Falange Española y Fascismo

La Guerra de 1936-1939. La República Española, el Ejército Popular y el Nacional. Francisco Franco. España en la Segunda Guerra Mundial. La División Azul.
Blue Max
Soldado
Soldado
Mensajes: 33
Registrado: 24 Ago 2006, 12:38

Mensaje por Blue Max »

Al abordad la historia, lo primero que debe hacerse es dejar en la puerta del gabinete de estudio el sentimiento de asco. Es una ciencia apasionante, pero que debe estudiarse sin pasión, sólo con interés.

Volviendo al tema, y leyendo las respuestas que van surgiendo, proporcionándome más dudas y nuevos interrogantes, me pregunto ¿Por qué José Antonio nunca admitió ser Fascista?. Y cuando digo fascista, me refiero al fascismo, como lo que es, aquello que nace en Italia. Desde el punto de vista del lenguaje periodístico, que no científico en absoluto (ni doctrinal, ni histórico), ya dije en otro momento es normal dar por sentado que la Falange es el Fascismo Español. A nivel internacional este intencionado error es mayor todavía, creo. Para la Internacional Socialista (comunista) es un objetivo fundamental unificar enemigos. Para ellos no existe Fascismo, Nacional-Socialismo; Nacional-Sindicalismo, ni cualesquiera otros grupos sejemantes como aquéllos a los que alude el amigo León. Mantienen, y aún sus herederos, como veo, hoy día como definición oficial la acuñada por Dimitroff (ya lo se, me repito más que las morcillas, pero los hechos hablan por sí solos). Según esta definición oficial nacional socialismo y nacional sindicalismo es lo mismo que fascismo y este a su vez un producto del capitalismo. Por consiguiente, el Socialismo marxista no tiene más que un único enemigo: el capitalismo. Todo lo demás son distintas formas de capitalismo.

Una buena síntesis de la doctrina fascista se ha hecho más arriba, resumiéndola en breves puntos por otro compañero del foro. No obstante las reducciones son peligrosas pues acaban llevando al absurdo, dicho sea con el máximo respeto.

Si a la paella mixta le quitamos los cangrejitos, el conejo, las gambas y el azafrán y le añadimos unos cuadritos de zanahoria y unos guisantes, no creo que nadie diga que nos encontramos ante una variedad nueva de paella, sino frente a un arroz tres delicias... (bueno, se me olvidaba el huevo creo).

Así las cosas, añadamos algo esos puntos que resumen la doctrina fascista y veremos si tenemos algo semejante a lo visto en Alemania o Italia.

Una de las frases de José Antonio que mejor describen la filosofía de la vida en su doctrina política está tomada de uno de los puntos iniciales de la Falange, publicados el día 7 de diciembre de 1.933, poco más de un mes desde la fundación de la Falange y cuando aún no se había producido la fusión con las JONS.

"La interpretación católica de la vida es en primer lugar la verdadera, pero además históricamente la española"

La primera parte de esa frase contiene la afirmación de un creyente (católico) que defiende un dogma de fe de la religión católica. Sin embargo, la segunda parte es una verdad científica, y así lo creo, perfectamente demostrable con documentos históricos en la mano, independientemente de que se sea o no católico; independientemente de que guste o no guste; se acepte o no se acepte la religión católica; se amen o se odien los dogmas católicos.

Abordemos el tema desde una perspectiva absolutamente diferente si se me permite. Fíjense, apartemonos de los dogmatismos, y del mismísimo análisis histórico. Centrémonos simplemente, si se puede en este foro, en hacerlo desde un punto de vista jurídico. Si algún estudioso del derecho civil español hay por el foro conocerá la obra de FEDERICO DE CASTRO, gran civilista y maestro. Cuando habla de "Los principios generales del derecho", escribe algo verdaderamente interesante, plenamente coincidente con el planteamiento de José Antonio y que no necesita de mayor comentario, y si entro en tan fangoso terreno es porque no estamos analizando los movimientos de blindados en Kursk, sino que creo que estamos abordando una cuestión meramente filosófica.

"El derecho español tiene sus principios específicos, rectores de nuestro vivir jurídico y manifestación del espíritu nacional. Son una constante de la legislación histórica y del pensamiento de la doctrina clásica, y se afirman ne la voluntad del pueblo español de defender su personalidad.

Sin pretensiones de una formulación concreta de los principios tradicionales españoles, se puede señalar la existencia de estas directrices: concepcíón católica de la vida, superioridad de los valores morales sobre los materiales, preferencia de la causa moral sobre la seguridad del tráfico, valoración del honor, respeto al decoro, fidelidad a la palabra dada, intimidad moral de las relaciones familiares, primacía de la dignidad humana"

"Los principios políticos, como expresión de la voluntad rectora del Estado, son los más enérgicos; pero en su eficacia jurídica están subordinados la la fuerza legitimadora del Derecho Natural, y respeto a su eficacia social no habrán de contrariar los principios naturales."

"La concepción jurídica española no permite separar a las normas legales de los principios religiosos y morales de su finalidad política: se hacen, como dicen "las Partidas", a servicio de Dios y procomunal de las gentes. No es un azar, por cierto, que haya sido un español, Raimundo Lulio, el que primero utilice el término de principios del Derecho y señale su significado y contenido.

Nada más expresivo del valor que entonces se concedía a los principios generales que estas palabras de Ramón Gómez de la Serna: "Hay principios inmutables que están en la consciencia del género humano, que en todos los pueblos a que ha llegado la antorcha de la civilización se respetan como leyes, y que, sin embargo de que son la base sobre la que el legislador levanta su obra, no han recibido sanción expresa, tal vez porque se considera que no puede añadir autoridad a lo que el asentimiento general de las naciones y de los siglos se la han dado sin contradicción; tal vez porque teme rebajar su importancia en el hecho de ponerles un sello nuevo que los comprenda con leyes que tienen carácter pasajero y mudable. Estos no son sólo leyes, sino que pueden llamarse con propiedad leyes de leyes; son reglas de orden superior que siempre se suponen, aunque no estén reducidas fórmulas oficiales de la Ley ni pasen por las solemnidades de una publicación que nadie necesita para conocerlos"

(Curioso es que pese a que pudiera tildarse tales argumentos como de reaccionarios, ultraconservadores, etc etc.. son los principios en los que se apoya sin discusión alguna sobre su legitimidad las acusaciones, y delitos enjuiciados en Nüremberg, en tanto en cuanto que se trata de principios inmutables en el tiempo, mientras el hombre sea hombre)

Esto es así, Históricamente ha sido la interpretación católica de la existencia la que ha regido la vida española, jurídica y política tambien. En España, cuando se habla de tradición, estamos hablando de catolicismo, de doctrina católica. Cuando se habla de derecho natural tradicional, estamos hablando de Derecho natural cristiano (Católico). De ello el tremendo gazapo cometido por los redactores de las REALES ORDENANZAS (para los amigos militares españoles del foro, fijaros bien) de 28.12.78

Cuando los redactores hablan de los "ideales enraizados en la tradición secular ..." están hablando, sin quererlo, de la tradición católica. El Ejército Español a lo largo de los siglos no ha tenido otra fuente distinta de ideales que la doctrina católica; la moral católica. Sin embargo, no se percataron entonces, que las REALES ORDENANZAS tenían que acomodarse a la Constitución.

Pues bien, lo mismo sucede con la doctrina falangista. No tiene una visión del mundo (Weltanschauung) propia en el sentido de que haya fabricado una nueva. La suya es sencillamente la históricamente española; la tradicionalmente española... La interpretación católica de la vida, en suma. La hace suya, la incorpora a su doctrina, o se se prefiere, al revés, José Antonio inserta y acomoda su doctrina política, su planteamiento doctrinal a la visión del mundo católica, fusionándose con ella.

Esta es la esencia de la doctrina Falangista desde un comienzo y esta fue la explicación ideológica que siempre dio Primo de Rivera, precisamente cuando le criticaban que la Falange era una imitación del Fascismo. España ha de volverse sobre sí misma; ha de volver a encontrar sus raíces; sus planteamientos doctrinales tradicionales (el Derecho Natural Cristiano), que le llevaron a su grandeza, según las propias palabras de José Antonio (grandeza más espiritual que material, considero yo)

Por consiguiente, si España vuelve sobre sí misma, y la Italia de Mussolini vuelve sobre sí (a la Roma Imperial) precisamente en lugar de encontrarse se separarían fundamentalmente. Hablar de paralelismo entre las doctrinas fascista y falangista, creo es hacerlo en su sentido literal de la palabra, es decir, dos líneas rectas separadas entre sí, pero que nunca llegan a encontrarse. La época de grandeza (material-espiritual) de Italia, como nación, no coincide (al menos en su púnto más algido) con la tradición católica, sino con el paganismo. Igual sucede con el caso de Francia, como acertadamente denunciaba Jaurès en la Asamblea Nacional. Por el contrario, para España, históricamente, su grandeza coincide precisamente con el momento de mayor grandeza de la religión católica.

En cierto lugar que no recuerdo de los textos clásicos falangistas se habla de la religión católica como "clave de los mejores arcos de nuestra historia" Esto que incluso tuvo que aceptar Ramiro Ledesma, quien ideológicamente distaba bastante en este punto de Jose Antonio; repito, ésto es exactamente lo que significa el catolicismo, nos guste o no, dentro de la tradición hispánica. Si hay algún arquitecto en el foro, sea creyente o ateo, si es al menos científico, tendrá que reconocer que el catolicismo es piedra angular en el edificio histórico español.

(si eso queremos cambiarlo ahora, es otra historia, que para eso el pueblo es soberano, pero sigo ateniéndome a los hechos y al momento histórico sobre el que estamos hablando)

En el punto VIII de los "puntos iniciales" dedicado a "lo espiritual", José Antonio había añadido: " Falange Española no puede considerar la vida como un mero juego de fectores económicos. No acepta la interpretación materialista de la historia. Lo espiritual ha sido y es el resorte decisivo en la vida de los hombres y los pueblos"

"...Aspecto preeminente de lo espiritual es lo religioso" Oportuna matización ésta, ya que hay regímenes que reconocen la necesidad de lo espiritual para mover a sus pueblos, pero rechazan lo religioso. Regímenes totalitarios como el socialista; el nacional-socialista, admiten lo espiritual, pero su espiritualidad rechaza la existencia de toda religión, porque no toleran ninguna competencia.

En el caso de la Falange, su doctrina no la considero en ese aspecto totalitaria, porque la doctrina no es una religión, no sustituye a la religión. No disputa a la religión el dominio del alma del hombre. Por tanto, no abarca al hombre en su totalidad (compárese este punto con el nacional-socialismo y el fascismo). Está dentro de la más clara tradición del pensamiento tracidional español.

Un régimen totalitario no admitiría tal dicotomía. Tales regímenes deben y quieren gobernar al hombre en su totalidad. (la religion no era el opio del pueblo??)

Continuando con la lectura de este punto VIII, José Antonio sienta una afirmación que curiosamente coincide con el planteamiento hecho en este aspecto por F.Engels: "Ningún hombre puede dejar de formularse las eternas preguntas sobre la vida y la muerte; sobre la Creación y el más allá".

Es curioso, pero tampoco Engels admitió el "dilettantismo"; el sí pero no, el no estar a favor pero tampoco en contra; el disfraz del agnosticismo, en suma:

"Esta obra (la de Engels) representa lo que nosotros llamamos el materialismo histórico, y esta palabra es para los oídos de la inmensa mayoría de lectores británicos una aguda altisonancia. La palabra agnosticismo todavía puede caber, pero materialismo, totalmente imposible. De hecho ¿qué otra cosa es el agnosticismo sino un materialismo vergonzante?. La concepción de la naturaleza del agnóstico es totalmente materialista. La totalidad del mundo natural es dominada por leyes y excluye toda clase de influencia exterior..."

"Hoy sin embargo nuestro mundo de las ideas sobre el universo en evolución no deja en absoluto sitio alguno ni para un creador ni para un director. Cuando un hombre es un científico;cuando sabe algo con certeza, entonces es materialista. Fuera de su ciencia, en terreno en que no se ecuentra seguro, traduce al griego su ignorancia y lo llama agnosticismo"


Existe como puede verse un paralelismo interesantísimo, de un lado Engels y José Antonio coinciden plenamente "A esas preguntas no se puede contestar con evasivas; hay que contestar con la afirmación o con la negación" sigue diciendo José Antonio. Engels, por supuesto contesta la negación; con un no rotundo: "con Dios, sencillamente ya hemos terminado" y emprende la visión del mundo desde una interpretación materialista.

José Antonio por el contrario, contesta con un sí rotundo a la interpretación católica de la existencia. Y es que tanto Engels como José Antonio representan, al menos a mi parecer, unas mentes lógicas que no toleran el confusionismo.

Así y para terminar (disculpadme pues me parece que he vuelto a extenderme un poquito) :roll: , en una doctrina político-filosófica, bastaría con buscar e indagar cuáles son sus objetivos para conocer básicamente su doctrina "dime lo que pretendes y te diré lo que eres". Cuando los partidarios del utilitarismo o del hedonimso, o del propio socialismo marxista nos explican lo que pretenen conguir; cuáles son sus ideales en esta vida, nos están describiendo evidentemente su doctrina. En el caso de la doctrina falangista ocurre lo mismo, y he tenido la suerte de encontrar una de esas frases de José Antonio sumamente descriptivas:"Queremos implantar una justicia social profunda, para que sobre esa base los pueblos vuelvan a la supremacía espiritual"Y ha quedado clara la escala de valores de la doctrina falangista yla concepción cristiana de la vida.

Comparemos ésto, que es punto esencial e inmutable de la doctrina falangista, con el Fascismo y en Nacional-Socialismo. ´¿Seguimos ante una paella, o nos comemos un arroz tres delicias?


león
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 365
Registrado: 07 Sep 2006, 18:20

Mensaje por león »

Bueno, pues como vamos viendo el fascismo como ideología no es sólo cosa de italianos y alemanes. Por no ser ni siquiera es cosa sóo de europeos. ¿No tenía acaso Japón también fuertes características fascistas en su estado?

Pero vamos al caso concreto de FE y voy a intentar responder al estimado forista Blue Max.
Digamos que FE se encuadra en lo que sería un fascismo de corte "eurocatólico" (palabro que me invento yo para entendernos), es decir que nace en un país de tradición cultural europea y católica, fascismos que presentan una serie de similitudes y características propias respecto al menos a los centroeuropeos.

Si queremos sus antecedentes por cierto habría que buscarlos en la Francia de pricipios del siglo XX, en Charles Maurras y su Acción Francesa que en muchos aspectos antecede incluso a FE y al Partido Nacional Fascista italiano. En España llegó a haber un primer conato de partido pseudofascista a imagen y semejanza, Acción Española, aunque acabó por parecerse más a la CEDA que a un verdadero fascismo.

Es más, en la católica Austria Dolfuss gobernó a la manera fascista desde 1932 hasta que fue asesinado por nacionalsocialistas que en su teoría racial aspiraban a la gran "Germania" por encima del estado político. Recordemos que Dolfuss estuvo muy cercano a Musolini y que en aquelos primeros años se hablaba de la "inevitable" confrontación Italia fascista - Alemania nazi entre otras cosas por la cuestión austríaca.
Curioso ejemplo que se repitió con la Grecia del general Metaxas, un auténtico "fascista mediterráneo" con componentes incluso más racistas y próximos al nazismo que lo usual en estos fascismos; que en 1936 cogió el poder en Grecia y que paradojas de la vida lo dejó con la ocupación alemana de 1941.

Excepto el caso griego, ¿que tienen en común estos fascismos? Lo dicho, europeos de tradición o mayoría católica(Austria siempre ha sido el baluarte católico de Europa central). FE respondía a todo esto y su ejemplo fue reivindicado también en los siguientes que paso a enumerar y describir someramente, para no aburrir mucho.

Se llegó a hablar, aún hoy algunos estudiosos lo hacen, de "fascismo católico" o "fascismo clerical". La propia Italia podría haberse incluido (FE se inspiró en todo caso en Italia y nunca en Alemania) pero las circunstancias la empujaron a derivar hacia el nacionalsocialismo que gobernaba Alemania.

En Rumanía la Guardia de Hierro se inspiró en FE desde su fundación, haciendo extraños juegos ideológicos con las iglesias ortodoxas y católicas del país. Sólo la IIGM y la participación alemana acabaron por nazificarla.

Québec, francófono y católico, tuvo también su fascismo encarnado en Duplessis que bebía de FE y bebió de Petáin.

Vargas en Brasil se decía admirador de la figura de José Antonio y del programa de FE.

El caso libanés ya ha sido comentado.

Pavelic y sus utachas (siniestro nombre que volvió a resurgir en la guerra de la ex-Yugoslavia y que atrajo las simpatías por Croacia de numerosos neofascistas europeos) se parecían mucho a FE y se acercaron a Alemania durante la IIGM cuando ésta se mostró como única garante de su independencia en los Balcanes ante la incompetencia italiana.

En Polonia, católica nación entre la influencia luterana prusiana y la ortodoxa Rusia, el general Pilsudski (no recuerdo bien si se escribía así :roll: ) y luego Bardel gobernaron hasta la invasión alemana en un modelo a medio camino entre la dictadura de Primo de Rivera (padre) y los arranques ideológicos y políticos estilo FE.

Los rexistas belgas, con Leon Degrelle (mi nick es por otra historia, nada que ver) a la cabeza, y que por cierto vivió exiliado en España tras la IIGM eran de clara concordancia con FE y hacían gala de ello.

Rumanía, Bélgica, Croacia, Polonia... los intentos franceses o de Québec, el mismo Petáin aunque sólo hasta cierto punto, la Italia fascista de preguerra. FE se alimentó de algunos de éstos y a su vez alimentó a otros posteriores o contemporáneos.


Blue Max
Soldado
Soldado
Mensajes: 33
Registrado: 24 Ago 2006, 12:38

Mensaje por Blue Max »

Si los "fascistas", como los llamáis a todos se admiraban tanto, y reconocían beber unos de las fuentes de los demás.... insisto. ¿Por qué José Antonio nunca reconoció que ni él ni su movimiento era Fascista?


león
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 365
Registrado: 07 Sep 2006, 18:20

Mensaje por león »

Hombre, algunos se admiraban, otros se ignoraban, otros se enfrentaban (Metaxas-Hitler...) y otros se inspiraban sin más.

Me remito (perdón por autocitarme) a mi post anterior: definamos las características de los fascismos, ahora preguntémosno ¿las cumple FE? Sí, pues blanco y en botella.
Además un detalle, aquí se ha empezado por debatir si la fascista era FE, no José Antonio, que como dicen en mi pueblo "es igual pero no es lo mismo" :D .


Blue Max
Soldado
Soldado
Mensajes: 33
Registrado: 24 Ago 2006, 12:38

Mensaje por Blue Max »

José Antonio Primo de Rivera.... es la doctrina falangista.. Su pensamiento.. su doctrina.. Creo haberlo dicho mas arriba... No se, quizá lo olvide. Pero en cualquier caso, hare lo dire de otro modo "Falange Española, jamás se calificó de fascista" (in claris non fit interpretatio) Saludos León, y disculpa pero antes puse en tu boca unas palabras que no eran tuyas sino de otro compañero del foro..... :oops:


león
Sargento Segundo
Sargento Segundo
Mensajes: 365
Registrado: 07 Sep 2006, 18:20

Mensaje por león »

José Antonio es Falange, sí. Pero no sólo. Ramiro Ledesma Ramos, Onésimo Redondo... todos tienen un peso más importante del que usualmente se le da. José Antonio lo que sí es sin duda es la voz de Falange, y su "estrella". José Antonio fue el verbo de Falange, su rostro, su icono... era hijo de quien era, tenía, a pesar de todo, un aire intelectual, tenía la capacidad de dialogar con elementos ideológicamente opuestos... y era el único con cierto calado social. Falange sobredimensionaba (y no quiero restar importancia con esto a la inmensa figura de José Antonio en FE) su papel por una razón sencilla y práctica: carisma.

Un führer, un duce, un caudillo... el liderazgo fascista era esencialmente carismático; los fascismos aunque confiaban en una "élite" nacional política al mismo tiempo partían de la idea de la revolución nacional y popular. Concepto copiado del partido bolchevique y el éxito revolucionario soviético, la dualidad de una minoría política muy preparada que dirige el movimiento y a la vez el presentarse como la encarnación del pueblo alzado. ¿Quién en Falange podía a la vez cumplir el papel de líder de la élite falangista en la conquista del estado y tener carisma suficiente como para recabar simpatías y adesiones de la masa popular? José Antonio.

Otro tema es que José Antonio, y vuelvo a discernir entre él y Falange a conciencia, nunca (o casi) se admitiera fascista. Onésimo Redondo o Ramiro Ledesma Ramos sí que lo hacían con orgullo además constantemente. En los mítines de FE era usual el aderezzo fascista a todos los niveles y la inmensa mayoría de sus militantes ya antes de nuestra guerra civil se reconocían fascistas. Ya ni hablamos durante la guerra o en los años de la IIGM, ahí es que no cabe la más mínima duda.

Porque FE siguió existiendo tras José Antonio. Aparte de los juegos diplomáticos de Franco, ¿quién presionó en España para entrar en la guerra junto al Eje? FE, y mucho que lo hicieron antiguos compañeros de José Antonio.
¿Qué aducía FE? El participar España en el "nuevo orden mundial" fascista que Alemania e Italia estaban construyendo.
¿Por qué los "camisas viejas" de las FE JONS se negaron en redondo a la unificación con los carlistas a la que obligó Franco? Porque aducían que el Carlismo (a pesar de haber sido un aliado circunstancial) era conservador, monárquico y clerical; y se traicionaba la revolución nacional-sindicalista (fascismo).
¿De dónde vino la oposición a Franco (o el disgusto cuanto menos) de muchos "camisas viejas" de FE JONS? De considerar que Franco olvidó la revolución nacional-sindicalista y el ideario fascista.

Hay más, perla de Ramiro Ledesma ante Musolini mientras se proclama fascista: "¿La moral católica? No se trata de eso, nos referimos (FE) a una moral de conservación y engrandecimiento de lo español (...) nos importa más salvar a los españoles que a los hombres."
Otra: "(..) queremos (FE) una España joven y un Estado nuevo, totalitario, que mire a Roma y, muy pronto, a la Alemania de Hitler"
Por cierto que es él quien crea todos los símbolos de FE, bandera rojinegra, el yugo y las flechas, el grito "¡Arriba España!", lo de "Una, Grande, Libre" o el luego usado por multitud de grupos fascistas y neofascistas más tarde en toda Europa "Revolución Nacional".

Es Ramiro Ledesma el verdadero fundador del corpus ideológico de FE JONS el nombre real del partido, básicamente porque en realidad Falange era el "marketing" , bien entendido, de la figura casi mesiánica de José Antonio, y la otra parte del asunto la Junta de Ofensiva Nacional Sindicalista quien daba la sustancia política.


Avatar de Usuario
maximo
General de Cuerpo de Ejército
General de Cuerpo de Ejército
Mensajes: 9410
Registrado: 11 Ene 2003, 13:03
Ubicación: Hispania Citerior
España

Mensaje por maximo »

Enhorabuena por la discursion... la empece a leer temiendo..."lo que ya sabeis", pero me habeis sorprendido. Incluso he estado tentado de postear algo, pero nada nuevo tengo que decir salvo apoyar la idea de que si Jose Antonio no gustaba de denominarse fascista habria que preguntarle a el por que ya que todos los componentes "comunes" de los diferentes grupos fascistas europeos, y que tan bien se expuso antes, los cumplia de sobra. De hecho, no deberiamos empeñarnos en una discursion escolastica sobre la definicion de las palabras. Deberiamos centrarnos en el nucleo ideologico en si. Si a alguien no le gusta la palabra "fascista" por las connotaciones que ha recogido a lo largo de la historia pues que elija otra para catalogar al pielago de movimientos de ese corte que se extendieron por el mundo. Yo soy partidario de continuar usando "fascista" como denominador del movimiento representado por FE por costumbre historica y por simplificacion. Por supuesto, lo interesante es señalar las circunstancias particulares del fascismo en España. Esos puntos diferenciadores que hacen de nuestros fascistas personas diferentes a las de otros paises. Tambien convendria recordar que los movimientos fascistas Europeos no tenian las connotaciones negativas que tienen ahora en aquellos momentos. Y que, por tanto, es muy diferente la actitud que podria tener el pueblo llano frente a el entonces y ahora. Las situaciones historicas del fascismo son totalmente diferentes en estos momentos y no se puede extrapolar nada de nuestro tiempo a aquella era.

Reitero mi felicitacion a los foristas por dar a este debate tan "peligroso" todo un baño de rigor y buena educacion.


\\"Un cerdo que no vuela solo es un cerdo\\"
Marco Porcellino.
Blue Max
Soldado
Soldado
Mensajes: 33
Registrado: 24 Ago 2006, 12:38

Mensaje por Blue Max »

Sinceramente os agradezco a todos vuestras palabras. Nunca será posible ponernos de acuerdo, afortunadamente, y menos en un tema como este. He de reconocer, como bien afirma máximo, que hemos entrado a profundizar en exceso en esta discusión. Ya lo decía mi abuela "hijo hablas mas que una portera en lunes". En cualquier caso, efectivamente, al margen de como queramos denominar a algo, absolutamente cierto que determinadas connotaciones hacen que numerosos grupos tengan una similitud que los permita llamar, "fascsistas", como adjetivo, como común denominador. En cualquier caso. GRACIAS A TODOS. Por cierto, he abierto un hilo sobre la Legión Cóndor y Sïgüenza... a ver si podéis echarme una mano, aunque es dificil dado que nada he encontrado al respecto, salvo ciertos testimonios personales, de los que sólo puedo hacer el caso que se debe.


Avatar de Usuario
El Templario
Alférez
Alférez
Mensajes: 711
Registrado: 26 Sep 2006, 14:43
Georgia

Mensaje por El Templario »

Un tema que creo puede promover más debate es el “Decreto de Unificación” del 19 de abril de 1937 por el que se constituía FET y de las JONS como resultado la fusión de Comunión Tradicionalista y la originaria FE de las JONS, y las consecuencias que provocó este echo.


Algunos antecedentes:

“Repudiamos el sistema capitalista, que se desentiende de las necesidades populares, deshumaniza la propiedad privada y aglomera a los trabajadores en masas informes, propicias a la miseria y a la desesperación. Nuestro sentido espiritual y nacional repudia también el marxismo.”

“La riqueza tiene como primer destino, y así lo afirmará nuestro Estado, mejorar las condiciones de vida de cuantos integran el pueblo. No es tolerable que masas enormes vivan miserablemente mientras unos cuantos disfrutan de todos los lujos.”

“Nos afanaremos por triunfar en la lucha con solo las fuerzas sujetas a nuestra disciplina. Pactaremos muy poco.”


Estas son algunas de las afirmaciones contenidas en la llamada norma
programática de FE de las JONS.

Ya, cuando un alzamiento contra el estado de cosas reinante se adivinaba (o se sabía) inminente, aparecía en el número 3 de No importa, “boletín de los días de persecución”, correspondiente al 20 de junio de 1936, un artículo que bajo el subtítulo, “aviso a los “madrugadores”, la Falange no es una fuerza cipaya”, decía: “no seremos ni vanguardia ni fuerza de choque ni inestimable auxiliar de ningún movimiento confusamente reaccionario; [...] cada militante en la Falange está dispuesto a dar su vida por ella, por la España que ella entiende y quiere, pero no por ninguna otra cosa.”

Cuatro días mas tarde, el mismo Jose Antonio, desde la cárcel de Alicante,
afirmaba, “[...] es ofensivo para la Falange el que se le proponga tomar parte como comparsa en un movimiento que no va a conducir a la implantación del Estado Nacional-Sindicalista [...], sino a reinstaurar una mediocridad burguesa conservadora [...]”; y el 17 de julio, ante el inminente levantamiento, afirmaba, “nuestro triunfo no será el de un grupo reaccionario [...] al contrario; nuestra obra será una obra nacional, que sabrá elevar las condiciones de vida del pueblo, verdaderamente espantosas en algunas regiones, y le hará participar en el orgullo de un gran destino recobrado”.

Sólo dos días después, “la España que no se resignaba a morir a manos de la otra media” se había levantado en todo el territorio nacional y dominaba en buena parte del mismo.
Pero, la masiva y caótica afluencia a las filas de Falange, de personas y personajes de muy diversas tendencias e intereses, llevó a que muchos de los mandos y militantes mas comprometidos temieran una posible deformación y adulteración de la doctrina y el proyecto revolucionario nacional-sindicalista; de ahí que surgiera con fuerza la figura de Manuel Hedilla, quien procuró clarificar la situación de la organización dentro del bando nacional, y mantener la ortodoxia de la doctrina joseantoniana.
Después de un incidente protagonizado en Salamanca la noche del 16 de abril de 1937 por miembros de distintas corrientes existentes en el seno de Falange, a resultas de los cuales resultaron dos muertos, el Cuartel General de Franco, se alarmó y decidió llevar adelante un plan que ya venía fraguándose, bajo la inspiración de altos mandos militares y del cuñado de Franco, Ramón Serrano Súñer: la creación de un gran partido único. Así el 19 de abril de 1937, Manuel Hedilla, Jefe Nacional de Falange en aquel momento, es sorprendido por el Decreto de Unificación con los tradicionalistas bajo la jefatura de Franco. Esta fusión, aunque logró la tranquilidad política en la zona nacional, supuso, de hecho, la desaparición de la Falange Española tal como la concebía José Antonio.
Así, a raíz del Decreto de Unificación, por el que se constituía FET de las JONS, el espíritu de rebeldía falangista fué capaz de reactivarse, estimulado por la negativa de Hedilla a asumir la jefatura de la Junta Política de FET y de las JONS que por decreto de 22 de abril le otorgó Franco, ni puesto alguno dentro de la nueva y artificial estructura político-ideológica del naciente régimen.
Detenido el 25 de abril de 1937, bajo la acusación, nunca probada, de haber conspirado contra el Caudillo fue condenado a muerte. Por intercesión del propio Serrano Súñer y del embajador de Alemania se le conmutó la pena, siendo desterrado a Canarias.

En diciembre de 1937 aparecieron las primeras octavillas de la Auténtica Falange, aunque el ambiente ya estaba muy caldeado incluso desde antes de la detención de Manuel Hedilla y de otros mandos falangistas.
Con un ambiente muy caldeado tras la de tención de Manuel Hedilla y otros mandos falangistas, en diciembre de 1937, aparecíeron ya los primeros brotes activos de disidencia, bajo los nombres de Falange Española Autentica y Falange Autónoma que, mediante una serie de octavillas denunciaban el secuestro de la Falange por parte de los militares y, según el auto de procesamiento de Hedilla y otros falangistas con él detenidos, pretendían el desprestigio de Franco “por no interesar que este ganara la guerra fuera de las normas Nacional-Sindicalistas”.
La idea parte de mandos históricos pero muy secundarios, como Patricio Fernán González de Canales, Jefe Territorial de Prensa y Propaganda de Andalucía; Martín Ruiz Arenado, Secretario Territorial de Andalucía y Narciso Perales, que se conciertan para hacerse con el poder desde dentro de la Falange franquista, iniciativa que, a pesar de contar con el apoyo tácito de Dionisio Ridruejo, en esos momentos influyente intelectual en el bando nacional, y de que llegó a preocupar hondamente a algunos responsables de la nueva y oficialista FET, apenas repercutió en la vida política, por lo que pronto, dichas organizaciones clandestinas desaparecieron en el silencio... lo cual, no significaba que con ellas despareciera el espíritu de rebeldía.

En diciembre de 1939 varias facciones falangistas disidentes se ponen en contacto y tiene lugar, en la casa madrileña del coronel Rodríguez Tarduchy, Jefe de Provincias de la Falange originaria, la constitución oficial de la Falange Auténtica y su Junta Política clandestina. Asisten:

• Daniel Buhigas

• Ramón Cazañas

• González de Canales

• Luis de Caralt

• Pérez de Cabo

• Rodríguez Tarduchy

Se nombra la primera Junta de Mando que queda formada por:

• Presidente: Rodríguez Tarduchy

• Secretario: González de Canales

• Vocales:

- Daniel Buhigas (Galicia)

- Ricardo Sanz (Asturias)

- Ventura López Coterilla (Santander)

- Luis de Caralt (Barcelona)

- José Antonio Pérez de Cabo (Levante)

- Gregorio Ortega Gil (Canarias)

- Ramón Cazañas (Protectorado)

Además de la Junta clandestina, la oposición falangista se organizaba en otros pequeños grupúsculos, entre los que destacaban el creado en torno al general Yagüe o la Organización de Recobro Nacional-sindicalista (ORNS) de Ezquer, de gran empuje revolucionario, pero que apenas llegaron a contar con apoyos cualitativa o cuantitativamente significativos.

A junio de 1940 la Auténtica contaba con los siguientes militantes:

• Madrid: 400

• Galicia, León, Asturias y Santander: 1.500

• Cataluña: 900

• Levante: 500

En Vizcaya la Auténtica estará organizada y dirigida por el camisa vieja José de Oyárbide.

González de Canales mantuvo contactos con los grupos de Yagüe, que no quiso fusionarse por no considerar el desplazamiento de Franco del poder; con la ORNS de Ezquer, que tenían una fuerte implantación en Cataluña y Extremadura, principalmente en la comarca de Don Benito; el de Salvador Merino, que desde la dirección de los Sindicatos pretendía un giro social de la política oficial y otros como las Juntas de Agitación Nacional Sindicalistas o la Alianza Sindicalista. Sin embargo, no se llega a ningún acuerdo de fusión y, ante el estancamiento sufrido, algunas disensiones internas y la expulsión de Buhigas y Cazañas por malversación de fondos, la Junta Política, en su reunión de abril de 1941, decide la disolución de la organización después incluso de haberse planteado de forma desesperada asesinar a Serrano Suñer y a Franco, a fin de reanimar la disidencia falangista.

En 1942 se desataría la represión franquista contra los antiguos miembros de la Auténtica, Perales y Canales vuelven a ser detenidos y Pérez de Cabo, por el empecinamiento personal del general Varela, es juzgado y fusilado en Valencia.

El espíritu inquieto y revolucionario de muchos jóvenes fue dirigido hacia enemigos exteriores, y quedó demostrado con su incorporación a la División Azul, aunque quedó atenuado e incluso anulado a su regreso del frente del Este, con lo que el ideario falangista comenzo a perder peso, influido también, sin duda, por el cambio de tendencia que provocaba la victoria aliada en la guerra.

1945 sería testigo de la creación de la Alianza Sindicalista, promovida por los infatigables falangistas Narciso Perales y Gonzalez de Canales, a la que se sumaron desde un primer momento, algunos miembros de la CNT.

En 1949, el Consejo Político de la Vieja Guardia, entidad legal dentro del
Régimen, afirmaba que “el Nacional-Sindicalismo, es la única verdad española de este tiempo; es la única posibilidad política viable y decisiva”, y que “la Falange nunca podrá contar con el apoyo de las clases poderosas, [...] si es que sigue de verdad su destino revolucionario histórico”, afirmaciones que sirvieron de llamada a la movilización para muchos falangistas que habían permanecido mas o menos conformes con el Régimen. Así, varios responsables y dirigentes de las centurias de la Guardia de Franco, Falanges Universitarias y Frente de Juventudes, entre los que destacaban Ceferino Maestú, futuro promotor de las Comisiones Obreras, que abandonaría luego desencantado por el rumbo que estas tomaban, llegaron a constituir un pequeño grupúsculo que resucitaba el nombre de la posiblemente, primera organización española de marcado carácter nacional y social: las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), fundadas en 1932; pero tanto estas, como las JANS (1952), Haz Ibérico, Cinco Rosas (años 60), o tantos otros grupúsculos de impetuoso surgimiento, desaparecieron, la mayoría de las veces, a causa de la presión gubernamental.

La década de los 50, fue la gran década del SEU disidente, dado el activismo revolucionario del que hizo alarde en varias ocasiones, (disturbios en varias universidades, manifestaciones, confección de informes y panfletos , por la reforma universitaria, contra la monarquía y el capitalismo, insubordinaciones y enfrentamientos al SEU oficial...), que sólo la policía y la muerte accidental de un joven falangista pudieron frenar, en parte.

Sin embargo, a finales de 1959, surgía una nueva entidad, los Círculos Doctrinales Jose Antonio, que contaba con el apoyo de importantes falangistas históricos, como Miguel y Pilar Primo de Rivera, Julián Pemartín, Lula de Lara o Gonzalez de Canales, promotor, como vimos, de la Alianza Sindicalista en 1945, y que pronto comenzaron desarrollar una intensa actividad, como la celebración de conferencias o la edición de una revista (“Es así”) y diversos estudios, además de establecer contactos con destacados sindicalistas como Marcelino Camacho, (de hecho el local del Círculo de Madrid sirvió mas de una vez como lugar de reunión para las CCOO) o la formación de organizaciones juveniles, universitarias y sindicales varias, entre las que destaca el FES, que desplegó una intensísima y valiente actividad en un ámbiente hostilizado por la extrema derecha, la extrema izquierda y las autoridades. La actividad sindical, por su parte, a pesar de la proliferación de siglas y de los contactos y adhesiones de algunos sindicalistas anarquistas fue mas bien pobre y decepcionante.

En 1970, varios grupos falangistas, consiguen articularse en la llamada Junta Promotora de FE de las JONS, pero a la muerte de Franco, son muchos los falangistas que afirman que “no veían Falange, pero si veían falangistas” y que “la Falange ha muerto”, aunque “los falangistas no, porque nos apoyamos en una ideología joseantoniana, que no ha desaparecido ni muerto, [...], ¡ya está bien de identificar a este Régimen con la Falange!”. Mas, como adelantara Jose Antonio: “la participación de la Falange en uno de esos proyectos derechistas, (en este caso, el Régimen Franquista), constituiría una gravísima responsabilidad y arrastraría su total desaparición aún en el caso de triunfo”, y sin duda, dado el evidente fracaso de este tipo de organizaciones, así parece que ha sido.

Saludos


"IN HOC SIGNO TUETUR PIUS, IN HOC SIGNO VINCITUR INIMICUS"
Avatar de Usuario
Victor1905
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 55
Registrado: 28 Abr 2008, 02:41

Mensaje por Victor1905 »

La falange o el falangismo es una ideología propia pero claro pudo estar influenciada por grupos fascistas de Europa como pudo ser el caso de Italia y tal pero vamos es como ser socialista no significa ser comunista no se si me explico pero vamos el fascismo y el falangismo no es incompatible pero no es exactamente igual el falangismo es una cosa y el fascismo otra aunque pueden tener sus puntos de encuentro y desencuentro pero bueno es como todo en la vida.......


feres
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 65
Registrado: 12 May 2008, 02:33
Ubicación: A Coruña

Mensaje por feres »

no se puede llamar fascismo a o que hubo en españa, ya que el fascismo ocurrio en Italia al igual que el nazismo en alemania.


anais_aka
Recluta
Recluta
Mensajes: 16
Registrado: 27 May 2008, 20:56
Ubicación: ESPAÑA 14/88

Mensaje por anais_aka »

mmm ... fascista ... por cierto , yo estoy afiliada


Avatar de Usuario
maximo
General de Cuerpo de Ejército
General de Cuerpo de Ejército
Mensajes: 9410
Registrado: 11 Ene 2003, 13:03
Ubicación: Hispania Citerior
España

Mensaje por maximo »

feres escribió:no se puede llamar fascismo a o que hubo en españa, ya que el fascismo ocurrio en Italia al igual que el nazismo en alemania.


Obviamente, aqui lo que tuvimos fue "falangismo". Pero que en realidad son los nombres de las variedades locales del fascismo. Y decimos fascismo quizas porque el movimiento italiano fue el mas tempranero en hacerse popular. En realidad, en aquella epoca, todos los paises tenian su movimiento "fascista" y su movimiento "comunista". Eran cosas de los tiempos.


\\"Un cerdo que no vuela solo es un cerdo\\"
Marco Porcellino.
Tercio viejo de España
Capitán
Capitán
Mensajes: 1286
Registrado: 26 Oct 2008, 18:01
Ubicación: Jugando al Total War

Mensaje por Tercio viejo de España »

Me parece que se sabe poco de falange. FE JONS NO ES FASCISTA ni NAC-SOCIALISTA
Como dijo JA se cogio de fascismo lo justo y necesario. La supresion de partidos no supone como en Cuba o en el gobierno de Franco la supresion de libertad politica lo ue busca falange es quitar TODOS los partidos politicos disolviendose el movimiento, cuando este llegue al poder. Muchos pensareis ue se instauraria un gobierno autocratico ue haria lo ue quisiera; eso no es asi, cuando se instaure el gobierno de FE JONS se implantara la democracia interna sistema mas justo ue la partitocracia. Supresion de las comunidades que solo aumentan el gasto burocratico dando mas autonomia a los municipios ue son los ue estan en contacto con el pueblo.

Si quereis profundizar en el verdadero movimiento ue busca la grandeza de España pongo esta URL:

http://www.falange.es/pdf/nuestrasideas.pdf

Cualuier duda preguntadme


Roy
Capitán
Capitán
Mensajes: 1264
Registrado: 24 Dic 2007, 20:28

Mensaje por Roy »

Desde luego nuestro sistema actual es una mierda, pero ese no es motivo para escudarnos en una idea que ya todos conocemos de sobra, y no solo de lo que nos ha dejado la dictadura, sino de lo que cada cual ha podido indagar por su cuenta.
Yo en su momento me interese, al creer los intentos de partidarios como tu, que intentan maquillar el movimiento falangista bajo una cara democratica y justa, que deja mucho que desear en cuanto intentas averiguar un poco mas del tema.
Teniendo en cuenta la trayectoria de la familia de Primo de Rivera, ya tenemos una base para juzgar a la Falange, y mas aun cuando altos dirigentes de la Falange intercambiaban piropos y visitaban a los altos dirigentes alemanes durante el auge del totalitarismo nazi.
Luego intentais echarle las culpas a Franco y su ansia de fascismo y dictadura al uniros con monarquicos, carlistas, etc. Pero es todo una mentira, sois fascistas, enmascarados para no ser acusados tan directamente, y las pruebas estan ahi, en los comienzos del movimiento, en el desarrollo del mismo y en la actualidad.
Aunque el mono se vista de seda, mono se queda ;)


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados