. Así como lo observa Hugh Thomás, este decreto prácticamente les da a las autoridades todo el poder para vengarse de personas a las cuales se aplica, la purga sera terrible.

En los territorios conquistados por Cataluña, además de los Republicanos, se encuentran refugiados italiens que habían evitado el régimen fascista de Roma.
Las autoridades nacionalistas le piden a Mussolini las instrucciones para sus sujetos y el Duce responde:

" qué se fusile a todos. ¡ Los muertos no cuentan nada! "

Detalle horrible: entre los que perecerán así se encuentran antifascistas que no eran comunistas por eso y que ya habían sido encarcelados por el cuidado de " Servicio de Investigación Militar ", SIM del coronel comunista Ortega.

En estas condiciones, no vemos lo que los Republicanos pueden esperar de más clemencia de sus adversarios. Es aquel en lo que piensan en París, Alvarez deL Vayo, y el embajador republicano en Londres, Pablo de Azcàrate, venido reunirlo en la capital francesa cerca del presidente Manuel Azana.

Telegrafian en este sentido a Juan Negrin, aconsejándole abandonar sus dos primeras propuestas de paz y cogerse sólo en la garantía de que no habrá represalias.

Precisando que, en estas condiciones, lord Halifax, jefe del Foreing Oficio, aceptaría intervenir cerca del general Franco.
El embajador Azcàrate, antes de dejar Londres, recibió la promesa absoluta.

Este telegrama no llega en seguida a Madrid. Le ocurrirá un cierto número de aventuras cuyo origen no es aclarado, aunque Negrin, como Avarez del Vayo, hubieran designado al responsable del retraso de la transmisión; el comandante del ejército del centro, el coronel Casado .Es posible sea una coartada política, pero posiblemente así como la acusación es justificada.

De acceso, debido al papel que se prepara para jugar este oficial superior, luego a causa de la misma actitud de los jefes de ejército. Négrin, contemplando las respuestas posibles del general Franco a sus propuestas de paz, le confía su opinión al general Rojo;
" Si es negativo, habrá que pelearse hasta el fin ".

- ¿ Con qué vamos a resistir? ¿ Le pide entonces Rojo, y por qué vayamos a resistir?

Y Rojo, da a entender claramente que una solución política debe estar encontrada. En otros términos, el ejército parece preparado para eliminar a los hombres a los que considera obstáculos, a la paz en lo sucesivo deseable, lo más rápidamente posible. Estos hombres, son Negrin y los comunistas.

De en otro lugar, en el curso de estos días sombríos, los oficiales de la casa militar del presidente Azana, separados del jefe del Estado por el exilio de este último en París, escogen, puramente y simplemente de cambiar de campo hacia las fuerzas nacionalistas.

La respuesta del general Franco llega bajo la forma de una declaración pública y oficial, hecha el 18 de febrero:

" Los Nacionalistas ganaron, comprueba en toda sencillez. Los Republicanos deben someterse sin condiciones. "

No es cuestión de discutir, no queda más que recuperarse de eso a la discreción del vencedor.

Y el generalísimo es el dueño absoluto de la situación. Sobre el plan militar, tiene la certeza matemática de una victoria relativamente rápida. Sobre el plano político, la evolución de España nacionalista en el curso de estas últimas semanas, y más particularmente después de la caída de Barcelona, estuvo exclusivamente favorable para él.

Hasta podemos decir que constituyó una curva en la historia del estado franquista.

El primero de octubre de 1936, el general Franco se vió confiar por una junta militar de las funciones a la vez provisionales y teóricas, las del jefe de Gobierno rebelde.
32 meses de guerra le hacemos a un jefe militar a quien el ejército y el clero se reunieron en el fin único de ganar la guerra.
Pero, durante este tiempo, la lucha por la organización del nuevo estado y, por el poder postguerra a verano agrio. Vió el enfrentamiento en el seno de la Falange para la orientación y la dirección del Movimiento.Es la estrategia del general Franco, bien aconsejado por sus ambiciones ávidas de poder absoluto, de colocarse por encima de la pelea, dirigiendo la guerra.
Y, de haber escogido cada vez que esto era necesario el momento oportuno para intervenir como arbitra.
A menudo, imponiéndose, duramente, sin compasión. Tomemos el ejemplo de la iglesia, mismo sostenida por Franco sólo porque lo sirve.

Cuando al pueblo, contrariamente a lo que paso en Alemania o en Italia, no ha sido concernido o hasta consultado, al principio del movimiento.

Pero es el objeto de una propaganda intensa, basada en lo que es susceptible de tocarlo más directamente en las tradiciones profundas: las atrocidades rojas contra el clero.

Y poco a poco, las ciudades y las campañas se reúnen al nuevo régimen, sea sólo en nombre de la orden ancestral de España.La caída de Barcelona y dela de Cataluña son bienvenida para consolidar este edificio. No hay tanto tiempo, la burguesía era derrotista, no tenía confianza en la salida de este conflicto, ni en los destinos económicos del gobierno. Sufrían del espionnite en los cafés elegantes de Bilbao, de Santander, de San-Sébastien. La conquista de la Cataluña cambia todo esto.Se ponen a adular ,, aplaudir, a volar en socorro a la victoria. Los reconocimientos por los gobiernos extranjeros, la potencia nazi y la evidente decadencia de las democracias occidentales muestran claramente que se puede jugar evidentemente sin peligro la tarjeta de la victoria nacionalista.

Una nueva hipoteca es levantada a favor de Franco durante los últimos días del año de 1938: un decreto de Burgos que ha devuelto a Alphonse XIII, a su hijo don Juan y a toda la familia real la ciudadanía española de la que la República los había privado. El ex rey y su heredero déclarement públicamente que se consideran hasta nueva orden soldados de Franco.

El ejército por fin, tomó en la zona nacionalista una importancia que los más previsores entre los oficiales se plantean la cuestión de su devenir después de la guerra.

Les parece probable, si no cierto, que el ejército será lo que Franco querrá que se haga.
Esto le asegura la fidelidad del número más grande, las que se comprometerán en las conspiraciones y las camarillas serán muy mal inspiradas, las quebrantará despiadadamente.

Es porque, el generalísimo puede hablar como chefe en toda la España, a comenzar con los "Rojos" con los cuales hasta no desea discutir, tienen que someterse.

En consecuencia de las intervenciones inglesas, telegrafia, el 22 de febrero, a Neuville Chamberlain:

" Mi patriotismo, mi honor y mi generosidad, dice Franco, son las mejores garantías de una paz equitativa. "

El generalísimo añade que después de la capitulación de los Republicanos, tribunales serán creados, pero que juzgarán sólo a los criminales.

El telegrama de Alvarez del Vayo y de Azcàrate llegó por fin, en Madrid, a Juan Negrin. Y envió su respuesta que es un acuerdo al abandono de las dos primeras condiciones de su plano de paz para conservar sólo la tercera:

" ningunas represalias ".

Esta respuesta llega a Londres el 25, pero es demasiado tarde. El gobierno inglés tiene de en otro lugar, como dado su acuerdo para enviar a un embajador británico a Burgos.
El proceso de capitulación ya es comprometido.

Con todo modo, hay sólo en los estados mayores de Madrid dónde la partida está considerada como perdida, el mes de febrero marca la curva diplomática del asunto español. Londres y París ' preparan de reconocer el gobierno del general Franco.


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

El gobierno francés envió al principio del mes, en reconocimiento, a una personalidad bien hecha para parlamentar .

El generalísimo. Señor Léo Bérard, es antiguo ministro, diplomático, miembro de la Académie Francaise. *
Practicante católico, este Bearnés es muy próximo de España, que conoce muy bien y donde tiene amigos innumerables, a comenzar con sus antiguos condiscípulos españoles del liceo de Saint-Jean-de-Luz, donde estudió.

De 63 años de edad, su físico recuerda al de François Mauriac, desde el 4 de febrero, encontró al general-conde Jordana, ministro de los Asuntos Exteriores del general Franco, en Burgos. Y desde el primer conversación, colocó el problema en su sentimiento:

" Estoy aquí, dice para testimoniar el deseo vivo y sincero que desea el gobierno francés de mantener con España Nacionalista buenas relaciones.
Usted me dirá que una partida de Francia animó y sostuvo a sus adversarios, y tambien todavía...
Es verdad, pero estos últimos meses, desde Munich, la evolución del sentimiento francés fue notable. La mayoría se hizo la minoría. Se le hará mucho más todavía, en lo que le concierne, si usted da la garantía de que España será, como en el pasado, independiente y que jamás hará el juego de otra potencia. "


Pues es la preocupación primera del gobierno de París, una guerra que viene a estallar con Alemania, Francia se encontraría tomada entre dos fuegos, si Franco se colocaba al lado de su aliado, Adolf Hitler.

Desaparecida la República española, hace falta bien arreglarse con los que, obedecerán al timón en Madrid.

El general Franco, le sabemos, ya proclamó esta neutralidad española, en caso de guerra. El general Jordana tiene que sólo recordarle esta posición a su interlocutor, y las grandes líneas del acuerdo que León Bérard firmará, en el momento de otro viaje, el 26 de febrero.

El académico salió muy bien de esta primera consulta "sondeo", la segunda visita será más oficial.

Esta vez, León Bérard no es recibido más en amigo, en vecino, casi en compatriota, pero bien commme el enviado especial de una potencia que viene con arrepentimiento.

A la salida de la batalla de Ebro, en el curso de la cual Francia había intervenido más activamente que jamás a favor del Ejército Rojo, escribe Suner, el gobierno de esto países, teniendo en lo sucesivo su causa como perdida, enviaba a Burgos, como agente oficioso, Sr. León Bérard. Su posición es incómoda, observa Georges-Roux: Francia se comprometió demasiado tiempo ".

Y de en otro lugar, el general Jordana le hace valer sonriendo que llegua;
" Como un obrero de la 11° hora "...

En estas condiciones, León Bérard no se encuentra apenas en posición de fuerza para negociar, el acuerdo al cual va a firmar después de ocho días de conversaciones traduce bien la posición delicada de Francia que "se comprometió demasiado ". M Bonnet, en efecto, dio a conocer a su enviado especial que podía anunciarle al general Jordana que Francia reconocerá el régimen franquista sin condiciones.

De hecho, el acuerdo Jordana-Bérard únicamente se refiere en la cesión de los bienes españoles depositados en Francia por el gobierno republicano.
Así como lo subraya Brasillach y Bardèche;

" Ellos no preve ninguna contrapartida española ".

Particularmente es dicho en el texto que el gobierno francés convencido que el gobierno nacional español reúne todas las condiciones necesarias para garantizar la independencia y la integridad de España, toma nota, como consecuencia de las conversaciones de Burgos, que las declaraciones de numerosas veces repetidas por el general Franco y por su gobierno, exprimen escrupulosamente los principios que inspiran la política internacional del gobierno español.

Es allí todo lo que Sr. Bérard a podido conseguir de hecho garantía de una neutralidad española en caso de conflicto europeo.

Para el resto, los dos gobiernos afirman su voluntad de mantener relaciones amistosas, de vivir en buena vecindad y de practicar en Marruecos una política leal y franca de colaboración.
A petición del gobierno de Franco, el gobierno francés se compromete en emplear todos los modoss de los que dispone para restituir en un lapso del tiempo más corto posible a la nación española los bienes que se encuentran en Francia particularmente:

- El oro depositado como garantía de un préstamo al Banco de Francia de Mont-de-Marsan.

- Las armas y los materiales de guerra que pertenecen al gobierno enemigo o quienes le fueron destinados.

- El ganado que pasó de España a Francia contra la voluntad de los propietarios legítimos.

- Toda la flota regatea o de pesca, sin discriminación de puerto de registro en España.

- Todo el patrimonio artístico y cultural exportado desde el 18 de julio de 1936.

- Los depósitos de oro, joyas, piedras preciosas, plata, monedas, valores, títulos, acciones, obligaciones que pertenecen al estado Espagnol, a sociedades o a individuos.

- Todos los vehículos matriculados en España la que los propietarios han sido desposeídos por su exportación en Francia.

- Y es precisado en fin : El gobierno francés tomará de modo totalmente especial las medidas necesarias para prohibirles a españoles toda actividad, en la cercanía de la frontera, que estaría contrario a la declaración más arriba.

Mediante que, Francia es autorizada a reconocer el gobierno del general Franco, pero a París, eso no se hace sin algunas reservas.


La opinión pública está muy dividida sobre este acuerdo, en el Palacio-Bourbon, el diputado Forcinal, de la Unión socialista y republicana, interpela el gobierno Daladier a propósito de sus intenciones en cuanto al reconocimiento del gobierno de Franco mientras que las tropas alemanas e italianas se queden sobre el territorio español y, esto, sin consulta previa del Parlamento.

Es la sesión del 14 de febrero de 1939, Edouard Daladier pide la devolución de la cuestión en consecuencia del orden del día porque, estima, el reconocimiento de un gobierno extranjero únicamente depende del Ejecutivo, y es el Consejo de ministros del 27 que será llamado a estatuir sobre esta cuestión.

Plantea la cuestión de confianza y da esta indicación que corresponde bien a las preocupaciones del gobierno de la época:

" Es para no correr peligro de tener una tercera frontera al defender, que Francia debe tener relaciones de buena vecindad con el general Franco. No podemos practicar una política de inercia, la decisión que tomé releva de la diplomacia de presencia y de acción ."

Esta declaración es a la vez enérgica y hábil, se lleva en otro lugar del voto sin dificultad. La cámara de 1936 y del Frente Popular, le vota la confianza al gobierno y por consiguiente el reconocimiento al gobierno de Burgos, por 323 voces contra 261 .
Estamos en derecho a preguntarse sin embargo, si esta diplomacia de " presencia y de acción ", Daladier fue bien el único a colocarla....

Porque mientras que la prensa se desencadena, para o contra, el reconocimiento, el periódico la Obra, este periódico que los imbéciles no leen, (tal era su eslogan publicitario), define bastante bien la situación;

La responsabilida a cojer por el gobierno es la siguiente :

Reconocer al mismo tiempo que Londres, o no reconocer. Asociar así nuestra acción a la de Inglaterra o disociarla, en un momento cuando, más que nunca, conviene unirse una al otro.

Así, en este asunto donde le conciernen más directamente debido a su frontera común, el gobierno de París actúa una vez más en cooperación estrecha con la de Londres.
Este amable eufemismo que indica que está, como antes Munich, al remolque de Inglaterra.

Porque, si Mr Neville Chamberlain le hace desde dos años confianza a Hitler, si lord Halifax le confió al conde Ciano su esperanza de ver Franco acabarlo lo más de prisa posible con el asunto español, va de sí que el telegrama del generalísimo del 22 de febrero, asegurando su patriotismo, su honor y su generosidad eran las mejores garantías de una paz equitativa, les dio entera satisfacción.



...........à suivre .


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Desde recepción de este mensaje, el jefe del Foreigt Oficio se preparó para reconocer al gobierno de Burgos, pero en Inglaterra tampoco, las cosas no pasan tan fácilmente.
A los Municipios, el mayor Attlee, el líder del partido laborista (sucederá a Churchill en 1945 entant que primer ministro), no mastica sus palabras:

" Consideramos, le lanza al gobierno, este acto como una traición pesada hacia la democracia, como el coronamiento de dos años y medio de un simulacro hipócrita de no intervención y de complacencia continua a la consideración del agresor.
Y esto es sólo un paso además en la marcha descendente del gobierno de Su Majestad donde, a cada descansillo, los intereses permanentes del país hasta no son baratos pero dados.
Este gobierno no hace nada para edificar la paz, para parar la guerra, sino se limita a dar a conocer en el mundo entero que el que tiene la intención de recurrir a la fuerza puede siempre contar que encontrará a un amigo en el Primer ministro de su Majestad
Británico ".


En el curso de este debate apasionado, el diputado comunista Gallacher va hasta pedir la postura en acusación del Primer ministro, pero la moción de censura depositada por el mayor Attlee es finalmente apartada.

Con las posiciones de Francia y de Inglaterra, no les tarda más a los Republicanos españoles que en tirar las consecuencias de la situación.

Manuel Azana, de Francia dónde se refugió, se venció, debilitó, envejeció, firma su dimisión,mientras que los embajadores en París y en Londres dejan sus oficinas respectivas.
El segundo, Azcàrate hecho a lord Halifax una visita de adiós y lo suplica intervenir cerca del generalísimo para obtener una moderación en la victoria, a cambio del reconocimiento su gobierno.

Durante este tiempo , el duque de Albe, agente franquista en Gran Bretaña y titular interino de la embajada echa a la calle a todo su personal.

Adquirido del reconocimiento, queda para Francia, al designar a un embajador en Burgos, inútil decirles que no se atropella para obtener este puesto. Aunque León Bérard, que era el representante permanente cerca de Caudillo, corre peligro de encontrarse en una situación poco cómoda. Los nombres que se adelanta al Consejo de ministros suscitan sólo retenciones, con cara de asco a este nombramiento . Finalmente, es Georges Bonnet quien encuentra la solución haciendo nombrar al Mariscal Pétain.

Es el más ilustre de los franceses, exclama con entusiasmo Brasillach y Bardèche y su alta personalidad es acogida con favor en España.

No por todo el mundo, Serrano Suner, el ministerio del Interior y el del Orden público, y sabe bien al que cogerse. Muchos piensan que Francia en la batalla del Ebro se sirve del Mariscal como de la máscara para mostrar su otra cara.

¡ Los duros de la Falange no esconden su intención de revolver al vencedor de Verdún y los agentes de Serranno Suner le señalan que no se encuentra más un solo pito sobre el mercado, habrían sido como digo, robados en algunas horas, tan pronto como nos enteramos de la fecha a la cual el Embajador de Francia presentaría sus letras de crédito!

Serranno Suner se preocupa, va de sí, escribe, con algún candor, que era incapaz por la causa de fabricarle al Mariscal un homenaje popular.
Sin embargo, era claro que un embajador, y por añadidura un Mariscal de Francia, no debía a ningún caso toparse con una afrenta.

La corrección, la galantería, hospitalidad española lo prohibían.

Entonces Suner, recurre a los grandes medios, él hace bloquear todas las calles varias centenas de metros de aquellas a las que tomará prestado la comitiva, y él mismo se hace al reportero de este día:

" Un silencio total, un silencio de un sabor antiguo y quien hace pensar al Cid, dejando el mismo Burgos para el exilio,envolvía la vieja ciudad castellana.

Es en el decorado de murallas inanimadas, tácitamente hostiles, a la vez correctas y mudas, que se celebra la ceremonia memorable y que el vencedor de Verdún atraviesa las calles, escoltado por un escuadrón de caballería. "


La recepción en el Palacio de la Capitanía General, donde Franco tenía su pequeña sala del trono, no fue menos impresionante. El mariscal apareció, la cara pálida y severa, escondiendo su emoción bajo su apariencia fría de viejo soldado, todo derecho sobre sus ochenta y cuatro años. Los discursos breves fueron cambiados, del que les fue presentado a los miembros del gobierno de Burgos. Y, en el momento en el que nos estrechamos la mano, se señaló delante de mí , haciendo un tiempo de parada ".
Escribe Serrano Suner.

Las reacciones en Europa, son bastante variadas, si Berlín no hace comentarios, Hitler está ocupado demasiado de preparar su abuso de autoridad contra la Polonia, en Roma, ponen mala cara.
Tienen algunas razones para regocijarse del reconocimiento del gobierno de Franco por Londres y París, pero el nombramiento del maréchail Pétain hace rechinar los dientes.
El conde Ciano acusa a los franceses de haber designado a esta alta personalidad con el fin de hacer presión sobre el gobierno nacionalista español.
Sabemos en efecto que París es muy cuidadosa de ver a los contingentes italianos, que quedan numerosos en España, particularmente con la división Littorio, dejar cuanto antes la Península Ibérica.

En Moscú, se contentan con una declaración puramente académica, Unión Soviética denuncia por si acaso la política de capitulación contra la agresión y se coge en esto.

Pero parece que el reconocimiento se inscriba en el sentido de la Historia. Después de Suiza, el 14 de febrero, un cierto número de países neutros reconocen el gobierno de Burgos. El ejemplo de Gran Bretaña y de Francia provoca con ellos iniciativas semejantes por parte de las naciones de formato más modesto. Turquía será la primera al reconocer el gobierno de Burgos.

Al mismo tiempo que el general Jordana recibe a Pétain, pide en París el agrado; para su embajador, un aristócrata de alta descendencia, alcalde de la ciudad de Bilbao, Sr. José-Felix de Lequerica. Será un gran embajador, durante uno de los períodos más negros de la Historia de Francia.


España nacional, comprueba entonces Serrano Suner ;" Salía, después de la Salamanca y Burgos, de la fase del campamento y de la etapa provincial. Se confundía en lo sucesivo, físicamente, con España en su integridad ".

Porque, en lo sucesivo, la victoria fue adquirida, sólo es justo decir, anota así el cuñado del Caudillo, que el buen sentido común del coronel Casado y de sus allegados nos ahorrarán el último acto del drama ".

De hecho, el coronel Casado comenzó a manifestar su sentido común el 23 de febrero.


Para comprender bien cómo va a jugarse el último acto de esta guerra de España, hay que volver en el 8 de febrero.

Aquel día, las tropas nacionalistas terminan la conquista de Cataluña, se acabará 48 horas más tarde. El mismo día, a las 14 horas, las autoridades republicanas de la isla de la Menorca le firman a Mahon su rendición. Es modelo de capitulación.

Hay que entonces examinar la situación en zona republicana, en el punto de vista de los paisanos, los militares, los jefes políticos. La situación de los paisanos francamente es espantosa, en este invierno del 1938 a 1939, Madrid muere littérablement de hambre y de frío y conocemos el rigor del clima madrileño. A pesar del socorro de países tales como Bélgica, Canadá, Noruega, Suecia, a pesar de los envíos de harina de Francia y de los Estados Unidos, el "Times" de Londres afirma que 400 a 500 personas mueren cada semana de privaciones en la capital española.

No hay más curas, más medicinas, más ropas, los artículos de primera necesidad cruelmente faltan.

Al 33 mes de guerra, Madrid es muerto de hambre, agotado, pálido.
Las destrucciones se acumulan allí sin que sea posible hacer allí la menor reparación. Los servicios públicos marchan a marcha lenta, la población desmoralizada considera el deshecho como inevitable y próximo.

En el ejército una buena parte de los oficiales piensan lo mismo, porque es en la última fase de la guerra que las divisiones del ejército aparecen.
Sus marcos son constados primero por oficiales en activo, estos hombres eran en 1936, tenientes, capitanes, comandantes, incluso coroneles, sin pertenecer a un partido, sinceramente eran demócratas y republicanos.
El 18 de julio, esto fue para ellos como para un cierto número de otras del lado nacionalista, una elección desgarradora. Se decidieron para la lealtad contra la rebelión.

Su adelanto durante la guerra fue normal, algunos de ellos ahora son generales o detienen mandos importantes.
Pero vieron improvisarse a sus lados, los oficiales "políticos", algunos anarquistas y muchos comunistas.
Vieron a estos últimos, progresivamente fundar su potencia, derribar su energía sobre el gobierno republicano, con sus métodos directamente inspirados por Stalin.
Su policía paralela, con un Juan Negrin que tenía jugar la tarjeta comunista, porque era la solución sola y única que le permitía, y que él creia par ganar la guerra .

Y hoy, sueñan a sus antiguos hermanos de armas, sus antiguos colegas que se encuentran en Burgos.

En el momento de firmar la paz la sola garantía que pueden esperar, es concluirlo entre oficiales. Para eso, hay que desolidarizarse ded los comunistas y consecuentemente, apartar a Négrin.

Sobre el plano político, la situación no es menos confusa, el gobierno emigró a Francia. Négrin es cortado con sus miembros de su gabinete, el Presidente Azana renunció a la lucha. Está en París y se prepara para dimitir.
Los miembros socialistas y moderados, el Vasco y el Catalán del Gabinete quieren acabar, Négrin se encuentra aculado.

El general Franco niega toda idea de negociación, no admite ninguna condición. Tiene pues sólo una alternativa continuar la lucha, sostenido para esto por los comunistas, Pasionaria por pasión....

Otros jefes comunistas, tales como Modesto, Lister, Tagüena, Hidalgo de Cisneros siguen también porque saben que no tienen otra solución y también porque es la orden del partido.*

à suivre ...............


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Aunque esta voluntad no es forzosamente la de la base, en el extremo-izquierda, los comunistas se hicieron a enemigos irreconciliables: los anarquistas, en particular.

Cuya organización es totalmente desagregada, dando rienda suelta a su hostilidad tradicional hacia toda dictadura, hasta la del proletariado.


Es en estas condiciones que estallará, el 5 de marzo, la conspiración del coronel Casado, el complot que hace decirle a Hugh Thomás que esta guerra se acabará como comenzó, por la rebelión de un grupo de oficiales contra su gobierno. el coronel Casado, el oficial en activo, en 1936 manda la guardia presidencial y formaba parte del estado mayor de Largo Caballero.
Es Republicano, lo decimos el mismo hombre de izquierdas, pero también hostil hacia los comunistas.
Piensa particularmente que es a causa del predominio del partido comunista que las democracias occidentales acabaron por abandonar España.

Este último punto es importante, porque si se afirmó sin razón sin duda alguna, si el coronel era un agente inglés, es indiscutible que tomó contactos con Londres, por la intervención de un diplomático en puesto en Madrid, para obtener una intervención similar a la de la isla de la Menorca.

Pero este proyecto puede acabar sólo apartando los comunistas, entonces el 23 de febrero, Casado prohibe la publicación del periódico comunista " Mundo Obrero " que debe aparecer el día siguiente con un artículo sobre la salida de Largo Caballero y una llamada a la resistencia a exceso.

Cólera de los comunistas, la protesta indignada del Ministro comunista de L ' Agricultura, Vicente Uribe. Pero el coronel Casado es comandante del ejército del Centro y en el tiempo que tal, mantiene su interdicción.

Los comunistas se proponen, el 24, distribuir su llamada manualmente, Casado de hecho se apodera de la parte más grande.
Es el día en que Negrin vuelve a Madrid, el día siguiente el 25, tiene una conversación larga con el jefe del ejército y este último le expone claramente la situación:

Madrid falta de todo, la resistencia es imposible, hay que hacer la paz lo màs antes posible. Añade, las informaciones militares de las que dispone y según las que los Nacionalistas se preparan para una gran ofensiva en el sur de la capital.
Negrin defiende la causa de la resistencia, anuncia el envío por Unión Soviética de 10.000 ametralladoras, 600 aviones, 500 cañones.

Casado no lo cree y lleva el debate sobre el plan político. Se queja amargamente de la actitud de los comunistas y del partido que se hizo un Estado en el Estado. Pero el Presidente del Consejo elude este problema, le anuncia a su interlocutor su decisión de hacerle nombrar general.

El día siguiente, Juan Negrin regresa en Valencia, reúne en el aeródromo de Los Llanos a los jefes militares, todos oficiales en activo, como Casado, puede ver la dificultad de su tarea. Para el general Matallana, responsable de los transportes, es imposible perseguir la lucha; no hay más transportes y nada más que transportar.
Todos los otros generales, Menéndez, Moriones, el almirante Buiza, mandando la flota de Cartagena, todos consideran la guerra como perdida. El coronel Camacho explica que no se le queda más al ejército del aire que cinco escuadrillas de bombarderos y veinticinco aviones de caza en estado de volar.

Sólo el general Miaja, el general en jefe, el héroe de Madrid se pronuncia por la resistencia cueste lo que cueste.

Negrin concluye diciendo que, delante del fracaso de las negociaciones y la desestimación de sus propuestas de paz, no queda más que dar guerra hasta el fin.

No se le ocurre, anota Casado, de decirnos que habiendo sido suspendido, había decidido dimitir con el fin de que se pueda formar un gobierno capaz de realizar lo que el , no había podido obtener.

En realidad, parece bien que Negrin, que con su ministro de los Asuntos Exteriores, Alvarez del Vayo sigue de muy cerca la evolución de los asuntos europeos, no repudió a su teoría anterior de Munich. Está convencido que Europa corre a la guerra y que si todavía se puede resistir algunos tiempos, la situación sería invertida.
Podemos anotar que el futuro debía darle a la vez culpa y razón.
Razón, porque el conflicto estallaba cinco meses después de la Guerra de España, culpa porque el Pacto germano-soviético del 26 de agosto de 1939 con todo modo habría arruinado toda esperanza.

De todas formas, si quiere continuar la guerra, hay que reorganizar el estado mayor, apartar tibios partidarias de la paz. El coronel Casado, vuelto general también (negará este nombramiento), será reemplazado en la cabeza del ejército del centro, por el comunista Modesto, nombrado general.
Lister mandará el ejército de Extrémadure a el sitio de Escobar y Bernal le cederá su mando de Cartagena a Francisco Galàn, oficial en activo, inscrito antes de la guerra en el partido comunista.

Así todos los altos cuarteles generales, puestos-llaves estarán en las manos de los comunistas.

Durante este tiempo , la administración gubernamental trabaja en el proyecto más urgente, el de la evacuación en caso de derrota.
Es un problema a la vez inmenso y espinoso, el número de aquellos que habrá que proteger de la vindicta de los Nacionalistas es inmenso.
Pero México sólo, propuso acoger a 300.000 familias.

à suivre....


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Solamente, a pesar de las ofertas de servicio de los Británicos, del contrato propuesto por la compañía Midatlantic, que no puede poner en la disposición del gobierno todos sus buques, queda todavía una selección horrorosa en decidir.

Es alla dónde el problema se vuelve espinoso, se complica del levantamiento de varias formaciones del Frente Popular y sobre todo anarquistas cuando se enteran que el presidente de la comisión encargado de operar esta selección será
El comunista Garcés, el jefe del temible SIM (policía política y militar).

Por su parte, Casado no queda inactivo, multiplica los contactos, reúne alrededor de él todos los elementos hostiles hacia los comunistas incluido los anarquistas y se apunta un tanto mucho cuando asegura el concurso del profesor Juliàn Besteiro, el emisario de Azana, considerado como la encarnación de un socialismo moderado.

El primero de marzo se celebra las negociaciones llevadas por Negrin que intenta neutralizar a dos adversarios temibles en la persona del general Matallana y Casado. Les propone nombrarles respectivamente jefe de estado mayor general y jefe de estado mayor del ejército del Centro, apartándoles así del mando directo y efectivo.

Pero les dos generales le reiteran su hostilidad en persecución de las operaciones y se separan muy fríamente.

En aquel momento, Casado no hace más misterio de sus intenciones, se va a Valencia en avión con el fin de asegurar la cooperación de los oficiales del Levante, particularmente el general Menéndez y, vuelve a Madrid para atacarse a una personalidad importante; el general de aviación Hidalgo de Cisnera, jefe de la aviación republicana, el antiguo comandante de la base aérea de Madrid-Barajas y que sabe ser comunista. Haciendo llamada a los lazos de compañerismo que se los unen a este oficial en activo, le dice;

" Le concedo mi palabra de honor que puedo obtener más de Franco que jamás lo podrá Negrin ."

Al día siguiente de esta jornada febril, Negrin mismo precipita los acontecimientos. Hace en efecto confirmar por el Consejo de ministros, que perfectamente domina con Alvarez del Vayo y Vicente Uribe, el ministro comuniste de la Agricultura, las promociones y las mutacione en el ejército.

Y es todavía peor que lo que se esperaba .Además de los nombramientos proyectados en la cabeza del ejército, los comunistas reciben el control de los puertos: Vega en Alicante, Tagüena, uno de los antiguos jefes del ejército del Ebro, en Murcia, y sobre todo Francisco <<Paco>> Galàn, el hermano del capitán, el antiguo héroe de Jaca, en Cartagena, lo que equivale a darle la alta mano a toda la flota.

En todos los medios, es entonces la explosión de cólera los quienes no hacen partido del clan comunista.

Oficiales en activo, altos funcionarios anteriores de guerra están convencidos que podrán "ser recuperados" por Franco.

Los sindicalistas, los líderes anarquistas, no lo esperan tanto, sino quieren estar seguros de ser inscritos sobre las listas de las personas que hay que evacuar en prioridad, y la comisión de evacuación es comunista.

Por fin, la población, al cabo de nervios, no quiere más pensar hablar de este gobierno y de sus maniobras para sobrevivir.

La situación es particularmente tendida a Cartagena, el almirante Buiza a ya enviado un ultimátum verdadero a Negrin. Si el gobierno no negocia, ella flota constantemente amenazada por los bombardeos franquistas, dejará las aguas españolas. Negrin, siente la necesidad de cuidar estos marineros, envía al ministro Paulino Gomez ablandar la flota .Pero éste es muy mal acogido, el nombramiento de Galàn a Cartagena provoca el levantamiento de una parte de la guarnición detrás del apoyo del coronel de artillería Armentia.
En seguida la quinta columna entra en acción.

A medida que se afirma la victoria franquista, en efecto, la Falange se organiza en territorio republicano.
Células clandestinas se constituyen, que "trabajan" a la población, difunden noticias falsas, ruidos alarmistas esperando acciones más espectaculares.
En Cartagena, los Falangistas realizan una hazaña verdadera, se agregan a los surrectos, se apoderan de la radioemisora y logran controlar los edificios públicos y una parte considerable de la ciudad.
El almirante Buiza, convencido que los Nacionalistas están tomando la ciudad, hace emparejar la flota, que pone cabo sobre Bizerte donde las tripulaciones son internadas.
Es el golpe más duro que podía recibir Negrin, uno de los medios esenciales de la evacuación desaparece. La 10 ° división, bajo mando comunista, llega precipitadamente a Cartagena para atropellar la insurrección.

Casado paso a la acción, con los dirigentes de los partidos no comunistas, constituye un Comité de defensa, una "junta" en la cual representa a los militares y se atribuye a este título la cartera de la Defensa.

Puede contar con el general Martinez Cabrera, gobernador militar de Madrid, sobre Menéndez, sobre Matallana.
El general Miaja mismo aporta su prestigio al movimiento y recibe la presidencia de la junta. Un socialista del partido de Largo Caballero, Wenceslao Carillo, asumirá las responsabilidades del Interior y el profesor Besteiro es ministro de Estado, porque es él quien será encargado de negociar con Franco.


El 5 de marzo, sesenta décima brigada del anarquista Bernabé Lopez, ocupa los puntos estratégicos de la capital y los conjurados se apoderan de la radio, donde lanzan su primera llamada al pueblo. Es entonces cerca de medianoche, el 5 de marzo de 1939. Pero el malestar, la incertidumbre, la angustia son por muy grandes en España republicana como los auditores que son numerosos para escuchar;

< <¡ Trabajadores españoles! ¡ Lanza al presentador, pueblo de España antifascista! He aquí el momento venido cuando debemos proclamar a los cuatro vientos la verdad sobre nuestra situación presente. Así como revolucionarios, como proletarios, como españoles, como antifascistas, no podemos tolerar más tiempo la imprudencia y la imprevisión del gobierno del doctor Juan Negrin.

Podemos admitir sólo, mientras que el pueblo se pelea, algunas personas privilegiadas continúan residiendo en el extranjero. ¡ Nos dirigimos a todos los antifascistas, a todos trabajadores, a todos los españoles!

Constitucionalmente, el gobierno del doctor Negrin es infundado legal, prácticamente le faltan la confianza y el sentido común. Estamos aqui para mostrar la vía que puede evitar un desastre. Nosotros que estamos contra una política de resistencia, le damos el seguro que ningún único cuyo deber es quedarse en España se irá mientras los que desearían.
Cerca esta declaración teñida algún oscura y ciertamente de demagogia, ya que se refiere a la igualdad delante de la evacuación, el profesor Besteiro toma la palabra:

El ejército de la República, dice, se encarga de la solución del problema muy grave y esencialmente militar ".

Entonces hace el proceso de la política de Negrin y denuncia su mórbido creencia que la complicación creciente de los conflictos y los acontecimientos internacionales conducirán a una catástrofe de proporción universal.

Ve en estas condiciones sólo un solo gobierno legítimo: el ejército y la demanda en consecuencia a los españoles de reunírsele con el.

Casado, que habla después de él, envía a los españoles de más allá de las zanjas ", es decir al general Franco.

Plantea el problema en una frase:

" O la paz para España, o la lucha a muerte ".

Luego esboza condiciones;
" Queremos totalmente un país libre de toda dominación extranjera. No acabaremos el combate mientras usted no nos haya garantizado la independencia de España, sino si usted nos ofrece la paz, usted encontrará nuestros corazones generosos. "

à suivre ....... un saludo cordial


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Sobre eso, el presentador pide otra vez el micro para anunciar la composición del Consejo Nacional, tal, como ha sido completado en el curso de estas últimas horas;

Presidente: general Miaja. Aconsejar los Asuntos Exteriores; Besteiro. tiene la Defensa; coronel Casado. Al Interior; Wensceslao Carrillo. En Communations; Eduardo Val (CNT. Otros miembros del Consejo; Gonzàlez Marin (CNT); Antonio Perez (UGT); San Andrés y José del Rio (Republicanos).

El Consejo reúne de hecho, todas las formaciones del Frente Popular a la excepción de los comunistas.

Entre los oyentes de esta llamada, hay, como se puede sospecharlo, Juan Negrin.

El presidente del Consejo, que parece recorrer incansablemente en aquella época lo que queda de España republicana se encuentra con algunos de sus colaboradores en su residencia de Yieste.

A las afueras de Elda, una ciudad pequeña de 25000 habitantes, en el miedio de una " huerta " magnífica, a cuarentena kilómetros de Alicante. La propiedad es sometida a la vigilancia de un despego colocado bajo las órdenes de oficiales comunistas.

Descuelga el teléfono y llama a Casado;

" ¿ qué pasa en Madrid, mi general ? Pide.

Casado responde que se rebeló, que no es general, sino coronel, y que cumple su deber de oficiar y de español.


Negrin vuelve a colgar, comienza entonces en Elda una conferencia larga que se prolonga toda la noche.

Negrin, va a recapitular cuantos regimientos, divisiones, los cuerpos de ejército a mando y marco comunista que es posible oponerles a los generales Pero esto significa una guerra civil en la guerra civil...


Físicamente y moralmente Negrin es un hombre quebrantado, un hombre por lo demás que no quiere imponer su país de las pruebas suplementarias e inútiles. Hoy no quiere más pelearse.

También, la prueba de fuerza es muy breve, Negrin intenta un último paso. Le lanza una llamada a Casado, rogándole designar, de parte y otra, delegados una conferencia que allanaría las divergencias a la vista.

Casado replica por un ultimátum: si el general Matallana, retenido a Elda por los oficiales comunistas de los cercos de Negrin, no es liberado en las tres horas, los miembros del gobierno serán fusilados.

Más o menos al mismo tiempo, la noticia se da a conocer, la ciudad de Alicante y sus unidades militares se reunieron a la junta.

Entonces, Negrin acaba la lucha, se va a Valencia y es en el aéodrome de Los Llanos, donde el 26 de febrero, menos de diez días antes, que presidía la conferencia de los generales, que va despegar para el exilio definitivo, hacia Francia.

Negrin no es el único que estudia esta situación compleja y desconsolada. Los comunistas deliberaban por su parte, en estas horas confusas la posición del partido comunista es a la vez delicada y oscura. Hay en la coyuntura actual una ocasión de tomar el poder en zona republicana. Pero esta salida es aleatoria porque implica la utilización de la fuerza, y no saben hasta cual punto pueden confiar en las unidades bajo mando comunista. Por otra parte una iniciativa de este género corre peligro de hacer volcar hacia Casado las masas republicanas que todavía no respondieron a la llamada difundida a la radio.

El debate gira a la disputa entre la Pasionaria y Palmiro Togliatti de una parte y Jesùs Hernàndez de otra parte.

Hay un aspecto a la posición comunista, es el de los consejeros soviéticos, tales como el general Borov, que piensan sólo liberar a Stalin de esta espina española.

Y cuando Hernàndez viene para consultar a Borov, le encuentra haciendo su equipaje.
Entonces, prudentemente los líderes comunistas se deciden, son cercados y quieren evitar nuevos derramamientos de sangre, ellos también toman el camino del exilio.

Con Dolores Ibarruri se van Uribe, Lister, Modesto y otros tal Hidalgo de Cisneros.

Pero el 7 de marzo, un cierto número de jefes de unidades comunistas es pasado a la acción contra el " Consejo de Defensa " de Casado. Y los Nacionalistas, encantados, van a asistir a una confrontación sangrienta entre los que piensan perseguir la lucha hasta el fin.

Es acceso, en Madrid, el comandante Barcelo, el jefe interinamente del segundo cuerpo de ejército, que se propone dominar la capital. Bloquea todas las salidas, hace ocupar los edificios públicos y se apodera que cuartel general del ejército del centro, el propio mando de Casado. Al mediodía, gracias a refuerzos enviados por otros oficiales comunistas, éstos son dueños del centro de la capital.

Las cosas no se hicieron sin pérdidas, lamentamos a varios muertos, entre las que están tres oficiales de Casado, hechos encarcelados en su cuartel general y fusilados.

Pero pronto vamos a ver lo peor, por la tarde el lieutanant-coronel Cipriano Mera, en mando del 4° cuerpo se propone a desempeñar a Casado, los combates furiosos se contratan en la ciudad.
El comandante comunista Ascanio, se propone cortar Madrid además de la zona republicana en el norte y Jesùs Hernàndez después del golpe de mano sobre el cuartel general de la
22° ejército, controla los accesos de la capital que eran todavía praticables.


Todo el día del 8, se pelean por las calles, de barrio a barrio, una línea del Frente se instituye con, de parte y de otra, objetivos precisos. Tácticamente, teniendo en cuenta que las posiciones comunistas alrededor de Madrid, Casado y Mera son prácticamente cercados.

Pero todos los jefes comunistas, con Pasionaria que ha dejado España la víspera, hay en las tropas, fatal incertidumbre.

Permite, el 9 de marzo a Cipriano Mera de lanzar una columna al asalto y de recuperar el cuartel general del ejército del Centro.
El dia siguiente el 10 de marzo, el coronel Casado repite la ofensiva. Nos damos cuenta de la situación cuando soñamos que tiene consigue a empujar a estos hombres hasta la Puerta del Sol y a recuperar los ministerios y la plaza de la Independencia.

Los muertos ahora se cuentan por centenas, según ciertos historiadores, estos días sangrientos hicieron a 2.000 víctimas. La población ya agotada por dos años y medio de guerra, se esconde en las casas. Los Nacionalistas, que están sólo a algunos kilómetros de la capital, sacan provecho del abandono del Frente para acercarse a Manzanares.

La situación es absurda, demente, el 11 de marzo, los comunistas están en derrota y el coronel comunista Ortega que no comprometió sus tropas personales, ofrece su mediación. Es aceptada de ambas partes, por el general Miaja y el coronel Casado, porque tienen prisa de cumplir esto por qué tomaron las armas; la paz negociada.

Los comunistas ya sueñan, la batalla perdida de Madrid, con colocar la organización clandestina que quieren dejar detrás de ellos, cuando habrán dejado España.

Y así es como un alto al fuego se instaura en Madrid. En el resto de la zona republicana, la prueba de fuerza fue menos virulenta. Giró en seguida a la ventaja de los partidarios de Casado y resultó algunos choques en Valencia y en Ciudad Real.

Entonces, el coronel Casado y la junta pueden ponerse al trabajo y mostrar que pueden hacer mejor que Juan Negrin, para devolver la paz a España.

Son ahora los solos interlocutores de los Nationalistas, la República española vivió.

La Junta militar republica piensa tener sobre el gobierno Negrin una ventaja considerable por el hecho de que es formada por militares de carrera, como los adversarios con los cuales se dispone a negociar y a personalidades políticas no comunistas.

Pero teniendo en cuenta que la superioridad fría del Caudillo, perdió sin embargo una ventaja importante: la alternativa del combate a exceso.

Proclamando de entrada de juego su voluntad de poner fin en la lucha, Casado y sus amigos habrían podido sacar provecho de eso sólo cerca de un adversario muy generoso.

En la elaboración de las condiciones de paz, se abstienen bien de repetir el segundo punto de Negrin sobre la elección libre por el pueblo español de su futuro sistema político.


Hubo podido sólo parecerles exorbitante a los Nacionalistas, en cambio, Casado estima no arriesgar nada refiriéndose a la independencia nacional, que Franco proclamó en más de uno de sus discursos y se agarra evidentemente a la cuestión de las represalias.

El proyecto elaborado en el curso de una reunión de la Junta se refiere pues en las disposiciones siguientes:

- Afirmación de la integridad y de la soberanía nacional.

- Garantizada que no habrá represalias aparte de los juicios regulares y que los delitos políticos serán distinguidos de los delitos comùns.

- Respeto de la vida de todos los combatientes cuyos motivos eran sinceros y " honorables ", militares y milicianos profesionales, funcionarios.

- Derecho de recurso de veinticinco días para quienquiera quitar España libremente.


Desde luego, no actúa que de una base de negociación, el solo punto al cual resueltamente se aferrará será la garantía de no represalias.

El documento elaborado, no queda más que a transmitírselo a su destinatario, después de varia entrevista Casado es llamado por teléfono otra vez por el coronel Centanos, mandando del parque de artillería n°4, que le pide una cita.

El fundador de la Junta se lo concede el día siguiente, el 12 de marzo por la mañana.

A la hora dicha, el coronel Centaños está allí,entretiene su interlocutor de un asunto común de telémetros para baterías costeras del Levante.

Casado se impacienta un poco, entonces Centaños le dice repentinamente:

- " Coronel, soy el representante del general Franco a Madrid y soy a su disposición para ayudarse en sus negociaciones y enviar sus propuestas ".

El coronel Casado es dejado estupefacto , algunos instantes.... , considera a su interlocutor y se pregunta si no va a hacerlo detener y fusilar en el acto.

Es allí uno de los episodios más extraordinarios de la Guerra de España y quien subraya la importancia excepcional de la Información en este conflicto.

Abre, de hecho un nuevo capítulo en la historia moderna de la guerra secreta, y esto no es para nada que legó al lenguaje que corría la expresión de la quinta columna.

Sabemos que suba a noviembre de 1936, entonces, cuatro columnas nacionalistas convergían sobre Madrid y,inquiriendo de la estrategia adoptada, los corresponsales de guerra le preguntan al general Mola, a su cuartel general de Avilla, cuál de cuatro columnas tendría el honor de penetrar la primera en la capital. La respuesta fue:

" la Quinta Columna ".

La Quinta Columna, fue fundida en la muchedumbre anónima y aparentemente silenciosa, de los que secretamente deseaban la victoria nacionalista, a los que bastaría con divulgar palabras de orden, novelas alarmistas para los Republicanos, para que se apresuren a difundirles alrededor al rededor.

Este trabajo de zapa, que era si se puede decir sobre buena guerra en un conflicto en las origenes esencialmente políticas, los alemanes iban sacar fruto de a eso quiénes se imponían.

Dijimos muy a menudo que las potencias del Eje habían sacado provecho de la Guerra de España para efectuar grandes maniobras en un marco real, con vistas a un conflicto mundial que se preparaba.

Tenemos como poco ser descuidado las enseñanzas que recogieron en el dominio que todavía quedaba a descubrir; la guerra psicológica.

Además de estas propagandistas de la causa nacionalista, también existían redes verdaderas de espionaje, tanto más difícil de descubrir que sus agentes no eran unos extranjeros, sino españoles, como aquellos a los que espiaban.

El paso del coronel Centaños parece indicar que estas redes funcionaban en los escalones más elevados ya que los debates del " Consejo Nacional " probablemente no les habían escapado.

A la inversa, las redes republicanas funcionaron durante toda la guerra en zona nacionalista, sobre todo animados por comunistas, dueños en materia de acción clandestina.

Provocaron un verdadero " espionnite " que derribaba su capa pesada de sospecha sobre todas las ciudades de España nacionalista.

" ¡ Cállese, desconfíense, el enemigo le escucha! ".

Estos carteles adornaban los bares de Bilbao y de San Sebastián,Sevilla, los restaurantes de Salamanca y de Burgos, tanto como los de Madrid, Barcelona o Valencia.

Este 11 de marzo de 1939, el coronel Casado acaba por dominarse y considerar la situación con realismo, el problema de transmisión al general Franco ofertas de la junta es resuelto. Nada es decidido sobre la hora, sino el coronel Centaños deja el cuartel general del ejército del centro con toda libertad.

La misma tarde, la junta se reúne para informarse del paso del oficial franquista e, con general Miaja y el profesor Besteiro, decide aceptar su propuesta.

El contacto es repetido el 13 porque, 12 es el fin del levantamiento comunista, marcado por la detención del comandante Barcelo y con su comisario político, que serán fusilados posteriormente.

El 13, el coronel Centaños están de nuevo en la oficina de Casado.

Este último no necesita exponer los detalles del proyecto parado el 9 de marzo por el Consejo nacional, su interlocutor lo conoce perfectamente y lo rechaza desde el principio.

El general Franco, recuerda, no piensa discutir.

Espera una rendición pura y simple, el solo sujeto posible son los detalles de esta rendición.

En este momento allí, Centaños sal de su bolsillo un memorándum.

No son propuestas, pero intenciones de Franco.

El Caudillo declara que los no criminales y los que combatieron contra su voluntad serán perdonados.

Es cuestión de tratar con benevolencia a los oficiales no culpables de crímenes, de distribuir salvoconductos para pasar la frontera, y es todavía dicho que nadie será guardado en prisión, más allá del tiempo necesario para " corregir y reeducar ".

El coronel Centaños quiere devolverle este documento a Casado, pero precisa que Franco no firmará nada, que no irá más allá de estos apaciguamientos.

Consternado, el coronel Casado toma el memorándum que va a estudiar con otros miembros del Consejo nacional.

Una última esperanza desapareció, el sucesor de Juan Negrin sabe que le queda el retiro sólo una cosa en hacer;

Organizar el retiro hacia el lado del ejército republicano y la evacuación del más gran número de combatientes.

Durante los días que van a seguir, vamos a ver un éxodo dramático hacia los puertos, particularmente Alicante, a Valencia, Gandia, Cartagena, Alméria, y la muchedumbre se apoya, en los muelles desérticos, en la falta trágica de buques. La flota internada en Bizerte cruelmente , falta.

Mientras que el Consejo de defensa, repitiendo los trabajos del doctor Negrin, organiza febrilmente, con sus pobres medios la evacuación, el general Franco, por su parte, dispone de sus ejércitos con vistas al último bote adelante.

El general Orgaz manda el ejército del Levante, Saliquet el del centro, y Queipo de Llano el del sur.

El generalísimo, sin embargo, no contempla una ofensiva, sabe que en lo sucesivo el tiempo trabaje para él y que el adversario está en descomposición plena.
Se tratará, dentro de algunos días, de ocupar, y tampoco de conquistar.


Es el 19 de marzo que el coronel Centaños hace saber la respuesta de Franco.

Éste acepta que sean puestos a punto los detalles de la rendición, pero no piensa negociar en ningún caso con la junta.
Exige el nombramiento de dos oficiales y no de generales a quienes serán expuestas las disposiciones técnicas de la operación.

Casado encaja esta nueva afrenta, el Consejo nacional designa a dos parlamentarios.

Son el comandante Ortega y el teniente coronel Antonio Garijo (un agente franquista del estado mayor del general Miaja que será decorado después de la guerra para servicios devueltos a la causa nacionalista).

El tiempo de poner a punto el protocolo de su viaje, dejan Madrid, por la vía de los aires el 23 de marzo.

Aterrizan en Burgos y encuentran para acogerlos a dos oficiales designados por el general Franco: el coronel Ungria, el jefe de la Seguridad militar y el teniente coronel Gonzalo.

La acogida es fría, si ambos oficiales republicanos se imaginaban asumir un papel de parlamentarios, cruelmente son decepcionados.

Se encuentran delante dos militares impasibles, que se quieren devolverles las órdenes que le deben transmitirle al coronel Casado. En vano, ambos enviados de Madrid intentan de explicarse, de anudar un diálogo, son sólo comisionistas a la vista de los dos oficiales franquistas.

El avión vuelve a despegarse para Madrid, cuando los miembros de la junta se informan del documento que devuelven sus enviados, literalmente son desmoralizados. Se resume en efecto, en la sequedad, en tres puntos;

- Las fuerzas aéreas republicanas se rendirán el 25 de marzo. Aquel día, todos los aviones en estado de volar irán a aterrizar sobre los aeródromos nacionalistas designados;

- Las fuerzas terrestres se rendirán el 27. Aquel día todos los comandantes de unidades, los portadores de banderas blancas se presentarán en las líneas nacionalistas con detalle de los emplazamientos de sus tropas.

- Dos puertos de la costa del Levante son designados para la evacuación de los que quieren irse. No será puesto obstáculo a su salida, sino actúa allí de una promesa verbal y nada será firmado en este sujeto.


Así como se puede esperarlo, las reacciones del Consejo nacional, la lectura de las condiciones tan drásticas y tan humillantes,son violentos. Una disputa verdadera estalla, el 24 entre miembros de la junta.

à suivre .....


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Wenceslao Carrillo indignado, declara que no se puede aceptar someterse a órdenes que no son firmados y no contienen ninguna garantía.

El profesor Besteiro devuelve la llamada con calor en cuales condiciones entró en el Consejo;

< <¡ No vine aquí para continuar la guerra! >>

< <-¡ Ni yo para traicionar!>> réplica Carrillo, con vivacidad.

Finalmente se ponen deacuerdo para que ambos parlamentarios, Ortega y Garijo intenten por lo menos obtener de Franco que las condiciones previstas para la evacuación llevan una firma.

El 25, se van de nuevo en avión para Burgos, es el día que el general Franco fijó para la rendición de las fuerzas aéreas.

Los dos oficiales presentan su demanda al coronel Ungria y Gonzalo, desean, en particular que un plazo de veinticinco días sea concedido para la evacuación.

Esto es rechazado, los Nacionalistas aceptan sin embargo poner el resto del protocolo por escrito.

Le designamos al coronel Garijo una oficina en la cual se pone al trabajo.

Pero, a las 18 horas, Gonzalo viene interrumpirlo con una orden del Caudillo; los aviones republicanos no se presentaron como previsto sobre los terrenos nacionalistas, las negociaciones son anuladas. Los dos oficiales republicanos se van de nuevo , la cabeza baja.

Es el fin de la tentativa del coronel Casado, también es el fin de la junta, es el fin, prácticamente de todo poder organizado en la zona republicana.

Capitulando sin condiciones, Casado envía un telegrama, el 26 de marzo, a Burgos.

Anuncia que la aviación se rendirá el 27.

No recibe respuesta, sino más simplemente una información: el ejército nacionalista se prepara de atacar, y un consejo; qué las unidades que tienen el Frente republicano levanten,la bandera blanca antes del disparo de los bombardeos terrestres y aéreos.

La junta no responde, no tiene que decir nada más.

Por la noche del 16 al 17 de marzo, el Consejo Nacional celebra su última reunión.

Al orden del día, un solo problema, la evacuación.

El coronel Casado considera que puede realizarla en tres días, pero es una ilusión.

Los barcos no estarán a la cita, el 27 de marzo un drama punzante comienza.

Aquel día, después de haber pedido asilo político para todos los Republicanos que desearían ir a Francia, al Presidente Lebrun, por telegrama, Casado toma el avión en destino de Valencia con el fin de empezar los últimos pasos y adoptar, él también el camino del exilio.

El general Miaja, presidente de la junta, lo precedió de algunas horas pero a las cinco, aquella mañana, los nacionalistas atacaron.

"MADRID DE FRANCO ES !"

Es el último día de las operaciones militares de la Guerra de España, comienza con una proclamación del general Yagüe, cuyo cuerpo de ejército forma parte del ejército del sur.
Es difundida en nombre del general Franco hacia las líneas republicanas;

" Rendirse a la patria victoriosa no es un deshonor; sus dirigentes huyeron, es criminal de prolongar un derramamiento de sangre desesperado. "

< <La reacción natural no se produce, explica Manuel Aznar, entonces Yagüe ataca a fondo .>>

Cada día avanzan sin dificultad en la sierra Morena, ocupando unos 2.000 kilómetros cuadrados de territorio, haciendo 30.000 presos.

Por la tarde el general Franco hace difundir por la radio el detalle de <<concesiones>> que habían sido devueltas al coronel Ortega y Garijo, en el momento de su paso en Burgos, y que habían suscitado la consternación de la junta.

Bien presentadas, estas "concesiones" provocan una reacción entre los combatientes republicanos.

Consideran la guerra como acabada, un movimiento de desmovilización espontánea empieza, al cual los comandantes de unidades no se oponen.

Durante este tiempo , sobre el Frente de Toledo, el ejército del centro del general Saliquet también se puso en camino, atraviesa el Tajo y tuerce vía el sur, con destino del camino de Alicante y de Valencia.

En Madrid, es la descomposición total del ejército, por la radio, las centrales sindicales, CNT y la UGT lanzan llamadas a la tranquilidad y a la disciplina.

Sobre lo que era, hace todavía algunas horas, al Frente, los hombres abandonan sus armas y a pie, dando la espalda a la batalla de ayer,regresan a sus casas.

En otros casos, unidades pasan con sus oficiales del lado de los Nacionalistas y, según el general Matallana, varios soldados enemigos derriban en los brazos unos de otros.

¡ Serán por desgracia! Que casos excepcionales y aislados.

Una columna nacionalista partida de Toledo, avanza hacia el nordeste, a la altura de Madrid.

Sobre el Frente de Guadalajara, otra se abre con destino al sudoeste para realizar el movimiento previsto desde el otoño de 1936.

Durante este tiempo sobre el Frente de la ciudad universitaria, en Madrid, el coronel Prada negocia la capitulación del ejército del centro, ejecuta así la última orden del coronel Casado.

Últimas escarmuzas, aquel día, los últimos muertos de la guerra caen en combates irrisorios.

Son, la mayoría de las veces, milicianos anarquistas o comunistas quienes se niegan a rendirse.

En Madrid, la "quinta columna" prepara el triunfo de los nacionalistas. Los milicianos españoles de derecha, que vivieron durante dos años y medio refugiados en las embajadas o escondidos en refugios seguros, encuentran la luz.

Ellos, avanzan , guiñando el ojo ,bajo el gran sol primaveral, gritando su alegría a las bandas de los soldados republicanos que bajan las líneas.

La masa de los expectantes, de los que tienen como súbito la guerra absteniéndose bien de tomar partido, vive todavía algunas horas de incertidumbre.
Mañana, será sobre el paso de los soldados de Franco, riéndose, aplaudiendo, clamando como un eco irónico a los gritos de Pasionaria, la respuesta de los vencedores;

"Han Pasado".

Sobre los caminos del sur, esto son otros convoys que sobrevuela, el mismo día, el 27 de marzo, el avión que se lleva al coronel Casado, hacia Valencia.

Escenas desgarradoras cuyos caminos del invierno en los Pirineos fueron testigos en el momento del derrumbamiento de Cataluña se renuevan ahora, en el gasto primavera del Levante. Millares de refugiados convergen hacia los puertos, son aquellos quienes son prometidos a la venganza y su drama va a ser a la vez inmenso y doloroso.

Porque, entre las cobardías acumuladas por las naciones occidentales desde Munich, el más vergonzoso será sin duda el abandono de estos hombres que, a retuerce o a razón, se pelearon para una concepción cierto de la sociedad.

Los barcos que Inglaterra había prometido no están en la cita. Francia, que estima haber hecho bastante con los refugiados de Cataluña, se limitará a acoger, sin cordialidad los del centro que alcanzarán sus costas.

La compañía americana Midatlantic, con sus 15.000 toneles, no ha sido pagado por adelanto, también se pone cínicamente a la disposición del gobierno de Burgos.

Y nada será peor, sin duda que la acogida que les reserva Unión Soviética a los refugiados comunistas españoles.

Pasionoaria, Vicente Uribe, y los dirigentes encontrarán allí poco para ser situaciones privilegiadas pero para otras, la multitud, tendrán todo el tiempo de sentir, en los rigores del invierno ruso y la sospecha stalinista, la patria perdida.

Un país solo y único merece a este respecto un homenaje sin reserva, es México, que les abre sus fronteras , con todo lo grande a los refugiados españoles.

Pero éstos no son allí todavía .

Esta marea trágica acaba de morir sobre los muelles de Cartagena y de Gandia, de Alicante y de Almeria.

Millares de personas se presienten sobre las calles de Alicante, el 27 un solo barco se va, bate pabellón francés, se lleva a cuarenta pasajeros.

En Valencia, la situación es increíble.


En medio de los Republicanos en derrumbamiento que atestan la ciudad, los falangistas se saludan alegremente, el brazo tenso. A la capitanía de la ciudad, su jefe se presenta al coronel Casado que vive sus últimas horas sobre el suelo español, y reglamienta con él el otorgamiento de los poderes y le mantiene de la orden. Casado, una vez el acuerdo adquirido, el anuncio para la radio, para un auditorio atontado.

En los puertos, realizando la imposibilidad de dejar la trampa donde se encerraron, los hombres se suicidan por decenas. El 30 de marzo, el general Aranda y el cuerpo de ejército de Galicia penetran a Valencia, ya en las manos de los falangistas, mientras que los voluntarios italianos del general Gambara entran en Alicante. Mujeres y niños se precipitan en sus filas para felicitarles calurosamente. Pero los soldados están mucho ocupados de capturar hordas miserables.

El 31, es la toma de Almeria, de Murcia y de Cartagena.
Esta vez la trampa es bien cerrada, el 29, los últimos dirigentes de la República española habían dejado el suelo nacional.*
Casado se había ido entre los últimos, a bordo de un edificio de Royal Navy, el Galatea.
Un solo miembro de la junta se quedó en Madrid, se actúa del profesor socialista Juliàn Besteiro, porque considera que es su deber.
Ha siempre sido partidario de soluciones de compromiso y, en el curso de los últimos días de la República española, ha sido el alma de este Consejo nacional que no estuvo constituido que para hacer la paz.

¡ Por lo demás, está enfermo, alcanzado por la tuberculosis, será condenado de treinta años de prisión!

En las ciudades españolas, son las últimas horas antes de la paz y sobre todo antes de la Orden Nueva.

" El pueblo, escribe Jesùs Hernàndez, siempre guiado por un instinto misterioso, comprendía el derrumbamiento de su fuerza y sentía caer una noche implacable sobre España que había confiado tanto, a la aurora de su lucha. En la esquina del fuego, las mujeres en lágrimas lentamente desgarraban, como si hubieran arrancado colgajos de su carne, la foto del hijo o del marido en uniforme de militar, la libreta antifascista, las octavillas de propaganda.

Por todas partes planteándo la misma cuestión;

" ¿ acaso la paz es firmada? "

La paz no es firmada, jamás será , ya que no hay nadie en frente para hacerlo, frente al general Franco. Simplemente asistimos a la descomposición rápida de un estado de cosas y al nacimiento de un nuevo clima.

Los hombres que se pasean ahora en las calles lucen el haz de flechas de la Falange, brodados en la clandestinidad y subrayados por la citación; Arriba España ".

Por todas partes las tropas nacionalistas vuelven a amotinar rebaños de presos y a las puertas de Madrid numerosos camiones de los servicios judiciales del ejército, llenados de expedientes " de criminales de guerra ", esperan para hacer su entrada detrás de las columnas victoriosas, con los magistrados instructores militares. El gran arreglo de cuentas va a comenzar...

La masa amorfa de la población no se equivoca , manifiesta con celo su simpatía a los nuevos dueños.

El mes de abril está aqui o estará allí dentro de algunas horas, sobre España, la primavera anuncia con su exuberancia acostumbrada. Madrid salió de su invierno como de una pesadilla y es todavía el tiempo de la dulzura, no el del infierno, siguiendo el proverbio madrileño que dice:

<<Tres meses de invierno, nueve meses de infierno>>.

La Península entera huele a lavanda del perfume de las flores y es encargada su brisa de la primavera.

Las campanas de España echan a vuelo en las iglesias abiertas donde de presiente a los fieles. En Burgos, en su gabinete de trabajo, el general Franco sabe que es en lo sucesivo el dueño del país. Ninguna emoción se lee sobre su cara, no es un hombre emotivo. Su mirada es tan fría como cuando les dictó sus condiciones a los enviados del coronel Casado, cuando se informa del telegrama que se acaba de devolverle procedente del Vaticano:

< <Elevando nuestra alma hacia Dios. Sinceramente Lo agradecemos, con su Excelencia, por la victoria de España católica.>>

El telegrama es firmado: Pie XII.


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Las horas que siguen entre la desbandada de los ejércitos republicanos y la encargada por las organizaciones nacionalistas son bastante extraordinarias.
Las operaciones prácticamente se acaban, ya que el último muerto nacionalista sube al 27 de marzo (es el teniente Alfonso de Churruca, de una de las divisiónes navarras, matado mientras que su unidad atacada el puente de Toledo), pero un peligroso período de vacío corra peligro de prolongarse.

En una ciudad como Valencia, el otorgamiento de los poderes directamente se efectuó entre el coronel Casado y los falangistas de la ciudad, los préstamos que hay que pasar a la acción. El caso de Madrid, es en cambio excepcional.
En consecuencia de la rendición del ejército del centro, el 27, el alcalde de la capital, el Republicano, Rafael Henche, abandonan sus funciones dejando su ayuntamiento. Preside un consejo de treinta miembros, en el cual las diferentes tendencias del Frente Popular son representadas. Ving-deux consejeros siguen su ejemplo.

En las calles, es el desorden y la anarquía. Comitivas desfilan detrás de banderas rojas y de oro, improvisadas, cantantes y chillonas; "Arriba Espagne".

Se topan con soldados republicanos desamparados, los choques son inevitables.

Es imperativo de tener la situación en mano, es un anarquista, precisamente, uno de los ocho consejales restantes, Melchor Rodriguez, quien se encarga de eso.

Reúne los elementos de la policía en la ciudad susceptibles de asegurar la orden en la capital. Toma la decisión de reintegrar en sus funciones a todos los funcionarios municipales de derechas eliminados en 1936.

Y hecho difundir su nota por la radio.

En las horas que siguen, ve llegar en las diferentes administraciones de la gente que se ponen prontamente al trabajo.

Cumplido su deber, Melchor Rodriguez se va entonces, dignamente a la delantera de los primeros contingentes nacionalistas que penetran en los suburbios de la capital.

Éstos, en consideración a la obra cumplida durante estas horas cruciales, vidas tan salvadas, lo ruegan simplemente que se quede en sus funciones de alcalde hasta la llegada, el día siguiente, del responsable en este puesto designado por el general Franco.

Es el general Espinosa de los Monteros, un madrileño mismo, quien quedó mucho tiempo en la embajada de Francia, hasta que sea personnelement uno de los intercambios raros de presos o de personalidades refugiadas entre ambos campos durante el curso de esta guerra.

El general es jefe de los servicios de reorganización de la ciudad, soluciona lo más urgente haciendo distribuirle a la población hambrienta, por el solo día del 29 de marzo, 20 toneladas de pan, 70 000 litros de leche, 860 000 raciones y 178 000 comidas calientes.

La alegría de la gente de derecha, la de los soldados vencedores, el alivio de la masa de los expectantes, el de más de una familia de soldados republicanos, con gran soplo de la primavera por encima de todo, contribuyendo dando en Madrid un aire de fiesta alegre.

Los cafés son lleno de gente, los cines, los téatros precipitadamente reabrieron sus puertas, al mismo tiempo que las iglesias. La radio lanza incansablemente, a todos los ecos el himno nacionalista.

¡ Durante este tiempo un telegrama de agencia de prensa anota, con una ingenuidad singular, o un humor muy particular, que no se vió tal entusiasmo desde la proclamación de la República!

Los soldados de Franco hacen el objeto de las más helagüeñas atenciones, les saludan, les sonreín, les abrazan, les adornan con flores. Y los niños escanden el eslogan en uso en todas las grandes ciudades conquistadas por los Nacionalistas:

" ¡ Uno! ¡ Dos! ¡ Tres!


¡ Madrid de Franco es ! "

Así es como cae la última noche de marzo de 1939 a la capital de España.

Valencia aquel día, tuvo su primer desfile de la victoria. En las calles, en los balcones floridos, condecorados por tapicerías, adornados de jóvenes chicas, las tropas nacionalistas desfilan detrás de un simple "alférez provisional, es decir un " subteniente provisionalmente ". Era el título que se daba a los voluntarios sirviente como oficiales. El desfile desemboca en la plaza del Ayuntamiento,donde unidades republicanas son formadas en cuadrados y presentan sus armas a los vencedores.

Este cuadro un poco folklórico del paso de la guerra a la paz, de un régimen al otro, desgraciadamente contrasta la tragedia que se acaba en los puertos españoles.

El día siguiente, a la hora acostumbrada, la radio difunde un comunicado firmado por el general Franco:

< < Hoy, después de haber capturado y haber desarmado el Ejército rojo, las tropas nacionales alcanzaron su último objetivo militar.
La guerra se a acabado.
>>

El generalísimo Franco
Burgos el 1 ° abril de 1939
.

En consecuencia de estas cuatro palabras en las cuales fuera encerrado todo el laconismo frío de su autor, radio-Nacional, enuncia la información siguiente, citada por Brasillach y Bardèche y las cuales perfectamente expresan la Orden Nueva:

< < Esta tarde, el sábado primero de abril a la medianoche, Radio-nacional difundirá su última misa. Cada sábado y días de fiesta, a las 24 horas, radio-Nacional difundió la Misa santa por permiso especial del Papa para los españoles de la zona oprimida puedan cumplir sus deberes religiosos. >>

Esta victoria, totalmente nueva, queda vivirla, asumirla.

El generalísimo Franco hizo su entrada solemne en "su" capital, es en lo sucesivo el Caudillo, el jefe de la nación española, Madrid fija sobre el dos de mayo su desfile triunfal.

El 2°mai, es el día de la independencia española, pero la manifestación es trasladada al 15, día de San Isidro, patrono de Madrid, luego el 19, la prensa europea comientan estos reenvios sucesivos. Son muy explicables sin embargo, en esta capital herida, reducida a uno casi miseria, no es imposible reunir los accesorios necesarios para la decoración del paseo de Castellana que recorrerán las tropas.

Finalmente, las fábricas de tejidos entregan 30 000 metros de percaline rojo y oro y los obreros de Madrid hacen milagros con un contingente irrisorio de madera contrachapada. Es en el decorado modesto, sino pobre que, delante del Caudillo y su estado mayor, 200 000 hombres desfilan bajo las umbrías primaverales de la más bella de las avenidas madrileñas.

Esto pasa cuatro días después de la fiesta de San Isidro que también, El santo recobró su ciudad detrás en procesión, no habían visto esto desde hace años.

Por todas partes, los sacerdotes, los obispos, las monjas de todas las órdenes recobraron su sitio.

Al principio del Movimiento, las manos piadosas habían enterrado el relicario que contenía a los restos del santo en un rincón de la catedral, con el fin de protegerlo contra la profanación de los "marxistas".

Por todas partes celebran el Te Deum, por todas partes tocan el carillón alegre de la victoria, el triunfo nationalista es también, él triunfo de la iglesia del Cristo.

Esto no es para nada que los Rojos finalmente capitularan en vísperas de la Semana Santa.

Pero la victoria, no es solamente el triunfo, es también, desgraciadamente, la venganza.

A lo largo de estos nueve cientos ochenta y seis días de lucha, en ningún momento, el general Franco dejó esperar la indulgencia, incluso simplemente la clemencia.

Así como en otras ciudades anteriormente, la represión derriba sobre Madrid y sobre la exzona el centro-sur con rigor.

Durante las semanas que siguen la capitulación, encarcelan y fusilan en España.

El solo hecho de haber desempeñado una función cualquiera, una magistratura municipal, o de haber escrito artículos pro republicanos (algunos se vieron condenar a 30 años para haber escrito artículos en los periódicos locales), después del 18 de julio de 1936 es generador de los aburrimientos más graves. Un gran número de oficiales comunistas o hasta republicanos son condenados o fusilados.


A.V. Philips, traslado del New Chronicle de Londres evalúale a 100.000, a finales del 1939, al número de Republicanos medios que han sido ejecutados para tipos diversos de crímenes, desde los incendios de iglesias hasta el hecho simple de haber sido funcionario del gobierno.


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

En julio de 1939, el conde Ciano hace en Madrid una visita oficial en consecuencia de la cual escribe en sus "Papeles diplomáticos " que 200.000 personas se amontonan en las prisiones y que los procesos se sucedían cada día a una cadencia tal, que sería intentado cualificar esta justicia de sumario, escribe el conde Ciano.

Si el entusiasmo y la alegría de unos se mantiene durante cada verano de 1939, reina sin embargo en España una atmósfera pesada. En Madrid, millares de ex-republicanos se esconden, en el temor de la detención y de la condena.

A esto, hay que añadir la delación que créeé un clima malsano y particular.

El diario parisino " El Tiempo " produce que las nuevas autoridades reciben cada día de los millares de denuncias, y cada una de estas denuncias minuciosamente son examinadas.

Las grandes ciudades de España son recorridas por limusinas gruesas de la Seguridad, cuando frenan delante de un edificio, cada uno sabe lo que esto quiere decir.

Por fin, si el fogosos oficiales ocupan ruidosamente las terrazas de los cafés o van y vienen , si los falangistas se saludan el brazo tenso descubriendo generosamente la insignia al haz de flechas ligadas, las mujeres vestidas de negro, los hombres a brazaletes de luto jamás fueron tan numerosos en España.

Donde se encuentra también de multitud de heridos o de mutilados, apretados sobre sus muletas o que ruedan en sus pequeños coches carreteros. En esta orden de idea, pocas cosas distinguen el mutilado nacionalista del mutilado republicano. El primero toca una pensión muy flaca, y es allí toda la diferencia.


El denominador común de la victoria y del triunfo es sin embargo sólo aparente en casa de los nuevos dueños del país.

Echados los altos funcionarios republicanos, una lucha feroz se instituyó para tomar sus sitios vacantes.
Pero la sobrepuja de la lealtad al general no es nada cuyo ejército es el teatro.

Porque es evidente que habrá que desmovilizar, por lo menos en cierta medida, y es a quién guardará sus galones o lo adquirirá otros. Los puestos en los estados mayores, los mandos de divisiones, de brigadas, de regimientos, son los puestos de una competencia sin piedad.

Clanes se forman, a merced de los orígenes de los interesados. Los oficiales en activo, los aristócratas, los sacados de las filas, son comprometidos en intrigas a menudo sórdidas.

Son reglamentadas por otra parte, la mayoría de las veces sin saberlo ellos, por Franco y sus cercos.

En las intervenciones y las decisiones ocultas que llaman con un rigor bastante comparable al de los tribunales.
La iglesia no conoce estos remolinos, sino la guerra sorda y a veces abierta y continua con la Falange acusada a la vez de izquierdismo y de nazismo, es decir de impiedad.

Esta primavera de la victoria es marcada por otros acontecimientos que sobrepasan la crónica diaria.

El Estado nacional español tiene ahora una política exterior, relaciones internacionales que se inscriben en el contexto turbado y explosivo, al lindero de la segunda guerra mundial.

El 27 de marzo, el general Franco se adhirió al pacto anti-Komintern, con Hitler y Mussolini. En Roma y en Berlín, la prensa saluda el acontecimiento, los periódicos españoles son mucho más discretos y difunden la noticia entre las informaciones locales.
El tratado de amistad con Portugal, firmado el mismo período es tan importante y contrabalancea la adhesión al Pacto anti-Komintern en la medida en que, en las tradiciones de la política ibérica, Portugal, es un poco Inglaterra

El general Franco es muy cuidadoso de desembarazarse de aliados preciosos de ayer pero un poco comprometedores hoy. Ellos presiente sin duda el cataclismo que va abatir sobre Europa, sabe que habrá que cueste lo que cueste apartar de eso España, pálida.

El 22 de mayo, la ciudad de Leon es el teatro de la revista de adiós de la " Legión Cóndor ".

Los alemanes se embarcan en Vigo y mismo es Reichsmarschall Goering, el que recibe en Hamburgo. El 6 de junio, en Berlín, los "voluntarios" son recibidos por Hitler en persona.

El 31 de mayo, los 20 000 italianos a los que el general Gambara mandó se van de Cádiz. En Roma, desfilan delante de rey Victor-Emmanuel y el conde Ciano. Un despego español los acompañó y desenreda con ellos. En un balcón, un espectador emocionado: el rey Alphonse XIII en el exilio, que asiste a este eco lejano del triunfo de " la buena causa ".

A finales del junio, el último soldado extranjero dejó el suelo español. El general Franco va a jugar la tarjeta de una independencia difícil.

Durante este tiempo, otros españoles comienzan el calvario largo del exilio.
El 31 de marzo, un comité, considerado representar a la difunta Cortès, se reunió en París. El doctor Juan Negrin hizo allí un informe de su mandato desde la caída de Cataluña.
Es la ocasión de una agria y decepcionante disputa, pone frente a frente a Martinez Barrio, que sucedió a Manuel Azana como Presidente de la República, Luis Araquistain, el antiguo consejero de Largo Caballero, y Dolorès Ibarruri.
La izquierda española exhibirá hasta el fin las heridas de sus divisiones. Negrin expide a México un tesoro en piedras preciosas, en joyas, de plata líquido proviniendo de confiscaciones hechas a los nacionalistas, con el fin de asegurar la subsistencia de la República exiliada.

Pero el socialista Indalecio Prieto, el antiguo ministro de la Defensa, está allí para recibir el tesoro que paga así como esto es dicho, a cuenta de una " Junta de Auxilio que tienen los Republicanos Espagnols (JARE) mientras que Negrin, que queda teóricamente Primer Ministro, funda con los fondos que pudo salvar el (SERE) Servicio de Emigration para la República española.

No es posible establecer el importe de las sumas que, en consecuencia de este conflicto irrisorio, irán a casa de los derechohabientes.

Éstos, los combatientes simples que evitaron la represión franquista, tienen delante de ellos destinos diversos.

Los más felices son posiblemente los refugiados a los que México acoge. Encuentran a la otra parte del mar, una lengua, una cultura, el mismo clima donde efectivamente pueden sentirse en su casa. Los que fueron suspendidos sobre la orilla de África del Norte formarán, después de algunos sinsabores, las colonias españolas tan vivas de Argel, de Oran, de Constantina y de Bône, de Sidi-Bel-Abbès y de Casablanca. Aquellos a los que se aparcó en los campos de concentración de Argelès y de otros lugares, después de haber causado el escándalo por la calamidad que aportaban " a la buena gente " de Francia, son prometidos a nuevas tragedias.

Se acerca el tiempo donde, bajo la presión del ocupante alemán, el gobierno de Vichy entregará a la venganza de los Franquistas a un cierto número de ellos mientras que otros, integrándose en la comunidad francesa, reunirán las filas de la Resistencia.
Un monumento es dedicado a Annecy, a los Republicanos que murieron en el monte (maquis) o en la lucha clandestina contra los alemanes,una lucha que era sólo el prolongamiento de la que fue en España .

Muchos se hicieron naturalizar, con sus familias aportaron a la entidad nacional la contribución de un grupo sólido, trabajador y eficaz.

Sus niños olvidaron el drama del período anterior a la guerra (casi...).

Escuelas y liceos franceses, desembocan en una otra existencia nacional, pero ellos todavía son a la hora actual cerca de 100.000, los ex-combatientes de la Guerra de España, que guardaron en Francia, con su nacionalidad, la nostalgia del país, que se fueron mientras que salían exactamente de la adolescencia.

También hay, los militantes del partido comunista español que se refugiaron en Unión Soviética. Fueron sólo un pequeño grupo sino, a parte de algunos casos raros privilegiados que, alrededor de la Pasionaria, gocen de ventajas reservadas para los príncipes del régimen, otros aparentemente rodado los escalones de la sociedad soviética.

Jésus Hernandez, que era miembro del Komintern, les dedicó páginas enteras e insostenibles a los refugiados españoles de Kramatorsk. Se habían ido alegres hacia el paraíso de los trabajadores, y uno de ellos le dice; << nuestra vida es un infierno .

De la casa a la fábrica, hay una hora de marcha.
Cuando el frío le muerde y cuando se avanza en la escarcha, derribando todos los cien metros, bajo borrascas de nieve, es un calvario verdadero..


Estamos en andrajos, nuestros calcetines son de papel periódico y nuestros zapatos nos abandonan. Nosotros todos perdimos más o menos la mitad de nuestro peso normal. Si hay una mujer en la casa, es la catástrofe .Cuanto a los niños, sobre los catorce que nacieron en el curso del año en nuestra colectividad española, murió de eso trece del hambre>>

Es verdad que todo esto pasa en 1941.


Y de acceso, hay que hacer bien el balance, el acta sangrienta de una lucha fratricida. Anunciamos a oficialmente 1.200.000 muertos, entre las que 400.000 solamente al combate, 800.000 a la trasera del Frente, escribe Brasillach y Bardèche, apretados sobre origens Nationalistas.

Hugh Thomás queda muy debajo de estas cifras.

Desgraciadamente hay que ver las cosas como son, la Guerra de España hizo durante los combates más de 300.000 muertos.

Conviene añadir a eso a las víctimas civiles de la guerra, particularmente durante los bombardeos aéreos y que están el número posiblemente evaluado en una cuarentena de millares. Hay que añadir a esto a las víctimas de las atrocidades, es decir los muertos causados por actos de violencia cometidos aparte de los combates, los Nationalistas como los Republicanos.
Evaluamos la mayoría de las veces alrededor de 300.000, el número de los que murieron de enfermedades causadas directamente por la guerra y, en particular, de desnutrición .

à suivre mañana .............bonne nuit ........


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Imagen
Llegada de los refugiados españoles y su material sobre el territorio francés.
La prioridad de los gendarmes es recibir los refugiados civiles pero también el desarme de los excombatientes republicanos españoles que llegan a la frontera con todo su material.
Aquí los gendarmes encuadran de cerca un cañón de artillería.
Los combatientes republicanos españoles tenían al principio para proyecto de continuar la lucha desde los Pirineos franceses.
Imagen
Gendarme de Arreau, llevando a un niño español para aliviar a la madre del niño

Imagen

Imagen

Imagen


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

También hay que añadir a las víctimas de la represión, fusilados o muertos en prisión, como el profesor Besteiro, el partidario más determinado de la paz, en la junta de Casado y que sucumbió en 1940 de la tuberculosis.

Habrá que añadir por fin a los refugiados directamente víctimas de las condiciones de su exilio como Antonio Machado.

En resumen, un millón de muertos, un millón de hombres y de mujeres de España, sin hablar de heridos, lisiados, mutilados etc .

De los 340.000 exiliados que también, cruelmente faltará al país a la hora de la reconstrucción de España.

Porque se trataba de reconstruir, además de las víctimas civiles y militares, el gobierno Franquista estima a 4.250 millones de pesetas los daños sufridos a la hacienda; 150 iglesias han sido demolidas, 4.850 dañadas, 183 ciudades literalmente han sido destruidas, 250.000 casas prácticamente destruidas y 250.000 otras parcialmente.

España perdió el tercio de su ganado, el 40 % de su tráfico y material ferroviario.
Muy afortunadamente, los puertos y las industrias mucho menos sufrieron. Esta reconstitución del patrimonio nacional posiblemente sería rápida si no hubiera una guerra , menos de seis meses después del triunfo de Franco, el conflicto mundial les quita toda esperanza de una ayuda internacional para levantar sus ruinas.

España entra en un período de pauperismo y de privaciones, agravado todavía por varios años de sequedad, particularmente en 1941 y 1942. En el conflicto mundial, el general Franco, pragmático y contemporizador, llega a apartar la adición que le presenta Hitler y a evitar colocarse al lado de las fuerzas del Eje.
Así, no sólo ahorra a su país una nueva catástrofe, sino que cumple muy hábilmente la promesa hecha durante la guerra civil en Francia y en Inglaterra y quien le valdrá, después de la guerra, el reconocimiento y el agradecimiento de éstos.
Esto con mucha dificultad, el Führer acosa el Caudillo, viene hasta Hendaya, el 23 de octubre de 1940, pero encuentra un Franco inasequible, que nada puede poner quebrantar, e Hitler confiará a Mussolini:
<< más bien que de pasar por allí por una segunda vez, preferiría hacerme arrancar cuatro dientes.>>

<<¡ el cobarde ! ¡ El ingrato! Gruñe Ribbentrop, el 24 de octubre por la mañana.
¡ Este cobarde qué nos debe todo, se atreve a negarse a dar guerra a nuestros lados!>>

Franco no hace ninguna concesión,sera en 1942 , envía sobre el Frente del este la división Azul, habrá mando por el general Muñoz Grande.

Es a los muertos de esta formación que incumbe pagar la deuda. Sin embargo, España franquista encuentra un medio más discreto de cumplir. Vamos a percibírselo en 1945, cuando los antiguos nazis, el antiguo SS, encuentran en Madrid una placa giratoria eficaz para embarcarse para América del sur, cuando no es una tierra de acogida.

El 9 de octubre de 1969, por ejemplo, la agencia de prensa "Francia-prensa " da un informe pintoresco del matrimonio en Madrid de Marie-Christine Degrelle, la chica del jefe del rexisme belga que, esbelto y cabellos entrecano, llevando sin dificultad sus sesenta y tres años, enarbolaba al ojal la cruz de hierro a hojas de roble que le había devuelto Hitler. Observábamos en la asistencia a Otto Skorzeny, antiguo coronel SS, héroe del rapto de Mussolini, rodeado de los supervivientes de la división SS "Valonia" a los que Degrelle mandaba sobre el Frente Ruso, la división "Carlomagno" y "Flandres", así como de numerosos supervivientes colaboradores.
Todo esto pasa esto treinta años después de la Guerra de España.

Ésos vivieron, prosperando, otros actores principales conocieron destinos diversos. El Presidente de la República, Manuel Azaña murió en Francia en 1940.

Su sucesor, Diego Màrtinez Barrio, permaneció en la vejez el presidente de esta República fantasma que México acogió. Es alla dónde Juan Negrin murió en 1956, después de haber legado a Franco los documentos relativos al oro español.
El general Miaja murió en Nueva York, pero Rojo pudo regresar en España en 1958.
Los fines más trágicos son los de Luis Companys, el ex presidente catalán, de Zugazagoita, el antiguo ministro del Interior, entregados por el gobierno de Vichy y fusilados.

Y el de Largo Caballero, muerto de agotamiento en 1946, en París, después de haber permanecido en los campos de concentración alemanes.

Raros son los hombres que le ayudaron y a los que Franco dio funciones susceptibles de revelarse peligrosas. Los generales han sido colmados por honor pero rápidamente apartados, salvo Yagüe que fue Ministro de L ' Aire, Garcia Valiño, jefe de estado mayor luego alto comisario de Marruecos español. Muñoz Grande el que se imaginó mucho tiempo que habría podido suceder a Franco.
Dos destinos fuera de serie entre estos militares, Queipo de Llano, muerto en la amargura sin que sus méritos hubieran sido reconocidos de otro modo que por algunas calles y algunas plazas que lleven su nombre. Es verdad que este militar "aventurero" y bello hablador de Sevilla tenía la reputación de ser francmasón.

Mohamed Mezziane, el era capitán general de las Canarias cuando sobrevino, en marzo de 1956, la independencia de la zona española en Marruecos. El general Mezziane acabó una carrera honorable como general de las Fuerzas Armadas Reales Marroquíes, a ejemplo de su colega francés el general Kettani.

La segunda guerra mundial se acaba, España como tantas otras naciones,emergencia lentamente en una Europa magullada y pálida. Sus recursos son flacos, los esfuerzos de valorización de la agricultura, los aspectos mineros, su industrialización son lentos porque los créditos faltan. Harán falta inversiones gigantescas en un mundo arruinado que reclama de todas partes.

Pero ya en los años 50, un milagro se produce. Es primero la instalación de grandes bases aéreas americanas en territorio español, que valen en España un aflujo importante de dólares así como la puesta en pie de una industria aeronáutica.Es sobre todo el turismo, este viaje al sol que precipita cada año hacia el sur de España los millares de europeos del Norte. El sol y las bases americanas, eso son los elementos de la entrada de divisas que lentamente van de acceso más cada vez y modificar la cara nueva de España.

El país se industrializa, la orden, el trabajo, la voluntad de enderezamiento permiten luego a España colmar el retraso tomado en la mitad de este siglo y transformarse en un país moderno.

Sobre el plan económico, el régimen del general Franco obtuvo resultados prodigiosos.

" El partido franquista no es la expresión de una voluntad nacional sino una camisa de fuerza pasada a la nación ", dice Elena de Souchère en su Explicación de España.

Y es verdad que el "Movimiento" no se fue de la base con apoyo de masas entusiastas como las que aclamaban a Hitler en Nuremberg o Mussolini sobre el piazza Venezia.

Un pequeño hombre gris, silencioso, solitario pero animado de una voluntad feroz e implacable personificó el reflejo de una orden de cosas.

La inmensa mayoría de los historiadores ' acuerdan de pensar que si Franco había podido prever las consecuencias sangrientas del levantamiento del 18 de julio de 1936, jamás se hubo puesto a la cabeza de la rebelión.
Esto perfectamente explicaría toda la continuación.

En 1936, el ejército se hizo el instrumento de la aristocracia, de una burguesía y de una Iglesia que se consideraba y probablemente con razón, en estado de defensa legítima.

El Frente Popular los amenazaba en su misma existencia, y su demagogia, consecutiva a una escalada verdadera en la sobrepuja, lo había conducido a medidas anticlericales espectaculares pero fáciles, mientras que fue infinitamente más complicada de realizar la reforma agraria.

Así como nota tan bien Gabriel Jackson, todo el mundo fue desbordado , desbordado sobre las izquierdas, desbordado sobre las derechas, hasta la violencia, hasta la guerra.

Es porque el ejército, la aristocracia, la iglesia, habían luchado y con cual energía desconsolada, porque no podía tener de reconciliación sincera o de clemencia.

Si no se había encontrado en España un Lincoln para hacer una paz sin rencor hacia quienquiera o un general Grande para aconsejar a los sudistas desmovilizados de volver rápido a sus casas con el fin de plantar las siembras de primavera.

El caso es que el miedo no había dejado a los vencedores, es que permanecían convencidos que el menor fallo permitiría a los comunistas alzar la cabeza, y esto equivalía para ellos a una sentencia de muerte.

Es para esto que todos los Republicanos han estado considerados como "Rojos".

Aunque se supone que el general Franco preservó España de un régimen comunista esclavizado por Moscú. No podemos confundir entre sus adversarios, los emisarios al sueldo del partido y los Republicanos sinceros, los demócratas de buena fe.
Pero para los franquistas el peligro "Rojo" queda permanente.

Es el miedo que, desde el 1939 cuajó la sociedad española y que, a pesar de la industrialización, a pesar del progreso tecnológico, a pesar de la evolución de las ideas y del Concilio Vaticano II, finalmente desemboca, treinta años después.

Sobre la ley propuesta el 22 de julio de 1969 en Cortès, para aprobación a la mayoría de los dos tercios, por el general Franco, y cuyo artículo primero es redactado así:

< < Cuando la dirección del Estado será vacante, la Corona será instaurada en la persona del príncipe Don Juan Carlos de Bourbon que lo transmitirá, según la orden regular de sucesión establecido en el artículo once de la ley fundamental del estado del 10 de enero de 1967. >>


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Imagen


Y de aquí alla, el reino del general Franco se proseguirá, establecido sobre un pozo difícil de colmar.

En cada campo los sufrimientos fueron demasiado pesados para que se pueda olvidar.

Las matanzas de sacerdotes y de monjas por los Republicanos, en la represión brutal de los Nacionalistas, el pueblo se expresó, que era el heredero directo de los compañeros de los Cortès y de Pizzare, los prelados y de los religiosos de la Inquisición.

Es por lo menos, la impresión que retira el turista que, treinta años después, estudia una de las tragedias más grandes contemporáneas con el máximo de buena voluntad y el mínimo de prejuicios.

Es también la impresión que retira el turista que, a una cincuentena de kilómetros al norte de Madrid, sobre las primeras estribaciones de la sierra de Guadarrama, sobre una de las líneas de fuerza de 1936, visita al "Valle de los Caidos", el santuario gigantesco y prodigioso ascendido por el general Franco a la memoria de las víctimas de la guerra civil.

Al pie del altar mayor, escribe Georges-Roux,se alarga una sola baldosa de piedra con una cruz, un nombre:

José Antonio. Es justicia.

<< Sería justicia igual si, en este templo que es la Casa de Dios, había al lado otra baldosa, otra cruz, otra inscripción:

<< Al miliciano desconocido. >>

Él también murió para su fe.


Cuando se va a España, estamos convencidos que otra guerra civil no es posible.
Tanto tiempo por lo menos como quedarán allí unos supervivientes del que recuerdan detrás de sus párpados las visiones de horror de 1936-1939.

Pero otra generación de Españoles se levantó, más optimista, más próspera, menos dogmática, menos sectaria, más sensible al mundo exterior, los mensajes del obsequio, las promesas del futuro.

Y posiblemente que un día, alguien vendrá, sin pasión, para grabar en la roca del Valle de los Muertos la silueta de este:

" Republicano desconocido ".

Entonces, aquel día, la Guerra de España se acabará por fin ,para siempre.

Imagen
fin del toma


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

Chepicoro
Teniente Primero
Teniente Primero
Mensajes: 1141
Registrado: 12 Jun 2009, 06:11
Ubicación: Quebec
Mexico

El último acto del drama

Mensaje por Chepicoro »

Gracias por tu tiempo, esfuerzo y dedicaciôn, no he acabado de leer la narraciôn de los hechos que expones, pero me falta poco. Apasionante tema el del los ûltimos dîas de la Guerra civil y por tu español, no te preocupes, se entiende perfectamente.

Merci beaucoup


"La muerte tan segura de su victoria nos da la vida como ventaja"

NitSuGa
Sargento
Sargento
Mensajes: 284
Registrado: 17 Feb 2013, 02:12

El último acto del drama

Mensaje por NitSuGa »

Hola,

Muchas gracias , de tener la paciencia de leerme en esta lengua de Cervantes que no practico corrientemente desde hace tiempo...
Tengo toda la documentación de esta guerra fratricida en mis s "documentos", traducida a mi modo en español...

Pues , si le interesa y no le parece fastidioso, puedo continuar " por pequeños trozos " la historia que me concierne y que hizo que fuera francés...
El tema próximo sería entonces:

El segun tema seria ;

La explosión:

De nuevo gracias por su mensaje amistoso y un saludo cordial del Estanque de Arcachon.

Imagen

Imagen


" La inteligencia no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo. "
Napoleon Bonaparte

Avatar de Usuario
Autentic
General de Cuerpo de Ejército
General de Cuerpo de Ejército
Mensajes: 8195
Registrado: 18 Ago 2010, 20:35
Ubicación: Cabalgando al tigre.

El último acto del drama

Mensaje por Autentic »

Una gran aportacion, amigo NitSuGa.

Todo un placer leerla.

Merçi Monsieur. :saludo2:


El vientre de mi enemigo, sera la unica vaina para mi espada. Salut.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 10 invitados