Garbo: ¿Realidad o mito?

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Garbo: ¿Realidad o mito?

Mensaje por Luis M. García »

Buenas. Me he repasado las 10 páginas del subforo y no he encontrado ningún hilo que hiciera referencia al personaje, así que me he decidido a abrir este.

El caso es que en un artículo para El Mundo, del periodista Arcadi Espada, se da un enlace de la web de TV3, dónde se puede ver una entrevista a Juan Pujol García (Garbo), realizada por un tal Espinàs en 1984. Eso sí, está en catalán, claro.

Tras visionar el video, de una hora, me ha pasado un poco como a Espada, que me he sentido un tanto decepcionado del personaje. No sé si por cuestiones de la edad, pero el caso es que incurre en bastantes contradicciones, así como en "errores" como decir que tiene 72 años y que había nacido en 1914 (si en 1984 tiene 72 es evidente que ha de haber nacido en 1912), o como cuando denomina al MI6 como "eme, o, i, number six" ¿?; también dice que tras la guerra se fue a Venezuela donde trabajo para la Shell dando clases de inglés, cuando en otra parte de la entrevista admite que cuando se va a Portugal sus nociones de inglés eran muy pobres.

En fin, el caso es que Espada viene a sugerir que el personaje no fue lo que siempre se ha dicho; o que si lo fue, no sería tanto por sus méritos como por la casualidad de haber estado en el sito apropiado en el momento justo.

Pero mejor, juzgad vosotros mismos:

http://www.tv3.cat/videos/2412859/Joan- ... 28Garbo%29

Saludos.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
LuisCK
Recluta
Recluta
Mensajes: 3
Registrado: 09 Ene 2011, 14:14

Mensaje por LuisCK »

Me he leido el artículo del blog del Sr. Espada, así como otra entrada de otro blog a la que hace referencia el mismo Espada.

No acabo de entender muy bien que es lo que lleva tanto al señor Espada como al otro bloguero a posicionarse de una manera tan belicosa ante la figura histórica de Juan Pujol. Si bien no he visto el documental en su totalidad, si que existe abundante información escrita y verificada sobre Pujol (Los propios informes desclasificados del MI5, por ejemplo) Información que Espada reconoce no haber leido pero que "sospecha" que es sólo otra fantasia para glorificar la figura de Pujol.

Es un personaje (Pujol) bastante complejo y con una experiencia vital que parece bordear lo increible en algún momento, si no fuera por los ya citados documentos oficiales del MI 5 y por las fuentes de primera mano que dieron cuenta de las andanzas de este hombre, como Tomás Harris, Nigel West, Araceli, la ex-mujer de Pujol (me parece que existe un documental reciente de la televisión Gallega sobre Araceli y su vida, que es tan o más fascinante que la de Pujol). Aquí un artículo sobre ella en El Pais:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad ... usoc_1/Tes

Hasta cierto punto, es fácil caer en la mitificación de un hombre como Pujol. Mi opinión personal es que lo que motivo siempre fue el dinero, no una lucha antifascista o antitotalitaria como él mismo dice en alguna entrevista o libro.

Quizás la parte de su vida más interesante es la parte de Lisboa hasta que su mujer consiguió ser creida por contactos del MI 6 y consiguió enrolar a su marido y a ella misma en la compleja operación del MI 5.

Una vez controlado por el MI 5, la figura de Pujol pierde fuerza protagonista, ya que Tomás Harris es el que tiene el control absoluto del personaje de "v-mann 319" / Garbo y su red de espias inexistentes. Fue Harris el que midió la justa cadencia de información y engaño que se suministro a Berlín via Federico Knappe y otros agentes alemanes de la embajada alemana en Madrid.




Bueno, tampoco me voy a enrollar con todas la aventuras y desventuras de Juan Pujol, Harris y Araceli.

Simplemente quería mostrar mi extrañeza ante la poca credulidad de Espada ante una historia muy bien documentada. Si bien si que hay lagunas en la biografía de Pujol (sobretodo hasta el final de la guerra civil), sus andanzas bajo el mando de Harris y el MI 5 no ofrecen duda alguna.


Un saludo!


Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

LuisCK escribió:Me he leido el artículo del blog del Sr. Espada, así como otra entrada de otro blog a la que hace referencia el mismo Espada.

No acabo de entender muy bien que es lo que lleva tanto al señor Espada como al otro bloguero a posicionarse de una manera tan belicosa ante la figura histórica de Juan Pujol. Si bien no he visto el documental en su totalidad, si que existe abundante información escrita y verificada sobre Pujol (Los propios informes desclasificados del MI5, por ejemplo) Información que Espada reconoce no haber leido pero que "sospecha" que es sólo otra fantasia para glorificar la figura de Pujol.

Es un personaje (Pujol) bastante complejo y con una experiencia vital que parece bordear lo increible en algún momento, si no fuera por los ya citados documentos oficiales del MI 5 y por las fuentes de primera mano que dieron cuenta de las andanzas de este hombre, como Tomás Harris, Nigel West, Araceli, la ex-mujer de Pujol (me parece que existe un documental reciente de la televisión Gallega sobre Araceli y su vida, que es tan o más fascinante que la de Pujol). Aquí un artículo sobre ella en El Pais:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad ... usoc_1/Tes

Hasta cierto punto, es fácil caer en la mitificación de un hombre como Pujol. Mi opinión personal es que lo que motivo siempre fue el dinero, no una lucha antifascista o antitotalitaria como él mismo dice en alguna entrevista o libro.

Quizás la parte de su vida más interesante es la parte de Lisboa hasta que su mujer consiguió ser creida por contactos del MI 6 y consiguió enrolar a su marido y a ella misma en la compleja operación del MI 5.

Una vez controlado por el MI 5, la figura de Pujol pierde fuerza protagonista, ya que Tomás Harris es el que tiene el control absoluto del personaje de "v-mann 319" / Garbo y su red de espias inexistentes. Fue Harris el que midió la justa cadencia de información y engaño que se suministro a Berlín via Federico Knappe y otros agentes alemanes de la embajada alemana en Madrid.




Bueno, tampoco me voy a enrollar con todas la aventuras y desventuras de Juan Pujol, Harris y Araceli.

Simplemente quería mostrar mi extrañeza ante la poca credulidad de Espada ante una historia muy bien documentada. Si bien si que hay lagunas en la biografía de Pujol (sobretodo hasta el final de la guerra civil), sus andanzas bajo el mando de Harris y el MI 5 no ofrecen duda alguna.


Un saludo!


Hombre, yo no soy responsable de la actitud de Arcadi Espada, aunque tras ver la entrevista no puedo evitar sentirme un tanto decepcionado, como ya dije. Pero es más una sensación que una certeza -sobre todo porque mi conocimiento previo del personaje y su historia es muy somero-; porque al menos en la entrevista, me parece un tipo un tanto pretencioso y grandilocuente.

Pero tu mismo, sin belicosidad, expones bien los claroscuros del personaje, cuando opinas que su motivación principal era el dinero, con lo que dejas claro que no te crees sus protestas de antifascismo.

De la misma manera que dices que una vez controlado por los servicios secretos británicos se convierte en una marioneta, ya que quien controla todo el tema es Harris, con lo que al final no difieres de mi planteamiento de que estuvo en el momento justo en el lugar apropiado.

Supongo que el título del hilo resulta engañoso, ya que en realidad no pretendo discutir la existencia real de Garbo, ni mucho menos sus andanzas como agente del MI6, sino someter a la consideración de los foristas su mérito personal, o por mejor decir, la medida real de su aportación como agente de inteligencia, más allá de casualidades y carambolas.

En ese sentido resulta interesante la aportación que haces acerca de la figura de su esposa, a la cual adjudicas el mérito de conseguir que los brits se lo tomaran en serio. Quien sabe si a lo mejor ella era la eminencia gris en esta historia.

En fin, muchas gracias por tu interesante aportación; y si el equívoco con el título del hilo ha sido el causante de que te decidieras a poner tu primer post, pues habrá que decir aquello de "no hay mal que por bien no venga" :wink:

Saludos cordiales.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
LuisCK
Recluta
Recluta
Mensajes: 3
Registrado: 09 Ene 2011, 14:14

Mensaje por LuisCK »

Hola de nuevo Luis,

Sobre la entrevista de TV3: La pude ver hace unos 5 años, cuando indagué durante bastante tiempo en la figura de Juan Pujol. En mi caso no me causó ninguna decepción ya que quizás es de los pocos documentos audiovisuales que se conservan del mismo. Lo que pasa en esa entrevista es que a Pujol, que ya estaba muy delicado de salud, no le da tiempo en absoluto para desarrollar todos y cada una de los momentos importantes de su vida (que son muchísimos) y se alarga en detalles que, si bien son muy interesantes si tienes un background del personaje, para el entrevistador son una losa ya que no deja avanzar la entrevista con fluidez hacía los clímax o momentos cumbre que pretende Espinàs.

Además, no olvidemos que en 1984 Pujol ya tenía una edad muy avanzada y que su experiencia con los medios de comunicación es nula, pues se mantuvo en su anonimato venezolano durante 40 años, hasta que Nigel West dió con él.

Sinceramente, cosas como las que señala Espada (la noche de los cuchillos "frios", la manera de pronunciar MI 6, la confusión sobre su edad o lo de ser profesor de inglés para la Shell) me parecen "pruebas" totalmente absurdas para intentar hacer pasar a Pujol como un farsante, sobretodo teniendo en cuenta la abrumadora cantidad de documentación que verifican la historia de Garbo / Juan Pujol.

Era Pujol pretencioso y grandilocuente? Quizás es lo que aparenta en la entrevista, no lo sé,... todo el mundo lo puede ver de una manera o de otra. Yo prefiero verlo como un anciano que intenta disfrutar de un reconocimiento público después de enterrar su pasado durante 40 largos años.

Sobre su motivación, reitero que bajo mi punto de vista fue económico en un principio (no olvidemos que Pujol vive en un Madrid de post-guerra), aunque también creo que con el paso del tiempo el vestido de idealismo anti-totalitario que se confeccionó él mismo (o los demás) le sentó muy bien y quizás hasta lo llegó a creer y sentir.

Sobre lo de ser profesor de inglés, quería añadir un apunte ya que lo mencionaste en el post inicial: Cuando Pujol fue reclutado por el MI 6 y luego controlado por el MI 5, tenía poquísimas nociones del idioma. Pero durante los años que estuvo viviendo en UK si que aprendió el idioma mediante clases particulares. Una vez acabada la guerra, con Garbo "muerto" en Angola, ya separado de Araceli y con una nueva mujer y una nueva vida por delante en Venezuela, si que ejerció como profesor de inglés para la Shell (no me acuerdo durante cuanto tiempo). La fortuna dió muchas vueltas para Pujol, y acabó semi-arruinado después de invertir casi todas sus ganancias (unos 3 millones de pesetas de la época pagados por el MI 5) en diversos negocios que no funcionaron.


Sobre su mérito personal:

Hasta su reclutamiento por el MI 6 en Lisboa, su mérito como agente autodidacta no creo que tenga parangón en toda la WWII. No voy a entrar en detalles extensos sobre como Pujol se la jugó a la Abwehr y se fué ganando su confianza, pero ten por seguro que es una de las mejores historias de la guerra.

Cuando llegó a un punto muerto y realmente temían por su vida en Lisboa, si que fue Araceli la que, mediante un contacto de un agregado militar americano, consiguió que el MI 6 tuviera en cuenta lo que había conseguido su marido.

Durante toda la etapa inglesa de Pujol, es indiscutible que la figura de Tomás Harris adquiere una importancia capital. Harris consigue sacar el máximo provecho al agujero que Pujol hizo en la red de inteligencia alemana. Pero si bien Pujol ya no era el cerebro detrás de la operación, el mismo Harris siempre ensalzo la figura del español como un trabajador incansable el cual siempre era tenido en cuenta en la estrategia y realización de los mensajes codificados que infectaron a a la Abwehr. No sucedió lo mismo con Araceli, que no se adaptó a su vida en Uk y tuvo bastantes encontronazos con Harris.

Es evidente que no se puede entender el papel de Pujol sin Tomás Harris, pero también se puede decir lo mismo de Harris. Los dos juntos fueron una asociación casi perfecta con los resultados que todos conocemos.

Con los años se estableció un intensa relación entre los dos, y una vez acabada la guerra fue Harris el único miembro del MI 5 que tuvo contacto con Pujol. Hasta la muerte de Harris, los dos juntos tienen un par de historias muy interesantes aunque no verificadas: Una tiene que ver con un fallido intento de venta de cuadros de Goya (Harris era una eminencia en Goya, además de pintor, marchante y quizás falsificador) en Caracas, con Pujol como intermediario. La otra, mucho más oscura si cabe, se basa en una supuesta visita de Pujol a la casa de Harris en Mallorca a petición del propio Harris. Los rumores dicen que Harris intentó involucrar de algún modo a Pujol con el círculo de supuestos topos soviéticos que devastaron el espionaje británico, pero que Pujol no se decidió a volver al "juego". No olvidemos que, después de la muerte de Harris en el 64, los rumores sobre su participación directa o indirecta con los archifamosos "Cinco de Cambridge" no paran de crecer.... pero eso es otra historia.


Joan Pujol & Tomás Harris, dos de los tipos más interesantes del siglo XX. Cuando empiezas a indagar sobre ellos... no puedes parar, te lo aseguro.


Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

Un reportaje de El País que trata un poco la figura de Araceli, la esposa de Juan Pujol.

Una espía con mucho Garbo
Él era Garbo, el espía español más famoso de todos los tiempos. ¿Pero quién era su esposa, Araceli? Nada se ha escrito sobre ella. Ni de su importancia en el éxito de su marido.

Fue el más famoso espía español de todos los tiempos. Juan Pujol García, Garbo, trabajó para los aliados durante la II Guerra Mundial y fue pieza decisiva en el éxito del desembarco de Normandía. Condecorado por los alemanes, que siempre le creyeron uno de los suyos, y también por los ingleses, pasó a la historia y a la leyenda. Sin embargo, nada se ha escrito sobre su esposa, Araceli, ni sobre su influencia en el éxito de Pujol como agente doble.

Se llamaba Araceli González Carballo y había nacido en el Lugo de 1914, en una familia acomodada. Tuvo una infancia feliz. Era una belleza, y habría hecho una buena boda si la Guerra Civil no hubiese enviado al frente a los muchachos que la cortejaban. Araceli se ofreció como voluntaria en un hospital de sangre. Para sorpresa de quienes la conocían, la niña bien vaciaba orinales, pelaba patatas y se despellejaba las manos en el agua helada. Viendo de cerca el sufrimiento, Araceli maduró. A finales de 1938 dijo que quería marcharse de Lugo. Su padre le encontró un puesto en Burgos como secretaria del gobernador del Banco de España. Allí, en febrero de 1939, conoció a un joven oficial llamado Juan Pujol.

Pujol había comenzado la guerra en el ejército republicano para pasarse luego a las tropas franquistas. El bando nacional le decepcionó. Interesado en la política internacional, intuyó la catástrofe que traería el avance de los fascismos en Italia y Alemania.

El flechazo entre Araceli y Juan fue inmediato. Al terminar la guerra, y ya casados, se trasladaron a Madrid. La invasión alemana a Polonia llega ese mismo año. La certeza de que el mundo iba a saltar en pedazos no dejó indiferentes a dos jóvenes idealistas que acariciaban la idea de entrar en la historia. Con ingenuidad, Juan y Araceli visitan la embajada británica en Madrid para ofrecerse a colaborar en la lucha contra Alemania. Su propuesta no es tomada en serio: donen dinero, les dicen. Araceli sugiere a su marido que puede convertirse en pieza apetecible para los británicos siendo colaborador del III Reich.

La embajada alemana recibe con simpatía la visita de un oficial del ejército de Franco. Pujol repite la oferta hecha a los británicos y exagera al hablar de sus contactos en el extranjero. Los alemanes le ponen a prueba: ¿sería capaz de conseguir un visado para entrar en Inglaterra?

Empieza la aventura. Pujol viaja a Lisboa, donde se las arregla para fotografiar el salvoconducto de un empresario y reproducirlo en una plancha de metal para fabricar un tampón con el sello oficial de la embajada española. Con él falsifica una visa. Vuelve a Madrid y muestra su botín a los alemanes.

Pujol entra a trabajar para los servicios secretos del III Reich, la famosa Abwehr. Se le bautizará como Arabel, en homenaje a su esposa (Araceli bella), y se le asigna un hombre de contacto, Federico Knappe, que le instruye en el manejo de códigos cifrados. Debe trasladarse a Inglaterra. Pujol se pregunta cómo va a moverse por Gran Bretaña si ni siquiera sabe inglés. Araceli le anima a seguir. Se instalan en Lisboa, haciendo creer a los alemanes que Pujol se encuentra en Londres.

Pujol envía a la sección española de la Abwehr informaciones que extrae de la prensa portuguesa, de conversaciones en los cafés... y de su propia imaginación. El material es tan endeble que los alemanes pueden darse cuenta de que los está engañando. Para averiguar el grado de confianza que merece Arabel, Araceli regresa a Madrid. Federico Knappe recibe la visita de una joven muy guapa que le dice que su marido se ha marchado a Londres y apenas tiene noticias suyas. Sabe que ha mantenido reuniones con él. ¿Puede facilitarle alguna información sobre sus actividades? Knappe finge no saber de qué le habla. Araceli rompe a llorar. Le muestra la foto de su hijo recién nacido. Teme que Juan la haya abandonado... Quizá los servicios secretos de Hitler no habían preparado a Knappe para resistir el llanto de una joven hermosa. Knappe consoló a Araceli: tenía su palabra de que Juan Pujol estaba haciendo una labor esencial para el futuro del III Reich. Los alemanes habían mordido el anzuelo.

Pujol consiguió enviar a la Abwehr una información muy valiosa que hablaba de la salida de una flota británica desde el puerto de Liverpool con destino a Malta. Había obtenido los detalles por casualidad, pero los alemanes los valoraron como una prueba de su pericia. La fortuna quiso que los ingleses interceptasen el mensaje de Arabel. La existencia de un agente alemán sin identificar causó inquietud entre la inteligencia británica, que creía tener localizados a los espías que se movían por territorio inglés.

Araceli cree que ha llegado el momento de contactar con los aliados. Consigue una entrevista con el agregado naval norteamericano en Lisboa, Edward Rousseau, y presenta pruebas de la identidad de Arabel. Araceli convence a Rousseau de que Arabel está dispuesto a ponerse a disposición de los británicos para trabajar como agente doble. Se preparó una operación para trasladar a Londres a toda la familia Pujol, quien recibió otro nombre en clave: Bovril.

Corría la primavera de 1942. Juan se puso a las órdenes del MI5, que le buscó una tapadera como intérprete de la BBC. Mientras, la Abwehr recibía informaciones de Arabel sobre las zonas que debían ser bombardeadas, sin sospechar que Pujol estaba seleccionando objetivos donde se causaban pocas bajas. Para confundir a los alemanes, Arabel hacía llegar fotos trucadas de ruinas y cadáveres. Logró persuadir a la Abwehr de la creación de una red de 20 agentes. La capacidad de convicción de Pujol hace que los británicos le rebauticen como Garbo.

Para la familia, aquellos fueron tiempos intensos. Araceli y Juan saben que con cada información falsa que llega a la Abwehr, el peligro para ellos se multiplica. Acaban de ser padres por segunda vez y, a pesar de la tensión constante, Araceli es feliz en Londres. Se hace un hueco en la sociedad inglesa. Conoce a la duquesa de Kent y a otros miembros de la aristocracia. También Winston Churchill simpatiza con ella. En una ocasión, mientras estaban charlando, del puro de Churchill se desprendió un montón de ceniza que fue a parar a su chaqueta sin que él se diera cuenta. Los presentes intercambiaron miradas incómodas. Fue Araceli quien reaccionó: "¡Tenga cuidado, sir Winston...!", le dijo, mientras sacudía los restos del cigarro. Cuando se lo solicitó, el propio Churchill firmó un permiso para que pudiese viajar a España y visitar a su familia.

En el año 1944, Pujol participó en la más importante misión como agente doble: la operación Fortitude, que tenía como objetivo confundir a los alemanes en cuanto al lugar de entrada en Europa de las tropas americanas. El desembarco de Normandía marcó el principio del fin de la II Guerra Mundial. Los alemanes nunca sospecharon de Arabel, y Hitler concedió al español la Cruz de Hierro. El agente Garbo recibe también la Orden del Imperio Británico, pero no podrá recogerla: el MI5 ha recomendado el regreso inmediato a Madrid de Juan Pujol.

Ya en España, Arabel es citado por la Abwehr. Pujol quiere ignorar la llamada, y es Araceli quien acude al encuentro, que puede ser una trampa. Pero el contacto alemán sólo quiere entregarle un dinero con el que el ya extinto Gobierno del Reich desea gratificar los servicios de su agente.

Los Pujol se trasladan a Lugo. La policía de la ciudad recibe un mensaje de Madrid: se sospecha que una lucense puede estar involucrada en actividades de espionaje. Al saber que se trata de Araceli González Carballo, las fuerzas del orden aseguran que debe tratarse de un error: aquella mujer extrovertida es la última persona a la que alguien podría tomar por una espía.

Pujol vive angustiado ante la posibilidad de ser descubierto. La pareja se muda a Caracas, donde nacerá su hija María Eugenia. Juan y Araceli están cada vez más distanciados. Ella no se adapta a la vida en Venezuela, pero Juan no quiere volver a Europa. Deciden separarse. Araceli regresa a Lugo con sus hijos y después de tres años se instalan en Madrid.

La situación económica de la familia es delicada. Araceli se pone en contacto con la embajada inglesa, donde recuerdan a la esposa de Garbo. Ella y sus hijos se trasladan a un ático de la calle de los Hermanos Bécquer facilitado por los ingleses. Es entonces cuando llega a España la noticia de que Juan Pujol, ciudadano español, ha fallecido en Mozambique. Con él muere la última pista de Garbo, de Bovril, de Arabel.

Araceli empieza a trabajar para las embajadas inglesa y americana. Aquella española desenvuelta y cosmopolita se convierte en intérprete y guía para los invitados vip de las delegaciones diplomáticas. Araceli es la encargada de acompañar a los visitantes ilustres en sus paseos por Madrid. Sigue siendo una mujer hermosa, poseedora de una arrolladora simpatía, que vive volcada en sus hijos -Juan, Jorge y María Eugenia- y en su trabajo de relaciones públicas de lujo para americanos e ingleses.

En 1956, el americano Edward Kreisler acababa de llegar a Madrid para desarrollar un negocio de artesanía española, pues, a pesar de la pujanza del turismo, todavía no se contaba con un mercado de souvenirs. Kreisler, procedente de una acaudalada familia de Ohio, tenía contactos en España y dejó el negocio del automóvil para probar suerte en otro campo. Era un hombre inteligente y atractivo. La fortuna familiar y su pasado como actor -había hecho teatro en Broadway y trabajado en Hollywood como doble de Rodolfo Valentino- aumentaban su capacidad de seducción. Como a otros visitantes de postín, Araceli fue la encargada de servirle de intérprete, y el americano no tardó en enamorarse de aquella mujer espontánea y bella.

Edward y Araceli pusieron en marcha un próspero negocio de recuerdos para turistas. Bautizaron la tienda con el nombre de Festival, y cada día centenares de extranjeros se llevaban de allí los objetos más variopintos.

Araceli se casa con Kreisler en 1958. Edward da su apellido a los tres hijos de Pujol y forman una nueva familia. Su negocio va bien, y en 1965 Araceli propone ampliarlo fundando una galería de arte, la famosa Galería Kreisler, que llegará a tener sucursales en varias ciudades. Los Kreisler son parte importante de la sociedad madrileña. Siguen siendo anfitriones de viajeros ilustres y no es raro verles cenar en los locales de moda en compañía de americanos famosos de paso por Madrid. Algunos llegan a decir que Araceli y Edward son en realidad agentes de la CIA y los negocios son sólo una tapadera para sus actividades de espionaje.

La vida de la familia transcurrió sin sobresaltos. Los hijos se casaron. Araceli se convirtió en abuela. Ella y Edward seguían trabajando en la galería. Y una mañana de 1984, Juan Kreisler escuchó por la radio que había reaparecido el más importante espía español. Se llamaba Juan Pujol García, vivía en Venezuela y se le había dado por muerto 30 años atrás...

Los acontecimientos se precipitaron. Los medios se hicieron eco de la noticia, especialmente cuando se supo que Pujol iba a ser recibido en Buckingham Palace para hacerle entrega, con todos los honores, de la Orden del Imperio Británico. La fotografía de Garbo ocupó las páginas de los periódicos... y Araceli recibió una llamada del que fuera su marido. Pujol dijo a la señora Kreisler que quería ver a sus hijos.

Araceli habló con Juan, Jorge y María Eugenia, que accedieron a encontrarse con Pujol. Padre e hijos se citaron en Barcelona. Juan Kreisler recuerda lo que su madre les dijo antes de partir: "Que os cuente lo que él quiera. No hurguéis en las heridas del pasado". Ella sabía de las terribles dificultades que había pasado Juan Pujol y no quería que escuchase reproches de sus hijos. Cuando los tres hermanos se encontraron con su padre, se fundieron con él en un abrazo.

Gracias a que Araceli fomentó aquel encuentro, la historia de Pujol tuvo un final feliz. El antiguo espía viajó a Madrid para conocer a sus nietos y durante años envió largas cartas a Tamara, la mayor. A su vez, los suyos volaron a Venezuela para abrazar a la nueva familia de su padre, que se había casado allí y tenía otros tres hijos.

Juan Pujol murió en Venezuela en 1988. Araceli le sobrevivió dos años. Falleció en Madrid a consecuencia de un derrame cerebral. Nadie supo nunca su verdadera historia. Meses antes se había escandalizado con las memorias de Aline Griffith, en las que la condesa de Romanones afirmaba haber trabajado como espía para la inteligencia americana: "Pero, ¿cómo se atreve esta mujer a contar estas cosas? ¡Ay, si yo pudiera hablar..., si yo hablara...!".


Tiene gracia, yo preguntando acerca de lo mítico que pudiera haber en la historia de Garbo, y su mujer escandalizada con las memorias de la Griffith, seguramente pensando que menuda advenediza! :lol:


Saludos.

Edito para consignar un punto dudoso. Según el artículo el nombre en clave de Garbo para los alemanes era Arabel, pero en otras fuentes se dice que le llaman Alaric. :conf:
Última edición por Luis M. García el 10 Ene 2011, 02:29, editado 1 vez en total.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

Unas fotos de la señora, a lo largo de su azarosa vida.

Imagen

Retrato de juventud de Araceli González Carballo, nacida en Lugo en 1914 en una familia acomodada. En plena guerra civil, durante la que trabajó como voluntaria en un hospital de sangre, decidió irse de su ciudad natal. Su padre le consiguió un puesto como secretaria del gobernador del Banco de España en Burgos.- Fotografía del álbum familiar

Imagen

En febrero de 1939 y ya en Burgos, Araceli conoció a Juan Pujol, oficial del ejército de Franco que había comenzado la contienda en el bando republicano. Pero el bando nacional decepcionó a Pujol, quien intuía el desastre que supondría el avance de los totalitarismos en Alemania e Italia. Al final de la Guerra Civil, y ya casados, Araceli González y Juan Pujol decidieron mudarse a Madrid. Comenzarían así una aventura que le llevaría a vivir en Lisboa y Londres durante la II Guerra Mundial.- Fotografía del álbum familiar

Imagen

El matrimonio con sus dos hijos mayores en Londres, donde llegaron tras un periplo en el que la suerte y la determinación de Araceli fueron fundamentales. Convenció a su marido para hacerse espía alemán y atraer la atención de los británicos, a quienes convenció también para que le convirtieran en un agente doble al servicio de los aliados. Las informaciones transmitidas a los alemanes por el agente Garbo, como era conocido por el M15, amortiguaron el impacto de los bombardeos de la 'Luftwaffe' sobre la población civil y ayudaron al éxito del desembarco de Normandía.- Fotografía del álbum familiar

Imagen

Kreisler y Araceli se casaron en 1958. Años antes había trascendido la noticia que un ciudadano español, Juan Pujol, había muerto en Mozambique. Kreisler dio su apellido a los tres hijos de Araceli con su primer marido y el matrimonió vivió con relativa calma en Madrid, donde continuaban recibiendo a los invitados más ilustres llegados desde EE UU o Reino Unido. En la imagen, con el productor Samuel Bronston (centro).- Fotografía del álbum familiar


Saludos.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
LuisCK
Recluta
Recluta
Mensajes: 3
Registrado: 09 Ene 2011, 14:14

Mensaje por LuisCK »

Edito para consignar un punto dudoso. Según el artículo el nombre en clave de Garbo para los alemanes era Arabel, pero en otras fuentes se dice que le llaman Alaric.



En el caso de Pujol, los nombres conocidos y alias de agente aleman son:

Arabel (este se utilizaba más en referencia a su red de supuestos espias)
Alaric (su nombre de agente)
v-mann 319 (su nombre en código en Berlín. "Hombre de confianza 319")


Para los ingleses empezó siendo "Bovril" para pasar a ser "Garbo"




Sobre Araceli:

Es muy interesante ver como Juan Pujol apenas menciona el nombre de su mujer y el papel que ella desempeñó en sus aventuras. Pero más que vanidad o egoismo, me parece que Pujol actuó así porque Araceli tenía otra vida montada y tampoco tenía mucho interés en salir a la luz en la historia de Garbo.


Sobre las aventuras "iniciáticas" de Pujol como agente aleman en Madrid y Lisboa, no sería justo hacer un resumen tan corto de la picaresca de Pujol y la genial utilización de los pocos medios que tenía a su alcance. Te recomiendo encarecidamente dos libros, uno de ellos ya comentado en este post:


Juan Pujol, el espía que derrotó a Hitler.... de Javier Juarez. Muy bien escrito y quizás el más entretenido de leer.


Garbo: Doble Agente... traducción de los informes desclasificados del MI-5 referentes al caso Garbo y escritos por su controlador y amigo Tomás Harris. Este libro es sin duda el mejor y más detallado resumen de toda la operación, con multitud de apuntes y explicaciones. Una joya.


agualongo
General
General
Mensajes: 16170
Registrado: 23 Ene 2003, 13:19

Mensaje por agualongo »

Hola,

He visto la entrevista de cabo a rabo y no me parece, la verdad, que las contradicciones sean serias, todos tendríamos contradicciones en cualquier entrevista o interrogatorio en el que hablásemos sobre cosas que pasaron hace 20, 30 o 40 años. Decir que tiene 72 años y que nació en 1914 (cuando se encuentra en 1984) no es nada extraño, muchas personas de edad avanzada dicen eso ahora mismo y no por eso son farsantes... tengo un vecino que luchó en la guerra civil y que fue miembro de la División Azúl, que dice que tiene 90 años... cuando tiene 93 años (nació en Sevilla, el 2 de noviembre de 1917, DNI dixit, pixit y gato Jim)...¿significa por eso que es un farsante? :roll:

Lo mismo pasa con este hombre, creo. Ahora bien, decir que fue el "hombre que derrotó a Hitler" como dice una biografía, me parece, como mínimo, exagerado... no creo que a Hitler lo derrotara un hombre en concreto.

saludos


Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

LuisCK escribió:
Edito para consignar un punto dudoso. Según el artículo el nombre en clave de Garbo para los alemanes era Arabel, pero en otras fuentes se dice que le llaman Alaric.



En el caso de Pujol, los nombres conocidos y alias de agente aleman son:

Arabel (este se utilizaba más en referencia a su red de supuestos espias)
Alaric (su nombre de agente)
v-mann 319 (su nombre en código en Berlín. "Hombre de confianza 319")


Para los ingleses empezó siendo "Bovril" para pasar a ser "Garbo"




Sobre Araceli:

Es muy interesante ver como Juan Pujol apenas menciona el nombre de su mujer y el papel que ella desempeñó en sus aventuras. Pero más que vanidad o egoismo, me parece que Pujol actuó así porque Araceli tenía otra vida montada y tampoco tenía mucho interés en salir a la luz en la historia de Garbo.


Sobre las aventuras "iniciáticas" de Pujol como agente aleman en Madrid y Lisboa, no sería justo hacer un resumen tan corto de la picaresca de Pujol y la genial utilización de los pocos medios que tenía a su alcance. Te recomiendo encarecidamente dos libros, uno de ellos ya comentado en este post:


Juan Pujol, el espía que derrotó a Hitler.... de Javier Juarez. Muy bien escrito y quizás el más entretenido de leer.


Garbo: Doble Agente... traducción de los informes desclasificados del MI-5 referentes al caso Garbo y escritos por su controlador y amigo Tomás Harris. Este libro es sin duda el mejor y más detallado resumen de toda la operación, con multitud de apuntes y explicaciones. Una joya.


Bueno, pues muchas gracias por tus comentarios y por la bibliografía recomendada.

Agualongo escribió:
Hola,

He visto la entrevista de cabo a rabo y no me parece, la verdad, que las contradicciones sean serias, todos tendríamos contradicciones en cualquier entrevista o interrogatorio en el que hablásemos sobre cosas que pasaron hace 20, 30 o 40 años. Decir que tiene 72 años y que nació en 1914 (cuando se encuentra en 1984) no es nada extraño, muchas personas de edad avanzada dicen eso ahora mismo y no por eso son farsantes... tengo un vecino que luchó en la guerra civil y que fue miembro de la División Azúl, que dice que tiene 90 años... cuando tiene 93 años (nació en Sevilla, el 2 de noviembre de 1917, DNI dixit, pixit y gato Jim)...¿significa por eso que es un farsante?

Lo mismo pasa con este hombre, creo. Ahora bien, decir que fue el "hombre que derrotó a Hitler" como dice una biografía, me parece, como mínimo, exagerado... no creo que a Hitler lo derrotara un hombre en concreto.

saludos


Gracias a tí también por participar.

La verdad es que tras reflexionar sobre el asunto, pienso que tenéis razón y hallo excesivas las prevenciones de Espada sobre el buen señor.

Bien, trataré de hacerme con los libros, porque gogleando no he podido encontrar nada más interesante.

Saludos.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

Bueno, pues este sábado han dado por La2 el documental titulado "Garbo, el espía. El hombre que salvó al mundo".

Aparte de que el título es un tanto pretencioso, pues si bien la contribución de Garbo fue importante -muy importante, incluso- no da para tanto.

El documental en si no está mal para quien nunca hubiera oído hablar de las andanzas del personaje, pero a mí me ha parecido bastante vulgar. Un corta y pega de imágenes más o menos afortunado -a veces muy poco- con el aderezo de testimonios bastante discutibles, como el de Xavier Vlnader, que no para de decir gilipolleces.

En fin, nadie lo ha colgado aún en el youtube, así que no puedo dejar más que el enlace al trailer.

http://www.youtube.com/watch?v=3F0-6Frwzm8

Si alguien lo ha visto me gustaría saber que le pareció.

Saludos.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

Bien, al final me he podido hacer con los dos libros que recomienda LuisCK:

Juan Pujol, el espía que derrotó a Hitler.... de Javier Juarez. Muy bien escrito y quizás el más entretenido de leer.


Garbo: Doble Agente... traducción de los informes desclasificados del MI-5 referentes al caso Garbo y escritos por su controlador y amigo Tomás Harris. Este libro es sin duda el mejor y más detallado resumen de toda la operación, con multitud de apuntes y explicaciones. Una joya.


Pero antes que nada quiero postear el artículo de Arcadi Espada en El Mundo, que motivó la apertura de este hilo.

¡Qué Garbo!

Querido J:

Hace algunos días leí cómo el psiquiatra Jambrina se escandalizaba en su blog de un documental que también a mí me había llamado la atención. Escribía: «Anoche vimos Garbo, el espía. Una gran decepción. El documental es bueno, técnicamente hablando. Ahora bien, la historia del espía barcelonés adquiere tintes desmesurados. Cuando no, grotescos. Garbo, el espía que salvó al mundo, narra la historia de un Juan Pujol García que no se sabe muy bien porqué parece que mandaba informes a los nazis en los días previos al desembarco de Normandía y que hizo creer al Ejército alemán que la invasión sería por Calais y no por Normandía, despistándoles de forma definitiva. Bueno, pues muy bien. Para tratarse de un documental bien documentado no entendimos nada.»

Como es natural, mi interés creció. Pero en el vídeoclub me daban largas. «Estamos esperándolo». Hasta que ayer, dando una vuelta por Filmin, lo encontré y lo vi, aunque con cíclicos problemas de carga. El documental ha ganado un goya y ha tenido éxito. Al cabo de verlo mi pregunta era: ¿Cómo una historia veraz puede presentarse ante el público, y convencerlo, con una fragilidad fáctica semejante? Sólo hay una respuesta: el público ya observa todo como ficción. Sabes que durante algún tiempo me interesé por la plusvalía que los hechos aportan a las ficciones. Sobre el regio sintagma: «Basado en hechos reales». Ha dejado de importar. Las aduanas que tiene que superar una historia veraz o imaginaria ya son idénticas. Sólo se trata de que por su asunto o por una eficaz técnica narrativa la historia interese a un público suficiente. La suspensión de la incredulidad ha pasado a mejor vida. Todo es falso y todo el mundo lo sabe y el par veracidad/imaginación ha dejado de contar en la experiencia. Esa es la explicación del desdén con que el director del documental se enfrenta a la antigua obligación de acumular pruebas de veracidad sobre lo narrado. Nadie va a pedírselas.

Después de ver el documental me pasé algunas horas ojeando la historia de nuestro Garbo. En idiomas españoles hay libros de Javier Juárez y de Christian Destremau; y el iniciático, que es el que escribieron al alimón Nigel West y Juan Pujol en 1985: Garbo, el espía del siglo. No los he leído; pero sé que todos son extensiones del mito. Yo no sé si Garbo existió o no. Si fue o no una persona física, o una suerte de sociedad anónima (¡o de ficción!) creada por el espionaje británico. Tampoco conozco la responsabilidad de Garbo, sea lo que Garbo sea, en el éxito del desembarco aliado en las playas de Normandía. Pero sé que Pujol García no es el hombre que dice su documental.

Y sé todo esto no sólo por la vacuidad de la película sino por un testimonio excepcional que emitió la televisión catalana el 14 de septiembre de 1984, poco después de que la prensa inglesa, a través de Nigel West, desvelara la identidad supuesta del espía. El documento es una entrevista de más de una hora de duración que el escritor Josep Maria Espinàs mantuvo con Pujol García. Debes verla obligatoriamente.

Se trata del testimonio más completo y directo de Pujol García, por no decir del único que se conserva. Es sorprendente que Edmon Roch, el director del documental, no lo incluyera. ¡Una biografía de un hombre que no incluye un solo fotograma del hombre en vivo y en directo!. Aunque, cuando lo veas, convendrás conmigo en que sólo es relativamente sorprendente. En su impagable conversación con Espinàs, Pujol García demuestra hasta qué punto su historia es una farsa. Casi me enternecen las precauciones de Roch. ¡Aún debe de creer que al público le importa si verdad o mentira! ¡Aún debió de pensar que esa irrupción de la hosca realidad en el mito (en TV3, de carne y hueso, y entrevistado por Espinàs) le estropearía el plan! Bah, prejuicios pusilánimes. ¡Uno se debe a su público y a sus grandes fauces! Sé que no lo creerás; pero a mí sí me gustan las pruebas y están en la entrevista: resulta que el agente doble más importante de la Segunda Guerra Mundial, el hombre que salvó al mundo de la atrocidad hitleriana, el gran Garbo al servicio de su Majestad decía así el nombre de su organización.

–Sí, el M-O-I, number six.

Refiriéndose, claro, al MI6. Las letras no pueden dar cuenta completa de ese momento inenarrable. ¡M-O-I, number six!

Ante ese silabeo el resto de la cutre farsa empalidece. Que, nada más empezar la entrevista (recuerda: septiembre de 1984), dijera tener 72 años y haber nacido en 1914. Que llamara a La Noche de los Cuchillos Largos, «la noche de los cuchillos fríos». Que asegurara que había trabajado como profesor de inglés en Venezuela, a partir de 1945, cuando minutos antes había confesado que en el momento de su llegada a Londres, bastante posterior al inicio de la guerra mundial, sólo sabía decir unas palabras. En toda la documentación fácilmente accesible al caso Garbo sólo he visto un leve rastro de escepticismo. Corresponde al editor Andreu Jaume, en cuya casa de Mallorca vivió Tomás Harris, un supuesto espía británico con el que habría trabajado Pujol García y sobre el que el editor prepara una biografía. Poco después de que se estrenara el documental escribió un artículo en El País donde decía, tímidamente, que en la vida de Pujol García hay «páginas de sombra». Por teléfono se muestra mucho más categórico. Y tengo la gran fortuna de que también haya visto la entrevista de Espinàs.

—¡Estoy de acuerdo! Esa entrevista es impresionante. Ahí se demuestra que Pujol no sabía nada de nada. Ni del MI5, ni de la guerra, ni del espionaje. Por no saber no sabía nada de Harris, con el que supuestamente trabajó. Dice que su madre era gitana y que el padre de Harris era Sir. Ninguna de las dos cosas son verdad.

Tienes que ver la entrevista. Los apuros del pobre Espinàs son antológicos. Una hora soportando la torpe palabrería. Ni un sólo dato verificable de interés. Ni una sola historia coherente. Espinàs va pidiéndole que concrete, casi suplicándole. Hay momentos en que le dice que tiene mucha imaginación. Otros en que alaba su memoria. Quiero pensar que Pujol García no le tomó todo el pelo, aunque no estoy seguro.

Tal vez creas que esto que te cuento acaba con el mito Juan Pujol García, alias Garbo. Todo lo contario. Hay una historia inimaginable que ahora empieza y que espera. Una historia que habrá de detallar el qué, el quién, el cómo, el cuándo y el dónde de la farsa.

Sigue con salud.
A.

Publicado en el diario El Mundo el 08-01-2011


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
Avatar de Usuario
Luis M. García
Almirante General
Almirante General
Mensajes: 10176
Registrado: 23 Jul 2009, 18:04
Ubicación: Al bressol d'Espanya. Puxa Asturies!!
España

Mensaje por Luis M. García »

Todo surge del visionado del documental "Garbo, el espía", del que ya comenté que me había parecido bastante malo. Al Sr. Espada tampoco le gusta, pero lo que no se entiende es la intención de tirar por tierra al personaje de carne y hueso, hasta el punto de poner en duda su peripecia, que como bien apunta el forista LuisCK está muy bien documentada.

Parece que el Sr. Espada hace una aproximación al personaje a través de referencias en internet, ya que cita alguno de los textos que hay sobre la aventura de Juan Pujol, entre ellos el de Javier Juárez, pero él mismo dice que no los ha leído. Lo que no le impide calificar de mito la historia de Garbo, e incluso pone en solfa a Tomás Harris, al que denomina "supuesto espía".

Tras haber leído algo más de 100 páginas del libro de Juárez, tengo que decir que me parece un trabajo magnífico, bien documentado y mejor escrito, lo que me hace extrañarme aún más de la actitud de Espada, al que hasta ahora tenía por periodista serio y solvente.

Conforme avance en la lectura iré posteando lo que me parezca de relieve, sin ánimo de resumir el texto, que al igual que LuisCK recomiendo a todo aquel que desee aproximarse al personaje de Garbo.

Saludos.


Qué gran vasallo, si hubiese buen señor...
vango
Recluta
Recluta
Mensajes: 1
Registrado: 22 Ene 2021, 16:32

Mensaje por vango »

LuisCK escribió: 09 Ene 2011, 23:01 Hola de nuevo Luis,

Sobre la entrevista de TV3: La pude ver hace unos 5 años, cuando indagué durante bastante tiempo en la figura de Juan Pujol. En mi caso no me causó ninguna decepción ya que quizás es de los pocos documentos audiovisuales que se conservan del mismo. Lo que pasa en esa entrevista es que a Pujol, que ya estaba muy delicado de salud, no le da tiempo en absoluto para desarrollar todos y cada una de los momentos importantes de su vida (que son muchísimos) y se alarga en detalles que, si bien son muy interesantes si tienes un background del personaje, para el entrevistador son una losa ya que no deja avanzar la entrevista con fluidez hacía los clímax o momentos cumbre que pretende Espinàs.

Además, no olvidemos que en 1984 Pujol ya tenía una edad muy avanzada y que su experiencia con los medios de comunicación es nula, pues se mantuvo en su anonimato venezolano durante 40 años, hasta que Nigel West dió con él.

Sinceramente, cosas como las que señala Espada (la noche de los cuchillos "frios", la manera de pronunciar MI 6, la confusión sobre su edad o lo de ser profesor de inglés para la Shell) me parecen "pruebas" totalmente absurdas para intentar hacer pasar a Pujol como un farsante, sobretodo teniendo en cuenta la abrumadora cantidad de documentación que verifican la historia de Garbo / Juan Pujol.

Era Pujol pretencioso y grandilocuente? Quizás es lo que aparenta en la entrevista, no lo sé,... todo el mundo lo puede ver de una manera o de otra. Yo prefiero verlo como un anciano que intenta disfrutar de un reconocimiento público después de enterrar su pasado durante 40 largos años.

Sobre su motivación, reitero que bajo mi punto de vista fue económico en un principio (no olvidemos que Pujol vive en un Madrid de post-guerra), aunque también creo que con el paso del tiempo el vestido de idealismo anti-totalitario que se confeccionó él mismo (o los demás) le sentó muy bien y quizás hasta lo llegó a creer y sentir.

Sobre lo de ser profesor de inglés, quería añadir un apunte ya que lo mencionaste en el post inicial: Cuando Pujol fue reclutado por el MI 6 y luego controlado por el MI 5, tenía poquísimas nociones del idioma. Pero durante los años que estuvo viviendo en UK si que aprendió el idioma mediante clases particulares. Una vez acabada la guerra, con Garbo "muerto" en Angola, ya separado de Araceli y con una nueva mujer y una nueva vida por delante en Venezuela, si que ejerció como profesor de inglés para la Shell (no me acuerdo durante cuanto tiempo). La fortuna dió muchas vueltas para Pujol, y acabó semi-arruinado después de invertir casi todas sus ganancias (unos 3 millones de pesetas de la época pagados por el MI 5) en diversos negocios que no funcionaron.


Sobre su mérito personal:

Hasta su reclutamiento por el MI 6 en Lisboa, su mérito como agente autodidacta no creo que tenga parangón en toda la WWII. No voy a entrar en detalles extensos sobre como Pujol se la jugó a la Abwehr y se fué ganando su confianza, pero ten por seguro que es una de las mejores historias de la guerra.

Cuando llegó a un punto muerto y realmente temían por su vida en Lisboa, si que fue Araceli la que, mediante un contacto de un agregado militar americano, consiguió que el MI 6 tuviera en cuenta lo que había conseguido su marido.

Durante toda la etapa inglesa de Pujol, es indiscutible que la figura de Tomás Harris adquiere una importancia capital. Harris consigue sacar el máximo provecho al agujero que Pujol hizo en la red de inteligencia alemana. Pero si bien Pujol ya no era el cerebro detrás de la operación, el mismo Harris siempre ensalzo la figura del español como un trabajador incansable el cual siempre era tenido en cuenta en la estrategia y realización de los mensajes codificados que infectaron a a la Abwehr. No sucedió lo mismo con Araceli, que no se adaptó a su vida en Uk y tuvo bastantes encontronazos con Harris.

Es evidente que no se puede entender el papel de Pujol sin Tomás Harris, pero también se puede decir lo mismo de Harris. Los dos juntos fueron una asociación casi perfecta con los resultados que todos conocemos.

Con los años se estableció un intensa relación entre los dos, y una vez acabada la guerra fue Harris el único miembro del MI 5 que tuvo contacto con Pujol. Hasta la muerte de Harris, los dos juntos tienen un par de historias muy interesantes aunque no verificadas: Una tiene que ver con un fallido intento de venta de cuadros de Goya (Harris era una eminencia en Goya, además de pintor, marchante y quizás falsificador) en Caracas, con Pujol como intermediario. La otra, mucho más oscura si cabe, se basa en una supuesta visita de Pujol a la casa de Harris en Mallorca a petición del propio Harris. Los rumores dicen que Harris intentó involucrar de algún modo a Pujol con el círculo de supuestos topos soviéticos que devastaron el espionaje británico, pero que Pujol no se decidió a volver al "juego". No olvidemos que, después de la muerte de Harris en el 64, los rumores sobre su participación directa o indirecta con los archifamosos "Cinco de Cambridge" no paran de crecer.... pero eso es otra historia.


Joan Pujol & Tomás Harris, dos de los tipos más interesantes del siglo XX. Cuando empiezas a indagar sobre ellos... no puedes parar, te lo aseguro.
Siempre que hablamos/escribimos sobre Goya cuadros no puedo dejar de referirme a sus magníficas colecciones de grabados, Los Desastres de la Guerra y La Tauromaquia. NuestroGoya es un lujo.


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados