Crisis. El Visitante, tercera parte

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Pasamos a la siguiente generación de tanques:

Panzerkampfwagen 43 Tiger 2

Imagen
https://www.deviantart.com/yqueleden/art/828503853

El Panzerkampfwagen 43 «Tiger 2» (llamado por los aliados «King Tiger» y a veces «Königtiger», aunque el Pacto nunca empleó esa denominación) fue un tanque pesado empleado por Alemania y sus aliados durante la Guerra de Supremacía.

Su antecesor, el PzKpfw VIE «Tiger», había sido desarrollado como tanque de ruptura, aunque su misión se modificó cuando se supo que la URSS estaba desarrollando tanques pesados. El Tiger tenía una coraza casi impenetrable para los cañones antitanque aliados, y estaba armado con un cañón de alta velocidad (el Kwk 36 de 88L56, versión del antiaéreo Flak 36) que podía batir a los blindados más pesados desde grandes distancias. Su suspensión de barras de torsión resultó muy eficaz y le daba una movilidad comparable a los tanques ligeros, a pesar de sus cincuenta y ocho toneladas de peso.

El Tiger fue entregado a batallones acorazados independientes que se desplegaron en puntos clave del frente. Aunque fue un tanque muy eficaz tanto en la ofensiva como en la defensiva, tenía defectos, entre ellos la coraza vertical, la escasa fiabilidad mecánica y, sobre todo, su alto precio, ya que su fabricación era casi artesanal. Además, debido a las maniobras del Ferdinand Porsche el tanque no pudo montar el cañón de alta velocidad Kwk 42 de 75L70.

Apenas entró en servicio se inició el desarrollo de un sucesor. Se propusieron varias opciones. El VK 45.03 era un Tiger en el que se sustituía la placa frontal vertical por otra oblicua, la torre por la del tanque Panther, y con algunos cambios (mayor proporción de piezas estampadas) para agilizar la producción. Por el contrario el VK 60.01 era un diseño completamente nuevo, un tanque superpesado de 65 toneladas con el cañón Kwk 43 de 88L71. Finalmente, se escogió el VK 50.01 de Henschel: se trataba de un Tiger alargado en el que se sustituía el tren de rodaje de ruedas superpuestas por uno más sencillo, resistente y barato de bujes Horstmann. El motor era un Maybach HL 250 de 730 kW (990 HP), y que era una versión sobrealimentada y de mayor cilindrada del HL 230. La transmisión fue la Maybach OLVAR EG 50, que incorporaba elementos de la Ansaldo AM-15 del Europanzer Jaguar. La coraza tenía una disposición similar a la del Panther, pero de mayor espesor, y que llegaba a los quince centímetros en el escudo de la torre. Esta derivaba de la Krupp del Tiger I, aunque con mejor diseño para favorecer los rebotes. La munición (ochenta proyectiles, de los que normalmente la mitad eran antitanques de alta velocidad y el resto polivalentes con carga hueca) se almacenaba en cajones con protección conta deflagración. Un sistema automático de extinción de incendios activado por células fotoeléctricas y sensores de presión complementaba la protección. Estaba armado con el cañón Kwk 43 y una ametralladora MG 42d, ya que se prescindió del ametrallador frontal. Muchas unidades fueron equipadas con otra ametralladora MG 42d para el comandante, y un mortero de 5 cm que podía lanzar bombas de humo o granadas anti personal. La dotación era de cuatro hombres, tres en la torre.

El Tiger 2 entró en servicio a mediados de 1943, complementando primero y luego sustituyendo al Tiger I. A partir de 1944 la producción el Tiger 2 se incrementó y los batallones fueron expandidos a regimientos pesados con un batallón de tanques pesados Tiger 2 y otro de infantería en transportes Kätzchen, con el apoyo de unidades de reconocimiento, de artillería autopropulsada y de ingenieros.

El Tiger 2 supuso una desagradable sorpresa para los aliados, ya que solo era vulnerable a los cañones más pesados. Era menos móvil que el Tiger I en terrenos llanos, pero lo superaba en los abruptos gracias a la combinación de un motor de gran potencia, la suspensión Horstmann y unas cadenas de gran anchura. Además tenía una fiabilidad comparable a la de los antiguos Pz IV. Sus principales defectos estaban en el peso que hacía necesarios vehículos especiales de recuperación (habitualmente Bergepanther o Bergejaguar), las grandes dimensiones que dificultaban camuflarlo, y la reducida autonomía.

Se propusieron diversas variantes que no fueron aceptadas como el Tiger 2B con cañón de 10,5L70, o el cazacarros Jagdtiger con un cañón de 12,8 cm en casamata. La producción terminó en 1946, al finalizar el conflicto, tras haberse entregado ocho mil trescientas unidades. Se mantuvo en servicio hasta 1970. Parte de los vehículos fueron convertidos en Tiger 2E con cañón de 10,5L60.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Panzerkampfwagen Pz 45 Panther 2

Imagen

https://www.deviantart.com/yqueleden/art/829964267

El Panzerkampfwagen Pz 45 Panther 2 fue un carro de combate polivalente desarrollado por Alemania durante la fase final dela Guerra de Supremacía, y que se convirtió en el tanque principal del ejército alemán hasta los años setenta.

El mal resultado del tanque Pz V Panther obligó al ejército alemán a utilizar el tanque Jaguar. El Jaguar dio un resultado excelente, pero se consideraba demasiado pequeño y se creía que no sería capaz de enfrentarse a los nuevos tanques aliados M26 y M29. Aunque el realidad el Jaguar siguió siendo competitivo gracias a la mejora del armamento, también pesó que el Jaguar era un diseño francoitaliano.

El Panther 2 no se basó en el Pz V sino en el Tiger 2, aunque volviendo a la suspensión por barras de torsión, ya que permitía mayores velocidades que el sistema Horstmann del Tiger 2, ya que no iba a soportar tanto peso. La torre también era la del Tiger 2, pero con un vistoso saliente posterior destinado a la radio y a almacenar la munición de uso inmediato; el Panther 2 fue el primer tanque con placas desprendibles para proteger a la dotación del incendio de la munición. Como el Tiger 2, el Panther 2 incorporaba extintores automáticos activados por destellos o sobrepresión. El cañón fue el más potente empleado durante el conflicto: el KW 45 105L62, que empleando la nueva munición Panzergranate 44 de casquillo desprendible era capaz de derrotar a cualquier tanque aliado a más de 2.000 m de distancia. Contra la infantería se empleaba la Panzergranate 44/2 de carga hueca, que además de producir fragmentos también era eficaz contra blindados. Además se suministraron proyectiles de metralla para combatir a la infantería, y deformables contra fortificaciones.

La protección llegaba a los 150 mm en el escudo frontal y a 110 mm en el frontal del chasis. Estaba propulsado por el mismo motor Maybach HL 250 con transmisión OLVAR EG 50 del Tiger 2; al pesar el Panther 2 diez toneladas menos, tenía gran movilidad.

Los sistemas de puntería del Panther 2 incluían un visor estereoscópico acoplado a una ametralladora telemétrica, pero solo para grandes distancias: la gran velocidad inicial del cañón (y la trayectoria tensa de sus proyectiles) permitía que, para menos de mil doscientos metros, bastara con seleccionar el alza a ochocientos metros y emplear el «tiro intuitivo», en el que el arma principal se apuntaba como un fusil. Además, el Panther 2 disponía de equipo para combate nocturno con un proyector de rayos infrarrojos, con visores para el apuntador y el jefe del tanque.

El Panther 2 llegó demasiado tarde y solo se emplearon quince unidades durante el conflicto, sin que llegasen a enfrentarse con tanques pesados norteamericanos. En la posguerra sustituyeron a los tanques Panther y Jaguar, y posteriormente a los Tiger 2, convirtiéndose en el «tanque principal» alemán, el primero de su tipo que podía actuar tanto como tanque de ruptura como de explotación.

El Panther 2 fue empleado intensamente en la guerra civil de la India; su aparición en gran número fue un choque para los norteamericanos, que tuvieron que acelerar la entrada en servicio de su carro de combate pesado M103. El Panther 2 siguió en servicio hasta que a partir de 1960 empezó a ser suplementado y luego reemplazado por el Panther 3. El Panther 2 fue también empleado por los aliados de Alemania. Se fabricaron diecisiete mil doscientos ejemplares entre 1945 y 1957.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Jagdjaguar and Sturmjaguar

Imagen

https://www.deviantart.com/yqueleden/art/703933390

El Jagdjaguar fue un cañón antitanque autopropulsado basado en chasis Jaguar, con un cañón en casamata. La placa frontal tenía 110 mm de espesor y una gran inclinación que la hacía invulnerable salvo a los cañones más pesados. Fue producido exclusivamente en la factoría Renault de Charleroi (Francia) y sustituyó a los menos protegidos Hornisse. Su producción cesó cuando apareció el Jaguar M con cañón de 88L60, casi equivalente al 88L71 al emplear munición mejorada. Además un cambio en la doctrina dio prioridad a los carros de combate con torre sobre los cazacarros. Aun así, entre 1942 y 1944 el Jagdjaguar se fabricó en grandes cantidades, potenciando la capacidad antitanque de las fuerzas del Pacto de Aquisgrán.

Jagdjaguar A: chasis de Jaguar A y B con cañón de 75L70. Se construyeron solo 350 unidades ya que se consideraba débilmente armado.

Jagdjaguar B: Con cañón 128L40, no pasó de prototipo.

Jagdjaguar C: la versión principal de producción, armada con cañón 88L71. Se construyeron 5.850 unidades.

Jagdjaguar Raketen: También llamado Raketenjagdjaguar o Raketenjaguar, fue una versión lanzazombis de la posguerra, que partía de de Jaguares A y C desarmados que se equiparon con con zombis filoguiados X-10. Se transformaron unas 400 unidades.

Sturmjaguar: fue un carro de apoyo armado con un obús de baja presión 150L12 y equipo de ingenieros. Hubo dos versiones principales. El Sturmjaguar A, aunque muy parecido al Jagdjaguar, fue una reconstrucción de Jaguar F y G averiados. Se transformaron 650 unidades en la factoría BMM de Praga. El Sturmjaguar B era similar, pero partiendo de chasis Jagdjaguar A. Tenía un perfil más bajo y mejor protección. Se construyeron 120 ejemplares.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Jagdpanther y Jagdjaguar

Imagen

https://www.deviantart.com/yqueleden/art/829101302

El Jagdpanther y el Jagdjaguar fueron cazacarros empleados por el Pacto de Aquisgrán durante la Guerra de Supremacía. Ambos vehículos respondían a la misma necesidad, que era montar el potente cañón Kwk 43 88L71 en un vehículo ágil y bien protegido.

En los combates del Sinaí y de Mesopotamia se había comprobado la gran eficacia del antiaéreo Flak 36 (88L56) como antitanque, pero era una pieza pesada y voluminosa, muy vulnerable a la artillería. El Hornisse montaba el cañón Flak 41 en un chasis Geschützwagen III/IV, y el Adolf, en un chasis Jaguar, pero ambos vehículos llevaban el cañón en una superestructura abierta que adolecía de protección. El Jagdpanther y el Jagdjaguar eran tan móviles como los Hornisse y Adolf, y estaban mucho mejor protegidos.

Tanto el Jagdpanther como el Jagdjaguar llevaban el cañón en una casamata acorazada en la parte delantera del vehículo, con una placa frontal oblicua. Sin embargo el Jagdpanther mostró las limitaciones del Panther: concebido como un reemplazo del Pz IV que empleaba muchos de sus componentes, era pequeño, poco fiable, de perfil demasiado alto, y además la suspensión frontal sufría por el peso de la coraza y el cañón. Por el contrario, el Jaguar era un blindado mejor concebido. El motor transversal permitía mejor distribución interna y la cámara de combate estaba algo más retrasada, haciendo que el centro de gravedad estuviese cerca del centro del vehículo. La placa frontal más inclinada favorecía los rebotes, resultando impenetrable para cualquier cañón aliado a distancias superiores a los quinientos metros.

La gran superioridad del Jagdjaguar hizo que el Jagdpanther fuese anulado tras producir solo 220 unidades. Por el contrario del Jagdjaguar se fabricaron 6.200 ejemplares que equiparon a los ejércitos del Pacto, siendo la primera versión el Jaguar empleada en gran escala por la Wehrmacht. Con todo la entrada en servicio del Jaguar M con cañón 88L60 lo hizo superfluo, cesando su producción a mediados de 1944.

Tanto el Jagdpantjer como el Jagdjaguar equiparon a batallones independientes de carros de asalto que operaron tanto con formaciones blindadas como de infantería. En combate fueron muy temidos por los aliados por su potencia de fuego, el perfil bajo que hacía difícil detectarlos, su agilidad y su excelente protección. Los aliados intentaron reproducir la fórmula, pero el SU-85 (basado en el T-34M) estaba peor armado y mal protegido. Los M9 y M40 (basados en chasis M3 y M4, respectivamente) montaban un cañón de 90 mm en casamata pero su rendimiento era inferior. El enorme M29 los superaba en potencia de fuego, pero era tan pesado y complejo que resultaba muy difícil de desplegar y de mantener.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Ya volveremos a los dibujitos otro día. Hoy toca otra entrega.


Los historiadores son unos señores que veinte años después explican por qué se ganaron o se perdieron las batallas. Habiéndolas vivido desde demasiado cerca, y sumando mi experiencia como ayudante de Von Manstein y del regente, pocas veces tengo paciencia para aguantar las ocurrencias de lso eruditos. Aun así, de vez en cuando alguno acierta, y he de reconocer que Klink lo hizo cuando se inventó el concepto de «Hinter del Encke», por detrás de la esquina. Dicen que Liddel-Hart dice lo mismo y lo llama «acceso indirecto». No sé si ese inglés lo habrá ideado por su cuenta, o habrá robado la idea, que tampoco me sorprendería en alguien de su raza. En cualquier caso, se trata de lo mismo: si se quiere conquistar tal o cual lugar, la peor idea es atacarlo, porque se supone que el contrario no es tonto, sabe leer los mapas, y estará esperando.

Según Klinck, lo mejor es ir por otro sitio ¿Qué deseas ir a Alejandría? Pues ve hacia el Sáhara, que por ahí no habrá nadie, una vez que hayas roto el frente te podrás mover a tus anchas, y Alejandría caerá como una fruta madura. Von Manstein y Hoth fueron genios de esa estrategia y siempre conseguían sorprender al enemigo. Siendo discípulo de los mejores soldados de Alemania yo también aprendí la estrategia, y me dispuse a ejecutar las órdenes del regente de tal manera que nadie pudiera albergar ni la más mínima sospecha.

Por tanto, si Von Lettow me ordenaba que organizase una reunión con Speer sin despertar sospechas en Schellenberg, lo peor que podía hacer era invitar al canciller. Tras la reunión en Schönhausen entre el regente y Von Manstein, el general debía estar con la mosca detrás de la oreja, más que nada por los repetidos fallos de sus instrumentos de espionaje. Después de darle algunas vueltas, entendí que la mejor manera de despistar al enemigo sería invitándole primero. Aunque al tomar tal decisión, no tuve en cuenta la bien probada capacidad que tenía Schellenberg de sorprender a los demás.

No fue fácil convencer al regente de la necesidad de cenar con ese elemento. Tuve que recordarle el papelín de Schellenberg al abortar el golpe de estado de Himmler, y en la conjura para dotar al Statthalter de unas alitas y un arpa. Aunque conociendo a Goering, más que en coros seráficos, lo supongo en las calderas de Pedro Botero. En su día, cuando supe de la intervención de Schellenberg en la conspiración me quedé de piedra, pues yo hubiese jurado que iba a ser el sucesor de Goering. Aunque he de reconocer que yo también me hubiese negado a suceder a semejante criminal. Todavía recordaba, en parte con vergüenza y en parte con furor, la directiva 31c, un documento infame que planificaba el exterminio de media Rusia para dejar espacio vital para los alemanes. El mariscal Von Manstein me la había enseñado antes de decirme que destruyese la copia, ya que el Gabinete había ordenado borrar cualquier rastro, pues no se les escapó el impacto que podría tener en la opinión pública internacional. Fuese ahora o dentro de un siglo. Una constante era que, si un documento existía, acababa saliendo a la luz. Pero las cenizas no pueden leerse o, según la interpretación de Schellenberg, los muertos no hablan, como demostró al aprovechar los juicios de Berlín para pasaportar a los que habían participado en esos odiosos planes.

Además, no hacía mucho había tenido una conversación muy instructiva con el coronel Von Tresckow, que había sido ayudante de Von Manstein en Palestina. Me relató el impacto que habían tenido en Schellenberg las masacres de la playa de Jaffa y de Ramat Rachel, un villorrio cercano a Jerusalén. Entonces entendí de donde procedían esas dos palabras que pocos conocían, pero que habían cambiado el destino de Alemania. No sé si Von Tresckow citó ese lugar por la impresión que sufrió con las matanzas, o para probarme, a ver si sabía algo. De poco le sirvió, ya que a esas alturas ya tenía experiencia de juegos clandestinos y había desarrollado una inimitable cara de póker. En cualquier caso, Von Tresckow pensaba que esas masacres habían hecho despertar a Schellenberg de su sueño nazi. Como mínimo, habría que darle el beneficio de la duda.

Al final, el regente tuvo que reconocer que Schellenberg podía ser un patriota a su manera, y concedió en invitarlo a cenar. Pero también me pidió que consultase con una cabeza mejor asentada que la mía, es decir, la de Herta. Buen consejo, porque mi adorada me propuso otra posibilidad que me pareció bastante más tenebrosa.

—Roland, seguro que algo de razón tienes, y tu general tiene algún aprecio por Alemania. A fin de cuentas, hasta los perros le toman cariño a su caseta. Pero no te equivoques, lo que le mueve a Schellenberg es el amor al poder. Fíjate como siempre sale de sus maniobras beneficiado. En tres años ha pasado de ser un oscuro chekista a uno de los líderes de Alemania.

—Pero todo eso ya lo tenía con Goering —le dije—. Era uno de sus principales colaboradores, y tal vez hasta su sucesor.

—En eso tienes razón. Aun así, no sabría decir si Schellenberg actuó por bondad. Hay personajes, si se les puede considerar personas, que ansían el poder absoluto a costa de lo que sea, y que no tienen empacho en cometer las peores tropelías. Ya sabes lo que está haciendo Stalin, y menos mal que se encargaron de Hitler. Pero yo pienso que el general no tiene como modelo a Iván el Terrible, sino a Napoleón. Un hombre conel anhelo de dominar el mundo, pero que tenía muy presente el legado que iba a dejar a la posteridad. Quiere pasar a la Historia como César y no como Tamerlán.
—Si es como dices, a un hombre así no le gustaría que se le recordase por la matanza de Jaffa.

—Tú lo has dicho. Con los juicios de los nazis ya hemos visto que no le importa matar, siempre que los crímenes no trasciendan. Además, tú ya sabes que la orgía de sangre no comenzó en Palestina, y que los nazis estaban convirtiendo Polonia en un matadero. Seguro que Schellenberg sabía lo que estaba pasando, y ni se le ocurrió anrir la boca hasta que se produjeron las barbaridades de Palestina, a sabiendas que antes o después saldrían a la luz. Ahora que pienso, ni siquiera descartaría que esa conversión que te contó Von Treschow no fuera un acto calculado, una manera de romper amarras, para que no se le pudiera acusar de crímenes tan execrables.

—¿Humanidad o premeditación? Ese es el dilema.

—Yo no tengo la respuesta —me contestó Herta—. Pero lo que sí que sé es que, hasta ahora, todas las acciones de tu general le habían encumbrado. Pasase lo que pasase, siempre acababa dando otro paso hacia lo alto. Hasta que al Gabinete se le ocurrió nombrar como Canciller a Speer, su antiguo protegido. Y hasta que a cierto oficial se le pasó por la cabeza que Alemania volviera a tener emperador ¿Te das cuenta de que te has puesto en medio del camino de Schellenberg?



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »


La artillería del Pacto también fue reformada. Al principio se pensó que no iba a ser necesario reequiparla, pues los obuses de 10,5 y de 15 cm tenían un rendimiento excelente. Aun así, había deficiencias que era necesario corregir. La más grave era la movilidad. Las piezas alemanas habían sido diseñadas para ser movidas por tiros de caballos, animales que no era fácil conseguir sin desproveer la agricultura, y que durante las operaciones caían como moscas por enfermedades o por acción enemiga, ya que resulta imposible enseñar a un equino a protegerse. Era más eficiente remolcarlas con tractores o camiones, pero no era factible ya que las cureñas carecían de amortiguadores y las ruedas eran macizas. Además, ni siquiera el remolque motorizado era ideal, ya que para los tractores no sería fácil mantener el ritmo de las formaciones acorazadas, especialmente en acciones fluidas.

La manera más eficaz de mover los cañones fue montándolos en chasis de blindados. Aprovechando que el tanque Pánzer II estaba siendo retirado se dedicaron sus barcazas a los autopropulsados Wespe (avispa), que llevaban el obús de 10,5 cm IeFH 18, el reglamentario del ejército alemán. También se modificaron chasis de Hornisse para llevar obuses de 15 cm IeFH 18. Más adelante, cuando cesó la producción del Pánzer II, se utilizaron primero el chasis Geschützwagen y posteriormente el del Geschützjaguar, tanto para los obuses de 10,5 como los de 15 cm. Gracias al incremento de la producción de blindados, a finales de 1942 se había conseguido mecanizar la artillería de las divisiones blindadas. La del resto siguió siendo remolcada, aunque con cureñas modificadas para su traslado rápido por carretera; gran parte de las piezas antiguas volvieron a las maestranzas para su modernización.

Paralelamente se desarrolló la artillería de cohetes. Los primeros modelos resultaron excesivamente complejos, pero a partir de 1942 se desarrollaron otros más sencillos y de gran potencia, de 21 y de 28 cm. Más adelante se diseñaron cohetes ligeros, primero de 8 cm y posteriormente de 13 cm, con los que se organizaron baterías divisionales a partir de 1943. Como todos los cohetes de primera generación, los alemanes adolecían de alcance y de precisión. Aun así, incluso los cohetes más pequeños tenían potencia similar a la de los proyectiles de la artillería pesada, y el efecto de las salvas era demoledor.

El incremento de la producción de armas y de municiones permitió potenció la artillería divisionaria, que en 1944 pasó a tener un grupo pesado y cuatro medios, más otro de lanzacohetes. En 1945 muchos grupos se convirtieron en mixtos, con obuses medios y pesados. Además de la artillería orgánica de las divisiones, había grupos de artillería equipados con cañones y lanzacohetes pesados que estaban controlados por los cuerpos de ejército y por los ejércitos. En 1943 se expandieron estos grupos formando brigadas independientes de artillería.

Asimismo, se modernizaron las piezas en servicio. La artillería alemana de 1940 era equiparable a la de otras potencias y empleaba calibres similares, pero durante el conflicto se apreció que sería deseable que tuvieran mayor alcance y que pudieran emplearse para la lucha antitanque. El obús IeFH 18 fue sustituido por el cañón FH42 de 10,5 cm, y en 1945 se desplegó el FK45 del mismo calibre, pero con mayor velocidad inicial que le proporcionaba más alcance, y que era capaz de disparar proyectiles subcalibrados. El FK45 tenía un afuste cruciforme que le daba un arco de tiro de 360° y que facilitaba emplearlo contra los carros de combate. El FK45, como antitanque de largo alcance, era casi tan eficaz como los grandes cañones Flak 41 o PaK 43, con la ventaja que suponía que una sola pieza cubriera ambas funciones, aun necesitando una mira especial. Las divisiones que recibieron el cañón disponían de un grupo adicional mixto de tres baterías que solía emplearse para el fuego directo, aunque también podía disparar contra objetivos fuera de la línea visual.

Durante la guerra se inició la sustitución de los obuses de 10,5 por piezas más pesadas. Al iniciarse la guerra, Alemania tenía varias piezas de ese calibre: el ya citado IeFH 18, que era la más numerosa, el cañón sK 18, que era un cañón de largo alcance que se empleaba para la interdicción y la contrabatería, y el sK 18/40, una versión de potencia aun mayor. Ahora bien, mientras que el obús IeFH 18 era adecuado para sus misiones de apoyo, tanto el sK 18 como el sK 18/40 empleaban un proyectil demasiado ligero, teniendo en cuenta el coste y el peso de la pieza, y las misiones a las que se destinaba. Inicialmente se había pensado en sustituirlos por un cañón de 12,8 cm derivado del antiaéreo del mismo calibre, pero el conflicto con la Unión Soviética trastocó los planes, ya que se capturaron miles de piezas de artillería. Entre ellas estaban los excelentes obuses M1938 (M-30) y cañones M1931/1937 (A-19), ambos de 122 mm de calibre. Las buenas características de estas piezas llevaron a que se adoptaran por el ejército alemán, sustituyendo en algunas divisiones de infantería a los IeFH 18 y sK 18. Se fabricó munición y tubos de repuesto, y posteriormente se inició la producción de versiones autóctonas, para mantener la compatibilidad.

Hubo dos piezas germanas de 12,2 cm, y ambas fueron de origen soviético: el obús 12 cm FH80, derivado del M-30, y el cañón FK81, del A-19. Nótese que en 1942 cambió el sistema de identificación de las piezas de artillería germanas: las letras indicaban la función (FH significaba Feldhaubitze, obús de campaña, y FK Feldkanone, cañón de campaña), y el número era único para cada pieza, y también se asignaba a su munición y a los repuestos.
El FH80 era prácticamente igual al M-30 original, con mínimos cambios para acomodar la fabricación a las técnicas germanas. Fue destinado a grupos de artillería medios de algunas divisiones de primera línea, sustituyendo a los IeFH 18. Al acabar la guerra fueron dados de baja y almacenados; muchos de ellos fueron suministrados primero a la Rusia cobeligerante y, posteriormente, a Ucrania.

El FK81, aun siendo una versión del A-19, tenía muchos cambios respecto a la pieza rusa que retrasaron su entrada en servicio. Además, resultó excesivamente pesado para el combate contracarro, que hubo que encomendar al ya citado FK45. Los pocos FK81 fabricados fueron empleados para armar autopropulsados, y solo en la posguerra empezaron a sustituir a la artillería de 10,5 cm.

Finalmente, la artillería pesada divisionaria siguió basada en el obús sFH 18 en su versión FH43 de mayor alcance, del que hubo versiones remolcada y para montar en blindados. En 1946 empezó a ser reemplazado por el cañón de 15 cm K44, inicialmente destinado a la artillería pesada.

A nivel superior, se siguió utilizando el excelente K18 de 17 cm. Era un cañón potente y preciso, aunque excesivamente pesado, y al final del conflicto estaba siendo reemplazado por el Kanone K44 de 15 cm, menos potente, pero más móvil y con similar alcance. Además, se decidió discontinuar la producción del Mrs 18 de 21 cm, y en su lugar se desarrolló el Mrs 44 de 17 cm, que empleaba la cureña del cañón K44. Estas piezas se complementaban con el mortero superpesado Morser Mrs 42 de 24 cm, del que solo se empleó la versión mecanizada. La producción de piezas de mayor calibre fue anulada y tan solo prosiguió a pequeña escala la del cañón ferroviario K3 de 28 cm, que se suspendió en 1944, al desarrollarse el cohete de 38 cm Raketenwerfer 45. Se trataba de un cohete pesado propulsado por un motor Tonka 250 de combustible líquido, se estabilizaba por rotación y era controlado mediante radiotelémetro. Tenía un alcance de 17.000 m, y podía llevar diversos tipos de cabezas de combate: perforantes contra fortificaciones fijas, de alto explosivo contra objetivos «blandos» (que eran tan potentes como las bombas aéreas de una tonelada), distribuidores de bombetas, o de guerra química, que no llegaron a emplearse. Aunque los Raketenwerfer 45 no eran tan precisos como la artillería pesada, lo eran más que los cohetes de otras naciones, eran más polivalentes y, al estar montados en camiones todoterreno, tenían la movilidad de la artillería autopropulsada. A pesar del elevado precio de cada cohete, pues empleaban mucho más propulsor que un cañón convencional, los estudios demostraron que su precio apenas llegaba a la tercera parte de un proyectil del 28, considerando que estos precisaban aceros especiales, el gran coste de un cañón ferroviario, y que los tubos tenían que ser sustituidos cada pocos disparos. Los Raketenwerfer 45, cuando empleaban submuniciones resultaron muy útiles en misiones como la interdicción, batiendo vías de comunicación, cruces o pasos obligados, o en la contrabatería. Los Raketenwerfer 45 se convirtieron en un arma muy temida por los aliados, a pesar de emplearse solo durante el último año del conflicto.

El ejército alemán, además, se equipó con gran número de piezas capturadas. El destino de estas piezas fue variopinto. De algunas se capturaron tan pocas que no valía la pena adaptarlas, y equiparon baterías costeras, se cedieron a los aliados, o fueron desmanteladas para aprovechar componentes útiles. Solo unos pocos modelos, modernos y de los que se habían capturado muchas piezas, fueron desplegados por el ejército alemán. En algunos casos se hizo hasta que se agotó la munición: fue el caso de los cañones británicos de 25 libras (de 8,9 cm), que eran modernos, tenían una cadencia de tiro muy rápida, pero que tenían menos alcance y potencia que los obuses de los 10,5 germanos. Los cañones de 25 libras se entregaron a unidades de reserva, se utilizaron como contracarros (misión en la que eran efectivos, aunque solo a corta distancia) o se emplearon para la defensa de costas.

Algo parecido ocurrió con los cañones franceses de 7,5 cm. Como piezas de campaña eran excesivamente ligeras, pero tenían una razonable capacidad antitanque. Algunas piezas se emplearon sin modificaciones, emplazadas en fortificaciones costeras o del Este, muchas otras se devolvieron al ejército francés, que las empleó en la misma misión, y algunos centenares fueron convertidas en el antitanque PaK 38/97, con la cureña del cañón alemán de 5 cm. Esos cañones fueron recamarados para que pudieran emplear la munición del PaK 40, aunque con cargas menores.

Algo parecido ocurrió con los cañones soviéticos de 76 mm. Se capturaron miles; parte eran piezas de apoyo, algo más potentes que los cañones de infantería alemanes de 75 mm. Se modificaron para emplear munición germana y se emplearon en el mismo papel, hasta que los cañones de infantería fueron sustituidos por los de baja presión. Más valiosos se consideraron los «cañones divisionarios». Tenían el mismo papel que los obuses del 10,5 alemanes, aunque sus proyectiles eran excesivamente ligeros. A cambio, tenían una velocidad inicial mayor, y se consideró que podían ser más útiles como contracarros. Con esta finalidad se modificaron para emplear la misma munición que el PaK 40 de 7,5, se añadió un freno de boca para estabilizar la pieza durante el fuego, más cambios menores. En combate, el 7.62 cm PaK 39(r) era algo menos potente que el cañón alemán, y su perfil, demasiado elevado. Además, el freno de boca levantaba nubes de polvo que delataban la posición del cañón. No fue demasiado apreciado por sus dotaciones, y se sustituyeron en cuanto se dispuso de suficientes PaK 40. Más éxito tuvo armando cazacarros como los Marder. Ahora bien, tanto en el caso de los cañones de apoyo como de los divisionarios, se consideró que no valía la pena copiarlos. Las únicas piezas de artillería que fueron imitadas fueron las ya citadas de 12,2 cm.

La mejoría de la artillería alemana no se limitó a la modernización del material, sino también a sus proyectiles. La manera más sencilla fue aumentar la potencia de sus explosiones, y se consiguió por dos vías: una fue mejorar el tratamiento térmico del acero de sus proyectiles, para poder emplear capas más finas y así incrementar su capacidad. Otra, fue sustituir el TNT por explosivos de mayor potencia, añadiendo aluminio (el Tritonal) o sustituyéndolo por diversas mezclas de TNT, Ciclonita y polvo de aluminio. Con estos cambios se consiguió incrementar la potencia de los proyectiles en un 30 – 50%, según el tipo.

Con todo, ese fue un beneficio menor, comparado con otro que multiplicó la eficacia de la artillería, y que fue producto de un desarrollo ideado para las armas antiaéreas: la espoleta de proximidad. Se habían diseñado para conseguir que los proyectiles estallasen cerca de los aviones enemigos, pero cuando se disparaba contra objetivos terrestres las explosiones se producían a unos metros de altura y eran aterradoramente letales contra las tropas, aunque estuvieran a cubierto o incluso en trincheras. Aunque al principio se temía que las espoletas cayeran en manos enemigas, en 1943 se dio luz verde a su empleo terrestre, ya que los servicios de inteligencia habían descubierto que los aliados disponían de una espoleta similar. Los norteamericanos, sin embargo, no empezaron a emplearlas hasta finales de 1944).

Un segundo desarrollo fue el empleo de submuniciones, pequeñas bombetas que se lanzaban mediante cohetes, que eran muy efectivas tanto contra el personal como los vehículos, y que también servían para sembrar minas. La Luftwaffe las empleaba con gran fortuna desde el comienzo de la guerra, y el ejército recibió los primeros cohetes de este tipo en el verano de 1942. A pesar de su corto alcance, fueron de gran utilidad en las batallas defensivas del invierno. En 1945 se entregaron proyectiles de este tipo para cohetes, obuses y morteros pesados.

Igualmente importantes fueron los procedimientos de control de tiro. La mejora de las comunicaciones permitió que la respuesta artillera fuera más rápida y precisa. Además, se emplearon procedimientos más efectivos, como el Feuersturm (tormenta de fuego): consistía en que todas las baterías disparaban contra uno u otro objetivo sucesivamente. Los observadores sobre el terreno solicitaban el fuego a un mando central, que les daba la correspondiente prioridad y pasaba la orden a un equipo que disponía de computadoras Grundig GrAf (basadas en lifenes). Con ellas calculaban los tiempos de vuelo de los proyectiles, y ordenaban el momento exacto en el que la batería tenía que disparar, para que todos los proyectiles cayeran a la vez (en menos de diez segundos). Después repetía el procedimiento contra el siguiente objetivo.

Con los procedimientos clásicos, cada batería disparaba contra un objetivo, y los primeros proyectiles alertaban a los enemigos, que se refugiaban: en la práctica, en 80% de las bajas se producían al principio del bombardeo. En el Feuersturm cada pieza solo disparaba un proyectil contra cada objetivo, pero multiplicaba su efecto al hacerlo contra tropas desprotegidas. El Feuersturm no solo era mucho más efectivo, sino que resultó terriblemente desmoralizante para la infantería enemiga, que no podía arriesgarse a abandonar sus refugios ni un momento. Si además se empleaban espoletas de proximidad, ni siquiera era seguro permanecer en trincheras, salvo que tuvieran cubierta: convertía a los infantes enemigos en trogloditas que chapoteaban en el barro, escondidos en trincheras que parecían cuevas fangosas, intentando atisbar por estrechas troneras.

Asimismo, se mejoraron los sistemas de detección de la artillería enemiga. Hasta el momento se habían empleado sistemas clásicos: observadores adelantados, y detectores acústicos con los que se triangulaba la posición de las baterías del contrario; el empleo de computadoras permitió acelerar la detección y responder más rápidamente. Si estaban a corta distancia se empleaban lanzacohetes, muy efectivos cuando se trataba de batir zonas amplias. Cuando estuvieron disponibles, fueron los Raketenwerfer 45 los encargados de esta misión.

La supresión de la artillería enemiga se hizo aun más efectiva cuando a finales de la guerra los alemanes desplegaron, además de diversos tipos de cohetes, ya descritos, sus primeros radiotelémetros contrabatería. Se había observado que el radiotelémetro de onda milimétrica FuMo 320 Speer (diseñado para ser empleado con las direcciones de tiro Gr 02) era capaz de detectar las bombas de mortero durante su vuelo. El sistema Grundig Gr 03 disponía de un calculador electrónico que permitía localizar los morteros enemigos y dirigir contra ellos el fuego, generalmente de cohetes. Por desgracia, el Gr 03 solo era capaz de detectar las bombas de mortero (o a los cohetes), ya que las aletas producían un retorno de radar potente. Sin embargo, los proyectiles de artillería, que eran redondeados, producían una señal radiotelemétrica mucho menor. A pesar de esta serie limitación, el Gr 03 tuvo gran efecto en los combates, ya que los aliados empleaban morteros pesados para el apoyo de la infantería. De nuevo, fue una innovación que obligó a modificar las tácticas aliadas: como tenían que cambiar de posición inmediatamente tras el fuego, los morteros pesados dejaron de ser efectivos como armas de apoyo. Además, la infantería enemiga pronto aprendió que los morteros atraían el fuego alemán, pasaron a emplearlos lo menos posible



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Más dibujitos. Se siente

SdKfz 280 y Sdkfz 281 Kätzchen

Imagen
https://www.deviantart.com/yqueleden/ar ... -890288758

El BMM SdKfz 280 Kätzchen fue un blindado barato y fiable, que fue ampliamente utilizado por el ejército alemán y del que hubo multitud de versiones.

La versión básica fue de transporte de tropas, que también podía emplearse como tractor blindado, ya que podía remolcar piezas de artillería de hasta dos toneladas por casi cualquier terreno. En 1944 surgió el SdKfz 280/2, algo mejor protegido y con combustible adicional. Basándose en el SdKfz 280/2 se desarrolló el 280/6 portamorteros de 8,1 cm.

También se empleó para misiones más ofensivas. El 280/7 «Katzen-mutti» (mamá gata) fue un intento de convertir los Kätzchen iniciales en vehículos de combate, completamente cerrados y con la torre del Kätzchen 2. Como vehículso de combate de infantería fueron un fracaso, a causa de su mínima capacidad (apenas cuatro soldados) pero resultó mejor como vehículo de reconocimiento. También para el reconocimiento se empleó el SdKfz 280/4 «Welpe» (cachorro), que llevaba un cañón PAW 600; inicialmente se había diseñado para que actuara como antitanque y cañón de apoyo, pero carecía de blindaje para esa misión. Sin embargo, su potente armamento resultó muy útil apoyando a otros vehículos de reconocimiento.

El SdKfz 280/9 «Löwenjunge» (leoncito) fue un cañón de apoyo con misiones similares al StuG, que llevaba un cañón de baja presión Paw 1000 de 10,5 cm.

Estrechamente relacionados con el Kätzchen estaban los SdKfz 281, que tenían una superestructura cerrada y que se emplearon para el mando (281/2), las comunicaciones, la detección e interferencia de señales enemigas (281/5) o como ambulancia (281/8).
Última edición por Domper el 14 Jun 2024, 12:52, editado 2 veces en total.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Sdkfz 280 Kätzchen y VAB 41 Mangouste

Imagen
https://www.deviantart.com/yqueleden/art/703527046

El concurso de 1941 para proveer de medios acorazados al Pacto de Aquisgrán preveía renovar el parque de transportes de personal, hasta entonces formado por múltiples tipos, tanto semiorugas como de ruedas o de cadenas, algo que causaba serios problemas logísticos. Prácticamente todas las industrias pesadas de la Unión Paneuropea optaron con diseños de todo tipo, pero la mayoría fueron descartados en la fase previa. Finalmente se aceptaron cuatro prototipos: el SdKfz 250 de Demag, que era una versión a menor escala de su semioruga SdKfz 251; el SdKfz 10, un vehículo de orugas diseñado por MAN partiendo del Panzer II; el Kätzchen de BMM, un derivado del Panzer 38, y el VAB 41 de Europanzer, que se basaba en el transporte Lorraine 39 L.

En una primera criba los semiorugas fueron descartados: el SdKfz 10 lo fue por su reducido tamaño y por ser técnicamente obsoleto. Aunque el SdKfz 250 resultó tener excelentes prestaciones por caminos, campo traviesa fueron menores y, sobre todo, se juzgó que los semiorugas eran excesivamente caros y complejos comparados con los que eran exclusivamente de cadenas.

El SdKfz 280 Vollkettenaufklarer 38 Kätzchen «gatita», producido por Böhmisch-Mährische Maschinenfabrik AG (BMM) en Ostrava (Moravia), fue el que tuvo mejores prestaciones y fue seleccionado por el ejército alemán. Era un vehículo de perfil bajo, con motor central y sin techo, con capacidad para el conductor, un tirador de ametralladora MG34, y hasta ocho infantes.

El Europanzer VAB 41 «Mangouste/Manguste» fue producido por Lorraine en Luneville y por Ansaldo en Génova. Aunque su aspecto era parecido al Kätzchen, técnicamente era muy diferente, con una suspensión de buje Horstmann más simple, pero, a cambio, era muy resistente y fácil de reparar.

En caminos el Mangouste era superado por el Kätzchen, pero lo superaba en terrenos irregulares. El motor delantero no solo aumentaba la capacidad, que era de ocho a diez infantes (más el conductor y el ametrallador) sino que mejoraba la protección. La versión VAB 43 Belette incorporaba un techo para proteger a sus pasajeros de la artillería.

Sin embargo, tanto el Kätzchen como el Mangouste habían sido concebidos como «taxis blindados» y adolecían de protección cuando se empleaban como vehículos de asalto. A partir de 1945 fueron sustituidos por el Schützenjaguar (derivado del tanque Jaguar) en las misiones más comprometidas, aunque se conservaron los SdKfz 280 y los VAB 43 para las restantes y para los escenarios en los que el Schützenjaguar resultaba demasiado pesado.


Dibujos de Darth Panda y PomboCZ, modificados por reytuerto.
Última edición por Domper el 14 Jun 2024, 13:07, editado 2 veces en total.



Tu regere imperio fluctus Hispane memento
Domper
General de Ejército
General de Ejército
Mensajes: 14054
Registrado: 13 Ago 2014, 16:15
España

Crisis. El Visitante, tercera parte

Mensaje por Domper »

Familia Mantide

Imagen
https://www.deviantart.com/yqueleden/ar ... -694542031

Los blindados de la familia Mantide fueron construidos por Europanzer, partiendo del VAB 41 (el equivalente al Kätzchen alemán). Estaban desarrollados partiendo del Lorraine 38 L, e incorporaban los elementos mecánicos del VAB 41. Eran más baratos que los Geschützwagen III/IV y Geschützjaguar alemanes, y su movilidad era casi la misma.


Se trataba de un vehículo de perfil bajo, con puesto de conducción adelantado, motor central, y con plataforma posterior para armas. En los que montaban armas de alta potencia se incorporaba una hoja excavadora posterior que se podía bajar para estabilizar la pieza durante el fuego. Los otros tipos llevaban una casamata abierta que proporcionaba alguna protección contra la metralla. Hubo decenas de variantes, pero solo unas pocas se fabricaron en cantidad.


Mantide 10F/I. Estaba armado con el cañón Schneider 105 L mle 1941 105L38. Se trataba de una pieza potente y moderna, comparable a las piezas de similar calibre de otros ejércitos, y superior al 25 libras inglés. La versión 1941 empleaba la misma munición que el cañón alemán IeFH 18, aunque con cargas de proyección mayores. Estaba montada en una casamata abierta. Además de su empleo como artillería de campaña, la gran potencia del arma permitió su empleo ocasional como cañón de asalto e incluso como cazacarros con munición especial de carga hueca. En esos casos los Mantide 10 solían ser equipados con una ametralladora MAC 31G para autodefensa.


Mantide 10G. Similar al anterior, salvo que estaba equipado con el cañón IeFh 18. Aunque el ejército alemán había seleccionado el chasis del Geschützwagen III/IV para su empleo en cañones autopropulsados, las grandes necesidades obligaron a adquirir 1.200 unidades del Mantide 10G.


Mantide 15Gi. Algunos Mantide 10G fueron rearmados con el obús de infantería sIG 33 150L11. Sustituyó a los Panzer I armados con el mismo cañón y resultó más eficaz, pero el corto alcance del arma (concebida para el tiro directo) y la escasa protección hicieron que las bajas fuesen importantes, y solo fueron convertidas 120 unidades.


Mantide 12. Equipado con cañones M1931 o 1937 de 122 mm capturados. Se trataba de un arma cuya cadencia de tiro era casi igual a los cañones de 10,5, pero más potente y con mayor alcance, por lo que fue muy apreciada, hasta tal punto que en 1944 comenzó la fabricación de piezas nuevas en factorías alemanas, españolas e italianas.


Mantide 15F. Equipado con el potente cañón Filloux GPF de 155L38, uno de los mejores del arsenal del Pacto y muy empleado para misiones de interdicción o de contrabatería. Similares fueron el Mantide 15A, con el cañón Ansaldo 149L40, y el Mantide 15K, con el cañón alemán K18 150L55.


Mantide 15G. Similar al 15F pero equipado con el menos potente sFH 18 150L29. Empleado por España y Rumania.


Mantide 19F. El ejército francés disponía de 30 cañones GPF Filloux 194L40 en barcazas Saint-Chamond (capturadas por Alemania y posteriormente retornadas), pero el mal estado mecánico hizo que se construyese una serie de autopropulsados Mantide para aprovechar los cañones. Sin embargo, el cañón de 194 mm solo superaba a los de 150 y 155 mm en el peso de los proyectiles, pues su alcance era inferior y tenía excesiva dispersión. Tras un corto servicio y al observarse que los tubos estaban muy gastados, se decidió rearmarlos con el cañón 15,5 K44, que era un cañón alemán recalibrado para emplear munición francesa.


Mantide DCA. Uno de los vehículos empleado en mayor número para la defensa antiaérea de las formaciones acorazadas. Estaba equipado con un montaje doble de cañones de 2 cm o de 2,5 cm). También fue empleado frecuentemente como cañón de asalto.


Mantide AtC. Desarrollado para el ejército francés que precisaba un cazacarros. El Mantide AtC llevaba el cañón Kwk 40 75L42 fabricado bajo licencia. Aunque era un arma potente y eficaz, la escasa protección de la barcaza hizo que se prefiriese el tanque Lince. También fue empleado como cañón de asalto, misión en la que la carencia de blindaje resultó aun más grave, y los ligeros proyectiles eran menos eficaces que los del Mantide 10F. Solo se construyeron 240 unidades.

Dibujos de Rey Tuerto modificados por Luis Sanz



Tu regere imperio fluctus Hispane memento

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados