Los Panzer alemanes: detrás del mito

Los Ejércitos del mundo, sus unidades, campañas y batallas. Los aviones, tanques y buques. Churchill, Roosevelt, Hitler, Stalin y sus generales.
japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Gracias por tus comentarios, Shrike. Sólo tengo que discrepar en el último ya que la versión que conozco del combate de Villers-bretonneux es distinta, y no habla de una victoria alemana. transcribo el texto literalmente

"…Just to the south west of Villers-Bretonneux is a small village called Cachy. If you are approaching from the direction of Amiens it is signposted on your right hand side and before you reach the Adelaide Cemetery. Take this road but just before you reach the village you can turn left towards Villers-Bretonneux along the D168.

A few hundred metres on you left hand side you will see a small monument.
The Tank Battle Memorial

The view in front of you towards the village is similar to that had by a section of three British Tanks on the morning of 24 April 1918.

The Germans had been shelling the area with gas and explosives since 03:45 hours in an attempt to dislodge the British and Australian troops who held the town. For once the Germans had been using tanks and a number of their A7Vs had caused considerable damage.

The British tanks started to move towards the town when suddenly from out of the mist and at a range of about 300 metres there appeared an A7V.

Whilst heavily armoured the A7V only had 6 machine guns and a 37mm cannon. Against this two of the British tanks were what were called females equipped only with machine guns whilst the third vehicle was a male armed with 6 pounder cannons.

The two female tanks soon realised that they were not so much out matched as simply ineffectual against the German machine.

It was up to the remaining tank which had continued to close on its adversary whilst it had been preoccupied. Finally getting within effective range it opened fire forcing the German machine to retire.

Light British Whippet tanks were used in the battle for the village and helped stem the tide."

Por otra parte mientras que los Mark ingleses y los whippet eran excelentes máquinas para los parámetros de la época, los AV7 eran unas bestias absurdas, una especie de casa sobre cadenas que requería tres pelotones para su manejo. No eran en modo alguno un precedente aceptable para la industria alemana, por eso he considerado que se partía de cero (aunque con la valiosa experiencia ganada gracias a los acuerdos con la URSS y las contratas bajo mano con Suecia, y los diversos trabajos sobre "tractores" a finales de los años 20)
Última edición por japa el 02 Jul 2007, 12:20, editado 1 vez en total.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Panzer PzKfw IV

El Pz IV era el "otro" carro medio en las previsiones de Guderian, un vehículo de mayor peso que el carro principal, mejor protegido y con un armamento de mayor calibre, capaz de disparar proyectiles de alto poder explosivo a fin de eliminar las posiciones del enemigo. Las especificaciones para su desarrollo se entregaron a la industria a mediados de 1934 y establecían un peso de 18 tn (aunque se aceptaba que se llegara a las 24), una velocidad de 35 km/h y un armamento principal de 75 mm; concursaron Krupp, Rheinmetall y MAN, siendo el prototipo de Krupp el que finalmente se llevó el gato al agua. Daimler, trabajando ya en el Pz III, no concursó, pese a lo cual el prototipo aceptado del Pz IV, el vehículo VK2001K, era notablemente parecido al modelo de la Daimler, como si se tratara de una versión a mayor escala.

Un breve inciso: las torres de todos los panzer de la primera generación resultan notablemente similares externamente, basándose todas en una estructura troncocónica cortada en su frontal para insertar el mantelete del armamento. Además la configuración del tren de rodaje de los modelos II, III y IV es notablemente similar; todo ello hace que los primeros panzer tengan un notable "aire de familia". Sin embargo todos ellos eran diseños diferentes de diferentes empresas y fueron concebidos casi a la vez, no se trataba de simples ampliaciones sobre el mismo modelo. Sin embargo el modelo presentado por la Krupp se basaba en gran parte en el prototipo que habían diseñado para el concurso del PzIII, lo que contribuyó a que la similitud externa de ambos carros fuera sorprendente.

Volviendo al Pz IV Ausf A, el motor era un Maybach de 12 cilindros y 300 hp, modelo 108 (el del III era un 120); con diversas modificaciones, esa siguió siendo la planta motriz de todos los Pz IV.
. En las premisas iniciales el Heer había pedido un sistema de ruedas intercaladas (lo que luego sería conocido como suspensión FAMO) y luego cambiaron de idea para solicitar un sistema de barras de torsión similar al del Pz III de Daimler, pero Krupp logró imponer su criterio en ese apartado y había instalado una suspensión de muelles y barras con un tren de rodaje de ocho pequeñas ruedas unidas de dos en dos, más cuatro rodillos de vuelta.

La torre era, al igual que en el Pz III, muy amplia y despejada, permitiendo una excelente operatividad a sus ocupantes. El arma principal era un cañón corto de 75 mm con una ametralladora coaxial más otra en la barcaza. El mantelete era interno, y la torre presentaba dos curioso cortes en las esquinas delanteras del frontal. El peso del Ausf A se ajustaba muy bien a la especificación mínima, tan sólo 17,3 tn.

El modelo Ausf B era muy similar al A, pero el motor fue cambiado por una versión más potente y se añadió un blindaje frontal incrementado hasta 30 mm; pese a un cierto incremento del peso, el motor daba unos excelentes 40 km/h, mientras que el modelo del Ausf A sólo permitía alcanzar los 32. El Ausf C incrementó el peso hasta las 2n tn al aumentar también el blindaje de la torre hasta los 30 mm. El Ausf D cambió el mantelete interno por un pequeño mantelete exterior que ofrecía una mejor protección balística, siendo este el modelo en producción al comienzo de la guerra.

Para los estándares de 1939, el Pz IV era un carro realmente grande, con una excelente habitabilidad y un armamento muy potente. Incorporaba algunos elementos muy innovadores como una unidad auxiliar eléctrica para girar la torre en caso de avería de la principal, una cúpula realmente eficaz, una óptica excelente… sin embargo su protección era similar a la de los más ligeros Pz III, lo que era un contrasentido si se tiene en cuanta que su misión era la de "ablandar" las posiciones que supusieran un problema para el III. Por otra parte su movilidad era más que razonable, muy superior a la de los carros Matilda ingleses, los únicos de un peso similar en Gran Bretaña. Sin embargo sus funciones eran un tanto atípicas para un carro ya que se esperaba más bien que actuara como una unidad de artillería de campaña autopropulsada, y eso había hecho que las primeras versiones estuvieran un tanto desequilibradas. El cañón era potente, pero su función contracarro había sido descuidada. Su blindaje era bueno, pero podría haberse aumentado desde el principio sin demasiados problemas. Su óptica era excelente, pero el cañón corto de 75 mm estaba por debajo de su potencial… Por así decirlo, al Pz IV todavía le faltaba un hervor.

EL prototipo de Krupp para el proyecto Panzer III. COmo puede verse, la similitud con el futuro Pz IV es muy grande

Imagen

Ausf A

Imagen

Ausf B (como puede verse, muy similar al primero)

Imagen

Ausf C (puede verse bien el mantelete einterno de las tres primeras versiones)

Imagen

Auf D, ya con el mantelete exterior

Imagen


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Panzer PzKfw V/VI

Guderian había especificado la necesidad de un carro de ruptura pesado, un vehículo invulnerable al armamento contracarro enemigo que permitiera abrir brecha en las posiciones defensivas y facilitara el paso a los carros medios. Sin embargo al planificar la estructura de la PzDiv y sus tácticas lo encontró redundante, ya que sus funciones podían ser llevadas a cabo por los carros medios de apoyo. Sin embargo los diseñadores trabajaron durante un tiempo en un carro pesado en la línea de los grandes "cruceros terrestres" que experimentaron ingleses y soviéticos, como los multitorreta T-35. El resultado fueron unos modelos de prueba sin blindar, en acero dulce, que no obstante y por motivos propagandísticos recibieron un numeral y fueron ampliamente publicitados en la primavera de 1940, para hacer creer a los aliados que Alemania disponía de carros aún más poderosos que los Pz III y IV.

Estos vehículos fueron en conjunto una pérdida de tiempo y recursos ya que los conceptos en base a los que se diseñaron eran erróneos, así que no entraremos en más detalles. Sólo tuvieron una curiosa trascendencia burocrática, ya que se les asignó la denominación PzKfw V y, cuando se puso en servicio el Tigre I la inercia burocrática le asignó la denominación PzKfw VI; después se soslayó la denominación de los falsos carros pesados y el siguiente carro en servicio, el Panther, recibió a su vez la denominación PzKfw V pese a ser posterior en diseño y entrada en servicio al VI.

Al menos uno de los falsos carros (falsos, porque no estaban blindados y eran pura apariencia) fue averiado por las tropas inglesas en Noruega, y esa fue toda la carrera militar de los primeros carros pesados alemanes.


Avatar de Usuario
Von Kleist
General de Cuerpo de Ejército
General de Cuerpo de Ejército
Mensajes: 8241
Registrado: 18 Dic 2003, 20:01

Mensaje por Von Kleist »

Buenas

Pz IV era un carro realmente grande, con una excelente habitabilidad y un armamento muy potente. Incorporaba algunos elementos muy innovadores como una unidad auxiliar eléctrica para girar la torre en caso de avería de la principal, una cúpula realmente eficaz, una óptica excelente… sin embargo su protección era similar a la de los más ligeros Pz III, lo que era un contrasentido si se tiene en cuanta que su misión era la de "ablandar" las posiciones que supusieran un problema para el III.


Sí no me equivoco, el tema de la similar protección del Pz. III y IV tuvo primigeniamente una explicación sencilla. El Pz IV, diseñado como dices para "ablandar" posiciones, estba destinado a portar cañon "corto" o de baja velocidad KwF L/24 de 75mm con mayor carga de protectiles HE (alto explosivo) mientras el Pz. III con el cañon KwK L/42 de 37mm y mas tarde el L/42 de 50 mm debía dedicarse más a misiones contracarro. Luego, dado que el Pz. IV estaba más pensado para misiones de apoyo cercano, eso explica que no pensara por los proyectistas alemanes que era necesario un aumento de la protección, lo que por otra parte habría supuesto seguramente modificaciones en la planta motriz del tanque.

Lo bueno que tuvieron los Pz. III y IV fue su susceptibilidad de modificaciones en el arma principal y la torreta sin necesidad de modificar el chasis, lo cual permitió que estos vehiculos pudieran incrementar sus años de servicio en el campo de batalla (el Pz III hasta 1943 y el IV hasta prácticamente el final de la guerra).


Saludos


Txechu
Teniente Primero
Teniente Primero
Mensajes: 1053
Registrado: 16 May 2006, 15:38
Ubicación: Ciudad Real

Mensaje por Txechu »

¿Alguien tiene alguna foto de los PzKfw V/VI?

Excelente artículo japa.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

No pensaba incluirlos ya que su trascendencia fue, como he dicho, nula, pero ahí van

El modelo de carro pesado de la Rheinmetall, PzKfw V

Imagen

Y el de la Krupp, PzKfw VI

Imagen

Como puede verse están muy en la línea de los T-35


Txechu
Teniente Primero
Teniente Primero
Mensajes: 1053
Registrado: 16 May 2006, 15:38
Ubicación: Ciudad Real

Mensaje por Txechu »

Gracias por las fotos, porque yo (ni mucha gente seguramente) es que nunca había oído hablar de ellos.


alejandro_
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4476
Registrado: 23 Ago 2003, 18:19
Ubicación: Oxfordshire, RU

Mensaje por alejandro_ »

Los Pz-III y IV suelen ser olvidados en las comparaciones, cuando en realidad eran los vehiculos más efectivos de la Wehrmacht. Los soviéticos adquirieron un par de Pz-III antes de la guerra y quedaron sorprendidos con muchas de las caracteristicas:

- Excelente óptica.
- Disposición de la tripulación.
- Motor silencioso y gran velocidad.
- Transmisión fiable.
- Colocación y cantidad de munición.
- Equipo radio.

Como japa ha mencionado ningún tanque occidental combinaba mejor potencia de fuego, movilidad y blindaje.

Saludos.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Sturmgeschütz III, el panzer sin torre

COmo ya hemos dicho antes, Guderian consideraba que los panzer eran demasiado costosos como para destinarlos a misiones ajenas a las de las divisiones panzer, y sobre todo era reacio a que se utilizaran como apoyo de la infantería. Eso llevó a buscar un tipo de arma diferente que diera a los soldados un adecuado apoyo artillero no sólo al acercarse a las líneas enemigas, sino una vez traspasadas estas y fuera del alcance de la artillería de campaña. Al tratar de cubrir esa necesidad, los diseñadores alemanes produjeron una máquina sorprendentemente exitosa y polivalente: el cañón de asalto Sturmgeschütz.

Los analistas soviéticos que estudiaron los diseños de los alemanes durante la guerra fueron muy claros: el Stug fue el mejor vehículo de combate del Heer en cuanto a relación efectividad/coste; y sin embargo el cañón de asalto estuvo a punto de no salir jamás de las líneas de producción, por una conjunción de burocracia y celos.

Si Guderian es el padre de los panzer, Manstein fue el progenitor del Stug. En 1936, estando en el Estado Mayor General, en la rama operativa, diseñó las líneas fundamentales de las tácticas de empleo de la artillería de asalto (sturmartillerie). La inspección de artillería, en base a esas líneas doctrinales, autorizó la petición de diseño para un vehículo acorazado de combate de baja silueta (no mayor que la altura de un hombre), armado con un cañón de 75 mm en casamata abierta por el techo con un arco de tiro de unos 30º en horizontal y una elevación suficiente como para batir objetivos hasta 6000 metros, capaz de penetrar hasta 40 mm de blindaje y completamente blindado.

El contrato fue adjudicado a la Daimler Benz que en ese momento estaba trabajando en las primeras versiones del Panzer III, y optó por aprovechar la barcaza diseñada para el Ausf B para este cometido a fin de ahorrar tiempo y dinero. El cañón fue diseñado por la Krupp en base al que estaba preparando para el Pz IV y la serie experimental (cinco unidades) estuvo disponible en 1938 para su evaluación. Una de las primeras cosas que se vio sobre esos modelos de prueba era la necesidad de cerrar completamente el techo para proteger a la tripulación del fuego de infantería ya que la baja altura del vehículo les pondría en peligro en todo momento. Una serie de modificaciones solicitadas por los mandos de artillería a fin de mejorar la capacidad de tiro indirecto retrasaron la poesta en producción del stug, que no llegaría a tiempo para la campaña de Polonia. Las primeras unidades del Ausf A se entregaron en diciembre del 39 y para mayo del 40 sólo estaban disponibles cuatro baterías de seis cañones.

He comentado que el stug estuvo en un tris de ser abortado: el stug era un diseño de artillería, dependiente del WaPruf 4 (la oficina de Artillería) y no del WaPruf 6 (la oficina de carros y posteriormente de cazacarros) lo que llevó a que fuera mirado con profunda desconfianza por los adalides de los panzer. Para empezar Guderian y su gente temían que la producción de stugs ralentizara la del Pz III, su niño mimado, y se oponían a su producción aduciendo que un panzer podía hacer perfectamente el trabajo de un stug mientras que un stug no podía reemplazar a un panzer. Sin embargo Guderian se oponía radicalmente a dedicar panzers al apoyo de la infantería (la tarea del stug) lo que anulaba su argumento. Otro motivo de disgusto para Guderian era que el Stug iba a ir incluso mejor armado que el PzIII, lo que le parecía un desprestigio; otro argumento bastante estúpido que nos revela mucho del carácter de Prima donna del joven general.

Se llevó a cabo una reunión de las inspecciones de las tres armas implicadas a fin de aclarar la situación. La inspección de infantería comprendía la necesidad del apoyo artillero a sus tropas pero consideraba que no podía preparar los medios logísticos necesarios para el mantenimiento de un vehículo acorazado de esas características. La inspección de panzer directamente abogaba por la retirada del proyecto, a lo cual se adujo que si bien podría haber en efecto una ralentización en el programa del Pz III para producir los stugs, la existencia de los stugs liberaba a los panzer de la misión de apoyo a la infantería, pero se cerraron en banda y se negaron a prestar el más mínimo apoyo al despliegue de la nueva arma. De hecho el que los stugs tuvieran una capacidad contracarro muy superior a la de los Pz III les pareció una amenaza al concepto mismo de los panzer. En ese momento todo el proyecto estaba en el aire por una simple cuestión de orgullos heridos. Finalmente la inspección de artillería, tras comprobar (más bien, tras éxplicárselo a su jefe, un oficial muy mayor que pensaba que se podría hacer esa tarea con cañones tirados por caballos) que el diseño del stug iba a facilitar muchísimo su trabajo se ofreció a hacerse cargo con todas sus implicaciones del nuevo arma, tanto de su uso en combate como de la logística y el adiestramiento.

Por supuesto la inspección de los pánzer se negó a prestar el más mínimo apoyo a los artilleros, lo que llevó a nuevos retrasos mientras se desarrollaban las tácticas coordinadas con la infantería, pero a la larga fue ventajoso porque los artilleros de los stugs desarrollaron su trabajo sin ideas preconcebidas y adaptándose a todas las necesidades que se les plantearon, convirtiéndose en una verdadera élite.

El Stug usaba la planta motriz del Pz III, pero la ausencia de torre permitió un incremento del blindaje frontal hasta los 50 mm lo que unido a su bajísimo perfil lo hacía un blanco extremadamente difícil para las armas contracarro. Además era enormemente ágil y las unidades podían desplazarse con gran rapidez (40 km/h) de una posición a otra a fin de atender a las necesidades de las unidades en avance ahí donde se les requiriera. EL mantenimiento era sencillo ya que no había necesidad de los mecanismos auxiliares de la torre y el interior del vehículo era muy accesible.

El despliegue se fue realizando a razón de un batallón de artillería de asalto asignado a cada división de infantería, cada uno compuesto por cuatro baterías de seis stugs, funcionando en escalones triples de dos unidades (luego se añadió un stug extra a cada batería)

La estructura del batallón era muy flexible lo que permitía mantener una adecuada fuerza en reserva mientras que un escuadrón (una pareja de stugs) podía apoyar casi desde el principio cada punta de ataque, siendo reforzada por las unidades en reserva en función de las necesidades del momento ya que la velocidad del stug (muy superior a la de un soldado de infantería, evidentemente) permitía a estas unidades acudir rápidamente a cualquier parte del frente divisionario.

Con toda la división en avance lo normal era asignar una batería por regimiento, siempre bajo el mando directo del comandante regimental y en estrecho contacto radiofónico con la artillería divisionaria a fin de evitar fuego redundante o bajas por disparos propios. Su función era la de ir batiendo los puntos fuertes del dispositivo defensivo enemigo más allá de la línea principal de defensa, de modo que el avance de los infantes no se viera interrumpido por posiciones ocultas a la artillería de campaña.

En caso de requerirse su apoyo en un ataque de panzers su misión sería la de batir las posiciones contracarro enemigas aprovechando al máximo su baja silueta para aproximarse todo lo posible (mucho más de lo que podría hacer un Pz IV en las mismas circunstancias) y apoyar el avance de la infantería motorizada igual que lo harían en el apoyo a las divisiones de infantería

Las primeras baterías no intervinieron hasta el comienzo de la batalla por Francia, pero pronto iban a convertirse en una parte imprescindible del Heer. A la larga, el mismo Guderian iba a tener que comerse sus propias palabras.

Por comparación con el arma más parecida usada por los aliados, los carros de infantería Matilda I y II, si bien ambos modelos estaban poderosamente blindados su armamento era ridículo (sobre todo el del patético Matilda I) y la cortedad de miras del mando inglés había llevado a usar en apoyo de los infantes carros que no podían ir mucho más rápido que dichos infantes, lo cual los convertía en unas renqueantes bestias casi totalmente inútiles a nivel táctico, mientras que el stug tenía un potencial asombroso que le permitió convertirse en una auténtica "chica para todo" durante toda la guerra.

Uno de los vehículos de la preserie

Imagen

El Ausf A, el modelo que entró en combate en 1940

Imagen
Última edición por japa el 02 Jul 2007, 12:28, editado 1 vez en total.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

COMUNICACIONES

Para completar un poco el tema, sólo falta añadir que tanto en el caso de los panzer como en de la sturmartillerie, la comunicación se consideraba imprescindible para garantizar la comunicación táctica. Los Panzer y stugs estaban bien preparados para esto, siendo en ese sentido diseños mucho más lógicos que sus contrapartes al comienzo de la guerra. Eso era necesario ya que la rapidez de adaptación a las circunstancias que requiría la nueva flexibilidad táctica impedía el uso de sistemas estrictamente centralizados de comunicaciones. Los Pz III y IV y los stugs permitían a los radiooperadores trabajar con comodidad y facilitaban la comunicación de toda la tripulación al disponer de amplias cámaras de combate (los Matilda, por ejemplo, mantenían separados al conductor y radiooperador del comandante y los encargados del cañón, lo que dificultaba la toma rápida de decisiones). Las unidades además mantenían un alto nivel de descentralización, lógico dado el nivel de iniciativa que se permitía a los mandos intermedios y bajos lo que añadía una rapidez extra de reacción a las unidades acorazadas, que podían actuar a toda velocidad si cambiaban las condiciones de la acción. Esto iba a permitir una velocidad operativa asombrosa que dejaría en la cuneta a los artríticos sistemas de mando de ingleses y franceses


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

LA CRUDA REALIDAD

En el periodo de 1934 a 1939 los alemanes diseñaron y fabricaron cuatro modelos de carros de combate: uno de adiestramiento, un carro "de circunstancias" y dos excelentes carros de combate medios, más un sorprendente vehículo de apoyo a la infantería. Sobre el papel, al menos, las divisiones panzer iban a convertirse en unas fuerzas sin parangón gracias al esfuerzo industrial alemán, unidades perfectamente equilibradas y dotadas cuidadosamente para cumplir sus misiones. Pero eso era sobre el papel, porque las circunstancias reales iban a hacer imposibles las previsiones de Guderian.

El Heer planificó su rearme con la idea de que la guerra no empezaría antes de 1942 o 1943, pero la realidad es que la crisis europea dio comienzo seis años antes, en 1936.

La guerra civil española ha sido considerada como el preludio de la WWII, y siempre se ha afirmado que fue usada por soviéticos y alemanes como campo de prueba de sus armas y tácticas. Tal vez pueda aplicarse eso en lo que a la luftwaffe se refiere, pero al Heer la guerra civil le cogió, hablando en plata, con una mano delante y otra detrás. El único carro de combate disponible en Alemania en ese momento era el Pz I, el carro de instrucción, y eso fue lo que Hitler mandó a España. Los "negrillos", como pronto fueron conocidos, no hicieron inicialmente un mal papel frente a un ejército republicano que apenas tenía medios blindados o armas contracarro, pero la llegada de los carros T-26 y BT-2 cambiaron las tornas. EL cañón de 45 mm del T-26 podía hacer pedazos a los tanquecitos alemanes sin correr el más mínimo peligro, y ni estos ni las diminutas tanquetas Ansaldo podían hacer nada para destruir a los carros soviéticos ya que sólo disponían de ametralladoras. Las fuerzas de Franco estaban muy descontentas con el resultado de los Pz I y se hicieron varios apaños de cara a potenciarlos, siendo el más notable el que llevó a la adaptación de un cañón de 20 mm largo en la diminuta torre del Panzer. Pese a ese incremento del armamento, los nacionales optaron por poner en servicio todos los T-26 que pudieron capturar a fin de contar con un verdadero carro de combate. Para los diseñadores alemanes quedó claro que hacía falta más coraza y más armamento para enfrentarse a la guerra que se avecinaba, en la que los panzer tendrían que hacer frente a enemigos de mucha más enjundia que el ejército republicano español.

Inmediatamente llegó otra crisis, esta vez por Austria. Hitler exigió que las PzDiv estuvieran listas para intervenir, y el resultado fue atroz. No había previsiones de transportes, faltaba logística, los carros disponibles iban averiándose uno tras otro… de haber tenido que hacer frente a una resistencia real el papel de las unidades acorazadas hubiera rallado en el ridículo.

Y tras el triunfo político de Austria llegó la crisis de 1938, cuando las exigencias de Hitler hicieron evidente que Alemania iba a atacar a Checoslovaquia, lo que traería consigo la inmediata declaración de guerra de Francia e Inglaterra cuando las divisiones panzer no podían alinear nada más potente que los Pz I y II para abrirse paso a través de las bien preparadas defensas checas de los sudetes, protegidas por algunas de las mejores armas de Europa, las de las factorías Skoda. Los mandos del Heer estaban aterrados ante lo que se avecinaba, y se plantearon la posibilidad de un golpe militar que depusiera a Hitler antes de que lanzara a Alemania hacia el desastre.

Por desgracia para Europa, la estupidez de Chamberlain sirvió a Hitler el triunfo en bandeja. Checoslovaquia fue traicionada y sus territorios repartidos sin que se permitiera siquiera que los diplomáticos checos asistieran a las conversaciones en las que se iba a decidir el futuro de su pueblo. El Heer pudo respirar aliviado, ya que se había evitado un desastre casi en el borde del precipicio.

Y antes de que pudieran tomar aliento empezó a tomar cuerpo la que sería la crisis definitiva por Polonia, y justo cuando empezaban a entrar en servicio los primeros Pz III y IV realmente operativos (Pz III Ausf E/F y Pz IV Ausf D) dio comienzo la guerra que ellos habían previsto para tres años después. Las plantillas de las PzDiv estaban subequipadas, ya que apenas se habían producido en ese momento 170 pz III y unos 200 Pz IV, contando ahí todas las variantes, incluidas las de prueba. Ni siquiera se había logrado completar las plantillas recurriendo a los panzer de instrucción y eso suponía que al empezar la guerra casi toda la fuerza combativa de las PzDiv se basaba en los carros ligeros Pz I, Pz II, y unos curiosos recién llegados: los carros Skoda

Pese a la premisa del autoabastecimiento, sólo un cretino hubiera rechazado el regalo que le cayó al Heer tras ocupar Checoslovaquia: además de las fábricas de artillería y municiones, el botín incluía casi 300 carros de combate Skoda, de los modelos LT35 y LT38 (estos últimos estaban en fase de ensamblado en la Skoda). Pese a su pequeño tamaño (9-10 tn) ambos modelos estaban bien blindados y armados con el cañón contracarro Skoda de 37 mm; el más antiguo, el LT 35, fue evaluado por los inspectores alemanes como similar en cuanto a su potencial en combate al Pz III, y el LT 38 fue considerado incluso algo superior ya que su mecánica era mucho más fiable y siendo un carro mejor protegido y más veloz que su predecesor pesaba una tonelada menos. Ambos carros fueron inmediatamente adoptados para su uso en las PzDiv como sustitutos de los carros medios que aún no se habían construido, con las denominaciones PzKfw 35 y 38. Incluso con esas adiciones, el núcleo de las seis divisiones panzer y cuatro divisiones ligeras del Heer al comienzo de la campaña polaca eran los carros ligeros Pz I y II, más de un millar de unidades que iban a emplearse para misiones que nunca se habían previsto al diseñarlos. A las fuerzas acorazadas alemanas les había llegado la hora de la verdad cuando apenas habían empezado a romper el cascarón.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

POLONIA: PRIMERAS VICTORIAS, PRIMEROS PROBLEMAS

La campaña de 1939 debería haber sido un paseo para la Panzerwaffe; el ejército polaco no tenía apenas carros de combate dignos de ese nombre, ni casi artillería contracarro, ni su aviación pudo ofrecer una gran resistencia. Sin embargo las PzDiv empezaron la guerra, como ya se ha dicho, en un estado demasiado primerizo. Guderian había hecho todo lo posible para resolver los tremendos problemas de logística y despliegue que habían aparecido durante las crisis austriaca y checa (el camino a Viena quedo literalmente jalonado de panzers averiados) pero todavía había demasiado por hacer para alcanzar las previsiones, y de hecho esas previsiones ideales nunca se alcanzarían.

Como ya dijimos antes una PzDiv debía tener una fuerza autorizada de 552 carros de combate (512 en la PzBrg y 40 más del batallón de reconocimiento). Sin embargo, como media la PzDiv tipo el 1 de septiembre de 1939 desplegaba en su PzBrg un total de 24 PzIV, 20 PzIII, 132 Pz II y 136 Pz I, más los correspondientes carros de las otras unidades divisionarias hasta un total de 328 panzers ¡de los que sólo 44 eran carros de combate medios!

Las LcDiv (divisiones ligeras, ya mencionadas más arriba) apenas alcanzaban el centenar de carros, en su mayoría ligeros, aunque algunas (como la 1ª LcDiv) tenían un potencial de combate mayor que el de una PzDiv porque había sido abastecida con más de un centenar de carros ligeros checos, cada uno de los cuales era en combate equivalente a un PzIII.

En total el Heer pudo desplegar para la campaña de Polonia más o menos unos 190 Pz III y otros 200 Pz IV, de todas las versiones, más unos 1500 Pz I y 1200 Pz II; las plantillas se completaban con unos 150 Pz 35 y 150 Pz 38; aproximadamente 3400 carros de combate, de los que sólo 400 eran de tipo medio y del resto sólo 300 tenían un armamento aceptable.

Dadas esas premisas fue una suerte que la primera campaña de los panzer fuera contra un enemigo casi desarmado. Y aún así las pérdidas fueron muy significativas. Las bajas por averías en las pocas semanas que duró la campaña, sobre un terreno que parecía haberse allanado pensando en el uso de carros, fueron den algunas unidades hasta del 25 %; además, pese a episodios esporádicos de pánico (no olvidemos que nunca antes se había usado en combate semejante cantidad de carros, lo que fue un tremendo shock para los soldados polacos) el ejército polaco se batió con gran valor y decisión, perdiéndose en combate el 10% de las fuerzas empleadas. En conjunto en combate fueron averiados o destruidos 89 Pz I, 78 Pz II, 26 Pz III, 10 Pz IV y 6 Pz 35, lo que unido a las averías mecánicas da un total de bajas de 674 panzers de todos los modelos; El total de vehículos perdidos más allá de reparación (es decir, definitivamente) se calcula en torno a los 400 ¡Los polacos, sin carros, armas contracarro o aviación, habían sido un hueso duro de roer!

Las conclusiones sacadas de la campaña en cuanto al aspecto técnico de los modelos empleados eran muy claras: los Pz I y II (sobre todo los I, claro) eran demasiado frágiles y un enemigo decidido podía destruirlos o averiarlos con gran facilidad, mientras que el armamento que llevaban era totalmente inadecuado para enfrentarse a nada que no fueran tropas al descubierto. Además los I habían sido usados intensivamente en funciones de entrenamiento y estaban en muchos casos más allá de su vida operativa potencial. Los Pz 35 y sobre todo los Pz 38 habían dado un resultado formidable. El porcentaje de averías había sido mínimo y ni un sólo Pz 38 se había perdido en combate gracias a su agilidad y reducido blanco. Los Pz III y IV había resistido bien la prueba en general, pero estaba clara la necesidad de mejorar su blindaje frontal; además el uso de carros en combates urbanos (en Varsovia, sobre todo) había demostrado que los panzer no eran armas útiles en esas condiciones y la cercanía del enemigo en ese tipo de lucha era letal con los blindajes disponibles. Construir más carros ligeros era tirar el dinero: había que construir más carros medios y mejorar su protección. Y en cuanto fuera posible había que empezar a mejorar el armamento del PzIII ya que el 37 mm se había visto bastante justito de pegada. Los carros Pz 38 debían seguir en producción ya que su coste era mínimo y sus prestaciones excelentes (también lo eran las del Pz 35, pero con un coste similar era improcedente seguir construyendo un vehículo más antiguo).

Otra conclusión evidente era que las LcDiv no daban el resultado esperado: les faltaba fuerza para actuar como una división panzer y eran demasiado costosas de equipar y mantener como para usarlas de unidades de apoyo. Las cuatro LcDiv se reconvertirían durante el invierno a PzDiv, de modo que el Heer podría desplegar 10 unidades de ese tipo en 1940.


alejandro_
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 4476
Registrado: 23 Ago 2003, 18:19
Ubicación: Oxfordshire, RU

Mensaje por alejandro_ »

Otro problema curioso fue el de las insignias. Las cruces de esta época eran amarillas, y resaltaban mucho en el color gris de los panzer. Los polacos utilizaban estas cruces como referencia. Posteriormente se cambio el color a gris y/o negro.

http://members.shaw.ca/grossdeutschland/vehicle.htm

Saludos.


japa
General de División
General de División
Mensajes: 7373
Registrado: 21 Ago 2004, 12:50
Ubicación: Madrid

Mensaje por japa »

Podría haber sido peor: en vez de una cruz podría habérseles ocurrido poner como marca una diana.


Avatar de Usuario
Von Kleist
General de Cuerpo de Ejército
General de Cuerpo de Ejército
Mensajes: 8241
Registrado: 18 Dic 2003, 20:01

Mensaje por Von Kleist »

Buenas

En conjunto en combate fueron averiados o destruidos 89 Pz I, 78 Pz II, 26 Pz III, 10 Pz IV y 6 Pz 35, lo que unido a las averías mecánicas da un total de bajas de 674 panzers de todos los modelos


Hay que tener en cuenta que el debil blindaje de los Pz. I y II los hacía blanco fácil incluso para las ametralladoras de mayor calibre, bombas de mano, proyectiles de alto explosivo... etc. De todos modos, en la teoria alemana el porcentaje del 50% de las fuerzas originales se consideraba adecuado para terminar con una campaña.

Saludos


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados