El Pacífico: La Guerra de los Portaaviones

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

3. PLANES Y PRIMEROS MOVIMIENTOS:

La Operación KA:

Los japoneses, en el momento del inicio de la operación WATCHTOWER, estaban mas concentrados en la campaña de Nueva Guinea y en su avance hacia Port Moresby por el infame camino de Kokoda que en las islas Salomón, y la invasión de Guadalcanal supuso una gran sorpresa para ellos. Durante los primeros días de la que luego se convertiría en una campaña crucial para el devenir de la guerra en el Pacífico, los japoneses apenas lanzaron una serie de ataques aéreos desde Rabaul, aparte de los bombardeos nocturnos por medio de buques de superficie y submarinos (por aquellas fechas nacería el luego famoso "Tokyo Express", que hizo su primer "viaje" el 16 de Agosto).

El primer envio de refuerzos para la isla fue un transporte, con 500 hombres a bordo y escoltado por un destructor, enviado desde Rabaul por el vicealmirante Mikawa tan pronto como tuvo noticias del desembarco. Pero apenas 2 días después de zarpar el buque fue hundido por el submarino norteamericano S-38, cerca de Cape St. George.

Yamamoto y su Estado Mayor pronto comprendieron el peligro que representaría el que los aviones aliados operaran desde Guadalcanal y consideraron vital negar ese aeródromo al enemigo... aunque dicha urgencia no era compartida por el Ejército Imperial que no asignó un gran número de tropas a la operación.

El 16 de Agosto 6 destructores zarparon de Truk con 915 hombres a bordo, pertenecientes al primer escalón del 28º Regimiento del Ejército Imperial (el Destacamento Ichiki). Esa unidad, la misma que debería haber desembarcado en Midway de no haber tenido la operación MI su abrupto final, era claramente insuficiente para hacer frente a la 1ª División de Marines, pero los japoneses infravaloraron en un principio la cuantía de las tropas norteamericanas en Guadalcanal (de hecho creían que se trataba como mucho de una brigada que realizaba un "reconocimiento en fuerza", tras el cual se retiraría). El mismo día partieron otras dos formaciones que incluían tres buques de transporte que embarcaban a un total de 2.100 hombres (el resto del 28º Regimiento, mas 600 hombres de la 5ª Fuerza Especial de Desembarco Naval del Yokosuka), escoltados por el crucero ligero "Jintsu", 3 destructores y 4 patrulleros, bajo el mando del contralmirante Tanaka.

Los 6 destructores desembarcaron el primer grupo de refuerzos en la madrugada del 19 de Agosto, cerca de Punta Taivu. El resto de las fuerzas debían ser desembarcadas por Tanaka el día 22. Para el día 28 los japoneses esperaban tener en Guadalcanal todas las fuerzas terrestres previstas: los 3.000 que transportaba Tanaka mas los 6.000 hombres del destacamento Kawaguchi del Ejército Imperial.

Para cubrir ese envio de tropas, relativamente modesto si lo comparamos con la fuerza que los norteamericanos habían desplegado en Guadalcanal, Yamamoto movilizó en cambio a la mayor parte de la Flota Imperial.

La fuerza principal, denominada Fuerza de Apoyo y encargada de proteger a los transportes de Tanaka y de dar cuenta de los portaaviones norteamericanos en caso de que éstos hicieran acto de presencia, estaría bajo el mando del vicealmirante Kondo, e incluiría a la 2ª Flota del propio Kondo y a la 3ª Flota (que reemplazaba a la aniquilada 1ª Flota como principal fuerza de portaaviones japonesa) del vicealmirante Nagumo, que estaría una vez mas al frente de los kokubokan, pese a la debacle de Midway.

Los buques de Kondo zarparon de Kure el 14 de Agosto, seguidos 2 días después por los portaaviones de Nagumo y su escolta. El propio Yamamoto zarparía el 17 de Agosto a bordo del "Yamato" para dirigirse hacia Truk, desde donde pensaba dirigir las operaciones personalmente.

Además de esas poderosas agrupaciones, hasta 14 submarinos japoneses estarían asignados a la operación KA: unos formarían sendas barreras al NE. de Malaita y al S. de Guadalcanal, mientras que otros operarían en las aguas de Guadalcanal y también de Nueva Caledonia.

Los norteamericanos, por su parte, no perdían el tiempo, pues esperaban que los japoneses contraatacaran en fuerza a partir del 20 de Agosto... pero aunque sabían que los convoyes de tropas estaban en camino, pensaban que los portaaviones de la Armada Imperial asignados a la operación continuaban en Japón, y ello a pesar de que el "apagón" de comunicaciones de la 3ª Flota (del que si se percataron los norteamericanos) podría haberles sugerido que los buques enemigos se habían hecho a la mar. Y es que el cambio del código de comunicaciones empleado por los japoneses causaría serios problemas en los días siguientes.

Entretanto, la US Navy y los Marines trataban de reforzar las defensas de Guadalcanal lo mejor posible: cubierto por los portaaviones de Fletcher, el portaaviones de escolta "Long Island" se aproximó a Guadalcanal desde el S. en la tarde del 20 de Agosto (para evitar que los aviones que transportaba llegaran a Henderson Field al mismo tiempo que el habitual "raid" japonés del mediodía).

Imagen
El portaaviones de escolta "Long Island"

Los hidroaviones de reconocimiento japoneses que operaban desde las islas Shortland detectaron tanto al "Long Island" como a la TF-61 a lo largo de la mañana (uno de los hidroaviones incluso sostuvo un combate con un Dauntless), pero los buques norteamericanos no se aproximarían mas a Guadalcanal: desde poco mas de 150 millas de distancia, el "Long Island" lanzó sus 31 aviones, que llegarían a Henderson Field sin dificultades. Se trataba de 19 cazas Wildcat del VMF-223 y 12 bombarderos en picado Dauntless del VMSB-232, los cuales integraban el Marine Air Group 23 (MAG-23), que serían los primeros integrantes de la luego apodada "Cactus Air Force" (por el nombre en clave aliado para Guadalcanal: Cactus).

Tras cumplir su misión, el "Long Island" y los portaaviones de Fletcher se retiraron hacia el S., pero su avistamiento por los aviones de reconocimiento japoneses tuvo consecuencias: los buques norteamericanos fueron situados 220 millas al SE. de Tulagi y a 800 de Rabaul (justo fuera del alcance de los aviones allí basados) y Mikawa, sabiendo que Kondo todavía se encontraba en Truk y que Nagumo estaba aún mas al N., temió que los norteamericanos fueran tras los transportes de Tanaka y ordenó a éste que se dirigiera al SSE., hacia Rabaul. Tras una serie de contraórdenes, la fuerza de Tanaka se retiró finalmente hacia el NO.

Esa misma tarde Yamamoto ordenó a Kondo que reuniera inmediatamente sus fuerzas y se dirigiera hacia el S. lo antes posible para proteger el tránsito de los transportes hacia Guadalcanal. Los cruceros y destructores de la 2ª Flota zarparon de Truk y Nagumo canceló su escala allí, fijándose un punto de reunión a 120 millas al SE. de la base japonesa para la mañana siguiente. Horas mas tarde, informado desde Guadalcanal de la llegada de "una veintena" de aviones norteamericanos, Yamamoto cambiaría sus órdenes: antes de iniciar el desembarco habría que asegurar la neutralización de Henderson Field con ataques aéreos y de los buques de superficie. El desembarco de las fuerzas que transportaba Tanaka se posponía hasta el 24.

Pero tras ser cancelada la llegada de sus refuerzos, en la madrugada del 21 de Agosto el Destacamento Ichiki se lanzó igualmente al ataque contra las posiciones de los Marines en lo que sería conocido como la batalla del Tenaru, en la que los menos de 1.000 hombres de Ichiki atacaron temerariamente a mas de 3.000 Marines bien atrincherados al E. de Henderson Field, que practicamente aniquilaron a la totalidad de los atacantes en el combate nocturno y el posterior contraataque del amanecer, sufriendo los norteamericanos menos de 50 muertos.

Durante la madrugada la TF-61 continuó retirándose hacia el S. junto al "Long Island", pero poco después del amanecer, informado de la presencia de 2 destructores japoneses en aguas de Guadalcanal, Fletcher dió media vuelta con la intención de atacarlos al mediodía.

Al mismo tiempo, los japoneses lanzaron desde Rabaul una fuerza de ataque compuesta por 26 bombarderos medios G4M, armados con torpedos, y 13 cazas A6M, pero éstos no encontraron a los buques de la TF-61, que se habían retirado demasiado hacia el S. durante la noche. Tras una infructuosa búsqueda al S. de Guadalcanal los bombarderos regresaron, mientras que los cazas entablaron un combate sobre Guadalcanal con los recién llegados Wildcats del USMC, sin bajas en ninguno de los dos bandos. Un hidroavión japonés, no obstante, si avistaría a los buques norteamericanos e informaría sobre la posición de los mismos, siendo derribado poco después por un SBD del "Wasp".

Mientras tanto, las fuerzas de Kondo y Nagumo se reunieron al SE. de Truk, separándose poco después para repostar e iniciar su aproximación a Guadalcanal. Nagumo debería encontrarse en la tarde del 23 de Agosto a 130 millas al NE. de Ontong Java, lo cual lo situaría 390 millas al NNE. de Guadalcanal, dispuesto para cubrir los desembarcos, que seguían previstos para el día 24.

Cuando la búsqueda aérea lanzada por la TF-61 no señaló ningún buque enemigo en los alrededores de Guadalcanal, Fletcher disminuyó la velocidad a 15 nudos y continuó aproximándose hacia la isla, con la TF-61 reforzada por la recién llegada TF-44 de Crutchley (formada por los cruceros australianos "Australia" y "Hobart" y 3 destructores estadounidenses). Fue a las 1214 cuando uno de los Catalinas del VP-23 descubrió "4 cruceros y 1 destructor" 300 millas al NO. de Tulagi: se trataba de la fuerza de cobertura de Misawa.

Temiendo un bombardeo nocturno de esos buques sobre Henderson Field, Fletcher decidió aproximarse hasta 50 millas al S. de Guadalcanal durante la madrugada, enviando 4 cruceros pesados y 6 destructores en avanzada 20 millas por delante del grueso para prevenir una emboscada nocturna de los japoneses, que sospechaba conocían su posición.

El 22 de Agosto:

De madrugada arribaron a Guadalcanal los transportes "Alhena" y "Fomalhaut", que transportaban 2.000 toneladas de provisiones y tropas de refuerzo, escoltados por 3 destructores. Pero 2 de los destructores de Tanaka fueron destacados de la formación que escoltaba a los transportes, y se aproximaron a Guadalcanal, advertidos de la llegada de los buques norteamericanos. En un brevísimo combate (los norteamericanos ni siquiera supieron en aquel momento que habían sido atacados por un destructor) el "Kawakaze" alcanzó al destructor "Blue" con un torpedo que le destrozó el timón y las hélices. Tras infructuosos intentos de remolcarlo hasta Tulagi, el "Blue" se hundiría en la noche del 23 de Agosto.

Imagen
El destructor "Blue", tras ser alcanzado

Con las primeras luces, la TF-61 lanzó una búsqueda aérea desde 50 millas al S. de Guadalcanal, que sólo encontró al "Kawakaze", 75 millas al N. de Tulagi y alejándose a gran velocidad. 2 SBD lo bombardearon y ametrallaron, pero ambos fallaron en los lanzamientos de sus bombas y el buque sólo sufrió daños ligeros.

Esa mañana el capitán de fragata Felt, comandante del grupo aéreo del "Saratoga", se desplazó en un SBD hasta Henderson Field para una breve visita en la que debía determinar si los aviones embarcados podrían emplear esas instalaciones, siendo su opinión favorable.

Entretanto, Fletcher había puesto rumbo al ESE., a 15 nudos, y a media mañana anunció, que ante la falta de objetivos en la zona de Guadalcanal, proseguiría con ese rumbo hasta la tarde y luego viraría hacia el E., con la intención de estar al E. de la isla de Malaita al amanecer del día siguiente, listo para interceptar cualquier agrupación enemiga que se aproximara desde Truk. Mientras los buques norteamericanos se alejaban de Guadalcanal, otro hidrocanoa japonés fue derribado por los cazas del "Enterprise", ésta vez sin poder informar sobre la posición de los portaaviones de Fletcher.

Poco después, a las 1710, el submarino japonés I-121 lanzó varios torpedos contra el "Enterprise", los cuales fallaron. La estela de uno de ellos fue avistada por los vigias del crucero pesado "Portland" y el I-121 tuvo que retirarse.

Esa tarde, tras pasar la isla de San Cristobal por el S., la TF-61 puso rumbo hacia el NE. para situarse en la posición deseada al E. de Malaita, donde aguardaría a los japoneses que presumiblemente se acercaban a Guadalcanal. Poco después Fletcher solicitó que se enviaran petroleros a su encuentro para volver a repostar el día 25... y casi al mismo tiempo se recibió en el "Saratoga" un importante mensaje del comandante en jefe del Pacífico SO.: según los últimos informes de Inteligencia el esperado ataque japonés contra Guadalcanal no se produciría antes del 25 de Agosto. Además, Ghormley informaba a Fletcher que la presencia de portaaviones japoneses en el zona era "posible, pero no confirmada" y le sugería comenzar el repostaje de sus fuerzas lo antes posible.

Los japoneses, por su parte, habían deducido por la desaparición de su avión de reconocimiento que los portaaviones norteamericanos aún operaban en la zona, lo cual fue confirmado por la noche al informar el I-121 de su encuentro con la TF-16. El convoy de Tanaka se encontraba al comenzar la tarde del 22 a unas 350 millas al N. de Guadalcanal, y la Fuerza de Apoyo de Kondo tomó posiciones para protegerlo: los cruceros del propio Kondo se situaron 120 millas al NO., mientras los portaaviones de Nagumo navegaban 200 millas al NE. (ambas fuerzas aprovecharon ese momento para completar su repostaje). La fuerza de Misawa (una parte de la cual también se retiró para repostar en las Shortland) navegaba por delante del convoy.

Tsukahara, con el apoyo de Tanaka, solicitó que los aviones de Nagumo atacaran Guadalcanal el día 23 y luego apoyaran el desembarco del día 24. Yamamoto, por su parte, se negó a desvelar tan pronto la presencia de sus portaaviones, pero aceptó que la "Kido Butai" lanzara un ataque sobre Henderson Field el día 24.

El 23 de Agosto:

La noche del 22 al 23 de Agosto la TF-61 avanzó hacia el NO., en paralelo a la costa oriental de Malaita. Fletcher planeaba proseguir con ese rumbo hasta el amanecer, y entonces retirarse hacia el SE., para aguardar el resultado de las búsquedas aéreas que lanzaría al despuntar el día.

Desde esa posición la TF-61 podría interceptar a cualquier fuerza enemiga que se aproximara a Guadalcanal desde el N., pero al mismo tiempo la preocupación de Fletcher sobre la necesidad de repostar en los próximos días se mantenía, de modo que comunicó a Noyes (comandante de la TF-18) que si a la mañana siguiente la exploración aérea no descubría nada, se dirigiría con sus buques hacia el S. para reunirse con los petroleros y repostar.

A las 0555 el "Enterprise" lanzó 15 SBD y 9 TBF para realizar una exploración hacia el N. hasta una distancia de 180 millas. Dicha exploración no dio ningún resultado, a excepción de dos contactos con sendos submarinos, pero el mal tiempo dificultó la tarea en el sector NO., por lo que Fletcher no podía descartar la presencia de buques enemigos en esa zona, justo donde era mas probable que se encontrara la flota japonesa.

Precisamente a las 0942, la TF-61 comenzó a recibir informes de un PBY Catalina que se encontraba 300 millas al NO.: el teniente Riester, del VP-23 (que operaba desde la isla de Ndeni, donde el buque de apoyo de hidroaviones "Mackinac" había establecido una base avanzada), había descubierto 8 buques enemigos con rumbo S. Una hora y media después ampliaría su informe diciendo que se trataba de "2 cruceros pesados, 3 destructores y 4 transportes".

Se trataba del primer contacto con las fuerzas enemigas que se aproximaban a Guadalcanal, pero Fletcher pensó que dichos buques no amenazarían Guadalcanal hasta el día siguiente, y estando fuera de su alcance (y mas que lo estarían si la TF-61 continuaba con rumbo SE.), su primera intención fue mantener el rumbo hasta la puesta de sol y permanecer listo para el ataque en el caso de que los portaaviones enemigos aparecieran.

El grupo de buques que Riester había avistado era la fuerza de Tanaka, la cual avistó a su vez al Catalina. Tanaka se encontraba a menos de 300 millas de Guadalcanal, pero preocupado por los portaaviones norteamericanos, Mikawa le ordenó que se retirara nuevamente hacia el N. hasta que la situación se aclarase... pero las exploraciones aéreas desde Rabaul y las otras bases japonesas en las Salomón no dieron resultado, y además el ataque aéreo previsto contra Henderson Field por parte de los aviones de la 25ª Flotilla Aérea hubo de suspenderse por mal tiempo.

Mientras tanto, Nagumo planeaba dirigirse hacia el S. durante toda la noche para estar al amanecer del día siguiente al E. de Malaita y sólo 200 millas al NNE. de Guadalcanal. La Fuerza Avanzada de Kondo se encontraría 60 millas al NE. de la "Kido Butai", y desde allí los hidroaviones de los cruceros buscarían hasta 300 millas por el E., cubriendo el flanco izquierdo de Nagumo.

Pero además de preocuparse por los portaaviones norteamericanos, Nagumo tenía la orden de Yamamoto de dejar fuera de combate Henderson Field si los ataques aéreos desde Rabaul no lo conseguían, por lo que el Estado Mayor de la 3ª Flota ideó un plan de contingencia: el contralmirante Hara, con el portaaviones ligero "Ryujo", el crucero pesado "Tone" y 2 destructores se destacaría hacia Guadalcanal para llevar a cabo dicho ataque.

Imagen
El portaaviones japonés "Ryujo"

Entretanto, a las 1140 Fletcher recibió un informe sobre "2 transportes y 2 destructores" que se encontraban al S. de Bougainville (en realidad se trataba de destructores y dragaminas de la 8ª Flota de Mikawa, que estaban repostando). El comandante de la TF-61, creyendo que se trataba de un ataque sobre Guadalcanal en dos direcciones cambió de opinión y al mediodía propuso a Noyes poner rumbo NO. y atacar al convoy avistado en primer lugar esa mañana, que era el que estaba mas próximo a Guadalcanal.

Kinkaid pidió permiso para dirigirse hacia el enemigo con el "Enterprise", pero Fletcher quería que los aviones del "Big E" realizaran una nueva búsqueda esa tarde, lanzando el ataque los aviones del "Saratoga". A las 1341 la TF-61 puso de nuevo rumbo NE. a 15 nudos de velocidad, mientras en la cubierta del "Saratoga" se preparaban 31 Dauntless y 6 Avenger. El ataque partiría sin escolta, pues no se esperaba oposición de cazas enemigos y además el vuelo sería largo, de hecho estaba previsto que los aviones aterrizaran en Henderson Field en lugar de regresar al "Saratoga", permitiendo además que la TF-61 siguiera fuera del alcance de los aviones de reconocimiento japoneses que operaban desde Rabaul.

A las 1440 los aviones del "Sara", encabezados por el capitán de fragata Harry D. Felt, partieron hacia el NO. en unas condiciones meteorológicas que empeoraban por momentos. Hay que decir que el teniente Riester había radiado un mensaje que señalaba el cambio de rumbo de la fuerza de Tanaka... pero en la intrincada maraña de las comunicaciones de esos días, dicho mensaje no llegaría a la TF-61 hasta la noche.

Casi al mismo tiempo que Fletcher lanzaba sus aviones, Ghormley dio la alerta sobre una inmediata amenaza contra Guadalcanal: los buques enemigos podrían presentarse en el "Iron Bottom" a medianoche, y de hecho Ghormley ordenó a Fletcher que enviara buques de superficie para enfrentarse a ellos. Vandegrift, por su parte, envió todos sus aviones disponibles (12 Wildcat, 9 Dauntless y un TBF del "Saratoga") contra el mismo objetivo que buscaban los aviones del "Saratoga".

Pero nada encontrarían los aviadores norteamericanos esa tarde: la búsqueda vespertina del "Enterprise" no localizó otra cosa que un submarino, mientras que las tormentas de nuevo impedieron una adecuada observación mas allá de las 145 millas de distancia en el crucial sector NO. En esas condiciones, y además teniendo en cuenta el cambio de rumbo de Tanaka, los aviones que habían despegado de Henderson Field regresaron a la base sin encontrar buque alguno, y el capitán de fragata Felt realizó una infructuosa búsqueda antes de aterrizar, ya de noche, en Guadalcanal, donde el y sus hombres tendrían que aguardar a la mañana siguiente para regresar al "Saratoga".

La TF-61, por su parte, navegaba en esos momentos hacia el SE. y Fletcher se enfrentaba a una difícil decisión, que sería una de las mas discutidas de la batalla: enviar o no enviar a la TF-18 a repostar.

Los hechos eran los siguientes: las exploraciones llevadas a cabo por la mañana y por la tarde, tanto por los aviones del "Enterprise" como por los aviones que operaban desde Espíritu Santo y los hidroaviones desplegados en Santa Cruz, no habían revelado la presencia de portaaviones enemigos. Además, esa misma tarde Fletcher había recibido el boletín de inteligencia diario del CINCPAC (Comandante en Jefe del Pacífico), que afirmaba que el "Shokaku" y el "Zuikaku" se encontraban en ruta "de Japón a Truk" y que los otros 4 portaaviones de la "Teikoku Kaigun" todavía permanecían en las islas metropolitanas.

De acuerdo con esa información (que como ya sabemos era inexacta), Fletcher supuso que no había ningún portaaviones enemigo al S. de Truk, y que por lo tanto la amenaza contra Guadalcanal y la TF-61 por parte de los "kokubokan" japoneses tardaría varios días en materializarse, por lo que al anochecer ordenó a Noyes que procediera hacia el SE. con el "Wasp" y el resto de la TF-18 para repostar al N. de Espíritu Santo al día siguiente y después reunirse con los otros dos grupos de portaaviones lo antes posible, momento en el cual otra TF procedería hacia el punto de reunión con los petroleros.

Con esa decisión de Fletcher un tercio de sus fuerzas (el "Wasp", con 63 aviones a bordo, mas 2 cruceros pesados, 1 crucero ligero y 7 destructores) no participaría en los combates del 24 de Agosto y por lo tanto la TF-61 estaría en desventaja numérica frente a los japoneses en lo que a aviones se refería (153 a 177), y para empeorar las cosas, al despuntar el día casi todos los bombarderos y torpederos del "Saratoga" se encontrarían en Guadalcanal (su despegue de regreso a la TF-61 se aplazó de las 0800 a las 1000 y luego a las 1100 debido a lo laborioso del repostaje).

Pero Fletcher, suponiendo que los informes de Inteligencia eran correctos, creyó que la presencia de los 2 portaaviones restantes sería suficiente para proteger Guadalcanal de la amenaza que había sido identificada a lo largo del día 23: 2 formaciones de cruceros y destructores que escoltaban una serie de transportes y se acercaban desde el O. y el N., y que presumiblemente tratarían de llegar a la isla al día siguiente.

Para los japoneses, las horas diurnas del 23 de Agosto fueron mucho mas tranquilas: las búsquedas aéreas efectuadas a lo largo de la tarde por Kondo y Nagumo no dieron resultado alguno (aunque los submarinos si habían avistado aviones embarcados), pero los japoneses sabían a su vez que los norteamericanos no habían detectado a sus fuerzas de combate... y trataron de que eso siguiera así, pues los portaaviones de Nagumo, que se habían aproximado sin saberlo hasta 300 millas de la TF-61, navegaron hacia el N. durante la noche, para volver al rumbo SE. a las 0700 del día siguiente, y lo mismo hizo la Fuerza Avanzada de Kondo, que a la mañana del 24 de Agosto esperaba encontrarse 150 millas al SE. de Nagumo, para cubrir su flanco.

A las 2200 Yamamoto emitió desde el acorazado "Yamato" (entonces 180 millas al S. de Truk) las órdenes generales para la operación del día siguiente: Primero los bombarderos de Rabaul atacarían el aeródromo de Guadalcanal. A continuación, Kondo y Nagumo también atacarían a su vez Henderson Field, en el caso de que las exploraciones aéreas lanzadas a primera hora de la mañana no localizaran a los portaaviones norteamericanos, el objetivo principal en caso de que hicieran acto de presencia.

Por su parte, Tanaka recibió instrucciones del vicealmirante Tsukahara, comandante de las Fuerzas del Área Sureste, de dirigirse hacia Guadalcanal para desembarcar las tropas que transportaba el día 24, pero el propio Tanaka comunicó que dado el rumbo N. que había seguido a lo largo del día tras ser detectado, no podría llegar a Guadalcanal hasta el 25...

CONTINUARÁ...


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

Editado por repetición (1)
Última edición por sergiopl el 15 Oct 2010, 12:49, editado 1 vez en total.


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

Editado por repetición (y 2).

Parezco un principiante :mrgreen:


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

4. EL DÍA DE LA BATALLA:

Últimos preparativos:

A las 0145 del 24 de Agosto, Nagumo, siguiendo las directrices de Yamamoto, puso en marcha su plan de contingencia para enviar hacia el S. a Hara con el "Ryujo", el "Tone" y 2 destructores. Esa fuerza se destacó del grueso de la "Kido Butai" a las 0400, dirigiéndose hacia un punto 200 millas al N. de Guadalcanal que debía alcanzar para las 1200. Si no se localizaba a los portaaviones enemigos, los aviones del "Ryujo" bombardearían y ametrallarían Henderson Field, y a continuación Hara se retiraría hacia el N. para repostar.

Entretanto, a las 0600, los dos portaaviones pesados de Nagumo viraron hacia el SE. A 120 millas de distancia en esa dirección, la Fuerza Avanzada de Kondo efectuó el mismo cambio de rumbo para continuar protegiendo el flanco de los portaaviones. Ambos almirante pensaban que los portaaviones norteamericanos se encontrarían bastante mas al S. de lo que en realidad estaban, y a las 0615 comenzaron a lanzar la primera exploración aérea del día: 19 torpederos B5N despegaron de los portaaviones para explorar un amplio semicírculo hacia el E. (de 0 a 190º), mientras Kondo ponía en el aire 7 hidroaviones de sus cruceros pesados.

Al mismo tiempo, Nagumo ordenó que el "Shokaku" y el "Zuikaku" prepararan tres fuerzas de ataque. Las dos primeras incluirían un total de 54 bombarderos en picado y 24 cazas, mientras que la tercera estaría compuesta por 36 torpederos y 12 cazas. Eso reflejaba el cambio en la doctrina de ataque japonesa: tras las grandes pérdidas sufridas por los torpederos en el Mar del Coral y Midway se había decidido que éstos atacarían después de que los bombarderos en picado dejaran fuera de combate a los portaaviones enemigos.

Por su parte, las unidades aéreas con base en tierra también estaban activas: 4 hidrocanoas despegaron desde las Shortland, y complementados por 4 bombarderos medios G4M efectuaron una exploración hasta 800 millas de distancia de Rabaul, en el sector ESE. Además, a las 0830 24 Bettys y 14 Ceros despegaron desde Rabaul para atacar Henderson Field.

La TF-61, por su parte, se encontraba a primeras horas de la mañana del 24 de Agosto unas 170 millas al E. de Tulagi, navegando al largo de la costa de Malaita. Fletcher, sin el "Wasp" y con el potencial de su Task Force reducido porque los aviones del "Saratoga" continuaban en Guadalcanal, lanzó una exploración aérea hacia el N., con un radio de 200 millas e integrada por 20 SBD del "Enterprise", mientras aguardaba a que su buque insignia recuperara sus escuadrones de ataque.

Por otra parte, mientras la TF-61 se preparaba para entrar en acción contra los transportes japoneses, los aviones de reconocimiento con base en tierra también efectuaban sus propios reconocimientos: los B-17 que operaban desde Espíritu Santo explorarían las aguas del archipiélago de las Salomón hasta Bougainville, mientras los 6 hidros Catalina del buque de apoyo de hidroaviones "Mackinac", fondeado frente a Ndeni (en el archipiélago de Santa Cruz) se encargarían del sector NO.

Imagen
Sector explorado por los Catalina

Primer contacto:

A las 0947 el "Enterprise" informo que, a excepción de un submarino que navegaba en la superficie, la exploración aérea no había encontrado buque enemigo alguno... pero los informes de contactos ya habían comenzado a llegar, una vez mas, desde los omnipresentes hidroaviones PBY Catalina.

A las 0935 el "Enterprise" captó un mensaje del alférez Burkey, que informaba haber localizado "1 portaaviones, 2 cruceros ligeros y 1 destructor" en 4º40´ S 161º15´ E, con rumbo S.

La posición del supuesto enemigo, 281 millas al NE. de la TF-61, lo situaba fuera del radio de acción de los aviones de ataque norteamericanos, por lo que podía aguardarse para asegurar la autentificación del mensaje (pues el indicativo de Burkey no había sido captado con claridad) y una posterior ampliación del mismo, pero de todos modos a las 1012 Fletcher ordenó a Kinkaid que preparara un grupo de ataque lo antes posible.

Casi al mismo tiempo, a las 1003, un B-17 de la USAAF avistó "un crucero" con rumbo SE., entre Santa Isabel y Nueva Georgia (en realidad era el "Kagero", que se retiraba tras haber bombardeado Henderson Field esa noche), y 2 minutos después el PBY del alférez Thueson informó que se había encontrado con 3 Ceros una hora antes. Ante éste último informe Fletcher no dedujo inmediatamente la presencia de portaaviones enemigos, pues ese Catalina en concreto patrullaba una zona cercana a las islas Salomón y los supuestos Ceros avistados podrían haber sido aparatos con base en Buka... en realidad se trataba de hidroaviones de los buques de Mikawa.

Minutos después un tercer PBY, el del alférez Riester, situado en el sector mas oriental, avistó "2 cruceros pesados y 2 destructores", que abrieron fuego con su artillería antiaérea. Se trataba de la Fuerza Avanzada de Kondo. A las 1030 Riester informó que estaba "siendo atacado por cazas Cero": en realidad el portahidroaviones "Chitose" había lanzado varios F1M2, 3 de los cuales atacaron al Catalina, matando al copiloto. 20 minutos después el teniente Slater, que volaba en el PBY que exploraba el sector situado al O. del asignado a Riester, también informó que había entrado en combate con "cazas enemigos".

Esos dos informes, relativamente inexactos, sobre la presencia de cazas enemigos tan alejados de las islas Salomón, hicieron suponer a Fletcher la presencia de portaaviones enemigos... y todo ello mientras los aviones del capitán de fragata Felt aún no habían regresado al "Saratoga". Lo hicieron finalmente a las 1100, cuando completaron el apontaje los 36 aviones que regresaban (sólo 29 SBD, pues uno de los bombarderos sufrió problemas mecánicos y debió regresar a Henderson Field escoltado por otro Dauntless, y 7 TBF, incluido uno que había volado a Guadalcanal el día 22).

Minutos después, llegaría la confirmación de que los portaaviones enemigos se encontraban inesperadamente cercanos: a las 1110 se recibió un nuevo mensaje del alférez Burkey, del cual ahora si se captó la identificación, el cual situaba "1 portaaviones, 2 cruceros y 1 destructor" en 4º40´S 161º20´E, con rumbo S. La composición de la fuerza avistada era similar a la del mensaje de algo mas de una hora antes, y la posición también, pero la distancia con la TF-61 se había reducido a 245 millas durante ese tiempo. Se trataba de la fuerza de Hara. Durante mas de una hora Burkey había jugado al gato y al ratón con 2 cazas Cero que habían despegado del "Ryujo" hasta que logró despistarlos entre las nubes a las 1105, sin haber sufrido apenas daños.

Entretanto, los informes de nuevos contactos seguían acumulándose en las manos de Fletcher: a las 1116 se recibió un nuevo mensaje, via el "Mackinac", supuestamente del teniente Slater (en realidad procedía del alférez Spraggins, que volaba entre los sectores asignados a Burkey y Slater), el cual había avistado "1 crucero y 4 buques sin identificar" en una posición muy cercana a la del informe de Burkey, por lo que Fletcher asumió que esas dos formaciones pronto se unirían, si no lo estaban ya. Lo que había avistado Spraggins era probablemente la fuerza de Hara o el convoy de Tanaka.

Finalmente, a las 1125 llegó un nuevo informe de Thueson, que situaba "2 cruceros pesados y 1 destructor" en 5º12´S 158º50´E, al NE. del portaaviones avistado por Burkey. Se trataba de la fuerza de cobertura de los transportes de Tanaka.

Ante la presencia de un portaaviones enemigo y un buen número de buques adicionales hacia el O., Kinkaid pidió permiso a Fletcher para lanzar un ataque con 20 F4F, 25 SBD y 9 TBF, precedido por una exploración hacia el N. con 20 aparatos mas, pero Fletcher no estuvo de acuerdo y autorízo solamente la exploración, a las 1140: sin duda pesaba el resultado del "golpe en el vacio" del día 23, así como la situación vivida menos de 4 meses antes en el Mar del Coral, cuando Fletcher había comprometido su fuerza de ataque principal contra un portaaviones de escolta... para luego descubrir la presencia de otros 2 portaaviones de escuadra.

Para entonces los aviones de reconocimiento japoneses comenzaron a hacerse presentes: a las 1150 el radar del "Saratoga" detectó un intruso al SO. Inmediatamente se enviaron 4 cazas Wildcat de la CAP, que a las 1159 avistaron a un hidrocanoa japones H8K (modelo entonces desconocido para los norteamericanos) a 30 millas de la TF-61 y lo derribaron tras un breve combate. No había podido enviar mensaje alguno.

Imagen
El enorme H8K era entonces un desconocido para los pilotos de la USN

Entretanto, Fletcher ordenó a Kinkaid que preparara un grupo de ataque después de lanzar su exploración aérea (la cual estaría finalmente compuesta por 23 aparatos), pero dejando claro que debería mantenerlo en reserva ante la aparición de un posible segundo portaaviones: el grupo aéreo del "Saratoga" sería el que lanzaría el primer golpe.

A las 1245, el radar detectó un nuevo aparato no identificado. Otros 4 Wildcat del "Saratoga" fueron enviados a interceptarlo, y a las 1253, a unas 20 millas de la TF-61, avistaron lo que en principio identificaron como un B-17 volando a unos 200 pies de altura, pero que en realidad era un bombardero japonés G4M, que fue abatido cayendo al mar a unas 7 millas de los buques norteamericanos, lo cual hizo pensar a Fletcher que el avión enemigo había informado de la posición de sus buques, aunque no fue así.

El almirante norteamericano era consciente de que una gran ofensiva contra Guadalcanal estaba en marcha, y supuso que el portaaviones avistado por Burkey no podía ser el único que participara en la operación, y a pesar de las estimaciones de Inteligencia que indicaban que los portaaviones japoneses no se encontraban ni siquiera al S. de Truk, dedujo que era muy probable que se encontraran en la zona un mínimo de otros 2 portaaviones enemigos que no habían sido avistados por sus exploraciones aéreas hasta el momento.

Con la fuerza de ataque del "Enterprise" como reserva, Fletcher pretendía aguardar a nuevos informes de reconocimiento antes de lanzar su primer ataque con los aviones del "Saratoga" contra el único portaaviones enemigo detectado, pero a las 1320 el radar del buque insignia detectó un gran número de aviones no identificados hacia el N., a una distancia de 112 millas, pero que, con rumbo SO., no se dirigían hacia la TF-61... se trataba de la fuerza de ataque del "Ryujo", que iba camino de Guadalcanal.

A las 1200 la fuerza de Hara había alcanzado el punto previsto para lanzar sus aviones, 200 millas al N. de Guadalcanal. Dado que los portaaviones norteamericanos no habían sido localizados, se preparó el ataque contra Henderson Field. Los aviones asignados se dividieron en dos oleadas: la primera compuesta por 6 B5N (armados con 6 bombas de 60 kg.) escoltados por 6 Ceros y la segunda compuesta por 9 Ceros. Al ser el "Ryujo" un portaaviones ligero, destinado a llevar fundamentalmente cazas según la nueva doctrina aeronaval japonesa, no se trataba de una fuerza de ataque suficiente para dejar el aerodromo fuera de combate. Para empeorar las cosas, los 24 bombarderos medios G4M y 14 cazas A6M, que procedentes de Rabaul deberían haber atacado Henderson Field, dieron media vuelta debido a las pésimas condiciones meteorológicas reinantes en la zona de las Salomón esos días.

Los aviones del "Ryujo" comenzaron a ser lanzados a las 1220 y a las 1248 todos estaban en camino, quedando a bordo del portaaviones nipón 9 cazas y 3 torpederos. La formación viró entonces hacia el N., pero sólo temporalmente, pues debería encontrarse en la misma zona para recuperar sus aviones 4 horas después.

A las 1341 los vigías de la formación de Hara avistaron al PBY del teniente Kellam, el cual comunicó a las 1405 el avistamiento de "2 cruceros, 1 portaaviones y 2 destructores" en la posición 5º40´S 162º20´E, con rumbo SE.

Minutos después Fletcher recibía el informe: ese portaaviones podía ser el mismo que había avistado el alférez Burkey, pero dado que la posición dada estaba 60 millas al NE. también podía ser un segundo portaaviones... y dicha duda causó una honda preocupación en el comandante de la TF-61 y su Estado Mayor, porque el "Saratoga" había lanzado finalmente sus aviones... 25 minutos antes.

El capitán de fragata Felt encabezaba una fuerza de ataque lanzada a las 1340 y compuesta por 29 SBD Dauntless y 8 TBF Avenger (uno de los cuales tuvo que abortar), que volvían a dirigirse hacia el enemigo sin escolta debido a la gran distancia a su objetivo: la formación de la que había informado Burkey horas antes. Los aviones norteamericanos se dirigían hacia un punto situado a 216 millas al NE. del "Saratoga", suponiendo que los buques japoneses habrían mantenido el mismo rumbo y velocidad que había informado Burkey. Pero ahora Fletcher tenía en sus manos un nuevo informe que situaba el objetivo (o tal vez otra formación) a 60 millas de ese punto. El "Saratoga" intentó ponerse en contacto con Felt para advertirle de la nueva posición del enemigo, pero no fue posible establecer la comunicación.

El ataque contra Henderson Field:

Entretanto, a las 1415, los aviones del "Ryujo" se disponían a atacar Henderson Field: los 6 B5N, escoltados de cerca por 6 cazas, realizarían un bombardeo horizontal, y después los otros 9 cazas ametrallarían el aerodromo. Pero no iba a ser un ataque sencillo.

Dado que carecían todavía de un radar operativo en Guadalcanal, los norteamericanos mantenían una patrulla de combate sobre Guadalcanal durante lo que ellos llamaban el "Tojo Time" (las horas del mediodía en las que solían atacar los bombarderos procedentes de Rabaul). A las 1415 se encontraban sobre Henderson Field 4 F4F del VMF-223, liderados por el luego célebre capitán Marion E. Carl. Los otros 12 Wildcat disponibles se encontraban en la pista, listos para despegar, junto a un puñado de P-400 de la USAAF. Carl observó a los aviones enemigos volando sobre el mar entre Guadalcanal y Tulagi, y alertó al Control CACTUS, que inmediatamente hizo despegar otros 10 Wildcat y 2 P-400.

Los cazas de Carl atacaron a la formación enemiga, derribando él mismo un Cero, pero los B5N soltaron sus bombas sobre el aeródromo, aunque sin causar apenas daños. Momentos después los Ceros de la segunda oleada se lanzaron sobre el aeródromo, derribando a uno de los Wildcat que acababa de despegar... pero siendo derribado también uno de ellos por un P-400. En su retirada hacia el N., los Ceros continuaron combatiendo con los F4F y los Airacobras, cayendo un caza japonés y un Wildcat.

Entretanto, los bombarderos japoneses estaban en problemas: la escuadrilla de Carl y otros Wildcat que se habían sumado al ataque los atacaron en su retirada y derribaron 3 B5N en rápida sucesión, seguidos poco después por un 4º, a cambio de un F4F derribado por los Ceros de la escolta.

Imagen
Marion Carl ataca a los B5N japoneses sobre Guadalcanal

La primera gran batalla aérea sobre Guadalcanal se había saldado con el derribo de 4 B5N y 3 A6M japoneses, siendo abatidos 3 Wildcat de los Marines.

CONTINUARÁ...

EDITADO para corregir un par de errores y quitar lo del Gateway 504 :mrgreen:
Última edición por sergiopl el 19 Oct 2010, 14:21, editado 1 vez en total.


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

5. PRIMER ASALTO:

El ataque contra el "Ryujo":

Poco después de que los aviones japoneses atacaran Henderson Field, tres parejas de aviones del "Enterprise", que formaban parte de la nutrida exploración aérea que había lanzado la TF-61, localizaron a la fuerza de Hara.

La primera, liderada por el capitán de corbeta Jett y formada por 2 TBF avistó a la formación nipona a las 1440, y tras enviar el informe de contacto se dispuso a atacar al "Ryujo". Casi al mismo tiempo, el teniente Strong, liderando 2 SBD, se aproximó a la fuerza de Hara desde el N., y vio a la patrulla de Jett ascendiendo. Strong se aproximó hasta 5 millas del portaaviones enemigo y envió el informe de contacto... pero se retiró sin atacar. Entretanto, desde el SO., un TBF y un SBD, liderados por el alférez Jorgenson, se aproximaron a su vez a los buques japoneses e informaron de su avistamiento, pero fueron ahuyentados por los Ceros de la patrulla de combate aéreo.

Finalmente, a las 1458 los 2 TBF de Jett se lanzaron sobre el "Ryujo" en una pasada de bombardeo horizontal... pero sus 4 bombas de 500 libras cayeron a 150 metros por la popa del portaaviones. Ambos torpederos-bombarderos norteamericanos consiguieron escapar de los Ceros y regresar al "Enterprise".

El informe de Jett, que llegó a conocimiento de Fletcher a las 1500, situaba "1 portaaviones, 1 crucero pesado, 1 crucero ligero y 3 destructores" en la posición 6º25´S 161ºE. 10 minutos después llegaba una ampliación: la formación enemiga llevaba rumbo O., a 20 nudos, y la cubierta de vuelo del portaaviones estaba vacía.

Fletcher creyó que se trataba de la misma fuerza señalada por Burkey y Kellam horas antes, pero se encontraba a unas 260 millas al N. de la TF-61, mas lejos de lo esperado. A bordo del "Big E" Kinkaid tenía 11 SBD, 7 TBF y 15 Wildcats preparados para el ataque y solicitó permiso para lanzarlos, dirigiéndose después hacia el NO. para acortar el vuelo de regreso, pero Fletcher se negó, ordenando a Kinkaid que mantuviera su fuerza de ataque preparada, y que en caso de lanzarla la TF-61 continuaría hacia el E. y los aviones aterrizarían en Guadalcanal tras el ataque.

Entretanto, en la fuerza de Hara sucedía algo inusual: el comandante del destructor "Amatsuzake", inquieto ante la débil patrulla de combate aéreo que mantenía el "Ryujo" sobre la formación, envió un asombroso mensaje al oficial ejecutivo del "Ryujo" (un ex-compañero de clase en la Academia Naval de Eta Jima): "Comprendiendo plenamente mi impertinencia, me veo forzado a comunicarle mi impresión. Sus operaciones de vuelo están muy por debajo de lo esperado. ¿Que es lo que sucede?". El comandante Kishi contestó de forma igualmente sorprendente: "Aprecio profundamente su consejo. Lo haremos mejor y contamos con su cooperación". Minutos después el portaaviones ponía otros 2 Ceros en el aire... pero los aviones norteamericanos continuaban apareciendo sobre la fuerza de Hara.

A las 1500 otros 2 TBF, liderados por el teniente Myers, avistaron al crucero "Tone". Mientras se aproximaban para realizar una pasada de bombardeo, el "Ryujo" se hizo visible y cambiaron de objetivo... pero antes de que pudieran llegar a lanzar sus bombas los Ceros los atacaron y uno de los TBF fue abatido. El radio-operador Del Wiley, tras sobrevivir 15 días en su lancha inflable, llegó a la aislada isla de Carteret, 40 millas al NE. de Buka y muy dentro de la zona controlada por los japoneses. No sería hasta Abril del año siguiente cuando tras muchas aventuras podría llegar a Guadalcanal.

Imagen
Torpederos-bombarderos Grumman TBF Avenger

Pero la fortuna del "Ryujo" se agotó a las 1536, cuando el grupo de ataque de Felt lo avistó hacia el NO. Felt había captado el mensaje de Jett a las 1518, y viendo que situaba al portaaviones mas al N. de lo previsto modificó su rumbo y tras unos minutos de búsqueda visual los pilotos norteamericanos avistaron en la lejanía las estelas de los buques enemigos.

Felt se aproximó al objetivo desde el NE. y distribuyó sus fuerzas de modo que 22 SBD y 5 TBF atacarían al portaaviones enemigo y los restantes 7 SBD y 2 TBF irían tras el crucero pesado. En el "Ryujo" se dio la alerta en cuanto se avistaron los aviones enemigos, lanzándose 2 nuevos Ceros que elevaron la patrulla de combate aéreo a 7 aparatos. Los 2 destructores y el "Tone", que ya navegaban bastante alejados del "Ryujo" se separaron aún mas, hasta distancias de 5.000 metros, lo cual disminuía notablemente la concentración del fuego antiaéreo japonés, pero era la práctica habitual de los japoneses en caso de ataque aéreo, para permitir que cada buque maniobrara independientemente (en oposición, como veremos, a las formaciones que empleaban los norteamericanos).

Sin interferencia de los cazas, los 15 SBD del VS-3 del capitán de corbeta Kirn se lanzaron en primer lugar contra el enemigo. La 1ª División, formada por 5 Dauntless, falló todos sus lanzamientos gracias a las maniobras evasivas del capitán Kato, que hizo que el "Ryujo" describiera círculos a gran velocidad. Entonces la 2ª División se lanzó sobre el portaaviones japonés: uno de sus cinco pilotos era el alférez Crow, que había desarrollado su propio estilo personal de ataque en picado (sacando el tren de aterrizaje, lo que reducía aún mas la velocidad de descenso de su SBD, incrementando la precisión del lanzamiento). Sus 4 compañeros pronto dejaron atrás a Crow... y fallaron a su vez. La 3ª División, formada por otros 5 Dauntless también sobrepaso a Crow... y sus 5 bombas cayeron igualmente al mar. Entonces, el heterodoxo alférez lanzó su bomba en último lugar tras una última corrección y acertó al portaaviones enemigo justo en el ascensor de proa.

Ya antes del impacto de la bomba de Crow, Felt había observado que sus bombarderos no estaban llevando a cabo un buen trabajo... y ordenó al teniente de navio Bottomley, que debería atacar al "Tone" con los 7 aviones de la 2ª División del VB-3, que se dirigiera también contra el "Ryujo" (el veterano Bottomley ya se había tomado su tiempo en la aproximación al crucero enemigo... al observar como sus compañeros fallaban un lanzamiento tras otro contra el portaaviones).

Entretanto, otros 6 SBD, de la 1ª División del VB-3, se lanzaron a su vez sobre el portaaviones japonés, pero los 6 fallaron: de 21 bombas, sólo una había alcanzado al "Ryujo".

El propio capitán de fragata Felt lanzó su propia bomba después, fallando por poco, y tras él llegaron los restantes 7 SBD del teniente de navio Bottomley, que pese a la oposición de 4 Ceros lograron 2 impactos mas en el portaaviones enemigo, uno en medio del buque y otro hacia popa. Dichas bombas causaron aparatosos incendios en el hangar del buque, que ya estaba fuera de combate, pero sin embargo no alcanzaron ni los depósitos de combustible ni los pañoles de municiones, por lo que el "Ryujo" tal vez podría haber sobrevivido... pero mientras tanto, los 7 TBF del VT-8 habían realizado un rápido descenso desde 12.000 pies para lanzar un ataque con torpedos contra el "Ryujo" y el "Tone", encontrándose la oposición de 3 cazas.

Los 5 Avenger que tomaron como objetivo al portaaviones, los cuales habían tenido que retrasar su ataque en tres ocasiones debido al humo provocado por los impactos de las bombas de los Dauntless, se separaron para lanzar un ataque por ambas bandas (3 por estribor y 2 por babor). Los que se aproximaban por babor fallaron, igual que los 2 que atacaron al "Tone", pero los 3 que lanzaron sus torpedos desde el costado de estribor del "Ryujo" consiguieron un impacto que dejó fuera de servicio las calderas de ese costado y una de las salas de turbinas del portaaviones.

El ataque había sido un éxito, pues el "Ryujo" estaba evidentemente herido de muerte, y los 36 aviones del "Saratoga", pese a la oposición de los Ceros, salieron indemnes y regresaron todos al portaaviones.

A las 1608 Hara ordenó a sus buques que se retiraran hacia el N., pero el "Ryujo" estaba ya practicamente perdido. Felt permaneció en la zona hasta las 1620, pero entonces comunicó que el portaaviones enemigo "continuaba navegando en círculos hacia la derecha y soltando humo negro" y se retiró.

El "Ryujo" pronto se detuvo y comenzó a escorar hacia estribor hasta los 21º, momento en el que el capitán Kato ordenó el abandono de la nave. Los aviones que se encontraban en el aire sobrevolaron en círculos a su inutilizado portaaviones, ya sin combustible para alcanzar base alguna, excepto un B5N que consiguió llegar a Buka... pero la "venganza" japonesa ya estaba en camino.

Cambia la fortuna:

Horas atrás, mientras el "Saratoga" lanzaba la fuerza de ataque de Felt, un acontecimiento que tendría graves consecuencias para la TF-61 tuvo lugar: a las 1338 el radar del "Enterprise" localizó a un nuevo avión sin identificar y se enviaron 8 F4F Wildcat a interceptarlo. 17 minutos después una de las 2 divisiones de Wildcat avistó finalmente al intruso: era un hidroavión E13A, en concreto el aparato nº 2 del "Chikuma", pilotado por el alférez Fukuyama. El avión japonés se ocultó momentaneamente dentro de una nube, pero a las 1400 fue finalmente abatido... no sin antes enviar un importante mensaje, que suponía el primer informe que recibía Nagumo sobre la posición de la TF-61: "Avistada gran fuerza enemiga. Perseguido por aviones de caza".

Imagen
Hidroavión Aichi E13A, "Jake" para los Aliados

El aparato de Fukuyama había sido añadido a última hora a la exploración aérea lanzada por los cruceros de la Fuerza de Vanguardia, que originalmente iba a incluir sólo 6 hidroaviones que explorarían el sector comprendido entre 60º y 150º. A Fukuyama se le asignó la linea de 165º. Aunque el mensaje no incluía una posición si señalaba claramente la presencia de cazas enemigos, lo que indicaba la presencia de portaaviones. El "Chikuma" envió el mensaje al "Shokaku" y Nagumo lo recibió a las 1425.

Del tiempo de vuelo y de la ruta prevista para el hidroavión de Fukuyama se dedujo que la fuerza enemiga se encontraba a una distancia de 260 millas, en la marcación 153º. Esa información galvanizó a los japoneses, que recordaban lo sucedido en Midway menos de 3 meses atrás: a las 1450 el "Shokaku" lanzó los primeros aviones, seguidos por los del "Zuikaku" 10 minutos después.

La primera fuerza de ataque, bajo el mando del capitán de corbeta Seki (comandante del grupo aéreo del "Shokaku") incluía 18 bombarderos en picado D3A y 9 cazas del buque insignia de Nagumo y otros 9 bombarderos y 6 cazas del "Zuikaku", un total de 42 aparatos que partieron rapidamente hacia el SE., mientras a bordo de los portaaviones se preparaba la segunda oleada, que también estaría formada por bombarderos en picado y cazas, manteniéndose en reserva los torpederos.

Entretanto, al SE. de Nagumo los Catalina de la US Navy continuaban rondando a la Fuerza Avanzada de Kondo, que trataba de defenderse con los hidroaviones del "Chitose". A las 1430 las parejas de bombarderos que había lanzado el "Enterprise" en misión de exploración comenzaron a hacer acto de presencia: 2 SBD liderados por el teniente Lowe informaron de "3 cruceros pesados, varios destructores y otros buques" y acto seguido se lanzaron sobre el crucero pesado "Maya", que salió indemne del ataque.

A las 1445, otros 2 SBD, liderados por el teniente Davis (comandante del VB-6) avistaron una gran fuerza enemiga, y mientras maniobraban para atacar a un "crucero ligero" (en realidad un destructor) avistaron ¡un gran portaaviones con aviones en la cubierta!. Se trataba del "Shokaku", que estaba en aquel momento a punto de comenzar a lanzar su fuerza de ataque.

Davis trató de aproximarse al enemigo a 14.000 pies de altura, y los vigías japoneses, como si de una repetición de Midway se tratara, no avistaron a los 2 Dauntless hasta casi el último momento, y ello a pesar de que el "Shokaku" estaba equipado con un radar (una variante del primer radar japonés, el que habían montado los acorazados "Ise" e "Hyuga" antes de la operación MI). De hecho el radar detectó a los SBD (la primera vez que un radar japonés detectaba a un avión enemigo) pero siendo inexpertos en esas lides los operadores de radar, la noticia no llegó al puente a tiempo, y mucho menos a los 9 Ceros que formaban la patrulla aérea. De hecho, los únicos cazas que avistaron a los 2 bombarderos en picado norteamericanos fueron los 9 Ceros de la escolta de los bombarderos del "Shokaku", 5 de los cuales abandonaron su misión para atacarlos... pero ya era demasiado tarde para impedir el ataque: los 2 SBD se lanzaron sobre el "Shokaku", pero el capitán Arima ordenó un brusco giro justo a tiempo para evitar la catástrofe: la primera bomba de 500 libras cayó a 10 metros del costado de estribor (matando a 6 tripulantes y causando daños ligeros) y la segunda 10 metros mas allá.

Los SBD de Davis escaparían sin ser abatidos por los Ceros... pero debido a la pobre recepción de radio su informe no fue adecuadamente captado ni por el "Enterprise" ni por el "Saratoga", en concreto la parte que indicaba la posición. Eso impidió que Fletcher pudiera lanzar un segundo ataque contra el "Shokaku" y el "Zuikaku", que escaldados por el ataque de los 2 solitarios Dauntless pusieron en el aire una patrulla de combate aéreo de 29 cazas, mientras se apresuraban a lanzar entre las 1550 y las 1600 la segunda fuerza de ataque, liderada por el teniente Takahashi, comandante del grupo aéreo del "Zuikaku", y que estaba formada por 18 bombarderos y 6 cazas de ese portaaviones junto a otros 9 bombarderos y 3 cazas del "Shokaku".

Mientras los aviones de Takahashi formaban sobre la "Kido Butai", el hidroavión del "Hiei", que exploraba el sector contiguo al de Fukuyama, avistó a la TF-61 y envió un informe que situaba a los buques norteamericanos en 9º30´S 163º20´E, con rumbo SE. Con esa información, Takahashi partió con rumbo SE., esperando alcanzar su objetivo alrededor de las 1800, poco antes del crepúsculo. Entretanto, Nagumo puso rumbo E., aguardando los resultados de sus dos fuerzas de ataque.

Entretanto, Fletcher no sabía que a sólo 250 millas al N. de su posición se encotraban 2 portaaviones japoneses que ya habían lanzado 78 aparatos en dos oleadas contra la TF-61.

A las 1502 se localizó un avión sin identificar que se aproximaba desde el N. a los buques norteamericanos. Los cazas enviados a interceptar descubrieron que se trataba de un PBY Catalina... pero eso no despejó las dudas: se sospechaba que los japoneses habían capturado algunos Cats en las Indias Orientales. Los F4F se aproximaron al PBY, que continuaba aproximándose a la TF-61, y volando cerca del avión "sospechoso" observaron que los tripulantes parecían no ser orientales... y a las 1540 los desconfiados pilotos de los Wildcat comunicaron que el PBY "parecía OK".

Se trataba del avión del teniente Kellam, que dudando de que su mensaje acerca de la posición del "Ryujo" hubiera sido captado, se aproximó al "Enterprise" y lo comunicó por semáforo: "pequeño portaaviones enemigo demora 320º distancia 195 millas". Además también comunicó la presencia de "3 cruceros ligeros, 2 destructores y 3 transportes" a 50 millas del primer contacto. A esas alturas Fletcher todavía no estaba seguro de que el PBY fuera amigo, lo cual sería confirmado poco después por el Mando Aéreo del Pacífico Sur.

Imagen
El PBY de Kellam (recuadro) sobrevolando la TF-16, seguido de cerca por 4 F4F

Mientras tanto, Kinkaid deseaba lanzar el grupo de ataque del "Enterprise", que continuaba sobre la cubierta, en busca de la fuerza señalada por el dudoso informe de Jett. A las 1536 Fletcher dio el visto bueno, y añadió que posiblemente se tratara del mismo contacto que el comunicado por Kellam.

Eran las 1600 y la TF-16 de Kinkaid se encontraba 10 millas al NO. de la TF-11 de Fletcher, que navegaba con rumbo ENE. Mientras en el "Enterprise" se preparaba la fuerza de ataque de Leslie (11 SBD, 8 TBF y 7 F4F) para el lanzamiento, en el aire había un total de 24 Wildcats, y otros 22 aguardaban en las cubiertas del "Big E" y el "Sara", listos para ser lanzados (mas los 7 que formaban la escolta de la fuerza de ataque)... 2 minutos después la situación cambiaría radicalmente.

CONTINUARÁ...


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

6. EL "BIG E" CONTRA LAS CUERDAS:

El ataque contra la TF-16:

A las 1602 el radar del "Enterprise" detectó una gran formación de aviones 88 millas al NO. que se dirigía hacia la flota, la cual también fue detectada por el "Saratoga" casi al mismo tiempo, para desaparecer de las pantallas momentos después. La situación de la TF-61 en esos momentos no era ni mucho menos envidiable: la mayoría de sus aviones de ataque estaban en el aire, de regreso de las misiones de exploración y del ataque contra el "Ryujo", la fuerza principal japonesa aún no había sido localizada... y los aviones enemigos se aproximaban para lanzar su ataque.

Inmediatamente se ordenó el lanzamiento de todos los cazas disponibles y se envió a 10 de los que estaban en el aire para una interceptación de largo alcance. El grupo que habían detectado los radares norteamericanos era el de Seki, que acababa de recibir el mensaje del hidroavión del "Hiei" en base al cual corrigió ligeramente su rumbo, lo cual le llevaría directamente a la TF-61.

Para complicar las cosas a los defensores, a las 1604 apareció una segunda señal en el radar, también al NO. pero mucho mas cerca: a 42 millas de distancia. Era mas pequeña, tal vez un hidroavión de reconocimiento o incluso aviones propios que regresaban... pero se envió a los 10 cazas del "Enterprise" a investigar ese nuevo contacto, al mismo tiempo que Fletcher ordenaba a Kinkaid que se aproximara a la TF-11 y que lanzara su fuerza de ataque inmediatamente, a la que se unirían 5 torpederos y 2 bombarderos en picado del "Saratoga", que serían lanzados para despejar la cubierta de vuelo ante la inminente llegada de los aviones japoneses.

A las 1615 los Wildcat interceptaron al contacto mas cercano a 25 millas de la flota: efectivamente se trataba de 2 torpederos Avenger del "Enterprise" que regresaban de su misión de reconocimiento y que habían desconectado inadvertidamente su IFF. A las 1618 la gran formación japonesa reapareció en las pantallas de radar, a 44 millas de distancia, y 2 minutos después Seki avistó a los buques de la TF-16, a unas 40 millas, gracias a la excelente visibilidad de aquel día. Minutos después avistaría a la TF-11, mas hacia el E.

En ese momento la TF-61 tenía 42 cazas en el aire y otros 11 listos para despegar a bordo de los 2 portaaviones. De los que estaban en vuelo 11 se dirigían hacia la formación japonesa, con otros 16 que los seguían como refuerzo y 15 mas que permanecían cerca de los buques.

Tras avistar a los buques norteamericanos, Seki viró hacia el E. para aproximarse a la flota enemiga por el N. 4 de los cazas se adelantaron a los 27 bombarderos para interceptar a posibles cazas enemigos, mientras otros 6 les darían escolta cercana.

Entretanto, el FDO (oficial de dirección de cazas) del "Enterprise" había visto 20 minutos antes el ligero cambio de rumbo de la formación japonesa, y creyendo que significaba que la aproximación a la TF-16 iba a ser por el O., modificó la posición de la CAP exterior y la interior... lo cual provocó que los 11 Wildcat de la primera no entraran en contacto con el enemigo.

Para entonces el personal de cubierta del "Saratoga" trataba de repostar y volver a lanzar rapidamente 4 cazas escasos de combustible que acababan de apontar (lo conseguirían en un tiempo record de 11 minutos) y el "Big E" ya había puesto en el aire otros 7 cazas con órdenes de sobrevolar la TF-16 a 15.000 pies de altura (estos aviones eran los destinados a acompañar a la fuerza de ataque, que ahora partiría sin escolta, y sus radios operaban en la frecuencia de ataque... por lo que no podían escuchar al FDO).

La fuerza de ataque de Leslie, compuesta por 11 SBD y 8 TBF, fue enviada contra la agrupación enemiga señalada por Jett a las 1440 y ni siquiera pudo establecer la formación antes de que comenzara el ataque nipón. El último avión en despegar, el del propio Leslie, lo hizo a las 1638, sólo 3 minutos antes de que el primer bombardero en picado enemigo se lanzara contra el "Enterprise".

A las 1629 los Wildcat de la segunda fuerza que se dirigían hacia el O. avistaron a los aviones enemigos, que se aproximaban a la TF-16 por el NO. y se encontraban a 25 millas de distancia del "Enterprise".

Los aviones japoneses casi habían pasado inadvertidos para los Wildcat, que se encontraban mas bajos y habían quedado por detrás de la formación enemiga... y además sólo una de las 4 escuadrillas de 4 aviones avistó a la formación enemiga: la liderada por el alférez Barnes (veterano de Midway, con 3 derribos en su haber y condecorado con la Navy Cross), que inició una larga persecución. El director de cazas del "Enterprise", no obstante, creyó que sus 16 cazas habían avistado al enemigo. En realidad, 23 de los 27 cazas que habían sido enviados a interceptar a los aviones japoneses lejos de los portaaviones no habían hecho contacto.

El primer combate se entabló entre los 4 Ceros del teniente Shigematsu y la división RED 5, la que había interceptado e identificado a los TBF que había aparecido minutos antes en los radares de la TF-61, y que ahora acababa de avistar a los bombarderos japoneses durante su aproximación a los portaaviones norteamericanos. Los Ceros atacaron a los cazas norteamericanos y uno de los cazas japoneses resultó derribado en un breve combate. Los Wildcat de RED 5 trataron a continuación de alcanzar a los bombarderos, pero nuevamente atacados por los Ceros de Shigematsu (ésta vez sin bajas para ninguno de los dos bandos) no pudieron conseguirlo.

Los siguientes en entrar en acción fueron los cazas del "Saratoga". 3 F4F de la división SCARLETT 7 fueron atacados por los 6 Ceros restantes cuando trataban de posicionarse para atacar a los bombarderos de Seki, siendo derribado uno de los Wildcat.

A las 1638, mientras sus Ceros de escolta mantenían a raya a los cazas americanos, Seki dividió sus fuerzas: los 18 bombarderos del "Shokaku" atacarían al "Enterprise" (15 millas al S. en ese momento), mientras los del "Zuikaku" irían a por el "Saratoga" en un principio... aunque ambos grupos terminarían atacando al "Enterprise".

La primera oleada, bajo el mando directo de Seki, se aproximó al "Enterprise" por su costado de babor. Los 18 D3A habían formado en una hilera que dejaba unos 100 metros entre cada bombardero en picado. Hasta aquel momento no habían sido objeto de las atenciones de los Wildcats, pero eso estaba a punto de cambiar: 4 F4F del "Saratoga" avistaron a los aviones enemigos a unas 5 millas de distancia de la TF-16, mientras éstos iniciaban el descenso previo a lanzarse en picado sobre el "Enterprise". Los Wildcat, que volaban mas bajo, alcanzaron a los bombarderos japoneses justo después de que el primero iniciara su ataque...

Imagen
La aproximación de los aviones japoneses y las distintas interceptaciones

Unos 10.000 pies mas abajo, la TF-16 había adoptado una formación circular en la que 9 buques de escolta (el acorazado "North Carolina", el crucero pesado "Portland", el crucero ligero "Atlanta" y 6 destructores) rodeaban al "Enterprise" a una distancia media de unas 1.800-2.000 yardas, buscando concentrar el mayor volumen de fuego antiaéreo para proteger al portaaviones.

Los serviolas de los buques norteamericanos se esforzaban luchando contra el sol poniente, que les impidió ver a los aviones japoneses hasta casi el último momento... además, el radar de control de fuego del "Enterprise" no funcionaba, lo que le impidió seguir a los aviones japoneses en su aproximación final.

A las 1640, finalmente, el comandante de una de las baterías de 20 mm. de babor del portaaviones vió a uno de los D3A, practicamente iniciando su descenso sobre el buque... y abrió fuego. Inmediatamente lo siguieron todas las baterías del "Big E" y de los buques de escolta, que llenaron el cielo de la tarde de explosiones...

A las 1641 el primero de los bombarderos lanzó su bomba, mientras uno de los cazas del "Saratoga" trataba de derribarlo en el mismo picado, desafiando el fuego de la antiaérea propia. El capitán Davis ordenó un brusco giro a estribor y la bomba de 250 kg., lanzada por el propio Seki, cayó bastante a babor. El siguiente aparato, también perseguido por otro Wildcat en su picado, soltó su bomba demasiado pronto y ésta cayó bastante lejos del portaaviones. Otro de los bombarderos sería abatido por un tercer Wildcat, fallando también su bomba.

Los siguientes 4 bombarderos que se lanzarían sobre el "Big E" a partir de las 1642 no serían molestados por los cazas... pero la suerte del "Lucky E" parecía mantenerse y las 4 bombas fallaron su objetivo por poco.

Los 2 últimos bombarderos de la primera escuadrilla efectuaron su picado perseguidos por otro Wildcat, pilotado por Chuck Brewer. El primero de ellos fue alcanzado por Brewer y soltó su bomba, que cayó lejos del "Enterprise" y seguidamente al agua. A continuación Brewer disparó contra el segundo D3A y lo alcanzó... pero debió interrumpir la persecución a 4.000 pies de altura debido al intenso fuego antiaéreo. El piloto japonés continuó hasta los 2.000 pies y soltó su bomba, que falló por poco. Luego, el aparato, que descendía erraticamente y en llamas, estuvo a punto de estrellarse contra el portaaviones, cayendo justo a babor de la proa... mientras el "Big E" viraba violentamente para esquivarlo. Su buena suerte continuaba, pero nada es eterno.

Mientras eso sucedía, los 4 cazas de la división RED 2 del alférez Barnes, que habían sido los primeros en avistar a la formación enemiga, consiguieron alcanzar a los últimos 9 bombarderos, que esperaban para lanzarse sobre el portaaviones, tras una larga persecución. Los 4 Wildcat se abalanzaron sobre el enemigo, dañando a uno de los D3A, pero un proyectil norteamericano de 127 mm. destrozó el F4F de Barnes, que cayó hecho añicos al mar.

Los 9 bombarderos en picado se lanzaron sobre el "Enterprise"... y el primero de ellos, pilotado por Kiyoto Furuta, consiguió alcanzar por fin al "Lucky E". La bomba de 250 kg. penetro por la esquina delantera derecha del ascensor número 3 y atravesó 3 cubiertas antes de detonar en un camarote de sudoficiales, causando graves daños y muchas bajas (35 muertos y unos 70 heridos), pero los preparativos previos al ataque (sobre todo el vaciado de las tuberías del sistema de combustible, que después eran rellenadas con gas inerte) impidieron que se produjera un incendio incontrolado.

Menos de 30 segundos después otra bomba alcanzaba al "Enterprise": el impacto se produjo a poca distancia del anterior, a unos 3 metros del borde de la cubierta de vuelo. Las llamas envolvieron un cañón de 127 mm. y las municiones preparadas hicieron explosión, matando a los 38 sirvientes de la batería e iniciando un gran incendio que amenazó el pañol de municiones.

El tercer atacante, que descendía ya envuelto en llamas, fue alcanzado nuevamente directamente sobre el portaaviones, estallando en mil pedazos:

Imagen

Los dos siguientes fallaron (uno de ellos por poco), pero el 6º logró un nuevo impacto sobre el "Enterprise" a las 1646 antes de caer al mar: la bomba de alto explosivo alcanzó al buque tras el elevador de aviones central e hizo un agujero de 3 metros en la cubierta de vuelo... aunque pese a la espectacularidad de la explosión fue la que menos daños causó:

Imagen

Los 3 bombarderos restantes de los 18 del grupo encabezado por Seki se dirigieron por algún motivo (la presencia de los cazas, la AAA, una mala posición inicial...) hacia el "North Carolina", que estaba quedándose rezagado de la formación debido a su velocidad ligeramente inferior. Las 3 bombas cayeron cerca del acorazado, una a estribor y 2 a babor, y los tres D3A serían abatidos después por la AAA y los cazas.

Los otros 9 bombarderos en picado que habían formado parte del grupo de Seki (9 D3A del "Zuikaku", bajo el mando del teniente Otsuka) se habían dirigido entretanto hacia la TF-11, que se encontraba 10 millas al SE. del acosado "Enterprise". No obstante, esos 9 aparatos japoneses, ya sin escolta, fueron atacados por los cazas norteamericanos antes de poder aproximarse al "Saratoga".

Los primeros en lanzarse sobre ellos fueron los 3 F4F de la división SCARLET 6, al mando del teniente Jensen, seguidos un minuto después por otros 4 de RED 4, encabezada por el suboficial Runyon. En ese momento el teniente Otsuka decidió que no podría alcanzar su objetivo ante semejante oposición y sin escolta, por lo que viró hacia el O. para tratar de atacar a la mas cercana TF-16. Instantes después 4 Ceros llegaron en auxilio de sus compañeros... pero también se sumaron al combate otros 4 Wildcats, a medida que los bombarderos se iban aproximando a la TF-16.

Finalmente, en ese combate 2 bombarderos en picado (incluido el del teniente Otsuka) y 1 Cero fueron abatidos, a cambio de 4 Wildcats. De los 7 D3A supervivientes 4 se lanzaron sobre el "North Carolina", cayendo sus bombas al mar sin causar daños. Los otros 3 trataron de atacar al "Enterprise". El primero picó sobre el "Big E" a las 1646 pero falló su lanzamiento y los otros 2 que atacaron un minuto después: la bomba del primero cayó a pocos metros de distancia del "Enterprise", mientras que la del segundo falló por unos 100 metros. Uno de ellos fue momentos después derribado por un Wildcat.

Imagen
El "Big E", maniobrando durante el ataque

Tras lanzar su ataque y dejar al "Big E" gravemente dañado después de alcanzarlo con 3 bombas, los 25 aviones japoneses supervivientes (17 bombarderos en picado y 8 cazas) trataron de abandonar la zona en pequeños grupos, pero no les sería sencillo, pues en su ruta de escape se encontraron con una miríada de aviones norteamericanos: desde cazas a aviones en misiones de reconocimiento y de ataque que regresaban, pasando por otros que estaban en patrulla antisubmarina.

En una serie de confusos combates cerca de la TF-16 cayeron derribados otros 4 D3A y 2 A6M, a cambio de 1 Wildcat y 1 Avenger. Otros 3 bombarderos en picado japoneses serían abatidos mientras regresaban a sus portaaviones por aviones norteamericanos.

En total la fuerza de ataque de Seki perdió 17 bombarderos en picado y 4 cazas debido a los cazas y la artillería antiaérea, mas otros 2 cazas y 2 bombardero que amerizaron al regresar a los buques, mientras que los grupos aéreos del "Enterprise" y el "Saratoga" perdieron 5 Wildcats y 1 Avenger en los duelos aéreos (otros 2 Wildcat se perderían en la maniobra de apontaje).

Entretanto, en la TF-61 se aguardaba con ansiedad el, de acuerdo a las experiencias anteriores, inminente ataque de los torpederos japoneses, que tan letales se habían mostrado en las batallas del Mar del Coral y Midway. Pero como sabemos, dichos aviones todavía se encontraban en las cubiertas del "Shokaku" y el "Zuikaku", debido al cambio de la doctrina de ataque naval japonesa... no obstante a las 1651 el radar del dañado "Enterprise" localizó a una nueva formación de aviones sin identificar, a unas 50 millas de distancia al E.

Se trataba de la fuerza de ataque del teniente Takahashi, compuesta por 27 bombarderos en picado y 9 Ceros. La formación japonesa pasó sin percatarse sobre una formación de SBD que regresaban al "Enterprise"... de haberlos visto y seguido, minutos después habría avistado a la TF-16.

De nuevo regresaba la buena suerte del "Lucky E". De hecho, uno de los hidroaviones del "Chikuma", el nº 5, tenía a la vista a la TF-16 y a las 1650 radió un mensaje con su posición... pero Takahashi no captó ese mensaje ni en primera instancia ni cuando la "Kido Butai" lo reenvió. De hecho algunos de sus subordinados si lo captaron, pero asumiendo que Takahashi también lo había recibido, no se lo comunicaron. Ése sería el gran error de la batalla en el bando japonés.

Mientras, la TF-61 se esforzaba para recuperar el gran número de aviones que tenía en el aire, con el inconveniente de que en aquellos momentos el "Enterprise" (con la zona de popa de la cubierta en llamas y 2 elevadores fuera de servicio) no podía llevar a cabo operaciones de vuelo.

A las 1740 la TF-16 se unió a la TF-11, mientras el "Saratoga" ponía mas cazas en el aire. Los norteamericanos todavía creían que el ataque japonés no había terminado... y así podría haber sido, pues 10 minutos antes Seki había enviado su informe sobre el ataque, reemitido después por el "Shokaku", que situaba "2 portaaviones, 2 acorazados, 6 cruceros pesados, 1 crucero ligero y 12 destructores" unas 200 millas al ENE. de Tulagi, pero nuevamente Takahashi no recibió el mensaje (aunque si lo hicieron, también nuevamente, algunos de sus hombres). La escasa fiabilidad de la radio del comandante de la segunda fuerza de ataque japonesa posiblemente había salvado al "Enterprise".

Finalmente, a las 1743 la segunda fuerza de ataque japonesa alcanzó la posición en la que debía encontrarse la TF-61 según sus instrucciones, pero en realidad los buques norteamericanos estaban 83 millas al N. y Takahashi no avistó buque alguno. Los japoneses buscaron al enemigo hacia el O. hasta la puesta de sol, y a las 1827 el radar norteamericano captó por última vez a la formación enemiga que rondaba a los buques de Fletcher, 70 millas al SO. y alejándose hacia el NO. Los aviones de Takahashi no encontraron al enemigo, y en el vuelo de regreso 4 de ellos se perderían sin dejar rastro y uno mas debió de amerizar a la vista de la flota.

De haber localizado los japoneses al "Enterprise", el "Big E" se hubiera encontrado en un serio peligro: a las 1740 Kinkaid comunicó a Fletcher que pronto podría recuperar sus propios aviones y navegar a 24 nudos pues los daños eran "aparentemente ligeros", y menos de 10 minutos después se reiniciaron las operaciones de vuelo (perdiéndose un F4F dañado en un apontaje brusco)... pero a las 1813 sucedió lo inesperado: el "Enterprise" quedó sin gobierno, y comenzó a virar bruscamente, casi colisionando con el cercano destructor "Balch" antes de que el capitán Davis tuviera tiempo de dar la orden de parar máquinas.

Fletcher comunicó a Ghormley que tal vez necesitaría un remolcador, mientras el portaaviones reanudaba la marcha a 10 nudos y continuaba navegando en círculos al mismo tiempo que los ingenieros trataban de reparar los servomotores del timón desesperadamente, en unos espacios asediados por el fuego provocado por el segundo impacto.

El "Saratoga", por su parte, continuó avanzando mientras recuperaba a la fuerza de ataque que había hundido el "Ryujo" y a los cazas de la CAP, dejando atrás al "Enterprise".

Lo que sucedía a bordo del portaaviones de Kinkaid era lo siguiente: como medida de precaución durante el bombardeo, el compartimento del servomotor del timón había sido sellado (incluido el sistema de ventilación). Pronto el calor de los fuegos circundantes y el de los propios motores electricos (uno principal y otro auxiliar) que hacían girar el timón de la nave convirtieron el compartimento en un horno (con mas de 60º centígrados de temperatura), lo cual practicamente incapacitó a los 7 hombres allí presentes... pero cuando se abrieron nuevamente los conductos de ventilación por ellos entró humo y agua procedente de los compartimentos superiores (donde se había estado luchando contra el fuego), que cayó sobre los paneles de control, provocando un cortocircuito que inutilizó el timón. Uno de los hombres, con un gran esfuerzo, consiguió cerrar manualmente la ventilación y el jefe maquinista a cargo del local consiguió informar del problema antes de desmayarse.

Un equipo de reparación fue enviado inmediatamente, y después de rescatar a los 7 hombres consiguieron (tras varios intentos) cambiar el control del timón al motor auxiliar, que no había resultado dañado.

Finalmente a las 1853 el capitán Davis consiguió recuperar el control del "Enterprise", aunque en el intervalo de tiempo transcurrido se habían perdido 2 SBD por falta de combustible.

El segundo ataque norteamericano:

Entretanto, mientras todo eso sucedía, los tres grupos de aviones de ataque norteamericanos que habían sido lanzados antes del ataque buscaban a los portaaviones de Nagumo:

El primer grupo, formado por 5 TBF y 2 SBD y liderado por el teniente Larsen, llegó a la zona del objetivo y no encontró otra cosa que la inmensidad vacía del mar y una nubosidad creciente. Larsen decidió realizar una búsqueda hacia el N. y a las 1735 avistó a la Fuerza Avanzada del vicealmirante Kondo. El portahidroaviones "Chitose", que estaba detenido mientras recuperaba sus aparatos, dio la alarma y 3 de sus hidroaviones de reconocimiento hicieron frente a los aviones norteamericanos.

Los torpederos, no obstante, pudieron lanzar sus peces mecánicos contra los cruceros de Kondo... aunque ninguno de ellos fue alcanzado. Los SBD, por su parte, se lanzaron sobre el "Chitose", que resultó gravemente dañado por las explosiones de las bombas norteamericanas que detonaron cerca de su costado de babor abriendo varias vías de agua... e incendiando 3 hidroaviones que se encontraban sobre la cubierta y debieron ser arrojados al mar. El buque pronto escoró 30º a babor, pero su dotación logró salvarlo e iniciar el regreso a Truk, remolcados por el destructor "Minegumo". Minutos después un TBF que volaba alrededor de la fuerza enemiga para tratar de determinar su rumbo, fue atacado por dos Ceros del "Shokaku". Uno de los A6M fue derribado, pero el TBF quedó dañado y tendría que amerizar al N. de Guadalcanal por falta de combustible. Otro de los TBF también caería al mar por falta de combustible.

Casi al mismo tiempo 4 B-17 procedentes de Espíritu Santo lanzaron sus bombas sobre la fuerza de Kondo, fallando como era habitual, y atacando poco después (con idéntico resultado) a los portaaviones de Nagumo, que se movía 30 millas por detrás de Kondo.

Los SBD y los TBF lanzados por el "Big E", entretanto, avanzaban en dos grupos distintos hacia la zona donde se suponía que encontrarían al enemigo, con el CAG aún mas atrás siguiéndolos en solitario, pues con la premura debida al ataque japonés no habían formado debidamente. Pero el enemigo al que buscaban no era otro que el "Ryujo", ya condenado tras el ataque de los aviones del "Saratoga" y que continuaba ardiendo, escorado, mientras 2 destructores trataban de rescatar a los supervivientes de su dotación... y tampoco lo encontraron: tras una infructuosa búsqueda en la oscuridad creciente, los SBD pusieron rumbo hacia Guadalcanal y los TBF y el capitán de corbeta Leslie emprendieron el camino de vuelta hacia la flota, pues no habían recibido las instrucciones de aterrizar en Henderson Field. Llegarían a la TF-61, donde apontarían en plena noche, quedando destrozado uno de los TBF en el proceso.

A las 1810 otros 3 B-17 habían lanzado sus bombas sobre el inmovil portaaviones, cuyo hundimiento ordenaría Hara poco después del anochecer. Todos sus aviones menos un torpedero se habían perdido también. Entretanto, el convoy de Tanaka recibió órdenes, una vez mas, de retirarse hacia el N.

Imagen
El "Ryujo", inmovil, visto desde uno de los B-17 atacantes

CONTINUARÁ...


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

7. RETIRADA MUTUA:

Se rompe el contacto:

A las 1919 la TF-16 de Kinkaid puso rumbo S. y se retiró a 25 nudos, mientras la TF-61 se mantenía en la zona, recuperando poco después los 3 TBF y 2 SBD supervivientes del ataque contra la fuerza de Kondo. A las 1930 Fletcher recibió finalmente el mensaje que el teniente Davis había enviado ¡a las 1530!, relativo a la posición de "2 grandes portaaviones enemigos".

Creyendo, en base a los informes que tenía en sus manos, que se enfrentaba a 3 ó 4 portaaviones enemigos, uno de ellos gravemente dañado o hundido por el grupo aéreo del "Saratoga" (el 4º portaaviones era fruto de una mala interpretación de algunos informes de reconocimiento), Fletcher decidió que debía retirarse: no sólo estaba en una clara inferioridad numérica ante los daños sufridos por el "Enterprise", que debía retirarse hacia el S., sino que la TF-11 necesitaba repostar con prontitud antes de volver hacia el N. para apoyar a la TF-18 de Noyes, que tras su repostaje se dirigía hacia Guadalcanal para impedir cualquier desembarco enemigo.

Nagumo, por su parte, creyendo que sus aviones habían alcanzado a un portaaviones clase Yorktown y que habían logrado otros 2 impactos en otro portaaviones, comunicó a Yamamoto y Kondo que se retiraría hacia el N. una vez completara la recuperación de sus fuerzas de ataque (la de Takahashi alcanzó a la "Kido Butai" tras la puesta de sol), pues creía que el enemigo se retiraba hacia el S. a 25 nudos.

El capitán Arima, del "Shokaku", estaba en desacuerdo y recomendó una persecución, pero 5 minutos después Kondo daba la razón a Nagumo: con el enemigo en retirada no había posibilidad de forzar un combate nocturno, por lo que los cruceros de batalla y cruceros pesados del propio Kondo y de Abe mantendrían el rumbo S. sólo hasta medianoche y hasta la última posición conocida de la flota enemiga, ante la posibilidad de rematar a algún portaaviones inmovilizado. De no encontrar al enemigo, se retirarían hacia el N. junto a los portaaviones para repostar.

Los japoneses abandonaban también la zona de la batalla creyendo que habían dañado gravemente 2 portaaviones enemigos... pero el objetivo principal de la operación KA (llevar refuerzos a Guadalcanal) seguía pendiente.

Imagen
Los movimientos de ambas flotas durante el 24 de Agosto

El 25 de Agosto:

Al día siguiente del enfrentamiento entre los portaaviones, las fuerzas de Kondo y Fletcher continuaron retirándose en direcciones opuestas.

La Fuerza de Apoyo japonesa, además del hundimiento del "Ryujo" y los daños recibidos por el "Chitose", había sufrido serías pérdidas en aviones: 32 cazas, 24 bombarderos en picado y 8 torpederos, 64 aparatos en total. Quedaban operativos a bordo de los dos portaaviones de Nagumo 41 A6M, 25 D3A y 34 B5N.

Kondo y Nagumo creían que sus hombres habían dejado fuera de combate a 2 portaaviones enemigos, pero su intención era repostar primero y después aguardar a ver lo que sucedía con el envio de refuerzos a Guadalcanal.

El vicealmirante Mikawa, que la noche anterior había ordenado a Tanaka que se retirara una vez mas, cambió de opinión al tener noticias de que posiblemente los 2 portaaviones enemigos habían quedado fuera de combate... y ordenó al convoy que transportaba a los refuerzos que nuevamente se dirigiera hacia su objetivo, pero ésta vez sin protección alguna de la Fuerza de Apoyo de Kondo y Nagumo.

La TF-61, por su parte, había perdido 16 aparatos: 7 derribados (5 F4F y 2 TBF) y otros 9 (3 F4F, 2 SBD y 4 TBF) que habían tenido que amerizar por falta de combustible o habían sufrido accidentes, pero el único portaaviones cercano a Guadalcanal, hasta que la TF-11 completara su repostaje y pudiera reunirse con la TF-18 el día 26, sería el "Wasp". Pero la última acción de la batalla no sería protagonizada por los portaaviones de ambos bandos:

La noche del 24 al 25 había sido ajetreada en Henderson Field. Tras la llegada de los 11 SBD del "Enterprise" que habían buscado en vano a la flota nipona, a las 0230 3 destructores destacados del propio convoy de Tanaka bombardearon el aerodromo sin demasiados resultados, siendo a su vez atacados por 6 SBD que despegaron en plena noche, tratando de atacar a la luz de la luna... pero sin otro resultado que daños leves en uno de los destructores, y perdiéndose además uno de los bombarderos en picado. A las 0430, poco después de que 5 hidroaviones de los cruceros de Mikawa lanzaran un infructuoso bombardeo, se recibió en CACTUS un informe de uno de los 2 Catalinas equipados con radar que realizaba una exploración nocturna, el cual señalaba "1 portaaviones y 6 buques mas" a sólo 180 millas al N. de CACTUS, en vista de lo cual el general Vandegrift decidió que a primera hora de la mañana siguiente lanzaría un ataque aéreo con todos los aviones disponibles en Guadalcanal.

A las 0600 despegaron de Henderson Field 8 SBD (incluidos 3 del "Enterprise") y 10 Wildcat, pero al N. de Guadalcanal no había ninguna fuerza de portaaviones: lo que había localizado el Catalina era el convoy de Tanaka, reforzado por 2 de los 3 destructores que habían bombardeado Henderson Field la noche anterior. A las 0800 se encontraban a 150 millas de su objetivo, y su intención era desembarcar las tropas en la noche del 25 al 26... pero 5 minutos después los SBD comenzaron su ataque: el crucero ligero "Jintsu", atacado por los 5 SBD de los Marines, fue alcanzado en el castillo de proa por una bomba que le obligaría a retirarse requeante hacia Truk. A continuación los 3 Dauntless de la USN se lanzaron sobre el "Kinryu Maru", que alcanzado por una bomba que impacto a mitad del buque y estalló en su interior, ardería y acabaría por ser hundido por los propios japoneses.

2 horas después, 3 B-17 se presentaron sobre el lugar y lanzaron sus bombas sobre el destructor "Mutsuki", que se encontraba parado recogiendo supervivientes... y cuyo capitán, confiado del pobre rendimiento de los bombarderos pesados norteamericanos, decidió no ponerse en marcha. Pero en esa ocasión el reguero de bombas si encontró su objetivo y el destructor sufrió graves daños y se fue al fondo minutos después (al parecer el comandante del "Mutsuki" comentaría después que "incluso un B-17 acierta a veces"). Tanaka, con su convoy muy disminuido, ordenó la retirada, lo cual retrasaría varios días el envio de refuerzos a Guadalcanal y daba la batalla de las Salomón Orientales practicamente por finalizada.

El "Wasp", cuyos aviones habían abatido esa mañana 3 hidroaviones de reconocimiento japoneses, lanzó una fuerza de ataque de 24 SBD y 10 TBF para buscar el convoy de Tanaka y rematarlo (como el propio Nimitz había ordenado directamente), pero no encontraron nada, lo mismo que el ataque vespertino lanzado desde Guadalcanal.

Entretanto, un hidrocanoa de reconocimiento había avistado a la TF-18, siendo derribado poco después por los SBD del "Wasp" (que curiosamente acumulaban en aquellos momentos 6 derribos, mientras los cazas del mismo portaaviones todavía no se habían estrenado).

Para los japoneses ahora parecía evidente que los 2 portaaviones norteamericanos, aunque dañados, seguían en la zona: durante la noche los submarinos I-15 e I-17 habían avistado a los portaaviones enemigos retirándose, pero no habían podido atacarlos.

Posteriormente, tras tener noticia del ataque contra el convoy de Tanaka, Yamamoto envió al "Zuikaku" y a 3 destructores al SO., mientras él mismo se aproximaba a la zona de la batalla desde el NO. con el "Yamato", el portaaviones de escolta "Taiyo" (que embarcaba unos cuantos Ceros) y 3 destructores, para tratar de llevar a cabo la tarea de desembarcar los refuerzos en Guadalcanal... de la cual desistiría al conocer los daños sufridos por el convoy.

Los bombarderos de Rabaul visitarían Henderson Field esa misma tarde, causando daños leves... pero ya nada podía hacerse para que la operación KA cumpliera su objetivo de llevar los necesarios refuerzos a Guadalcanal.

Entretanto, a lo largo de la jornada del 25 de Agosto la TF-16 primero y la TF-11 después habían repostado de los petroleros "Platte", "Cimarron" y "Sabine" unas 150 millas al NO. de Espíritu Santo. Los daños del "Enterprise" eran importantes: aparte de 137 bajas (74 muertos y 63 heridos), dos elevadores estaban fuera de servicio, así como los dispositivos de frenado de la cubierta. Y aunque las máquinas estaban en perfectas condiciones, un compartimento inundado impedía que se pudieran llevar a cabo maniobras bruscas. Kinkaid recomendo que el buque fuera enviado a Noumea para reparaciones. Esa misma noche, el "Big E" partió hacia el SE., rumbo a Efate, acompañado por el crucero pesado "Portland" y 3 destructores, uniéndose el "North Carolina", el crucero ligero "Atlanta" y 3 destructores (además de una parte del grupo aéreo del "Enterprise") a la TF-11, que completó el reabastecimiento de combustible y poco antes de la medianoche puso rumbo N. para unirse a la TF-18 al SE. de Malaita.

El adios de Fletcher:

El día 26 el "Saratoga" y el "Wasp" (el cual hay que señalar que arrastraba problemas de máquinas desde antes del inicio de WATCHTOWER) rondaron al E. de San Cristobal, antes de retirarse hacia el S., donde se mantendrían a la espera hasta la llegada de la TF-17, bajo el mando del contralmirante Murray (antiguo capitán del "Enterprise" en Midway y las operaciones anteriores) y encabezada por el "Hornet" (incluía además 2 cruceros pesados, 1 crucero ligero y 6 destructores), que se produjo el día 29. Tras la reunión, y contando nuevamente con 3 portaaviones, Fletcher se retiró hacia el S. de Espíritu Santo y retomó su "modus operandi" de navegar hacia el N. durante la noche, aproximándose a Guadalcanal, y retirarse hacia el S. durante el día.

El "Enterprise", por su parte, sería desviado finalmente a Tongatabu, donde arribó el 30 de Agosto y los hombres del buque-taller "Vestal" hicieron las primeras reparaciones de urgencia antes de que el "Big E" partiera el día 3 de Septiembre hacia Pearl Harbor, donde llegó el 10 de Septiembre tras un viaje sin incidencias.

Entretanto, los japoneses estaban empleando destructores para trasladar las tropas de refuerzo a Guadalcanal durante la noche, de una forma que las fuerzas norteamericanas desplegadas en Guadalcanal no podían impedir: el famoso "Tokyo Express". Los refuerzos fueron finalmente transportados de ese modo a la isla a partir del 29 de Agosto.

Pocos días después el vicealmirante Franck J. Fletcher, que había comandado a los portaaviones de la US Navy en las 3 batallas libradas por los mismos contra sus equivalentes japoneses, vivió su última acción de combate de la guerra:

El 31 de Agosto, mientras la TF-61 se retiraba hacia el SE. a primera hora como era habitual, el destructor "MacDonough" detectó un submarino a corta distancia del "Saratoga", pero pese a que el buque de escolta se lanzó rapidamente al ataque... un torpedo se dirigía ya hacia el buque insignia de Fletcher, que pese al intento de evasión del capitán Ramsey fue alcanzado en su costado de estribor, justo tras la isla, resultando heridos 12 hombres (incluido el propio Fletcher... aunque se trató de una herida menor en la cabeza que tan sólo requirió un vendaje: el vicealmirante se sintió avergonzado cuando se le concedió posteriormente un Corazón Púrpura).

El buque quedó sin potencia durante mas de media hora... y otra vez cuando, tras reparar la avería en primera instancia, intentó lanzar sus aviones. Tomado a remolque por el crucero pesado "Minneapolis", lanzó una parte de su grupo aéreo, que se dirigió hacia Espíritu Santo y horas después, ya navegando por sus propios medios, se retiró hacia Tongatabu, donde llegó el 6 de Septiembre para un "parcheado" de urgencia, y zarpó 6 días después rumbo a Pearl Harbor, donde se reuniría con su compañero de fatigas, el "Enterprise", el día 21.

Imagen
El "Saratoga", fondeado en Tongatabu con una evidente escora

La actuación de Fletcher durante la batalla, pese a que su resultado fue una victoria aliada, fue objeto de ácidas críticas. El propio Nimitz pensaba que su subordinado podría haberlo hecho mejor, y que retirarse hacia el S. con el "Saratoga" para repostar fue un error (a pesar de que los norteamericanos creían que en ese momento todavía quedaban 3 portaaviones enemigos en la zona... e incluso 4, uno de ellos dañado, pues el hundimiento del "Ryujo" no se confirmaría hasta muchos meses después).

Nimitz, por su parte, daba por buenos los informes de los pilotos de caza y artilleros antiaéreos norteamericanos, que declaraban haber derribado numerosos aviones japoneses (52 sólo en el aire), y por tanto suponía que los grupos aéreos de los buques enemigos estarían seriamente disminuidos.

Como sabemos, dichas pérdidas habían sido importantes pero los japoneses todavía conservaban un considerable número de aviones... por lo que una reanudación de la batalla por parte de la TF-61 no hubiera sido en absoluto un paseo.

Esa fue la última batalla de Frank Fletcher, un almirante de portaaviones que no era aviador y cuya actuación, igual que la de Spruance, siempre levantó suspicacias entre los integrantes de la rama aérea del servicio debido a ese motivo (en su mayoría críticas injustas, como puede comprobarse si se analizan sus decisiones). Permanecería en Washington durante un corto periodo antes de ser nombrado comandante del 13º Distrito Naval, en Seattle, y en otoño de 1943 se pondría al frente del Área del Pacífico Norte, donde planearía ataques contra las islas Kuriles y la ocupación de Japón... pero nunca volvería a comandar una fuerza de portaaviones, a pesar de que en ese momento era el comandante norteamericano con mas experiencia y que en las 3 batallas en las que había participado el balance era de 6-2 a favor de la US Navy en lo que a portaaviones hundidos se refería.

Consecuencias y enseñanzas de la batalla:

La batalla de las Salomón Orientales puede considerarse una victoria no decisiva de la US Navy, tanto desde el punto de vista material (no hay mas que ver las pérdidas de uno y otro bando) como estratégico (los japoneses no pudieron llevar sus refuerzos a Guadalcanal en primera instancia... aunque es cierto que dichos refuerzos tampoco hubieran recuperado la isla de manos de la 1ª División de Marines).

Hay que señalar, no obstante, que los japoneses podrían haber conseguido la victoria si su segunda oleada de ataque hubiera encontrado al "Enterprise" y al "Saratoga"... o al menos podrían haber llevado los refuerzos a su destino, si los portaaviones de Nagumo no se hubieran retirado hacia el N. la jornada del 25, dejando a los transportes de Tanaka sin defensa.

Ambos bandos extrajeron similares conclusiones sobre la batalla: había que mejorar la coordinación... y sobre todo las comunicaciones.

Para los norteamericanos, en concreto, fueron muy importantes las lecciones sobre los cazas y su dirección.

Hubo una cierta polémica entre los pilotos y los directores de caza, que acusaron a los primeros de haber saturado la frecuencia de radio del FDO con las exclamaciones proferidas en el fragor de la batalla... mientras los primeros acusaban a sus controladores de querer "micro-gestionar" las distintas escuadrillas involucradas en la batalla y llevar a la confusión a los pilotos.

Entre las recomendaciones realizadas por los protagonistas de la batalla se encontraba la de que los distintos portaaviones de una TF tuvieran distintas frecuencias de dirección de caza y que los propios cazas tuvieran su frecuencia para comunicarse entre ellos. Además, también quedó claro que serían necesarios mas cazas por cada buque... y mejores: a pesar de que el Wildcat, aunque inferior en prestaciones al Cero japonés, estaba teniendo un comportamiento mas que digno, se aguardaba con ansia la introducción de nuevos modelos en la flota.

Las cifras:

Pérdidas norteamericanas:

:arrow: 90 muertos.
:arrow: 25 aviones.
:arrow: Buques dañados: Portaaviones "Enterprise".

Pérdidas japonesas:

:arrow: Mas de 290 muertos (no hay datos de las bajas en el "Kinryu Maru", el "Chitose" y otros buques).
:arrow: Buques hundidos: Portaaviones "Ryujo", destructor "Mutsuki" y transporte "Kinryu Maru".
:arrow: Buques dañados: Crucero ligero "Jintsu" y portahidroaviones "Chitose".
:arrow: 75 aviones (33 Ceros, 23 D3A, 8 B5N, 1 G4M, 7 hidroaviones y 3 hidrocanoas).
Última edición por sergiopl el 23 Oct 2010, 21:31, editado 1 vez en total.


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Mensaje por sergiopl »

BIBLIOGRAFÍA:

First Team and the Guadalcanal Campaign, John B. Lundstrom
Black Shoe Carrier Admiral, John B. Lundstrom
Carrier Clash, Eric Hammel
History of United States Naval Operations in World War II, Vol. 5, Samuel E. Morison
La Guerra Naval en el Pacífico, Luís de la Sierra
USN Carriers vs IJN Carriers, Pacific 1942, Mark Stille
Wildcat Aces of World War 2, Barret Tillman
SBD Dauntless Units of World War 2, Barret Tillman
TBF-TBM Avenger Units of World War 2, Barret Tillman

LINKS:

http://www.combinedfleet.com/battles/So ... s_Campaign
http://www.cgsc.edu/CARL/nafziger/942PHAB.pdf
http://www.cv6.org/1942/solomons/solomons.htm
http://www.history.navy.mil/download/ww2-22.pdf
http://www.ibiblio.org/hyperwar/AAF/USS ... PTO-7.html
http://www.ibiblio.org/hyperwar/USN/USN ... index.html
http://www.microworks.net/pacific/battl ... lomons.htm
http://www.navweaps.com/index_oob/OOB_W ... lomons.htm
http://blog.usni.org/?p=4010
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_ ... n_Solomons
http://pwencycl.kgbudge.com/E/a/Eastern_Solomons.htm
http://ww2db.com/battle_spec.php?battle_id=8

Mención especial para éste hilo de otro foro. Un magnífico relato de toda la campaña de Guadalcanal (la batalla de las Salomón Orientales ocupa las pags. 16-21):

MULTIMEDIA:

Animación gráfica de la batalla

Batalla 360º, Episodio 3: "En las Fauces del Enemigo" - Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5 y parte 6

Video del ataque contra el "Enterprise" (a partir de 1:26)

FIN

Proximamente... la Batalla de Santa Cruz

Imagen


Shrike
Teniente
Teniente
Mensajes: 975
Registrado: 14 Sep 2006, 21:10
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Shrike »

Un gran relato, sin duda :noda:

Mis más sinceras felicitaciones :D


Avatar de Usuario
flanker33
Teniente Coronel
Teniente Coronel
Mensajes: 2249
Registrado: 18 Jun 2005, 12:02
España

Mensaje por flanker33 »

Excelente trabajo, gracias por compartirlo :claps:


Avatar de Usuario
Chechitar_1985
Capitán
Capitán
Mensajes: 1400
Registrado: 22 May 2010, 03:03
Colombia

Mensaje por Chechitar_1985 »

muy buen post, una buena vision de la campaña del pacifico


Teporingo
Recluta
Recluta
Mensajes: 10
Registrado: 19 Sep 2010, 08:25
Ubicación: Naucalpan

Escribe un libro...

Mensaje por Teporingo »

Extraordinario...Sergio, felicitaciones...

Pregunta:

¿Por qué no escribes un libro?

Tienes material más que suficiente para ello... :D


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

Re: Escribe un libro...

Mensaje por sergiopl »

Teporingo escribió:Extraordinario...Sergio, felicitaciones...

Pregunta:

¿Por qué no escribes un libro?

Tienes material más que suficiente para ello... :D


Si alguien está interesado en publicarlo... :risa3:


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

El Pacífico: La Guerra de los Portaaviones

Mensaje por sergiopl »

Hola a todos, refloto este hilo de las profundidades del foro para continuar con...

LA BATALLA DE SANTA CRUZ

La Batalla de Santa Cruz, denominada por los japoneses Batalla Naval del Pacífico Sur, fue el cuarto de los enfrentamientos entre portaaviones de la guerra del Pacífico y el último de los librados a lo largo del año 1942.

En la acción, que nuevamente tuvo lugar en las cercanías de las islas Salomón, los japoneses alcanzaron una victoria táctica, pero al igual que en la batalla del Mar del Coral su triunfo no fue determinante. Los objetivos principales de la operación, apoyar el esfuerzo de las fuerzas terrestres para capturar de una vez por todas Henderson Field y derrotar decisivamente a la US Navy, no se consiguieron… y además la victoria tuvo un elevado coste en aviones y, sobre todo, en pilotos experimentados, lo cual dejaría a los portaaviones de Nagumo prácticamente incapacitados para volver a actuar durante el resto de la campaña de Guadalcanal, que entraba en su fase mas decisiva.

Puede decirse, por lo tanto, que la batalla de Santa Cruz representó el "canto del cisne" de la élite de la Aviación Naval japonesa.

Imagen

1. LA LUCHA POR GUADALCANAL:

Tras las batallas del Tenaru y de las Salomón Orientales, la campaña de Guadalcanal quedó en punto muerto mientras ambos contendientes trataban de reforzar sus tropas en la disputada isla.

Los ataques aéreos japoneses continuaban, pero durante los 12 primeros días de Septiembre la Cactus Air Force (CAF) derribó casi 50 aviones enemigos. Entretanto, la 1ª División de Marines llevó a cabo una acción limitada el día 8, descubriendo un campamento japonés en proceso de ser evacuado que fue destruido tras un breve combate. Pero la división no había completado su adiestramiento antes de iniciarse la operación WATCHTOWER y su situación logística era crítica, por lo que era incapaz de llevar a cabo operaciones ofensivas a gran escala pese a la superioridad numérica de la que gozaba en aquel momento sobre las fuerzas japonesas en Guadalcanal.

El vicealmirante Ghormley, Comandante en Jefe del Pacífico Suroeste, no tenía nada claro que, pese a los éxitos iniciales, la posición de Guadalcanal pudiera sostenerse a largo plazo, y recelaba a la hora de empeñar sus preciados buques de transporte y su menguada flota de buques de guerra en el esfuerzo de reabastecimiento. De hecho, tras el hundimiento el 5 de Septiembre de los transportes de tropas "Little" y "Gregory", en un combate nocturno con 3 destructores japoneses, se dio a los buques norteamericanos la orden de retirarse del las aguas del "Iron Bottom" en cuanto oscureciera, entregando a los japoneses el dominio del mar cada noche.

Pero los nipones tampoco estaban en una situación envidiable pues, pese a su superioridad naval, los aviones enemigos que operaban desde Henderson Field dificultaban la llegada de tropas y suministros a la isla. No obstante, tras dos semanas de viajes del cada vez mas activo "Tokyo Express", a mediados de Septiembre las fuerzas japonesas en Guadalcanal eran ya lo bastante poderosas para pasar a la ofensiva… o eso pensaban sus mandos, que continuaban subestimando la presencia enemiga, cuando en realidad frente a los 6.000 soldados japoneses se encontraban 11.000 norteamericanos.

El 12 de Septiembre, la 35ª Brigada del general Kawaguchi inició su ataque contra las posiciones norteamericanas al S. de Henderson Field. Durante dos días y dos noches los japoneses lanzaron continuas embestidas, llegando a aproximarse hasta menos de 1,5 kilómetros del aeródromo, pero los Marines resistieron, matando a 600 japoneses y sufriendo ellos 59 muertos, 10 desaparecidos y 194 heridos. Al amanecer del día 14 de Septiembre los nipones desistían, tras un nuevo fracaso, muriendo varios cientos de sus heridos, que no pudieron sobrevivir a la difícil retirada a través de la jungla.

Para impedir la intervención de la USN durante esa ofensiva terrestre, el 9 de Septiembre habían zarpado de Truk los portaaviones "Shokaku", "Zuikaku" y "Zuiho" junto a 4 acorazados, 8 cruceros pesados, 2 cruceros ligeros y 17 destructores, pero no hubo encuentro alguno con la flota estadounidense y Yamamoto siguió sin conseguir su deseada "batalla decisiva", pues el "Hornet" y el "Wasp", habían permanecido al S. de Guadalcanal durante la primera mitad de Septiembre, en una calma que sólo se vio alterada el día 6 por el ataque fallido de un submarino japonés contra el "Hornet".

En esos primeros días de Septiembre, la CAF fue considerablemente reforzada con escuadrones de la USN procedentes de los grupos aéreos de los dañados portaaviones "Saratoga" y "Enterprise", así como con unidades adicionales del USMC: en total, 42 F4F Wildcat llegaron a Guadalcanal entre los días 11 y 13. Además, un escuadrón de SBD Dauntless aterrizó en Henderson Field el día 6 y otro de TBF Avenger lo hizo el 13. Pero también era necesario fortalecer el contingente terrestre, de modo que el día 14 zarpó de Espíritu Santo un convoy con tropas de refuerzo.

"Torpedo Alley":

Poco después del mediodía del 15 de Septiembre, el convoy de 6 transportes de tropas escoltado por 8 destructores navegaba con rumbo a Guadalcanal, llevando a bordo a los 4.000 hombres de la 3ª Brigada Provisional de Marines. Proporcionándole cobertura 100 millas al N. se encontraba la TF-61, integrada por la TF-17 (portaaviones "Hornet", acorazado "North Carolina", 3 cruceros y 7 destructores) y la TF-18 (portaaviones "Wasp", 4 cruceros y 6 destructores)

Sin saberlo, la TF-61 se había encontrado en el radio de acción de la flota enemiga el día 13, pero al día siguiente los japoneses se retiraron sin llegar a haber detectado la presencia de los buques norteamericanos, y la única acción aérea que tuvo lugar el 15 de Septiembre fue el derribo durante la mañana de un hidrocanoa de reconocimiento H6K.

No obstante, los buques norteamericanos transitaban por una zona que sería luego conocida como el "Torpedo Alley", y el submarino I-19 llevaba una hora acechándolos. A las 1344 el capitán Takakazu lanzó una salva de 6 torpedos contra el "Wasp", 3 de los cuales alcanzaron al portaaviones en el peor momento: cuando las tuberías que comunicaban los tanques de combustible de aviación con la cubierta de vuelo se hallaban repletas de gasolina, pues el buque estaba llevando a cabo operaciones aéreas. El "Wasp" se estremeció con los impactos y aunque sus máquinas quedaron intactas se desató un incendio de grandes proporciones al romperse las tuberías.

Mientras, los 3 torpedos que habían fallado continuaron su carrera y ya cerca del límite de su alcance se aproximaron a la TF-17, que navegaba a pocas millas de distancia. Uno de ellos pasó bajo la quilla del destructor "Mustin" y alcanzó momentos después al acorazado "North Carolina", abriéndole una vía de agua en su costado de babor. El buque sufrió 25 bajas, pero pudo mantener una velocidad de 25 nudos y siguió en la formación hasta que al caer la noche fue enviado a Tongatabu, junto a 2 destructores.

Menos suerte tuvo el destructor "O´Brien". Logró esquivar un torpedo que pasó apenas a 2 metros de su popa y que luego no alcanzó al "Hornet" por poco, pero un segundo pez mecánico le voló la proa. El "O´Brien" pudo retirarse, pero un mes después, mientras se dirigía a la Costa Oeste para ser reparado, se partió en dos debido al estado de la mar y a los daños estructurales sufridos y se hundió.

Imagen
El "O´Brien", en primer plano, en el momento de ser alcanzado por el torpedo. Al fondo, el "Wasp" en llamas.

Entretanto, en el "Wasp", unos 20 minutos después del impacto se produjo una violenta explosión interna que provocó que estallaran los aviones que se encontraban en el hangar, recién repostados y armados. A las 1420 el capitán Sherman ordenó abandonar la nave. Casi 2.500 hombres fueron recogidos por los buques de escolta, y a las 2000 el portaaviones terminaría por hundirse con 193 muertos y 45 aviones a bordo, 250 millas al NO. de Espíritu Santo.

El convoy continuó su ruta hacia Guadalcanal sin mas incidentes y alcanzó su destino el 18 de Septiembre pero, con el "Wasp" hundido y el "North Carolina" camino de Pearl Harbor para ser reparado, el "Hornet" y el "Washington" eran, respectivamente, el único portaaviones y el único acorazado que le quedaban a la USN en el Pacífico Suroeste. Seguidamente el "Hornet" se retiraría a Nueva Caledonia durante 2 semanas, tanto para dar a su tripulación un merecido descanso tras muchas semanas de operaciones continuas como para no arriesgarse a perder la nave.

Entretanto, durante la segunda quincena de Septiembre la lucha por Guadalcanal entró en una nueva pausa durante la cual, debido al mal tiempo, desde el día 14 al 27 ni siquiera se produjeron ataques aéreos japoneses. Pero los nipones no permanecieron de brazos cruzados: entre finales de Septiembre y la primera semana de Octubre unos 10.000 hombres de la 2ª División del Ejército Imperial fueron transportados a la isla para dar el golpe definitivo de la campaña... los japoneses todavía estimaban que la fuerzas enemigas no superaban los 7.500 efectivos.

Por su parte, el 1 de Octubre el vicealmirante Ghormley decidió reaccionar por fin a los movimientos japoneses para reforzar Guadalcanal y decidió emplear al "Hornet" para atacar los fondeaderos japoneses en las islas Shortland, muy cerca del extremo meridional de Bougainville. Dichos fondeaderos eran la base avanzada de los destructores que formaban el "Tokyo Express", y se encontraban fuera del alcance de los aviones basados en Henderson Field.

El "Hornet" zarpó de Noumea el 2 de Octubre, escoltado por 4 cruceros y 6 destructores, y navegó hacia su objetivo evitando el "Torpedo Alley". Poco antes del amanecer del 5 de Octubre se lanzaron dos oleadas de ataque con un total de 49 aparatos... pero la operación iba a ser un fiasco porque las malas condiciones climatológicas dispersaron a las formaciones y dificultaron su navegación hacia los objetivos. Los resultados del "raid" fueron discretos: los atacantes apenas dañaron 2 destructores y derribaron 1 hidroavión F1M. Todos los aviones norteamericanos regresaron al "Hornet", que se retiró hacia el SE. mientras los japoneses intentaban localizarlo sin éxito.

La Batalla del Cabo Esperanza:

El 9 de Octubre, en una nueva operación para reforzar a los Marines que defendían Henderson Field, 6.000 hombres del 164º Regimiento de la "Americal Division" del US Army embarcaron en Noumea a bordo de los transportes de tropas "Zeilin" y "McCawley" y partieron rumbo a Guadalcanal, escoltados por 3 destructores y 3 minadores, bajo el mando directo del contralmirante Kelly Turner. La práctica totalidad de los buques de guerra disponibles en el Pacífico Suroeste cubrían ese nuevo envío de tropas. Las agrupaciones del "Hornet" (contralmirante Murray), escoltado por 4 cruceros y 6 destructores, y el acorazado "Washington" (contralmirante Lee), acompañado por 3 cruceros y 6 destructores, se mantendrían a cierta distancia, mientras que la fuerza del contralmirante Scott, formada por 4 cruceros y 5 destructores, ofrecería una cobertura mas directa a los valiosos transportes.

Al mismo tiempo, los japoneses también pretendían enviar mas refuerzos a Guadalcanal: el 11 de Octubre estaba previsto que los portahidroaviones "Chitose" y "Nisshin" transportaran 280 soldados a la isla, acompañados por 6 destructores que llevaban a bordo unos 500 hombres mas. La fuerza de cobertura estaría compuesta por 3 cruceros pesados y 2 destructores al mando de Goto, que además de escoltar a la fuerza de transporte realizaría el primer gran bombardeo naval sobre Henderson Field.

Tras ser localizados los buques japoneses por un B-17 en misión de reconocimiento y luego por 2 hidroaviones de la propia TF-64 de Scott, los cruceros y destructores norteamericanos se prepararon para recibir a Goto. En ésta ocasión, los japoneses se llevaron la peor parte de la batalla nocturna: el crucero pesado "Furutaka" y el destructor "Fubuki" resultaron hundidos tras recibir un duro castigo de la artillería enemiga y el crucero pesado "Aoba" sufrió daños graves. Los norteamericanos tuvieron que lamentar la pérdida del destructor "Duncan" y daños de consideración en el crucero ligero "Boise" y el destructor "Farenholt", pero pese a esa victoria táctica no impidieron que los transportes japoneses desembarcaran sus tropas en Guadalcanal.

El mismo día 11, el grueso de la Flota japonesa se había hecho a la mar desde su base de Truk. Bajo el mando del vicealmirante Kondo navegaban 5 portaaviones, 4 acorazados y numerosos cruceros y destructores. La misión de ésa poderosa agrupación era escoltar un importante convoy de refuerzos que llegaría a Guadalcanal y apoyar el posterior ataque terrestre, durante el cual se esperaba que los portaaviones norteamericanos hicieran acto de presencia.

El "Martes Negro":

El 13 de Octubre de 1942 comenzó con buenas noticias para los defensores de Henderson Field, pues la agrupación de Turner desembarcó finalmente a las tropas del 164º Regimiento. No obstante, iba a ser uno de sus peores días.

Primero se produjeron 2 ataques aéreos al mediodía, en el curso de los cuales sólo 1 Cero fue abatido a cambio de 1 Wildcat derribado. Durante el resto del día el aeródromo fue bombardeado intermitentemente por la artillería. Pero lo peor estaba por llegar: al caer la noche se aproximaba a Punta Lunga una formación naval nipona integrada por los acorazados "Kongo" y "Haruna", 1 crucero ligero y 8 destructores. Después de que un hidroavión lanzara bengalas para iluminar la zona, los cañones de grueso calibre abrieron fuego.

El bombardeo, que se prolongó hasta las 0230, fue terrorífico: los veteranos de Guadalcanal, que experimentaron docenas de ellos, se refieren a éste como "The Bombardment" y, aunque las pérdidas humanas fueron relativamente escasas, el panorama a la mañana siguiente era devastador y las pérdidas materiales catastróficas: 32 de los 39 SBD habían sido dañados o destruidos, así como todos los TBF. Los únicos aviones intactos en Henderson Field eran 6 cazas P-39 de la USAAF, aunque afortunadamente para los americanos la nueva pista llamada Fighter-1 fue golpeada con menos dureza y 30 de los 42 Wildcat que operaban desde ella quedaron intactos... pero las reservas de combustible habían quedado prácticamente destruidas.

Imagen
Destrozos en Henderson Field tras el bombardeo (Fuente: Blog Las Mejores Fotos de la SGM)

Reuniendo toda la gasolina que pudieron encontrar, los norteamericanos pusieron en el aire una patrulla de combate aéreo y varios de los SBD supervivientes realizaron una misión de búsqueda que reveló la presencia de 6 transportes y 8 destructores a 140 millas de distancia.

Al mediodía del día 14, una nueva formación de bombarderos G4M, escoltados por Ceros, bombardeó Henderson Field sin que los cazas norteamericanos pudieran hacer nada por evitarlo y una hora después se produjo un nuevo ataque aéreo, que si encontró una fuerte oposición: 3 G4M fueron abatidos, y otros 3 quedaron tan dañados que terminarían por estrellarse, a cambio de 1 F4F derribado.

Por la tarde, una nueva búsqueda aérea norteamericana volvió a detectar a los transportes... y también a otra agrupación nipona formada por 2 cruceros y 2 destructores. A las 1445 se lanzó el primer ataque contra el convoy con 4 SBD y 7 P-39, pero nada consiguió y se perdió uno de los P-39. Un segundo ataque, lanzado una hora después por 7 Dauntless y varios Wildcat, se encontró con la oposición de 6 Ceros. Un bombardero en picado y un caza estadounidenses fueron derribados por los cazas japoneses y el convoy continuó su camino sin sufrir daños importantes.

Ghormley comunicó a Nimitz que la situación era "crítica": aparte de las dos formaciones de buques que se dirigían a Guadalcanal, los PBY de reconocimiento habían avistado cruceros y destructores japoneses moviéndose hacia posiciones desde las que podrían cortar las rutas marítimas entre las Nuevas Hebridas y Guadalcanal, y el análisis del tráfico de radio de la Armada Imperial indicaba la presencia de varios portaaviones a unas 400 millas al N. de la isla, en lo que parecía ser el anticipo de un gran asalto contra Henderson Field.

La USN tenía que echar el resto para proteger el estratégico enclave, y el "Hornet" fue enviado inmediatamente, al igual que las agrupaciones de Lee y Scott. Dichos buques llegarían a las cercanías de Guadalcanal el 15 de Octubre, pero en la madrugada del 15 al 16, los cruceros pesados "Myoko" y "Maya" volvieron a bombardear impunemente Henderson Field. Los daños fueron menos catastróficos que los del "Martes Negro", pero al amanecer sólo quedaban operativos 9 Wildcats, 11 Dauntless y 7 P-400.

Mientras tanto, los transportes japoneses comenzaron a descargar las tropas de refuerzo y los suministros en Tassafaronga. A primera hora de la mañana siguiente se lanzaron una serie de ataques contra ellos. Los primeros, por parte de cazas, fueron ineficaces y se encontraron con la resistencia de numerosos Ceros procedentes de los portaaviones, pero a medida que avanzaba el día, varios SBD lanzaron una serie de ataques individuales que alcanzaron a 2 de los transportes japoneses. Al final, 3 de los transportes fueron destruidos y los otros 3 abandonaron la zona.

Aquella misma mañana, un pequeño convoy de la US Navy se aproximaba a Guadalcanal, integrado por 2 buques de carga, un buque de apoyo de torpederas, un remolcador y 2 destructores. Éstos 3 últimos buques remolcaban sendas gabarras cargadas con varios miles de bidones de combustible. Localizados por un hidroavión japonés, sólo el remolcador "Vireo" y el destructor "Meredith" continuaron adelante, pero también dieron media vuelta tras ser atacados por 2 aviones de reconocimiento. Ya era demasiado tarde. Desde el "Zuikaku" y el "Shokaku" había despegado un grupo de ataque formado por 27 aviones. El comandante del "Meredith" soltó su gabarra y ordenó a la tripulación del "Vireo" que abandonara el buque para hundirlo e impedir que cayera en manos japonesas... pero en el proceso aparecieron los aviones japoneses, que despacharon rápidamente al destructor.

Tras la ajetreada jornada diurna, por la noche los cruceros japoneses volvieron a golpear Henderson Field, pero en ésta ocasión Fighter-1 y los talleres de reparaciones no sufrieron graves daños.

Un relativo respiro:

En la mañana del 16 de Octubre quedaban operativos en Guadalcanal 10 SBD, 4 P-39 y 3 P-400, aparte de unos cuantos F4F, pero afortunadamente el "Hornet" ya estaba en posición para apoyar a la CAF, la cual atacó una base de hidroaviones japoneses en la Bahía de Rekata, destruyendo una docena de A6M2-N.

Ése mismo día llegó el buque de apoyo de hidroaviones "McFarland", con 40.000 galones de combustible… pero la alegría no duró demasiado: 9 bombarderos en picado D3A se lanzaron sobre el destructor reconvertido y lo alcanzaron, incendiándolo cuando sólo había descargado la mitad de su carga. 5 de los atacantes serían derribados, pero el "McFarland" quedaría fuera de combate y tendría que ser embarrancado en la costa. La noche del 16 al 17 sería tranquila en Guadalcanal, pues los buques japoneses estaban buscando al "Hornet", que se retiraba rápidamente hacia el S.

Por su parte, los 5 portaaviones japoneses que habían zarpado el 11 de Octubre para impedir la intervención del "Hornet" contra los convoyes que transportaban refuerzos a Guadalcanal, habían permanecido prácticamente al margen de la batalla. La 1ª División de Portaaviones (integrada por el "Zuikaku", el "Shokaku" y el "Zuiho") se retiró hacia Truk el día 15, dejando atrás a la 2ª División de Kakuta ("Hiyo" y "Junyo"), que tenía órdenes de lanzar un ataque contra los transportes americanos fondeados en Guadalcanal. A las 0515 del 17 de Octubre los 2 portaaviones nipones lanzaron 36 aparatos: 18 B5N armados con bombas de 800 kg. y 18 Ceros.

Alrededor de las 7 y media de la mañana los aviones japoneses comenzaron su ataque, centrándose en 2 destructores norteamericanos que estaban bombardeando depósitos de suministros en la jungla. La primera formación de 9 B5N no consiguió ningún impacto y 2 de sus integrantes fueron abatidos por el fuego antiaéreo. Peor le fue a la segunda: sólo 3 Kate pudieron lanzar sus bombas antes de ser abatidos por los Wildcat del VMF-121. Los Ceros de escolta intervinieron derribando un F4F, pero perdiendo a 1 de los suyos. Tras ese desastroso ataque en el que habían perdido 12 de los 36 aparatos enviados, el "Hiyo" y el "Junyo" regresaron a Truk para reabastecerse.

Esa misma noche numerosos cruceros y destructores japoneses alcanzaron las aguas de Guadalcanal, pero se limitaron a descargar tropas y suministros en Cabo Esperanza y Tassafaronga, efectuando 5 destructores una descarga artillera de unos 10 minutos de duración contra Henderson Field. El número de soldados japoneses en la isla alcanzaba ya los 22.000: por primera vez estaban prácticamente en paridad con los 23.000 norteamericanos. El momento del siguiente intento de tomar el disputado aeródromo se aproximaba.

El relevo de Ghormley:

A medida que la campaña de Guadalcanal se iba complicando, se hizo evidente que el vicealmirante Ghormley no era el hombre adecuado para dirigirla.

Fue el 28 de Septiembre, en el curso de una gira de inspección, cuando Nimitz se reunió con el propio Ghormley en Noumea y pudo comprobar de primera mano la actitud derrotista del Comandante en jefe del Pacífico Suroeste. Dos días después Nimitz viajó a Guadalcanal, algo que Ghormley nunca hizo, y se reunió con el general Vandegrift, al que encontró mucho mas optimista con respecto a las posibilidades de mantener el control de Henderson Field, pero el comandante de la 1ª División de Marines le solicitó un apoyo mas decidido y contundente por parte de la US Navy.

A su vuelta a Pearl Harbor, y tras haber conocido de primera mano la situación, Nimitz puso en marcha una serie de medidas: el "Enterprise", con un nuevo grupo aéreo a bordo y sin haber completado del todo sus reparaciones, partiría el día 16 rumbo a las Salomón, acompañado por el nuevo acorazado "South Dakota", que tampoco había completado las reparaciones necesarias tras haber chocado con un arrecife. Además, la 25ª División de Infantería, de guarnición en Oahu, fue puesta en alerta para su despliegue.

Pero esos cambios no eran suficientes. El 15 de Octubre por la tarde, Nimitz convocó una reunión extraordinaria de su Estado Mayor. El CINCPAC preguntó a sus subordinados si creían que Ghormley estaba preparado para hacer frente a la inminente ofensiva japonesa, que los servicios de inteligencia anunciaban para el 21 o el 22 de Octubre. Después de una breve discusión quedó claro que la mayoría creían que debía relevarse a Ghormley, y pasó a hablarse de los posibles sustitutos.

Kelly Turner, pese a su reconocida capacidad como comandante, fue descartado por sus malas relaciones con Vandegrift. Luego surgió el nombre de Halsey, sobre el que había ciertas dudas acerca de sus capacidades administrativas, pero al que se consideraba un candidato adecuado. No obstante, un dubitativo Nimitz decidió poner fin a la reunión antes de tomar una decisión sobre el relevo de Ghormley. Ésa misma noche los oficiales del Estado Mayor volvieron a llamar al CINCPAC, que se reunió con ellos en pijama. Todos le recomendaron encarecidamente que Halsey debía ocupar el puesto de Ghormley. La decisión era difícil para Nimitz, amigo personal de Ghormley, pero a la mañana siguiente solicitó permiso al Jefe de Operaciones Navales para relevar al Comandante del Pacífico Sudoeste. Al igual que Fletcher, Ghormley sería destinado a puestos administrativos durante el resto de la guerra, incluyendo el mando del 14º Distrito Naval en Hawaii.

ImagenImagen
Halsey, a la izquierda, y Ghormley, a la derecha

El relevo se produjo de forma sorpresiva para los dos implicados: el 18 de Octubre por la tarde William "Bull" Halsey acababa de llegar a Noumea para una gira de inspección antes de hacerse cargo del mando de la TF-61, y se encontraba a bordo de una lancha que lo llevaba desde el hidrocanoa Coronado en el que había viajado desde Pearl Harbor a Nueva Caledonia hasta el buque de mando "Argonne", cuando un miembro del Estado Mayor de Ghormley le entregó las nuevas órdenes, que recibió con gran sorpresa. Su popularidad tuvo un efecto inmediato en la moral de los hombres del Teatro de Operaciones Suroeste, que recibieron con agrado la noticia de que Halsey sería su nuevo comandante. Tan pronto como tomó el mando, el nuevo comandante en jefe viajó a Guadalcanal y se reunió con Vandegrift el día 22, prometiéndole que le daría "todo lo que tenía".

CONTINUARÁ…
Última edición por sergiopl el 10 Ene 2014, 12:13, editado 1 vez en total.


sergiopl
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4474
Registrado: 28 Sep 2009, 11:10
Ubicación: España
España

El Pacífico: La Guerra de los Portaaviones

Mensaje por sergiopl »

2. PLANES Y MOVIMIENTOS PREVIOS:

Mientras Halsey tomaba el mando en Noumea, la acción en Guadalcanal no cesaba: el mismo 18 de Octubre, contando en Rabaul con 50 bombarderos y un número equivalente de cazas y creyendo erroneamente que el potencial de la CAF se limitaba a unos 15 aparatos, los japoneses decidieron aniquilarla definitivamente en una batalla de desgaste. Desde el 18 al 23 de Octubre lanzaron ataques aéreos diarios contra Henderson Field sin lograr el resultado esperado y perdiendo un total de 20 aparatos (13 Ceros, 5 G4M y 2 D3A) a cambio de 10 Wildcats derribados y de causar daños leves a las instalaciones terrestres y a algunos buques enemigos.

Entretanto, el 19 de Octubre los norteamericanos notaron un descenso en el tráfico radial japonés, lo cual parecía sugerir que la Flota Combinada estaba preparándose para una nueva operación. Al día siguiente, los cruceros "San Francisco", "Chester" y "Helena", junto a 6 destructores, se aproximaron a Guadalcanal y bombardearon objetivos en la jungla... pero el "Chester" fue torpedeado por un submarino nipón y se retiró renqueante.

Por su parte, las tropas del Ejército Imperial se aproximaban a Henderson Field a través de la jungla y ambos bandos se preparaban para el siguiente asalto...

Los planes de Halsey y Yamamoto:

El recién llegado Halsey y su Estado Mayor diseñaron un ambicioso plan en el que participarían todas las fuerzas disponibles, las cuales serían utilizadas de forma mas agresiva que bajo las órdenes de Ghormley, algo que ya había considerado necesario Nimitz durante su gira de inspección de Septiembre.

En primer lugar, la TF-61 de Kinkaid, con el "Enterprise" y el "Hornet", navegaría hacia una posición al N. de las islas Santa Cruz. Allí se efectuaría una búsqueda en pos del enemigo, y de no establecer contacto con la flota enemiga Kinkaid procedería en dirección a San Cristóbal. El siguiente paso del plan dependía de los movimientos japoneses: si la Armada Imperial no hacía acto de presencia, Halsey pretendía lanzar un nuevo ataque contra los fondeaderos de las islas Shortland, en el que si las condiciones eran favorables participaría incluso la TF-64, formada por el acorazado "Washington", 3 cruceros y 6 destructores.

En esa operación Halsey comprometía a los 2 únicos portaaviones operativos de la Flota del Pacífico en una zona donde el apoyo de los aviones con base terrestre, vital en las tareas de exploración como se había demostrado en las batallas anteriores, sería limitado. Y lo hacía sin conocer ni la entidad ni la posición de las fuerzas enemigas. De hecho, de haberse llevado a cabo el proyectado ataque contra las Shortland, los buques de Kinkaid se hubieran encontrado al alcance de los aviones japoneses basados en Rabaul y podrían haber quedado atrapados entre 2 amenazas si la flota enemiga hubiese aparecido en ese momento.

Por su parte, para apoyar el asalto de la 2ª División contra Henderson Field, previsto inicialmente para la noche del 22 de Octubre, la Teikoku Kaigun efectuaría el mayor despliegue naval en lo que iba de la campaña, aunque sería un apoyo relativo: dado que los japoneses continuaban subestimando la entidad de las fuerzas terrestres norteamericanas se consideraba "segura" la toma del aeródromo una vez emprendido el ataque... por lo que, según el plan, en cuanto se comunicara que Henderson Field había caido, las fuerzas navales, que habrían permanecido hasta entonces fuera del alcance de los aviones enemigos, se dirigirían hacia Guadalcanal para destruir a los buques norteamericanos.

Durante toda la campaña de Guadalcanal el Ejército y la Armada Imperial tuvieron problemas de coordinación y las acciones de finales de Octubre de 1942 no fueron una excepción. A pesar de los planes en teoría "conjuntos", el Ejército no compartió los detalles, mas allá de una serie de fechas clave. La Armada, por su parte, estaba mas interesada en la "batalla decisiva" que en la propia ocupación de Henderson Field, que se consideraba una oportunidad para atraer a la USN mas que un fin en si misma.

La llamada Fuerza de Apoyo de Kondo, con un total de 46 buques (5 portaaviones, 4 acorazados, 10 cruceros y 27 destructores), se desplegaría inicialmente de la siguiente forma: la Fuerza Avanzada, comandada por el propio Kondo y que incluía a los portaaviones "Hiyo" y "Junyo", además de 2 acorazados, 5 cruceros y 12 destructores, surcaría las aguas en el extremo mas occidental del dispositivo, con la fuerza de Nagumo, formada por los portaaviones "Shokaku", "Zuikaku" y "Zuiho", 1 crucero y 8 destructores, unas 100 millas al este. La Fuerza de Vanguardia, al mando de Abe, con 2 acorazados, 4 cruceros y 7 destructores, navegaría unas 70 millas por delante de Nagumo.

La Fuerza Avanzada rodearía por el E. la isla de Malaita y luego se dirigiría hacia Guadalcanal para eliminar a las fuerzas norteamericanas que allí se encontraran. Mientras tanto la fuerza de Nagumo cubriría su flanco oriental, desplazándose hacia el S. hasta que la Fuerza Avanzada alcanzara una posición al SE. de Guadalcanal. Estaba previsto que, en el caso de que se localizara a los portaaviones norteamericanos, la Fuerza Avanzada se situara entre éstos y la Fuerza de Ataque, unas 100-120 millas por delante de Nagumo, de modo que absorbiera los ataques aéreos estadounidenses y estuviera en posición para cerrar distancias sobre los buques enemigos y atacarlos.

Imagen
Zona de operaciones y bases americanas y japonesas (Fuente: Osprey)

Además, la 6ª Flota aportaría 11 submarinos, que formarían una larga línea de exploración, con el objetivo de informar de los movimientos de las fuerzas aliadas y también de atacarlas, si era posible. La 8ª Flota de Misawa, por su parte, desplegaría 1 crucero ligero y 8 destructores y sería la encargada de apoyar directamente al 17º Ejército en las operaciones contra Henderson Field.

Sin embargo, pronto comenzaron los problemas: el día 21 el portaaviones "Hiyo" sufrió un incendio en la sala de máquinas y su velocidad máxima quedó reducida a 16 nudos. Al día siguiente, escoltado por 2 destructores, puso rumbo a Truk después de transferir 9 aparatos (5 torpederos, 3 cazas y 1 bombardero en picado) al "Junyo", pero llevándose otros 33 aviones a bordo.

El Ejército Imperial, entretanto, estaba teniendo dificultades a la hora de colocar sus fuerzas terrestres en posición para lanzar la nueva ofensiva contra Henderson Field. En ésta ocasión, los mandos nipones habían decidido que lanzarían el ataque principal desde el S.y un ataque secundario desde el O. Pero para llegar a la posición desde la que iniciarían el asalto, las tropas de la 2ª División deberían afrontar un difícil trayecto a través de la selva. Los retrasos fueron inevitables y el ataque se pospuso en primer lugar hasta la noche del día 23.

Ateniéndose al nuevo calendario del Ejército, Yamamoto ordenó a Kondo que arrumbara hacia el N. hasta el mediodía del día 22, para evitar ser descubierto antes de tiempo por la patrullas aéreas enemigas. Después viraría nuevamente hacia el S., estando previsto que al amanecer del 24 de Octubre la Fuerza Avanzada se encontrara a unas 200 millas de Guadalcanal, con los portaaviones 100 millas por su popa. Pero la 2ª División continuaba acumulando retraso en su tortuoso avance... y el ataque terrestre fue nuevamente aplazado, hasta la noche del 24 de Octubre. Ello obligó a la Fuerza de Apoyo de Kondo a dirigirse hacia el N. otra vez.

A esas alturas, los japoneses seguían sin tener noticias de los portaaviones enemigos, avistados por última vez el 16 de Octubre, aunque sus vuelos de reconocimiento habían localizado a la TF-64 mientras navegaba entre Rennell y San Cristobal, los días 21 y 22. Yamamoto pensó que ésa fuerza estaba actuando como un cebo, para atraer a sus fuerzas hacia el S. de forma que pudieran ser atacadas desde el E. por los portaaviones enemigos, por lo que advirtió a Kondo y a Nagumo y les ordenó que buscaran a la flota enemiga, que él suponía que se encontraba al SE. de la Fuerza de Apoyo. Los japoneses, tras la desagradable sorpresa de Midway, temían caer en una nueva emboscada... temor que se acrecentó al detectarse un incremento de los vuelos de reconocimiento enemigos.

Por parte norteamericana, el 22 de Octubre se determinó que una posible ofensiva japonesa podría iniciarse tan prontoc como 1 ó 2 días después, tras encontrarse varias menciones al denominado "Día Y" en varios mensajes descifrados. La Inteligencia norteamericana no podía determinar la fecha exacta de la ofensiva ni en que consistiría... pero estaba claro que se avecinaba un nuevo ataque contra Guadalcanal. Al día siguiente los criptoanalistas informaron sobre las órdenes enviadas a 8 (luego 10) submarinos japoneses para que formaran una línea de exploración en la zona de las Salomón. Ello se consideraba un movimiento previo a una gran operación de la Armada Imperial, la cual ahora se preveía para el 25 o el 26 de Octubre. No obstante, pese a la relativamente buena información con la que contaba Halsey, la Inteligencia norteamericana subestimaba el número de portaaviones enemigos: suponían que sólo el "Shokaku" y el "Zuikaku" se encontraban en la zona de operaciones, y que el "Hiyo" y el "Junyo" se encontraban todavía en Japón. Del "Zuiho" no había noticias.

El mismo día 23, un PBY Catalina del VP-91 localizó una gran formación de buques de la Armada Imperial unas 650 millas al N. de Espíritu Santo, en lo que suponía el primer avistamiento de esa clase desde hacía varias semanas. Se trataba del Grupo de Vanguardia de Abe, que precedía a los portaaviones de Nagumo. A última hora de la tarde, otro PBY equipado con radar informó de la presencia de dos fuerzas de buques de superficie, una de las cuales de hecho era la propia fuerza de Nagumo. Con esa nueva información en sus manos, los norteamericanos enviaron 3 PBY armados con torpedos para llevar a cabo un ataque nocturno contra la Fuerza de Vanguardia que no obtuvo resultados.

Al día siguiente, el "Enterprise" se reunió con la "Hornet" a las 1245, unas 250 millas al NE. de Espíritu Santo, quedando Kinkaid al mando de la reestablecida TF-61. De acuerdo con el plan de Halsey, Kinkaid ordenó a su flota poner rumbo N. a 23 nudos. Mas tarde, Halsey afirmaría que su intención era que la TF-61 efectuara ése movimiento siempre que no hubiera presencia enemiga... pero Kinkaid no fue informado de ése detalle, por lo que supuso que tendría que continuar hacia el N. a todo evento y a pesar de las fuerzas enemigas ya detectadas.

Entretanto, tras el ataque de los PBY durante la noche y después de escuchar una sorprendente noticia transmitida por una agencia de noticias norteamericana que anunciaba una "batalla aeronaval inminente en las islas Salomón", Nagumo había optado por la prudencia para evitar una emboscada. Siguiendo el consejo de Kusaka, su jefe de Estado Mayor, el almirante japonés decidió continuar con rumbo NE., en contra de lo ordenado, y no informó de ello ni a Yamamoto ni a Kondo, bajo cuyo mando directo se encontraba, hasta la tarde. Kondo ya había puesto rumbo S. de acuerdo con el plan original y al ser informado de la acción unilateral de su subordinado debió de adaptarse a la misma.

Yamamoto, descontento con el retraso, ordenó a las 2147 que Nagumo y Kondo recuperaran el tiempo perdido. Así, a las 2300, los portaaviones nipones pusieron finalmente rumbo S. a 26 nudos.

La Batalla de Henderson Field:

Mientras las fuerzas navales tomaban posiciones, en tierra los japoneses se preparaban para lanzar de una vez por todas su una y otra vez retrasada ofensiva terrestre contra el aeródromo... pero debido a un fallo en las comunicaciones que impidió informar que el ataque principal había sido retrasado hasta el día siguiente, un solitario regimiento japonés, con apoyo de tanques, lanzó el ataque de diversión que estaba previsto en el plan en la noche del 23 de Octubre, pero éste fue rechazado con pérdidas catastróficas para los japoneses.

La ofensiva principal comenzaría finalmente en la noche del 24 de Agosto, pero el asalto japonés no tuvo el éxito esperado: las dificultades del terreno, agravadas por las intensas lluvias y la oscuridad de la noche, minaron la coordinación del ataque, el cual además no contaba con un apoyo artillero adecuado. La batalla se convirtió en una sucesión constante de encuentros nocturnos a pequeña escala en los que los japoneses se llevaron con diferencia la peor parte y fueron rechazados por los Marines. A lo largo de la madrugada, algunos grupos de soldados japoneses atravesaron las líneas norteamericanas, pero los infiltrados fueron eliminados a lo largo de la mañana siguiente.

Imagen
Mapa de la batalla terrestre por Henderson Field (23-26 de Octubre) (Fuente: Wikipedia)

No obstante, a las 0050, en medio de la confusión del combate, se comunicó erroneamente que Henderson Field había caido. El error no fue corregido hasta después del amanecer, a las 0730, y como estaba previsto la 8ª Flota entró en acción: la Unidad de Asalto, formado por 3 destructores, y la Unidad de Bombardeo de Takama, integrada por el crucero ligero "Yura" y otros 5 destructores, se aproximaron a la isla para atacar a cualquier buque enemigo que se encontrara en el "Iron Bottom" y para prestar apoyo artillero a las tropas de Hyakutake.

A primera hora de la mañana, los SBD que efectuaban la búsqueda rutinaria avistaron a los 3 destructores de la Unidad de Asalto a menos de 35 millas del Cabo Esperanza. Poco después un Ki-46 de reconocimiento del Ejército Imperial, cuya misión era verificar que Henderson Field había caido, hizo acto de aparición. La AAA norteamericana lo abatió, dejando claro que el aerodromo seguía en manos de los Marines. Los japoneses habían enviado también una serie de escuadrillas de Ceros desde Rabaul, con un total de 28 aparatos divididos en 4 grupos que deberían patrullar sobre la zona de Punta Lunga antes de aterrizar en el aerodromo en cuanto fuera seguro. Pero a medida que las escuadrillas niponas llegaban a su destino fueron sucesivamente interceptadas por los Wildcat del USMC, y en una serie de duelos aéreos que se prolongaron a lo largo de toda la mañana un total de 8 Ceros fueron abatidos, a cambio de 2 Wildcat.

Entretanto, a las 1014 los destructores "Akatsuki", "Ikazuchi" y "Shiratsuyu" se aproximaron a Punta Lunga y pusieron en fuga a 2 dragaminas norteamericanos, el "Zane" y el "Trever", los cuales estaban en una misión de transporte de combustible para Guadalcanal y pudieron escapar en parte gracias a la colaboración de 4 Wildcat que atacaron a los buques enemigos. A continuación los buques nipones avistaron al patrullero YP-284 y al remolcador "Seminole", a los cuales hundieron rapidamente antes de iniciar el bombardeo de las posiciones terrestres norteamericanas. No obstante, a partir de las 1053 los destructores japoneses comenzaron a ser atacados por la artillería costera, que alcanzó al "Akatsuki", y se vieron obligados a retirarse.

A las 2 de la tarde aparecieron sobre Guadalcanal 16 bombarderos medios G4M, escoltados por otros 12 Ceros. Interceptados por una docena de F4F, 2 de los bombarderos y 1 caza japonés fueron abatidos, sin sufrir pérdidas los norteamericanos. El siguiente ataque sería mas exitoso: tras ser lanzados desde el "Junyo" a las 1435, desde una posición 200 millas al N. de Guadalcanal, 12 bombarderos en picado D3A y otros 12 Ceros se presentaron por sorpresa sobre Henderson Field y se retiraron sin sufrir pérdidas, aunque solo causaron daños leves.

Mientras se libraban esas batallas aéreas, la Unidad de Bombardeo de Takama se aproximó a Guadalcanal a través del Estrecho Indispensable. Cuando fue detectada por primera vez a las 0830, a 100 millas del Cabo Esperanza, las pistas de vuelo de Henderson Field estaban inoperativas y no fue hasta las 1305 cuando la agrupación, que ya se encontraba a sólo 30 millas de la isla de Florida, fue atacada por 5 bombarderos en picado SBD Dauntless del VS-71, al mando del capitán de corbeta John Eldridge. El "Yura" recibió 1 impacto directo y otro cercano, que le causaron importantes inundaciones. El destructor "Akizuki" también sufrió daños. Tras ser informado, Mikawa canceló la misión de Takama y éste dió media vuelta... pero a las 1435 el "Yura" fue nuevamente atacado por 3 P-39 de la USAAF, y a las 1530 por otros 3 SBD, aunque en ésta ocasión escapó sin sufrir mas daños graves pese a que varias bombas estallaron muy cerca del buque. No obstante, el "Yura" estaba condenado: a las 1700 su capitán intentó embarrancarlo en la isla de Fara, pero fue nuevamente atacado por 4 SBD, 3 F4F y 4 P-39, así como por 6 B-17 procedentes de Espíritu Santo. Alcanzado otra vez, el buque fue abandonado a las 1830, para ser torpedeado por sus propios destructores.

Debido a la retirada de la Unidad de Bombardeo, ésa noche no podría tener lugar un desembarco de tropas que el "Yura" y los destructores de la fuerza de Takama deberían haber cubierto, y Mikawa decidió retirar sus buques hasta que se confirmara definitivamente la toma de Henderson Field. Pero a pesar de que esa misma noche y durante toda la madrugada se producirían nuevos ataques por parte de los restos de la 2ª División, las fuerzas norteamericanas que defendían el perímetro aguantaron perfectamente la embestida.

No obstante, tras el nuevo fracaso de los japoneses a la hora de tomar Henderson Field, era el momento de que las fuerzas aeronavales de ambos bandos se enfrentaran por cuarta vez...

Movimientos previos:

Una vez quedó claro que Henderson Field seguía en manos norteamericanas, Kondo y Nagumo pusieron, una vez mas, rumbo hacia el N.

Entretanto, los norteamericanos lanzaron una gran exploración aérea, en la que participaron 10 PBY Catalina, pertenecientes al buque de apoyo de hidroaviones "Ballard" fondeado en Vanikoro (en las islas Santa Cruz), y 6 B-17 de la USAAF que operaban desde Espíritu Santo. Los aviones explorarían un arco de 650-800 millas hacia el N. A las 0930 un B-17 localizó a la Fuerza Avanzada, 525 millas al NO. de Espíritu Santo. Minutos después, un PBY avistó a la Fuerza de Vanguardia, atacando a uno de los acorazados clase Kongo con 2 cargas de profundidad y huyendo después de los hidroaviones F1M que lo perseguieron. Mas tarde otro Catalina comenzó a seguir a la fuerza principal de Nagumo y a las 1103 ya había identificado a sus 3 portaaviones. Sabiéndose descubierto, Kondo ordenó a sus buques que pusieran rumbo N. inmediatamente.

Los primeros informes de reconocimiento, que sólo mencionaban la presencia de acorazados y buques de escolta, comenzaron a llegar a manos de Kinkaid a las 1025... pero los japoneses se encontraban a 375 millas al NE. de la TF-61, fuera del radio de acción de sus aviones de ataque. En ése momento el "Enterprise" se estaba encargando de las misiones de patrulla aérea de combate y exploración, mientras el "Hornet" mantenía en su cubierta de vuelo una fuerza de ataque, lista para ser lanzada. Los problemas comenzaron a las 1119, cuando un Wildcat con problemas intentó apontar en el "Big E". El piloto olvidó bajar el gancho de cola, atravesó la barrera de detención y se estrelló contra los SBD aparcados a proa, empujando 1 por la borda y dañando otros 2, además de su caza. Ese incidente dejó temporalmente fuera de servicio la cubierta de vuelo en un momento de lo mas inoportuno: a las 1150 Kinkaid recibió un nuevo informe que indicaba la presencia de 2 portaaviones japoneses, 355 millas al O. de la TF-61 y navegando hacia ella a 25 nudos.

Mientras el comandante de la TF-61 decidía qué hacer, Halsey, que había recibido la misma información, envió un conciso mensaje: ATACAR-REPITO-ATACAR. Pero Kinkaid no estaba en condiciones de satisfacer al agresivo Halsey: no sólo los japoneses estaban todavía demasiado lejos, sino que el viento, procedente del SE., obligaría a la TF-61 a virar alejándose del enemigo cada vez que se efectuaran operaciones de vuelo, lo cual reducía el ya de por si reducido radio de acción de los aparatos norteamericanos (sobre todo los cazas). Los japoneses, por el contrario, podían avanzar hacia la flota americana mientras lanzaban o recuperaban aviones. Con todo, el Estado Mayor de Kinkaid calculó que si se reducía la distancia con el enemigo antes del lanzamiento, suponiendo que los japoneses mantuvieran rumbo y velocidad, podría ser factible un ataque vespertino... por lo que la TF-61 aceleró a 27 nudos y se dirigió hacia la flota nipona. Pero los buques enemigos, a su vez, ya navegaban hacia el N.

Kinkaid decidió lanzar en primer lugar una búsqueda con una docena de Dauntless, divididos en 6 parejas, que barrerían el sector NO. hasta las 200 millas de distancia. Una hora después, el "Enterprise" lanzaría una fuerza de ataque compuesta por 16 cazas, 12 bombarderos en picado y 7 torpederos, que volarían 150 millas en dirección NO. aguardando información de los aviones de reconocimiento.

Imagen
Operaciones de vuelo en el "Big E", el 24 de Octubre (Fuente: Wikipedia)

El comandante de la TF-61 cometía un error al designar al inexperto grupo aéreo del "Big E" para lanzar el ataque, quizas porque teoricamente los F4F del VF-10, capaces de llevar dos depósitos de combustible subalares en lugar de uno ventral, tenían un alcance ligeramente superior. Pero la mayoría de los pilotos del grupo aéreo no habían entrado en combate... y de hecho la ventaja en alcance de los Wildcat del "Enterprise" se diluía ante la falta de experiencia de vuelo de los pilotos, que no conservaban el combustible como otros mas veteranos.

Los 12 aparatos asignados a la misión de exploración partieron a las 1348, y el lanzamiento de la fuerza de ataque de 35 aparatos comenzó a las 1408, pero cuando los aviones norteamericanos pusieron rumbo al objetivo, poco antes de las 1430, sólo había 20 aparatos en el grupo (8 cazas, 5 bombarderos en picado y 7 torpederos, incluido el aparato desarmado del CAG), debido a una serie de fallos. Después de que los aviones norteamericanos se alejaran de la TF-61 con rumbo NO. Kinkaid recibió un nuevo mensaje: un grupo de 6 B-17 acababa de bombardear a la Fuerza de Vanguardia... que se dirigía hacia el N. a 25 nudos. Era obvio que la los aviones del "Enterprise" no llegarían a aproximarse al enemigo que se alejaba, pero Kinkaid no consideró necesario romper el silencio de radio: sus aviones no encontrarían al enemigo y regresarían.

Aproximadamente al mismo tiempo, Kondo ordenó a Nagumo que preparara una fuerza de ataque para ser lanzada contra los buques de la TF-64 de Lee, nuevamente detectados 170 millas al S. de Tulagi y que se sospechaba podían estar escoltando a los esquivos portaaviones enemigos, pero Nagumo determinó que los buques norteamericanos se encontraban demasiado lejos (estaban a 340 millas) y no llegó a lanzarse ningún avión.

Entretanto, y pese a las órdenes de Kinkaid de que los aviones del "Enterprise" no prosiguieran mas allá de las 150 millas de distancia para poder regresar al buque antes de que anocheciera, el comandante de la fuerza de ataque llevó sus aparatos hasta las 200 millas de distancia y luego prosiguió 80 millas hacia el N. con la esperanza de encontrar al enemigo, antes de dar media vuelta. Ésto dejó a sus aviones, que a punto estuvieron de no encontrar el portaaviones en el vuelo de regreso, muy escasos de combustible... y obligaría a sus inexpertos pilotos a efectuar un comprometido apontaje nocturno, mas de 1 hora después de la puesta de sol. Como resultado de ese "golpe en el vacio", 1 Wildcat, 4 Dauntless y 3 Avenger se perdieron o quedaron fuera de servicio por los daños sufridos en el apontaje. La batalla no se había producido a lo largo del día 25, pero mientras navegaban en la oscuridad a través de las aguas del Pacífico Suroeste, ambos bandos se prepararon para el enfrentamiento que seguramente tendría lugar al día siguiente.

Halsey, pese a las evidencias de que Nagumo se encontraba en la zona con varios portaaviones, no varió su intención inicial de enviar al "Enterprise" y al "Hornet" al N. de las islas Santa Cruz, pese a que su pretendida condición inicial para llevar a cabo dicho movimiento era que la flota enemiga no hubiera hecho acto de presencia. La decisión sería muy criticada posteriormente, pues lo mas adecuado en ésa situación hubiera sido mantener a los portaaviones al S. de Guadalcanal, listos para apoyar a los Marines en caso necesario, en lugar de comprometerlos en una acción contra fuerzas superiores en número y en el borde del alcance de los aviones con base en tierra... pero "Bull" Halsey estaba deseando que sus fuerzas entraran en acción contra la Armada Imperial.

Las operaciones del día 25 le habían costado al "Enterprise" 12 aparatos en total: 2 cazas, 7 bombarderos en picado y 3 torpederos. Y todo ello sin haber entrado en contacto con el enemigo. Al CAG-10 le restaban 64 aviones operativos (31 Wildcat, 23 Dauntless y 10 Avenger), pero había perdido casi una cuarta parte de los aparatos que integraban sus escuadrones de ataque, por lo que al día siguiente el "Big E" sería nuevamente el encargado de llevar a cabo las patrullas aéreas y las misiones de reconocimiento, con el mas experimentado e intacto grupo aéreo del "Hornet" en reserva, listo para actuar en cuanto los japoneses fueran localizados. Entre ambos portaaviones, los norteamericanos tenían 137 aparatos disponibles. Kinkaid pensaba incluso en la posibilidad que no llegó a presentarse de lanzar un ataque nocturno con el grupo aéreo del "Hornet" aprovechando la luna llena, si los aviones de reconocimiento equipados con radar, de los que media docena buscarían al enemigo esa noche, localizaban algún objetivo a menos de 150 millas de distancia de la TF-61, que con esa intención viró hacia el NO. a las 2115.

Por su parte, la Fuerza Avanzada de Kondo puso rumbo hacia el S. a las 1900 y una hora después lo siguió Nagumo, con la Fuerza de Vanguardia unas 60 millas a proa de sus portaaviones. Yamamoto se estaba cansando de tantos retrasos, y la flota llevaba en el mar desde el 11 de Octubre... por lo que el combustible comenzaba a escasear. A las 2218 el Jefe de Estado Mayor de la Flota Combinada envió un mensaje a Kondo y Nagumo, instándolos a llevar a cabo "grandes esfuerzos" al día siguiente.

Los japoneses tenían 194 aparatos disponibles en sus 4 portaaviones (57 mas que los norteamericanos), y con las primeras luces del 26 de Octubre los 3 "kokubokan" bajo el mando directo de Nagumo estarían preparados para la acción, con los aparatos designados para las misiones de exploración y patrulla aérea de combate dispuestos en cubierta, junto a una fuerza de ataque, y otra fuerza de reserva armada con bombas y torpedos, y con sus depósitos llenos de combustible, en los hangares. De no entablar combate ese día, la Fuerza de Apoyo debería retirarse para repostar.

CONTINUARÁ...
Última edición por sergiopl el 10 Ene 2014, 12:14, editado 1 vez en total.


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados