Los Panzer alemanes: detrás del mito

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

BARBARROJA: PAUSA OPERACIONAL

COntinuaremos siguiendo la suerte del 2º PzG al mando de Guderia, ya que en sus operaciones se evidenciarían todas las virttudes tácticas de las PzDiv, y todos los problemas y desaciertos que iban a llevar al Heer al borde del abismo apenas unos meses más tarde.

Como ya hemos dicho, Guderian siguió hacia el este tras el asalto a Smolensko para enlazar con las fuerzas de Hoth y completar el cerco de las fuerzas enemigas en la zona, pero de repente se manifestó de forma abierta el caracter de "prima donna" del impetuoso general. En vez de cerrar el cepo y así atrapar a los restos de casi tres ejércitos del ER. En lugar de mantener la cooperación con el PzK de Hoth, Guderian decidió lanzarase hacia Yelnia, a fin de establecer ahí la base de partida para el asalto final a Moscú. La ciudad cayó el día 19. CUando su jefe directo, Bock, le ordenó retroceder para completar el cerco el día 20 de julio, Guderian respondió que era de mucha mayor trascendencia completar la operación que había emprendido y se negó a abandonar su avance. Lo asombroso no es que un mando tan agresivo como Guderian desobedeciera abiertamente las órdenes de sus superior, sino que se le permitiera hacerlo sin más. Eso lleva a pensar que el jefe del OKH, Halder, estaba apoyando a Guderian en contra de sus inmediatos superiores, Kluge y Bock, seguramente porque así favorecía la decisión de un avance masivo contra Moscú.

Las fuerzas del ER en los bosques alrededor de la zona se lanzaron al contraataque y las tropas de Guderian de pronto se vieron bloqueadas. El rápido avance del PzK había llevado a la 10ª más allá de lo que el sistema logístico permitía y ahora se encontraba atorada en un saliente del frente, atacada por los flancos y sin combustible ni municiones. El desgaste mecánico había sido tan alto que a los tres días del inicio de la lucha por sostenerse en Yelnia a la 10ª sólo le quedaban nueve carros operativos.

Aún más, el retraso en cerrar el cerco en torno a las fuerzas de Smolensko permitió que más de 100000 soldados y oficiales del ER se abrieran camino y se reunieran con las fuerzas soviéticas al este.

Guderian había previsto iniciar la esperada pausa operacional el día 20 de julio, tras la toma de Yelnia, pero el cambio repentino de la situación se lo impidió. Ahora reclamaba que las fuerzas de infantería corrieran todo lo posible para relevar a la agotada 10ª panzer, y exigía refuerzos y avituallamiento urgente. Finalmente el día 23 las divisiones de infantería del XIII CE empezaron a relevar a las tropas de la X división motorizada, y las 10ª y 18ª PzDiv. La infantería acudía al rescate de los panzer.

Si Guderian se sentía humillado por una situación de la que era el exclusivo responsable, Von Kluge estaba furioso y empezaba a preguntarse que sentido tenía su puesto si no lograba que sus subordinados Bock y Guderian actuaran como tales. Incluso Halder empezó a preocuparse por el tema de los flancos y probablemente también por la soberbia independencia de Guderian, que a su vez había sido consentida desde el OKH. Y por encima de ellos Hitler empezaba a preguntarse qué tipo de guerra estaba haciendo el Heer. Y tenía motivos: él había dado unas órdenes muy claras, el OKH había hecho todo lo posible por desobedecerlas y las PzDiv estaban librando su propia guerra sin hacer caso ni a unos ni a otros.

A fin de tener contento a su divo, el OKH cedió a Guderian el mando de dos cuerpos de infanteria cokmo apoyo del PzK, y por su parte Hitler le condecoró el día 29 de julio con las Hojas de Roble. Ahora el ego del general panzer estaba literalmente en la estratosfera y se opuso con energía a cualquier planteamiento estratégico tras la pausa operacioneal que no incluyera la toma de Moscú por el 2º PzGr.

Mientras todo esto sucedía en las alturas la 10ª panzer apoyada por la SS Das Reich seguía luchando en Yelnia. Luego la PzDiv sería retirada dejando solo a la Das Reich, pero un nuevo asalto soviético el 26 forzó el regreso de los agotados panzer. Por esas mismas fechas se cerraba, con casi dos semanas de retraso, la bolsa de Smolensko, despejando en parte el panorama de la zona tras la caída de más de 300000 prisioneros.

El desgaste continuó en Yelnia, ahora reforzada por unidades del IX CE que aportaron algunas baterías de los ubicuos Stug III, mucho más eficaces en lcha defensiva que los Panzer de Guderian. el 14 de agosto incluso Guderian empezó a pensar si sería conveniente retirarse del saliente. el 27 de agosto Kluge visitó las posiciones y se quedó helado ante el matadero en el que habían metido a sus tropas. FInalmente a primeros de septiembre se inició la retirada terminando así una batalla estratégicamente inútil en la que la 10ª PzDiv había sido usada contraviniendo todas las ideas desarrolladas por Guderian sobre el uso de las unidades acorazadas, y había sido él mismo el que había llevado a sus hombres a esa situación.

Aún más, la lucha por Yelnia había fortalecido la fe de Stalin en Zukhov ya que éste era el que había dirigido la eliminación del saliente, y a su vez Zukhov había podido practicar el uso de armas combinadas, aprendiendo mucho sobre las debilidades operativas del Heer.

Ahora, tras eliminar a las fuerzas soviéticas en torno a Krichev, al suroeste de Yelnia, las fuerzas panzer repusieron fuerzas. Entretanto se desataba finalmente una tormenta entre el OKW y el OKH sobre la continuación de la campaña. Resistiéndose a todas las presiones de Halder, Hitler ordenó que el grupo de ejércitos centro se preparara para apoyar al grupo Sur que, gracias a las maniobras de engaño (porque no puede llamarse de otra manera) de Halder en la preparación de la campaña, estaba haciendo frente al núcleo principal de las fuerzas del ER sin contar con las fuerzas suficientes. Se estaba aparejando la batalla de Kiev y con ella vendría la cima de la gloria de las PzDiv.


Gammenon
Cabo Primero
Cabo Primero
Mensajes: 166
Registrado: 07 Ago 2004, 20:51

Mensaje por Gammenon »

Ahora que estamos (flipando en colores por lo tejemanejes de Guderian, Halder y demás :shock:) con la campaña Barbarroja, me gustaría preguntar como se comparaban los T-26 y las series de carros BT con los Panzer III, IV, 35 y 38, ya que hemos visto que los Pz I y II eran poco más que dianas móviles.

Muchas gracias :noda:


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Los T-26 del modelo 1938 y los BT desde el modelo 5 en adelante eran superiores a todos los carros ligeros en servicio en las PzDiv ya que su armamento principal era un cc de 45 mm, que les permitía enfrentar incluso a los Pz35 y 38 desde distancias seguras. Por supuesto los Pz I y II estaban en clara desventaja ya que su blindaje y armamento eran muy inferiores a sus contrapartes checos. La excelente movilidad de los BT les daba incluso alguna oportunidad frente a los Pz III.

SIn embargo esa ventaja técnica se vio diluida por el empleo inadecuado por parte del ER y la habilidad táctica de los carristas del Heer


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

BARBARROJA: KIEV

El cerco sobre Kiev fue precedido por una extraña crisis de mando. Como ya hemos apuntado, Halder confiaba en lograr la prioridad para un avance sobre Moscú a primeros de septiembre, Guderian confiaba en dirigir a su 2ª PzGr como punta de lanza de ese asalto y Von Kluge ya había desistido de intentar lograr que no le puentearan. En ese momento, y alearmado por la dura resistencia soviética en Yelnia, Hitler consideró que había llegado el momento de eliminar a las fuerzas soviéticas que frenaban el avance del grupo Sur. EN algún momento a finales de agosto Halder logró alcanzar una cuerdo con Jold, del OKW, en torno a dirigir una doble operación, de forma que una parte de las unidades del 2º PzGr iniciara el asalto sobre Moscú mientras otra parte (en concreto el XLVI PzK) se dirigía hacia el sur para cooperar en el envolvimeiento de las fuerzas enemigas (cooperación que se había evidenciado como imprescindible en los jeugos de guerra previos a Barbarroja pero que Halder había estado intentando evitar). De este modo, divididendo el 2ª PzGr, todos quedaban contentos. Con esa idea en mente Halder mandó el 23 de agosto a Guderian a entrevistarse con Hitler en la convicción de que ahora todo saldría a pedir de boca. Pero no había tenido en cuenta la suspicacia y el ego de su general estrella.

Al parecer Halder en ningún momento pensó que la reacción de Guderian al anunciársele la separación de su PzGr en dos mandos independientes podría ser negativa (lo que demuestra que no conocía a Guderian para nada), pero ese fue el caso. Guderian estaba dispuesto a ofrecer ser relevado de su mando antes que consentir que una sola de sus PzDiv fuera puesta bajo un mando ajeno, a lo que Hitler (que al parecer sí conocía el caracter de Guderian) respondió ofreciendo a Guderian la posibilidad de llevar a cabo la operación de envolvimiento con todo su PzGr, sin separarlo. Guderian aceptó.

Según parece Halder estuvo a punto de sufrir una apoplejía al saber que su astuta y estudiada jugada se había ido al garete. Pero ya no podía hacer nada. Había acostumbrado a los generales panzer a puentear a sus superiores en la creencia de que favorecerían su estartegia, y ahora Guderian le había puenteado a él dejándolo en la cuneta. El caos que él mismo había introducido en la línea de mando del Heer se había vuelto finalmente contra él.

EL ataque del 2º PzGr de Guderian iba a verse facilitado por Stalin, que desoyó todos los avisos de Zukhov sobre el peligro de un avance alemán hacia el Sur y le reemplazó en el EM por Shaposhnikov. Los soviéticos se prepararon para enfrentarse a un asalto sobre Moscú, en el que las fuerzas de Eremenko (Frente del Sudoeste) deberían cortar los flancos de Guderian cuando éste avanzara hacia el este, justo lo que los alemanes no iban a hacer.

El 26 de agosto el 2º PzGr, tras girar hacia Ucrania, atravesó el río Desna cogiendo al Frente Oeste por el flanco. El día 28 de agosto el XLVII PzK rompió las líneas del XIII ejército del Frente Sudoeste forzando su repliegue y rechazando sin demasiados problemas los contraataques que se sucedieron hasta el 12 de septiembre. Todavía Stalin pensaba que el movimiento de los panzer era un intento de flanquear Moscú por el Sur y desoyó el consejo de Zukhov de ceder Kiev y sacar de la zona a todas las tropas posibles.

El 12 de septiembre las divisiones del 1º PzGr de Kleist iniciaron sus movimientos al sur de Kiev barriendo a las fuerzas del 38ª ejército soviético, muy debilitadas ya que toda la fuerza disponible había sido rebañada para mandarla a frenar a Guderian. El cepo estaba cerrándose y los panzer habían logrado una completa sorpresa sobre el ER. Al norte el V ejército trató de replegarse hacia el sur a través del Desna pero los avances de Guderian ya les habían cortado la orilla sur . Los dos grupos panzer enlazaron finalmente al sureste de Kiev. Ahora la lentitud de reacción del mando soviético iba a impedir que las tropas lograran salir de la trampa. En una cabalgada que apenas había durado dos semanas las divisiones pánzer habían atrapado a una fuerza más del doble de grande que todo el CE británico. EL 18 finalmente Eremenko y Kirponos recibieron autorización para romper el cerco. Tarde.

El 26 de septiembre, el frente sudoeste había dejado de existir. Kleist y Guderian habían logrado la mayor victoria táctica de todos los tiempos.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

BARBARROJA: TIFÓN

La victoria de Kiev llevó la moral de las PzDiv al punto más alto que podrían alcanzar jamás. La magnitud de la derrota del ER era inimaginable. Si en ese momento el Heer hubiera consolidado sus posiciones tras ocupar Ucrania. Bielorrusia y toda la Costa Báltica podría haberse aprovisionado adecuadamente para el invierno y disponerse a rematar el trabajo al año siguiente, como había sido sugerido en la planificación inicial. Las líneas de abastecimiento, muy extensas, podrían haberse optimizado reconstruyendo la red ferroviaria y las tropas alemanas hubieran pasado el invierno en las mejores condiciones posibles mientras la industria alemana reponía sus pertrechos. Eso no habría garantizado la victoria al año siguiente, puesto que los soviéticos también habrían hecho sus preparativos, pero en cualquier caso hubiera podido empezar la camapañ del 42 en inmejorables condiciones.

Nada de eso habría de suceder.

Hasta el final de la batalla de Kiev la habilidad táctica de los generales panzer y la destreza de sus hombres habían logrado mantener a los soviéticos continuamente contra las cuerdas y habían logrado adelantarse a casi todos los movimientos del enemigo. Sin embargo ahora todos los errores acumulados iban a pasar factura al Heer.

Porque en septiembre del 41 la Panzerwaffe se sentía en la cima del mundo y ninguna tarea les parecía imposible. Guderian había logrado mantener su unidad de mando gracias al fuhrer, y ahora consideraba que había llegado el momento para que el 2º PzG iniciara el avance sobre Moscú. Iba a iniciarse la operación Tifón.

La realidad es que ya no había nada parecido a una planificación estratégica en el frente oriental. Guderian, Jold, Halder… todos estaban convencidos de que sólo faltaba dar el empujón final y entre todos convencieron a Hitler de hacerlo. Tifón no fue, como ha dicho tantas veces la mitología de la WWII, una decisión de Hitler: Hitler fue convencido por sus generales de que la conquista de Moscú era perfectamente viable. EL mismo día 30 de agosto el OKW dio los primeros pasos de cara a preparar la ofensiva del grupo de ejércitos Centro. Por fin el OKH y el OKW estaban de acuerdo, y a ninguno se le pasó ni por un instante la idea de que ya era tarde. Eso sí, en sus memorias los generales alemanes implicados, empezando por Guderian, se cuidarían mucho de comentar su entusiasmo: las derrotas siempre son huérfanas.

Incluso desde el comienzo de la planificación ya hubo malos indicios. A comienzos del asalto contra Kiev Bock ordenó a Guderian que no avanzara más hacia el sur, dejando que Kleist hiciera el mayor recorrido del cerco, de cara a mantener al 2º Pzg bien posicionado para la ofensiva. Guderian, considerándose apoyado por Hitler, se negó en redondo y continuó su avance. Hasta ese punto había llegado la soberbia del general panzer. Directamente estaba insubordinándose ante sus superiores.

Entretanto el saliente de Yelnia había sido por fin evacuado, lo que borraba de un plumazo el punto de partida que Guderian había previsto para su asalto a Moscú. No importó. Nada importaba ya. l día 6 Hitler firmó la directiva de Tifón, para felicidad de Halder, que ya se veía entrando triunfante en Moscú.

El 30 de septiembre Guderian, tras haber llevado a sus agotadas unidades a la línea de partida (200 km desde el sur de Kiev hasta los puntos de concentración) inició el asalto. Dos días después le siguió el resto del Grupo de ejércitos centro, incluyendo el 3º y 4º PzG bajo el mando de Hoth y Hoepner, respectibamente. La élite de la panzerwaffe se lanzaba de neuvo a la batalla . Los alemanes todavía contaban con más de 500 carros de combate operativos pero su resistencia mecánica ya había sido llevada al límite. También las fuerzas de infantería asignadas a Guderian estaban agotadas, sobre todo tras la sangrienta lucha por Yelnia. Pese a todo el comienzo del asalto fue auspicioso. La colaboración de la Luftwaffe fue tan buena como era posible esperar, las puntas acorazadas avanzaron a una velocidad enorme y pronto fueron embolsadas grandes agrupaciones soviéticas en Vyazma y Bryansk ¡Mas de 600000 hombres, una cifra sólo superada en la bolsa de Kiev!

Sin mebargo las tropas de infantería ya no eran capaces de mantener ni de lejos el ritmo del avance y este pronto se ralentizó: Guderian tuvo que detenerse el 10 de octubre. Una vez eliminados lo mejor posible los embolsamientos trataron de continuar adelante, pero las lluvias habían dejado impracticables los caminos. Hasta comienzo de noviembre el frío no logró solidificar de nuevo las pistas y los alemanes se prepararon para el golpe definitivo y el 15 de noviembre volvieron a avanzar, pero ahora era un ejército agotado y mal abastecido. Las pocas carrteras practicables se convertían en cuellos de botella, la resistencia soviética se endurecía a cada kilómetro y el frío iba dañando la salud de los soldados ya que con lineas de suministro demasiado limitadas era más urgente enviar combustible y municiones que ropa de abrigo. FInalmente el 5 de diciembre Guderian fracasó en su último empujón en los alrededores de Tula. Las PzDiv habían llegado más lejos de lo que nunca llegarían. Ya sólo eran una sombra de las fuerzas que habían iniciado la batalla. Guderian inició el repliegue, pero el tiempo se le había acabado. El mismo día 5 el ER pasó al contraataque. Barbarroja había terminado y la pesadilla del invierno de 1941 acababa de comenzar.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

BARBARROJA: ANÁLISIS Y CONSECUENCIAS

¿Cómo se había llegado a esa situación? Apenas dos meses antes las PzDiv estaban en el cenit de su gloria, y ahora eran un lastimero resto incapaz de avanzar un metro más. Las causas son muy variadas.

Al primer vistazo parece claro que los panzer se habían encontrado con unos carros enemigos a los que no podían vencer. Después de todo los T-34 y KV-1 eran muy superiores a sus contrapartes germanas. Sin embargo eso es sólo aparente. La inferioridad técnica no impidió a los panzer alemanes ganar prácticamente todas las batallas en que se enfrentaron a unidades acorazadas soviéticas. La ventaja táctica y operacional unida al apoyo bien coordinado con la luftwaffe permitió superar el bache.

Siempre se ha dicho que los alemanes fueron sorprendidos para el invierno, pero lo cierto es que se habían hecho los preparativos pertinentes para la invernada (aunque el equipamiento alemán no era suficiente para las increíbles condiciones que iban a encontrar. Igualmente se ha hablado de cómo la campaña de los Balcanes hizo que la campaña empezara tarde. Sin embargo la primavera del 41 fue tan lluviosa que con o sin campaña balcánica Barbarroja no hubiera podido empezar antes.

La realidad es que Barbarroja fracaso por que los generales alemanes partían de un concepto equivocado. Sus ataques acorazados podían resolver situaciones a nivel táctico, pero para que fueran eficaces hacía falta un objetivo estratégico y en la URSS no se planificó nada de ese estilo. Daba igual cuantas divisiones soviéticas embolsaran, porque siempre habría más listas para luchar. El ER se mantuvo en pie y combatiendo hasta el final, sin desfallecer en ningún momento y soportando pérdidas que hubieran puesto de rodillas a cualquier otro ejército del mundo, incluído el alemán.

El único objetivo estratégico que estaba al alcance de los alemanes era Moscú, ya que su toma hubiera roto por completo el sistema de comunicaciones soviético: Moscú era el núcleo de toda la red ferroviaria y el centro de decisión. Sin embargo asaltar Moscú sin asegurar los flancos era muy arriesgado, y asegurar esos flancos era lo bastante duro y costoso como para que la wermatch no estuviera en condiciones de plantearse ambas cosas en la misma campaña, como hicieron.

Los generales alemanes no comprendieron a qué se enfrentaban. Estaban enfebrecidos por sus victorias y su rápido avance por las estepas de la rusia europea no hicieron más que enardecerles más. Si eso es válido para el Heer en su conjunto, lo fue mucho más para el OKH y la Panzerwaffe.

A la hora de enfrentarse a su mayor enemigo, el alto mando alemán se perdió en un extraño juego de conspiraciones y maniobras, saboteando la cadena de mando para conseguir anteponer sus planes a los decretados por Hitler. Daba igual cuál de los dos planes hubiera sido más adecuado, el del OKW y el del OKH: lo que fue una locura fue dedicarse a entorpecerse mutuamente. En este caso la responsabilidad está distribuida homogéneamente entre Hitler y el OKH. Hitler estableció el OKW como un medio de debilitar la posición del OKH, haciendo que la cadena de mando del Heer tuviera un escalón superior redundante e inefectivo ya que no servía, como teóricamente se suponía, para coordinar a las tres ramas de la wermatch, sino para atar corto al Heer. De hecho la LW hizo la guerra por su cuenta sin responder ante nadie que no fuera Goering, y Goering sólo respondía ante Hitler. Sin embargo el OKH fue culpable también por no hacer su trabajo adecuadamente e intentar hacer su propia guerra al margen del OKW.

Peor aún fue la situación creada por el OKH respecto a los ejércitos panzer, ya que torpedeó la autoridad de sus propios mandos sobre el terreno, lo que facilitó que a su vez la panzerwaffe pudiera pasar por encima de la autoridad del propio OKH, un paso que no le costó mucho dar a Guderian ya que en la anterior campaña de Francia había empezado a considera a Halder y su gente como una partida de burócratas de uniforme sin verdadero espíritu táctico. Hay que reconocer que Halder no era precisamente Moltke: el plan del OKH para Francia era una burda repetición de la maniobra de 1914 y el plan de avance hacia Moscú era en esencia seguir la ruta de Napoleón casi paso por paso.

Sin embargo la Panzerwaffe nunca debería haber actuado rompiendo la cadena de mando. En ese sentido la responsabilidad de Guderian fue enorme ya que no sólo saboteó los planes de Halder en septiembre sino que fue él el principal impulsor del asalto tardío sobre Moscú.

Las divisiones panzer fueron usadas en Rusia contraviniendo toda la lógica en la que se había basado su desarrollo. La experiencia de Francia hizo pensar a Guderian que sus fuerzas se bastaban para ganar la campaña y empezó a tratar a las otras armas, sobre todo a la infantería, como a lacayos. Sin una adecuada coordinación con los ejércitos de infantería las puntas acorazadas del avance alemán expusieron una y otra vez sus flancos a los asaltos del ER y sólo la tremenda rapidez de su avance impidió que se produjera un desastre antes del invierno. Zukhov había planificado que el principal esfuerzo defensivo de la URSS estaría en la línea del Dnieper, pero se vio desbordado por la rapidez del 2º Pzg de Guderian. De nuevo fue sorprendida STAVKA (que no Zukhov) cuando Guderian se lanzó hacia Ucrania en vez de sobre Moscú, pero esa velocidad de avance tenía unos costes que los panzer simplemente no podían asumir.

Los carros Pz III y IV eran máquinas sofisticadas para la época, y el avance incesante y frenético por caminos inexistentes y combatiendo sin cesar iba poco a poco mermando al fuerza de las divisiones. Recordemos además que antes de Barbarroja las plantillas acorazadas de las PzDiv fueron reducidas casi a la mitad, con lo que el esfuerzo exigido tanto a los carros como a las tripulaciones era mucho mayor que el exigido en 1940. Ahora no era posible tener a un PzReg combatiendo mientras otro actuaba de reserva, sino que todas las unidades estaban en primera línea continuamente.

Por otra parte al avanzar a semejante velocidad las PzDiv se alejaban demasiado de loas unidades de infantería que deberían apoyarles en las rupturas y los envolvimientos, con lo que las ya menguadas unidades acorazadas se veían en la obligación de contener las bolsas enemigas hasta la legada de la infantería, una tarea para la que no estaban capacitadas y que exigía un desgaste extra.

La lucha ademas fue mucho más enconada que en el oeste. Las tropas soviéticas se lanzaban sobre los carros alemanes con todo aquello que tuvieran a su alcance y aunque no lograran frenarles el daño siempre estaba ahí e iba acumulándose. De nuevo la descoordinación pesaba sobre los panzer, porque se suponía que la infantería debería haberles protegido en esas situaciones, pero las divisiones de infantería quedaban muchos kilómetros por detrás y estaban a su vez sufriendo un tremendo desgaste porque los panzer no estaban ahí para enfrentarse a los carros soviéticos: de hecho los T-34 hicieron mucho más daño a los soldados de infantería que a las unidades acorazadas.

La logística era un problema realmente grave. Si se pudo llevar a cabo el embolsamiento de Kiev fue sobre todo gracias a la pausa operacional que permitió acumular pertrechos, reparar carros y reponer en lo posible las bajas, pero Tifón fue una operación más allá de las capacidades de las líneas de abastecimiento y a medida que los carros de Guderian avanzaban hacia Moscú su fuerza se iba evaporando sin que nada se pudiera hacer para restaurarla. Inalmente las distancias eran demasiado grandes como para sostener a un ejército en marcha. Y eso era algo que se había avisado repetidamente desde antes de inciarse Barbarroja, pero los generales panzer se habían acostumbrado a desentenderse de la logística, considerando que ese no era su problema, y no supieron reaccionar a tiempo.

Los problemas mecánicos, aceptables en Francia, no lo eran en la URSS porque una gran mayoría de las averías debían repararse en las factorías alemanas, luego una vez iniciado el avance un carro averiado era un carro perdido. Por supuesto se dieron instrucciones a los talleres divisionarios para procurar reparar todas las incidencias posibles sobre el terreno, pero a medida que se avanzaba eso iba siendo más problemático ya que el esfuerzo exigido a las máquinas implicaba que el panzer parcheado esa noche se averiaría de nuevo y más gravemente enseguida. El remate fue la marcha de casi 200 km preliminar a Tifón, que fue la puntilla para muchos panzer. La fuerza acorazada con la que se inició el asalto a Moscú simplemente se fue diluyendo como un terrón de azucar en agua porque las máquinas estaban demasiado desgastadas como para soportar las terribles condiciones del último avance. El barro y la nieve hicieron el resto.

Resumiendo, los panzer no habían fallado, sus tripulaciones tampoco: habían fallado sus mandos, que se habían olvidado de que en la guerra las distancias son algo más que números en un mapa y el enemigo no siempre actúa como uno espera. Errores de los que ya no se recuperarían del todo.

A continuación veremos en qué afectó esta tremenda campaña a los panzer alemanes en sí mismos.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

PROBLEMAS Y SOLUCIONES

En lo que a los panzer propiamente dichos se refiere, técnicamente se había llegado a una crisis. Los carros que equipaban a las PzDiv no estaban preparados para enfrentarse a los nuevos carros soviéticos. Tampoco lo estaba el equipamiento antitanque de la infantería ni la artillería de campaña. Por supuesto la habilidad táctica había suplido una y otra vez la inferioridad técnica, pero no se podía confiar eternamente en que el enemigo fuera a actuar de forma defectuosa. Había que tomar medidas y había que hacerlo ya.

Ahora bien, las cosas estaban cambiando en lo que a la burocracia armamentística se refiere. Hitler había confiado a primeros del 40 a Frizt Todt el ministerio de armamento y municiones. Aunque su papel era supervisar la producción, pronto empezó a influir en el sistema seguido hasta ese momento para la petición de nuevos diseños por parte del Heer. A primeros del 42 la muerte de Todt complicó más las cosas porque su sucesor, Speer, gozaba de la absoluta confianza de Hitler y pronto impuso nuevos métodos de trabajo que apartaron a los militares de la toma efectiva de decisiones, aunque con buena lógica el nuevo ministro trató de actuar de modo que la colaboración con el Heer fuera abierta y positiva.

Además el resultado de la crisis invernal fue la eliminación del mariscal Brauchitsch como jefe de del Heer, siendo reemplazado por Hitler, que a su vez empezó a inmiscuirse tanto en el diseño como en la producción.

A partir de la entrada de Speer los contratos ya no se pasaban a concurso sino que se otorgaban a la empresa mejor posicionada, lo que redundaba en una inferior calidad del resultado final al no contrastarse demasiadas opciones. Eso permitió a cambio una más rápida puesta en producción de los equipamientos nuevos, pero implicaba que las primeras unidades del Heer que los recibían actuaban como banco de pruebas en toda la extensión de la palabra.

Pasemos a ver la situación en el invierno 1941-1942. Las industrias alemanas relacionadas con la producción de carros estaban trabajando en nuevos diseños, pero la inesperada magnitud de la ventaja acorazada soviética sobrepasó esos diseños antes de que salieran del papel. Había que trabajar a toda prisa para remediar la situación.

Los carros ligeros ya no tenían futuro. Los PzI fueron retirados del servicio y devueltos a las unidades de instrucción. Algunos Pz II se mantuvieron en servicio, principalmente en funciones de exploración, pero se empezó a pensar en una versión mejorada ya que sus prestaciones eran muy escasas y estaban mecánicamente muy gastados.

Los Pz35 que habían sobrevivido y parte de los Pz38 fueron cedidos a los ejércitos aliados, que estaban muy deficitarios de material acorazado. El Heer no quio mantenerlos en servicio ya que era imposible mejorar su armamento, pero el chasis del Pz38 era robusto y fiable y se decidió aprovecharlo para otras tareas, como veremos más adelante.

Por supuesto el proyecto de reducir el armamento del PzIV para equipararlo al del Pz III fue definitivamente aparcado. Por fin se hizo caso de las ordenes de Hitler respecto al armamento y se mejoraron las prestaciones de ambos modelos: el Pz III pasó a equiparse con el cañón de 50 mm L/60 y el Pz IV con el 75 mm L/43 y luego con el L/48. El Pz III Ausf J,la última versión, que había empezado a salir de las factorías con el 50 mm corto enseguida empezó a armarse con el nuevo cañón, montando además del blindaje frontal de 50 mm blindajes adicionales espaciados de 20 mm, pasando a la denominación Ausf L. Todas las unidades de series anteriores que pasaron por fábrica para reparaciones fueron rearmadas hasta ese estándar, pero no fueron demasiadas. Las pérdidas en la URSS habían sido muy grandes. Pese a las mejoras en el armamento y la protección, los Pz III estaban todavía en clara inferioridad respecto a los carros del ER, pero las PzDiv todavía los consideraban útiles en combate.

El Pz IV debía asumir ahora el papel de carro principal de batalla y su producción mejorada empezó a toda velocidad sin muchas más modificaciones, pasando a ser conocido como AusfF2 para distinguirlo de los primeros Ausf F con cañón corto. Sin embargo se decidió mejorar sus prestaciones para lo que se aplicó blindaje adicional en el frente a costa de retirar el que se había instalado en los laterales, de modo que el frontal llegó a los 80 mm, y se reemplazó el cañón L/43 por el L/48. Esta versión pasó enseguida a producción como AusfG ya entrado 1942.

Estas mejoras estaban llevano al PzIV a sus límites ténicos ya que era imposible ampliar el anillo de la torre y la suspensión estaba muy sobrecargada. De hecho todos los modelos desde el AusfG en adelante tenían tendencia a caer un poco hacia adelante por sobrecarga del primer juego de ballestas. Se reemplazó al la transmisión y se mejoraron las unidades del tren de rodaje, pero el problema nunca se corrigió del todo. Sin embargo con esos aditamentos el Pz IV era ya capaz de medirse con el T-34/76, con la desventaja de una menor movilidad y la ventaja de una torre tácticamente más útil, ya que llevaba tres tripulantes en vez de dos como el carro ruso.

El problema de la movilidad de los Pz III y IV era de difícil solución ya que el problema radicaba en el ancho de cadena, que se diseñó pensando en los suelos y carreteras centroeuropeas pero eran totalmente inútiles en las duras condiciones de las épocas lluviosas y el duro invierno del este. No sólo sus estrechas cadenas daban poca tracción en suelos blandos o nevados, sino que la presión ejercida por el carro sobre el terreno era muy alta. Por contra el T-34 con sus anchas cadenas podía moverse casi por cualquier parte en cualquier condición. Se planteó el uso de ensanchamientos desmontables de las cadenas, que más o menos funcionaron, pero que tenían tendencia a soltarse y que debían retirarse para transporte ferroviario.

Eso por lo que se refiere a la mejora de los modelos existentes pero además había que pensar en los nuevos carros ya que el ni Pz III ni el IV iban a dar mucho más de sí.

El Pz III AusfL. Puede verse muy bien tanto el nuevo cañón como el añadido frontal de blindaje
Imagen

El Pz IV Ausf F2, una solución de emergencia
Imagen

El PzIV AusG, con aditamentos de blindaje en la torre (no se le añadirían hasta finales del 42) y las mencionadas extensiones de las cadenas.
Imagen


josan
Cabo
Cabo
Mensajes: 100
Registrado: 30 Sep 2006, 21:41

Mensaje por josan »

Para mi el panzer iv,fue la chica para todo del heer,una cosa parecida a lo que supuso para la aviacion alemana el fockewulf 190.Maquinas medias ,no mejores que las contrarias,pero de una fiabilidad y resultados en batallas magnificos.Un saludo.


alejandro_
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4398
Registrado: 23 Ago 2003, 18:19
Ubicación: Oxfordshire, RU

Mensaje por alejandro_ »

Japa

Una pequeña correción: la designación F2 y G del Pz-IV hacen referencia al mismo vehículo. Lo que ocurre es que se imprimieron 2 manuales con la designación F2, que luego fue cambiada a G. Esto hace que muchas fuentes hablen del F2 y G como vehiculos diferentes.

Otro problema del Pz-IVG/H/J era su escasa protección lateral, lo cual tenía difícil solución porque el chasis ya estaba sobrecargado.

En el apartado de Barbaroja se merece mención el KV-2. A pesar de sus problemas mecánicos hubo casos en los que vehículos aislados frenaron el avance de una división panzer durante días.

Saludos.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

alejandro_ escribió:Japa

Una pequeña correción: la designación F2 y G del Pz-IV hacen referencia al mismo vehículo. Lo que ocurre es que se imprimieron 2 manuales con la designación F2, que luego fue cambiada a G. Esto hace que muchas fuentes hablen del F2 y G como vehiculos diferentes.

Otro problema del Pz-IVG/H/J era su escasa protección lateral, lo cual tenía difícil solución porque el chasis ya estaba sobrecargado.

En el apartado de Barbaroja se merece mención el KV-2. A pesar de sus problemas mecánicos hubo casos en los que vehículos aislados frenaron el avance de una división panzer durante días.

Saludos.


Gracias por la corrección. Respecto a los KV no he querido meterme en reseñar anécdotas específicas porque el tema se está extendiendo mucho más de lo previsto.
Sin embargo ya que lo mencionas reseño específicamente una de esas acciones: el texto está extraído directamente del Battlefield Ru.

"A single KV-1 made a stand near a road not far from Ostrov (Baltic states) and delayed the whole German tank army.

The battle casualties: 7 German tanks, an anti-tank battery, one 88 mm AA-gun and all it crew, 4 halftracks "Hanomag", and 12 trucks. This tank was destroyed on the next day with German 88 mm AA-gun. The KV-1 tank could be destroyed only with 88 mm heavy AA-guns or with 105 mm howitzers. The 105 mm howitzer couldn't penetrate the KV's armor but could immobilize it with a track hit"

Esta acción tuvo lugar el día 24 de junio, cuando el avance de los carros alemanes hacia Rossienie se vio frenado por la presencia del solitario carro pesado soviético que destruyó varios carros enemigos. La batería de contracarros de 50 mm que apoyaba el avance se puso en posición de tiro y alcanzó 8 veces al KV. Entonces, éste giró su torre, apuntó y barrió a la batería al completo. Se trajo un 88 mm que entró en posición. Los carristas soviéticos se limitaron a esperar a que estuviera listo para actuar y entonces lo destruyeron junto a parte de su dotación. Un nuevo asalto por parte de los ingenieros acabó en una retirada a la carrera en medio de los impactos. Se lanzó a la mañana siguiente un asalto con varios carros para tratar de flanquear al enemigo y distraerle mientra sotro 88 entraba en batería. Finalmente se logró alcanzar en siete ocasiones al KV. Los alemanes se acercaron y atónitos vieron como la torre giraba para encañonarlos. Rápidamente los más cercanos colaron granadas por los agujeros hechos por el 88 y lograron matar a la tripulación.

Curiosamente los fanáticos del tigre que tanto alaban la acción de Wittman en Villers se olvidan de que que los KV tuvieron combates como este en el que un sólo carro al descubierto e inmóvil mantuvo frenada a una brigada acorazada. En un caso realmente excepcional por lo que revelaba de la decisión de los soldados soviéticos una unidad de infantería pasó cerca de un KV aparentemente destruido y vieron como la torre giraba para apuntar. lograron acercarse y disparar por los boquetes de la torre. Al ver el interior comprobaron que pese a los daños (varias penetraciones) el carro seguía operativo, pero los impactos anteriores habían matado a la tripulación, que ya estaba en avanzado estado de descomposición, salvo a uno que, malherido, había permanecido dentro del carro y rodeado de cadáveres una semana y que, al verles, había intentado usar el cañón.
Igualmente hubo combates en los que u puñado de T-34 se habrieron paso a sangre y fuego por en medio de unidades alemanas como cuchillos en mantequilla caliente.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

NUEVOS DISEÑOS: TIGRE

Como ya mencionamos anteriormente el proyecto de un carro pesado para las PzDiv había sido puesto en marcha antes de Barbarroja, y las premisas fueron establecidas como respuesta a lagrave amenaza que se había manifestado en Arrás a consecuencia de la invulnerabilidad de los carros Matilda británicos. De nuevo antes de Barbarroja los combates en torno a Halfaya evidenciaron que los panzer no estaban preparados para enfrentarse a carros bien blindados. En consecuencia el carro áleman más célebre de la segunda guerra mundial, el tigre, no fue una respuesta a la amenaza encontrada en la URSS, sino a la encontrada en Francia.

Los primeros trabajos fueron llevados a cabo por el doctor Porsche en el otoño del 40. Una jugada empresarial de la Krupp se concretó en un acuerdo para que el arma montada por el nuevo carro fuera una versión especial del cañón de 88 mm, con una longitud L56, similar en alcance, prestaciones y municionamiento al ya probado Flak 18 de 88 mm L/56. Hubo estudios de cara a montar un arma incluso mayor, en concreto un 105 mm L/47, pero finalmente en abril del 41 se estableció en firme el uso del 88 L/56. La empresa Nibelungenwerck fue comisionada para construir los primeros prototipos.

En una reunión con Hitler en mayo del 41 (todavía a un mes de Barbarroja) se establecieron algunas líneas de trabajo de cara al futuro carro pesado. Para empezar se establecieron unos plazos de desarrollo claros a fin de disponer de los primeros ejemplares para pruebas en el verano del 42. Además de Porsche se ofreció a Henschel participar en el trabajo con su propio proyecto. El blindaje frontal quedó establecido en 100 mm y el cañón debía basarse en otra versión más moderna y potente del 88 mm, el Flak 41 de Rheinmetall, en lugar del modelo de la Krupp.

En junio del 41 se evaluó la instalación del nuevo cañón en la torre diseñada para el prototipo de Porsche, ya denominado VK 45.01H, pero se consideró que no era factible. Pese a ello Porsche y Kruppfirmaron el contrato de montaje para un centenar de barcazas y torres de acuerdo a las especificaciones del 88 mm L/56.

Entretanto la Henschel trabajaba en un diseño diferente basado en su vehículo de desarrollo VK 36.01, centrándose en resolver los problemas mecánicos ocasionados por las exigencias de blindaje y dejando para más adelante las decisiones relativas al armamento. A fin de acelerar los trabajos se aprovechó todo lo posible de diversos proyectos anteriores. El vehículo obtenido pasó a designarse VK 45.01H. Tras algunos ajustes en el anillo el vehículo podía utilizar la torre Krupp diseñada para el VK 45.01P, con modificaciones menores en el bloqueo y el sistema hidráulico de giro.

La mecánica de ambos modelos era muy diferente, ya que mientras Henschel había optado por una linea continuista con un motor Maybach HL 21o capaz de dar 610 HP a 3000 rpm, mientras el Doctor Porsche (que rea descrito como "un visionario" por el propio Hitler, pero tras este proyecto cayó mucho en su aprecio) diseño un complejo sistema de dos motores gemelos de diez cilindros Porsche Type 101 que accionaban a su vez a dos generadores eléctricos para suministrar energía alos dos motores eléctricos que movían las cadenas, uno para cada una. La suspensión de Henschel se basaba en barras de torsión y usaba un sistema de ocho grandes ruedas entrelazadas según el sistema FAMO, que repartía mejor el peso del vehículo dando una presión sobre el terreno muy aceptable, 0,74 kg/cm2. La barcaza en sí abarcaba todo el ancho del carro y protegía las cadenas, lo que repercutía en una mejor disposición del anillo de la torre. El Modelo de Porsche usaba una suspensión también de barras de torsión, con seis grandes ruedas sin rodillo de retorno, distribuidas por pares. La complejidad del sistema motor hacía que la torre fuera situada hacia adelante para dejar suficiente espacio para la maquinaria, mientras que en el modelo de Henschel la torre estaba centrada sobre la barcaza.

La línea de trabajo se dilató más de lo previsto, pero finalmente ambos prototipos fueron probados entre abril y junio del 42, en ocasiones en presencia del propio Hitler, para decidir qué modelo debía ponerse en producción. Sin embargo Porsche, confiando en que el fuhrer elegiría su diseño, tenía ya en construcción un centenar de barcazas y había encargado a Krupp las consiguientes torres. Y se fue con un palmo de narices, porque en las pruebas la posición adelantada de la torre demostró ser un fiasco ya que en cuanto el carro avanzaba por una hondonada amenazaba clavarse en el suelo, lo que obligaba a avanzar con la torre girada (una manera muy mala de moverse en el campo de batalla), la enorme superficie de "espalda" del modelo Porsche se consideró demasiado vulnerable y, sobre todo, el complejo sistema de motor se averió una y otra vez. Incluso Hitler era capaz de apreciar que un sistema con cuatro motores diferenciados cuadruplicaba las posibilidades de una avería, y ya que cada par motor movía una cadena diferente, bastaba una avería para inmovilizar el vehículo, ya que el motor restante sólo podía hacer girar el carro sobre sí mismo. Curiosamente un error similar se daría en el bombardero cuatrimotor bihélice He177, ya que los motores en tandem se recalentaban y al fallar uno d algún par el otro se quemaba por el sobreesfuerzo, luego bastaba una avería para que el bombardero cayera al tener sólo una hélice funcionando, mientras que en la misma situación un cuatrimotor tipo B-17 que sufriera la pérdida de un motor mantenía en servicio tres de sus cuatro hélices. Ambos caso serían comentados muy desfavorablemente por Hitler en sus conferencias con el OKW y, aunque no citaba nombres, estaba claro que su opinión de los creadores de ambos sistemas era muy, muy baja.

Se ordenó, pues, la puesta en producción del modelo Henschel, las torres ya construidas para las barcazas Porsche se pasaron a las cadenas de producción de los Henschel, excepto cinco torre que se aprovecharon para terminar cinco unidades del así llamado PzKfw VI Tiger (P). De ellos, uno asó a usarse en servicio activo, y cuatro usados en diversas pruebas. Tanto de estos cuatro tiger (P) como de las 90 barcazas sobrantes hablaremos más adelante. EL pedido inicial de tigres en base al modelo H fue de 100 unidades y posteriormente se elevó a 390. El tigre I se consideraría un carro interino, una solución de compromiso mientras se diseñaba un carro diferente para usar el cañón solicitado por Hitler, el basado en el Flak 41, que no se podía adaptar a la torre del tigre I, pero los retrasos en lo que sería finalmente el proyecto tigre II y el excelente resultado de los Tigre I elevó esos pedidos hasta un total de 1350 ejemplares.

No obstante los tigres de producción no entrarían en servicio hasta el otoño de 1942, así que esperaremos un poco antes de analizar este sorprendente carro pesado.

El prototipo VK 45.01P de Porsche ya con su torre durante las pruebas. Como se ve la posición de la torre era cuanto menos inusual
Imagen

El vehículo experimental VK3601 de la Henschel
Imagen

El prototipo final VK 45.01H de la Henschel, elegido finalmente para la producción del tigre.
Imagen
Última edición por japa el 30 Abr 2007, 10:12, editado 1 vez en total.


zimisces
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 418
Registrado: 07 Jun 2004, 17:53
Ubicación: Islas Canarias

Mensaje por zimisces »

japa escribió:Hay que reconocer que Halder no era precisamente Moltke: el plan del OKH para Francia era una burda repetición de la maniobra de 1914


Aquí tengo que disentir japa (en lo único de todos estos magníficos posts) El plan Schlieffen es muy distinto en concepción y realización a lo hecho en 1940 con apenas algunas similitudes generales:

1. Evitar las principales defensas francesas en la zona alrededor de Alsacia-Lorena. Una de las dos similitudes que creo que presentan ambos planes.
2. Rodear al ejército aliado: diferencia fundamental, en 1914 el plan se concibió de manera que el ala norte del ejército alemán fuera más fuerte que las centrales y meridionales pues haría el esfuerzo principal avanzando rápidamente por la llanura cercana a la costa y rodeando París envolsando a los ejércitos franceses al sur; en la práctica, el ala norte debilitada en comparación con el plan inicial no pudo realizar este cometido aunque lo intentó y el ataque fue mucho más frontal de lo planeado. Las diferencias con 1940 son obvias pues básicamente, como bien has expuesto, en la SGM los alemanes iban a rodear a los aliados por el sur, dejando a los principales ejércitos enemigos al norte, para lo que se los atrajo con la invasión de Holanda.
3. Cruzar por Bélgica: en la PGM por su llanura septentrional, en la SGM por sus montañas meridionales.
4. Neutralizar los puertos del Canal y arrinconar a los ingleses contra él para echarlos al agua: segunda similitud pero con una realización totalmente diferente.

saludos


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

(Bienvenida sea la discrepancia, Zimisces, si no esto se pone aburridísimo)

Me parece que estás mezclando dos planes diferentes en 1940. El plan del OKH adoptado inicialmente (es al que me refiero en el comentario sobre Halder) implicaba atacar a través de Bélgica y Holanda concentrando la fuerza en ese avance norte para tomar la costa norte de Francia y en una campaña posterior avanzar hacia el sur. Ese es al que me refiero como una repetición de la maniobra Schlieffen, al menos tal y como fue planificada (que no tal y como fue ejecutada en 1914 pues como bien afirmas se desequilibró la relación de fuerzas debilitando el flanco derecho alemán, es decir, el norte)

Pero en mayo el plan del OKH ya estaba desestimado porque Hitler optó por el plan presentado por Manstein en el que el avance sobre Bélgica y Holanda pasaría a ser un cebo mientras el empuje principal tenía lugar al sur para separar a las fuerzas enemigas y embolsarlas. Pero como digo ese fue un segundo plan ya que el primero sólo contemplaba el ataque por el norte, como en 1914.

Hay, por supuesto, diferencias entre las planificaciones de 1914 y la realizada por el OKH en el invierno del 39, pero son de forma y no de fondo, y de hecho era tan previsible el movimiento alemán que todo el dispositivo de defensa aliado se basaba en ese avance por el norte, lo que garantizó el desastre cuando los alemanes pusieron en marcha el otro plan, el de Manstein.


alejandro_
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4398
Registrado: 23 Ago 2003, 18:19
Ubicación: Oxfordshire, RU

Mensaje por alejandro_ »

La verdad es que Halder no era un oficial del otro mundo, probablente porque estaba demasiado pendiente de pasar a la historia como Bismark o Von Moltke. No sólo el plan de Francia era poco imaginativo, su planteamiento para invadir la URSS consistía basicamente en un avance en línea recta a Moscú, dejando los flancos expuestos a ataques enemigos.

Al final se hizo famoso por una lapidaria afirmación sobre el ER: "Hemos empezado la guerra calculando con 200 divisiones enemigás; ya estamos en 300. Destruimos una docena, ¡surge otra docena!"

Saludos.


zimisces
Sargento Primero
Sargento Primero
Mensajes: 418
Registrado: 07 Jun 2004, 17:53
Ubicación: Islas Canarias

Mensaje por zimisces »

japa escribió:...


He metido la pata hasta el fondo :crazy: , muchas gracias por la correción japa tienes razón estaba el plan planteado inicialmente para invadir Francia, que sí es casi un calco del de Schlieffen, y el que se desarrolló poco antes de la invasión que es radicalmente diferente.

un saludo


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 1 invitado