La Tercera Guerra Púnica

Los conflictos armados en la historia de la Humanidad. Los éjércitos del Mundo, sus jefes, estrategias y armamentos, desde la Antiguedad hasta 1939.
de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Inicio de las operaciones

Los cónsules, después de dividir los ejércitos, marchan contra la ciudad. Manio Manilio emprende el ataque por el istmo con el fin de rellenar el foso, forzar las fortificación bajas que habían junto al mismo y escalar por aquel lado las murallas elevadas. Lucio Marcio Censorino, por su parte, adosa escaleras desde tierra y desde las naves contra el ángulo del muro que consideraba menos sólido.
Ambos cónsules esperaban efectuar el asalto sin encontrar demasiada resistencia pero fueron repelidos inmediatamente y con facilidad. Cuando hicieron un segundo intento y fracasaron por segunda vez, el ánimo de los cartagineses se creció.

Las tropas de Asdrúbal se encontraban a poca distancia de los romanos; los cónsules, en previsión de un ataque desde el exterior deciden fortificar los campamentos: Censorino lo hace a orillas de la laguna, no muy lejos de las murallas de la ciudad, y Manilio en el istmo, en la zona por la que se había efectuado la primera tentativa.

Imagen

I - Zona del asalto
II - Campamento de Manio Manilio
III - Campamento de Lucio Marcio Censorino




Nota: Algunos autores sitúan el asalto de Censorino en la zona en la que posteriormente establece su campamento. En el mapa he marcado un ataque simultáneo en un mismo lugar.


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Una vez fortificados los campamentos, los romanos se disponen a realizar las taréas de asedio. El cónsul Lucio Marcio Censorino envía un destacamento con el objetivo de cruzar la laguna en busca de madera para la construcción de máquinas de asalto. Himilcón, apodado Fameas, jefe de la caballería cartaginesa, cae repentinamente sobre ellos. Después de un breve combate es repelido consiguiendo los romanos trasportar cierta cantidad de madera suficiente para construir escalas.

De nuevo los dos cónsules deciden efectuar un asalto a los muros de la ciudad. Las tropas de Manilio consiguen derribar a duras penas una zona fortificada situada delante de la muralla, siendo repelido desde lo alto de la misma por el lanzamiento de gran cantidad de proyectiles, por lo que se replantea volver a intentar el asalto desde aquella parte (el lugar por donde se intentó la primera vez).

Censorino rellenó una zona de la laguna con la intención de hacerla más ancha y poder pasar dos grandes arietes arrastrados por los soldados y por las tropas de la flota. Esta vez si que se consigue abatir parte de la muralla.

Imagen


"Censorino rellenó una parte de la laguna, a lo largo de la lengua de tierra, para que fuese más ancha e hizo pasar dos enormes arietes, arrastrado uno por seis mil soldados de infantería al mando de los tribunos militares y el otro, por marineros guiados por sus capitanes. Se suscitó la rivalidad entre ambos grupos de subordinados y jefes ante una misión de características similares y fue abatida una parte del muro, con lo que pudo verse ya la parte interior de la ciudad"

Apiano 98



Nota: Asdrúbal estaba acampado al otro lado de la laguna; de allí es desde donde Himilcón lanza el ataque. Los cartagineses no debían estar muy lejos de Tunes.

Aunque la orografía y la línea costera han cambiado mucho, una vista un poco más amplia:


Imagen


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

A pesar de haber abierto brecha en las murallas, las tropas de Censorino son rechazadas. Durante la noche, los cartagineses se ponen a la tarea de reconstruir las partes demolidas. Sin embargo, como al llegar el día las obras no iban a estar terminadas y temiendo que los romanos derribaran a lo largo de la jornada lo que ya había sido completado, hicieron una salida con la intención de prender fuego a las máquinas romanas. Logran destruir algunas e inutilizar otras muchas, tras lo cual se retiran al interior de la ciudad.
Al llegar el día, los romanos toman la decisión de forzar el paso a través de la parte de la muralla que había sido derribada y no reconstruida aún por completo. En el interior podían observar un espacio abierto apto para el combate en cuyo frente los cartagineses habían colocado hombres armados y, detrás, estaban dispuestos los que no tenían armas y portaban palos y piedras; muchos otros se habían situado en los tejados de las casas vecinas.

Los romanos se lanzaron hacia la parte elegida para penetrar en la ciudad. Si embargo, Publio Cornelio Escipión Emiliano, que por este tiempo era tribuno militar, se quedó rezagado y dividió en varios grupos a sus tropas y las dividió a intervalos a lo largo de la muralla sin dejarlas entrar en la ciudad. Cuando los que habían entrado fueron rechazados con facilidad por los cartagineses que les atacaron desde todas partes, Escipión ordenó a sus tropas proteger y cubrir la retirada logrando salvar a los que salían huyendo.

"Este hecho le proporcionó, por vez primera, renombre al haberse mostrado más sensato que el general"




Nota: Desde el inicio de los asaltos hasta la partida de uno de los cónsules a Roma para celebrar las elecciones, sobre Escipión se puede leer en las Periocas de Livio:

-Durante este ataque irrumpieron temerariamente con sus cohortes en un sector de las murallas que estaba desguarnecido, y cuando los sitiados les estaban causando serios destrozos los sacó del aprieto Escipión Orfitiano .

-Fue también éste quien, con la colaboración de unos pocos jinetes, liberó una posición fortificada de los romanos que era objeto de un ataque nocturno, y él, personalmente, se llevó el mérito principal de haber liberado el campamento romano que atacaban los cartagineses después de salir de la ciudad con todas sus tropas al mismo tiempo


Libro XLIX


No existen otras referencias que permitan esclarecer el uso de este cognomen


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Tentativa cartaginesa contra la flota


Transcurría el verano y no se adelantaba nada en las tareas de asedio. Entre las filas del ejército del cónsul Lucio Marcio Censorino empezaron los soldados a enfermar debido a lo insalubre de la zona junto a la laguna en donde había establecido el campamento. El agua estaba estancada e impura, la posición con respecto a las murallas de la ciudad impedía que el aire fresco aliviara el ambiente. Por esta razón, Censorino trasladó su campamento hasta el mar.

Los cartagineses van a aprovechar el momento en el que la flota apoyaba a las tropas de tierra en su traslado para realizar un intento contra la misma. Aprovechando el viento que soplaba en dirección a los romanos, arrastraron con cables, bajo los muros, pequeños botes llenos de leña y estopa sin que fueran visibles para los romanos. Cuando al doblar el ángulo de la muralla, momento en el que aparecerían en el campo visual de la flota, derramaron sobre los botes azufre y pez, desplegaron las velas y, al henchirlas el viento, prendieron fuego a los botes. Conducidos por la fuerza del viento alcanzaron la flota romana que fue gravemente dañada por la fuerza de las llamas; poco faltó para que ardiera toda la flota.

Poco después de este incidente, Censorino parte a Roma para presidir las elecciones de los magistrados. Los cartagineses fijarán su empeño en hostigar el campamento de Manio Manilio, el otro cónsul.


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Aumenta la fama de Escipión

Después del ataque a la flota romana y de la partida del cónsul Censorino a Roma, los cartagineses deciden atacar por sorpresa el campamento de Manilio. Aprovechando una noche cerrada hicieron una salida de la ciudad y colocaron planchas a modo de puente sobre el foso de Manilio y empezaron a derribar la empalizada. Mientras reinaba la confusión en el interior del campamento, Escipión salió al exterior con parte de la caballería por las puertas que estaban en la zona contraria al ataque púnico. Rodeando el campamento, atacó a los asaltantes logrando que se retiraran al interior de la ciudad.

El cónsul Manilio, a partir de este ataque, decidió fortificar todavía más el campamento, por lo que ordenó rodearlo de una muralla que remplazara la empalizada; por otro lado, mandó construir un almacén fortificado en la costa, construyó también un almacén fortificado en la costa, adecuado para el atraque de los mercantes, con vista al aprovisionamiento por mar.

Descartando el asalto a la ciudad, Manilio decidió dificultar el aprovisionamiento de Cartago y asegurarse el suministro de materiales. Para ello destinó a 10.000 infantes y 2.000 jinetes que se dedicaron a devastar la región recogiendo madera, forraje y provisiones. Las expediciones estaban comandadas por los tribunos militares en turnos rotatorios.



"Fameas, el jefe de la caballería cartaginesa, hombre joven aún y codicioso de combate, con caballos pequeños y rápidos, que comían hierba cuando no había otra cosa, y resistentes a la sed y al hambre si era necesario, ocultándose en emboscadas y barrancos, se lanzaba de repente, como un águila, allí donde veía que había algo desguarnecido y, después de causar daño, se retiraba; sin embargo, cuando el jefe era Escipión, nunca se mostraba. Pues Escipión siempre llevaba a sus soldados en perfecto orden y a los jinetes sobre los caballos; en la recogida de forraje, jamás rompía filas, sin que antes estuviera rodeada con la caballería y los hoplitas la llanura que iba a ser segada; luego, él en persona con otros escuadrones de jinetes la rodeaba continuamente en círculo y castigaba con severidad a cualquiera de los segadores que se perdiera o saliera del círculo.
Por esta razón, era el único al que Fameas no atacaba. Y, como esto sucedía de continuo, la fama de Escipión se incrementaba, y los otros tribunos militares, por envidia, hicieron correr el rumor de que había, entre Fameas y Escipión, relaciones de hospitalidad que arrancaban desde los antepasados de aquél y del abuelo de éste. A algunos africanos que se habían refugiado en torres y fortines, abundantes en el país, los otros tribunos militares, después de pactar con ellos y dejarlos marchar, los atacaban en su retirada; en cambio, Escipión los enviaba de regreso a sus casas indemnes, y, por este motivo, nadie quería hacer ningún acuerdo hasta que llegara Escipión. Tanta fue la buena fama que obtuvo por su valor y buena fe entre sus allegados y enemigos en un breve espacio de tiempo"


Apiano 100 - 101



Después de una de las expediciones de forrajeo, los cartagineses decidieron realizar un ataque nocturno contra el fuerte costero.


"Se produjo un alboroto enorme incrementado por los gritos que daban al unísono los cartagineses de la ciudad para provocar el pánico. Manilio mantenía a su ejército en el interior, pues desconocía dónde estaba el peligro. Sin embargo, Escipión, tras tomar diez cuerpos de caballería, los guió fuera con antorchas encendidas y les dio orden en voz alta de que no trabaran combate, dado que era de noche, sino que corrieran en torno al enemigo con el fuego, mostraran su número y provocaran en ellos continuamente el temor de que iban a atacarlos. Finalmente, los cartagineses, desconcertados por ambos lados, sintieron miedo y se refugiaron en la ciudad. Esta victoria se añadió a los aciertos de Escipión. Después de todos estos hechos, estaba en boca de todos como el único sucesor digno de su padre, Paulo, el conquistador de Macedonia , y de los Escipiones que le habían acogido como hijo adoptivo"

101



Reproduzco una cita que puse en otro hilo tras la batalla de Pidna:

Publio Cornelio Escipión Emiliano Africano, destructor de Cartago y Numancia, era hijo de Lucio Emilio Paulo. El otro hijo, ya mencionado (el que efectúa el rodeo del Olimpo con Nasica), era Quinto Fabio Máximo Emiliano. Escipion y Fabio eran hijos de Papiria, la primera mujer de Lucio Emilio, el cual, al casarse por segunda vez los introdujo por adopción en las casas más importantes.
En el momento de la batalla, Escipion contaba con 17 años. Algunos autores piensan que conocería al historiador Polibio al año siguiente.


vae-victis-t36356-765.html


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Manio Manilio decide atacar el campamento de Asdrúbal

Asdrúbal había acampado en las cercanías de Nepheris, lugar en donde el terreno le brindaba una mejor protección. Manilio decide atacar al grueso de las tropas cartaginesas y establece un plan de acción contra Asdrúbal. Escipión era de la opinión que la ruta a seguir era propicia para emboscadas pues estaba llena de zonas rocosas, precipicios y bosques, a lo que había que sumarle que las alturas habían sido tomadas previamente por el enemigo.

Imagen


Manilio emprende la marcha; al llegar a tres estadios del campamento de Asdrúbal, había que descender al cauce de un río y subir luego para atacarle. Escipión le urgió y aconsejó que se diera la vuelta, pues estaba convencido de que eran necesarios otro momento y otra táctica para atacar a Asdrúbal. Los otros tribunos militares se opusieron y tacharon de imprudente y cobarde el retirarse a la vista de los cartagineses; más aun, podía ser atacada su retaguardia. Escipión aconsejó entonces al cónsul fortificar un punto delante del cauce del río a fin de tener un lugar donde retirarse en el caso de ser derrotados. Los otros tribunos se volvieron a negar.

"Los otros se rieron también de este proyecto y hubo uno que amenazó, incluso, con arrojar su espada, si era Escipión y no Manilio quien daba las órdenes. Por consiguiente, Manilio, hombre con poca experiencia en asuntos de guerra, cruzó el río y Asdrúbal le salió al encuentro mientras lo cruzaba"


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Inciso

En las Periocas se puede leer:

(Manilio)marchaba contra Asdrúbal al frente del ejército y había ocupado un desfiladero con un importante contingente de tropas, él (Escipión), en un primer momento, aconsejó al cónsul que no combatiese en una posición tan desfavorable.
Después, cediendo ante la opinión de muchos, que envidiaban su saber y su valor, se internó a su vez en el desfiladero



En la actualidad no se puede reconocer el lugar por el que el cónsul Manio Manilio vadea el río (el Katadas Fl.)

http://pleiades.stoa.org/search?Searcha ... mit=Search

Apiano no menciona directamente el desfiladero pero sitúa al cónsul en el cauce del río, a tres estadios (poco más de medio kilómetro) del campamento de Asdrúbal (en las cercanías de Nepheris):

"había que descender al cauce de un río y subir luego para atacarle"

Imagen

Los topónimos de un itinerario posterior, tales como Ad Aquas o Aquae Persianae (Naro en el mapa), pueden dar una idea del cauce que seguía el río Katadas en aquella época.

Nota: También pudiera haber sido otro río que no existe en la actualidad (véase la problemática sobre la ubicación de la muerte de Amílcar Barca)

• Tampoco es que sea muy relevante el dato.


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Derrota romana


Cuando las tropas de Manio Manilio vadeaban el río, Asdrúbal cae sobre sobre los romanos. Se desencadenó un combate en el que ambos bandos sufrieron un número elevado de bajas. Los cartagineses se retiraron y alcanzaron su posición fortificada a la espera de que los romanos se pusieran en movimiento y poder volver a atacarlos. Manio Manilio, arrepentido de su imprudencia al no construir un campamento, ordena que el ejército se retire en formación hasta el río, pero dada la dificultad de cruzarlo de nuevo tuvieron que romper la formación debido a que había pocos vados y eran estrechos. Al ver esto, Asdrúbal lanzó un rápido ataque logrando dar muerte a multitud de romanos, los cuales huían sin defenderse. En el campo quedaron tres de los tribunos militares que más habían urgido al cónsul a entablar combate.

Escipión, en compañía de 300 jinetes y de todos cuantos pudo reunir, tras dividirlos en dos cuerpos, se dispuso a cubrir la huida.

"... cargó contra el enemigo a pleno galope, disparando y retirándose alternativamente, volviendo de inmediato al ataque y retirándose con igual rapidez. Pues les había ordenado que la mitad de ellos atacara continuamente por turnos y, después de disparar, se retiraran, como si estuvieran rodeándolos por todos los lados. Al ser esta maniobra continua y no haber ninguna interrupción, los africanos eran atacados sin tregua y, volviéndose contra Escipión, redujeron sus ataques contra los que cruzaban el río. Estos últimos, por tanto, tuvieron tiempo de atravesarlo y Escipión cabalgó hacia ellos con dificultad en medio de una nube de dardos"

Apiano 103


Al inicio del combate, cuatro cohortes romanas, al ver interceptado su paso hacía el río por los cartagineses, habían buscado refugio en una colina, siendo sitiados por Asdrúbal. El resto del ejército no se había percatado de este hecho hasta que hubo logrado ponerse a salvo. Cuando se dieron cuenta, quedaron indecisos sobre que hacer al respecto; algunos eran partidarios de continuar la huida y no arriesgar a la totalidad del ejército en la tarea de acudir en socorro de las cuatro cohortes.

"Escipión, por el contrario, manifestó que la deliberación era precisa al comienzo de la empresa, pero, cuando corrían peligro tantos hombres y enseñas, se requería de una audacia temeraria. Entonces, eligió a algunas compañías de caballería y dijo que él los rescataría o moriría contento con ellos. Después de coger provisiones para dos días, se puso en camino con el temor del ejército de que ni siquiera él pudiera regresar. Una vez que llegó a la colina donde estaban los sitiados, ocupó a la carrera otra colina que estaba enfrente y separada por un solo barranco. Los africanos, entonces, redoblaron sus ataques contra los sitiados y se hacían señales entre ellos de que Escipión no podía socorrerlos a causa de su marcha forzada. Pero éste, cuando vio que las faldas de las dos colinas rodeaban el barranco, no dejó escapar la oportunidad y las bordeó hasta alcanzar una posición dominante sobre el enemigo. Éstos, al sentirse ya rodeados, escaparon sin orden alguno y Escipión les dejó escapar sin temor, pues eran muy superiores en número"

103




Nota: Plinio el Viejo, es su "Historia Natural", dice:

Aemilianum quoque Scipionem Varro auctor est donatum obsidionali in Africa Manilio consule, III cohortibus servatis totidemque ad servandas eas eductis, quod et statuae eius in foro suo divus Augustus inscripsit

"Relata Varrón que Escipión Emiliano fue condecorado con la corona obsidionalis en Africa, bajo las órdenes del cónsul Manilio, por socorrer tres cohortes y lograr rescatar a la mayor parte. Esto está conmemorado en una estatua erigida en su honor en el Foro del divino Augusto"

Plinio XXII, 6

En la Roma republicana y al comienzo del Imperio, se conoció por corona gramínea o corona obsidional (en latín corona obsidionalis o corona graminea) a la máxima y más rara condecoración militar. Estaba reservada únicamente a los generales o comandantes que salvaban a un ejército entero. La corona se hacía con flores, hierbas y cereales (de donde toma el nombre), incluyendo trigo, recogidos en el mismo campo de batalla y trenzadas. Era otorgada por el propio ejército al general que lo había salvado.

http://es.wikipedia.org/wiki/Corona_gram%C3%ADnea


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Manilio logró llegar al campamento frente a las murallas de Cartago sin mayores percances. Una vez allí surgió la cuestión de los caídos en el combate.

" ... todos estaban apenados, porque los caídos no habían recibido sepultura y, en especial, por los tribunos militares. Escipión liberando a uno de los prisioneros, lo envió a Asdrúbal y le pidió que enterrara a los tribunos. Éste buscó entre los cadáveres, los reconoció por sus anillos —pues los tribunos militares llevaban anillos de oro, en tanto que los soldados los llevaban de hierro— y les dio sepultura, ya sea porque pensaba que era un acto de humanidad habitual entre los enemigos, ya sea porque sentía respeto por la fama de Escipión y quería hacerle un favor"

Apiano 104


Las noticias de esta derrota llegaron a Roma rápidamente. El senado, preocupado por el curso que llevaba la guerra, envió una comisión al campamento de Manilio para informarse sobre el terreno y conocer la situación exacta del curso de las operaciones.

"En presencia de éstos, Manilio, el consejo y los demás tribunos, disipada ya su envidia por los hechos gloriosos de Escipión, testimoniaron en su favor y también lo hizo el ejército en su totalidad, así como sus propias hazañas, de manera que los comisionados, al regresar, divulgaron ante todos la inteligencia militar, el éxito de Escipión y la adhesión que le mostraba el ejército"

105


● Marco Porcio Catón muere en Roma


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Año 148

Entran en funciones los cónsules Espurio Postumio Albino Magno y Lucio Calpurnio Pisón Cesonino

FC:

[Sp.] Postumius [Sp.f. Sp.n.] Albinus Magnus , L. Calpurnius C.f. C.n. Piso Caesoninus


Intranquilos los romanos por el estado de neutralidad que había mantenido Masinisa desde el inicio de la guerra, el senado decide enviar a Marco Claudio Marcelo (tres veces cónsul) a Numidia pero fallece en un naufragio.

http://es.wikipedia.org/wiki/Marco_Clau ... l_166_a._C.)

Se envió otra embajada para entrevistarse con el rey.



Muerte de Masinisa y reparto del reino de Numidia



"Los embajadores se encontraron con que no le quedaba mucho tiempo de vida, achacoso por la vejez y la enfermedad. Tenía muchos hijos ilegítimos a los que había colmado de regalos, y tres legítimos que diferían entre sí en su forma de ser, así que llamó a Escipión como consejero, en razón de su amistad con él y con su abuelo, para tratar del futuro de sus hijos y de su gobierno. Éste se puso en camino de inmediato pero, poco antes de que llegara, murió Masinissa, habiendo encargado a sus hijos que obedecieran a Escipión en el asunto de la división del reino. Después de pronunciar estas palabras, murió."

...

"A Micipsa, el mayor y más pacífico, (Escipión) le asignó la ciudad de Cirta y el palacio que había allí; a Gulussa, el segundo en edad y hombre belicoso, le hizo árbitro de la paz y de la guerra y a Mastanabal, el más joven, que era un hombre justo, lo designó para juzgar los puntos conflictivos con los súbditos"

Apiano 105-106



● Zonaras, principal autoridad para los libros I-XXI de Dión Casio,en su Epitomé historion (Ἐπιτομὴ ἱστοριῶν), narra así el reparto de Numidia:

"Sin embargo, Masinisa, que falleció antes de que llegara Escipión, entregó su anillo a su hijo Micipsa, pero todo lo relativo al poder lo dejó en manos de Escipión, para cuando llegara, y a él le encomendó las instrucciones. Escipión, al comprender las intenciones de sus hijos, no concedió el trono a ninguno de ellos en solitario, sino que, como había tres que eran los más ilustres, el mayor Micipsa, el más joven Gulusa y el de en medio Mastanábal, a éstos les distribuyó los asuntos públicos, después de haber hecho un reparto. En manos del más viejo, que era hombre de negocios y amante de la riqueza, puso la administración, al que venía a continuación lo encargó de dirimir los pleitos, pues era hombre de leyes, y a Gulusa, hombre de armas, le entregó las fuerzas militares. A sus hermanos, que eran muchos, les distribuyó algunas ciudades y territorios. Tras coger a Gulusa lo llevó ante el cónsul"

Zonaras IX, Dión Casio XXI Frag.


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

● Paulo Orosio, en su "Historiae adversum paganos", menciona un suceso que se produce cuando Escipión regresa al campamento romano:

quo circa Carthaginem reuerso Manilius Tezagam urbem expugnauit atque diripuit; duodecim milia ibi Afrorum caesa, sex milia capta sunt

"Cuando estaba de regreso (Escipión), cerca de Cartago, Manilio asaltó y saqueó la ciudad de Tezaga, matando a doce mil africanos y capturando a seis mil"

4.22'8

http://www.attalus.org/latin/orosius4.html#22

- Sobre la situación de Tegaza: http://pleiades.stoa.org/search?Searcha ... mit=Search


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Negociaciones entre Escipión y Fameas (Phameas Himilcón)



Escipión hizo llamar de inmediato a Gulussa para concertar una alianza con los numidas; de hecho, a éste era al que se le había otorgado el mando del ejército en el reparto del reino.

Con el apoyo de las tropas numidas muy pronto pudieron los romanos frenar las correrías y emboscadas de Fameas, jefe de la caballería cartaginesa.
Cierto dia de invierno, Escipión y Fameas se encontraron en las márgenes opuestas de un torrente infranqueable. Escipión, recelando de una emboscada avanzó con tres hombres para reconocer el terreno; Fameas, al observar su movimiento, avanzó por la margen opuesta con un solo acompañante. Escipión supuso que quería decirle algo por lo que se aproximó. Cuando estuvieron a una distancia prudente del resto de los cartagineses, Escipión le dijo:

- ¿Por qué no miras por tu salvación personal, ya que no puedes hacer nada por tu país?
- ¿Qué salvación hay para mí, cuando los cartagineses están en tal situación y los romanos han sufrido tanto por mi culpa?
- Te prometo, si es que tienes confianza en mí y en mi influencia, que obtendrás la salvación y el perdón de los romanos y su favor además
- Lo pensaré y, si lo creo posible, te lo haré saber



Después de esta breve conversación se separaron.



Manilio, avergonzado por su reciente derrota frente a Asdrúbal, planeó una nueva campaña contra Nepheris para lo cual hizo acopio de provisiones para quince dias. Cuando se aproximó a Asdrúbal ordenó fortificar su campamento con una empalizada y un foso para no cometer el error de la otra vez.

"Sin embargo, no consiguió nada positivo y sintió más vergüenza y miedo que antes de ser atacado por Asdrúbal en su retirada"

Mientras Manilio se encontaba en la incertidumbre sobre los pasos a seguir, un mensajero trajo una carta desde el ejército de Gulussa para Escipión. Cuando la tuvo, le mostró la carta sellada a Manilio y, tras romper el sello, la leyeron juntos:

«En tal día ocuparé tal lugar, acude allí con las tropas que quieras y ordena a los guardianes que den paso a uno que llegue por la noche»

La carta no llevaba nombre alguno pero Escipión comprendió al instante que era de Fameas. Manilio, temiendo una emboscada, permitió a Escipión marchar y le dio plenos poderes para otorgar a Fameas las mayores garantías de seguridad, sin fijar recompensa alguna; únicamente le podía trasmitir que los romanos harían lo adecuado.
No hubo necesidad de promesa alguna, pues, cuando Fameas acudió al lugar de la cita dijo que confiaba plenamente en Escipión en lo tocante a su seguridad y que la cuestión de los favores lo dejaba en mano de los romanos.

Al día siguiente de la entrevista, Fameas ordenó en formación a todas sus tropas y, adelantándose con sus oficiales al espacio que mediaba entre los dos ejércitos, dijo:

«Si hay posibilidad aún de socorrer a nuestra patria, yo estoy dispuesto con vosotros, pero si la situación de ella es la actual, he decidido mirar por mi propia seguridad. He tomado garantías para mí y para cuantos de vosotros pueda convencer, y es el momento oportuno de que elijáis lo que os conviene»

Algunos oficiales con sus tropas se pasaron voluntariamente a su lado, en total unos 2.200 jinetes, al resto se lo impidió Hannon apodado "El Blanco"


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Manilio, que tenía suministros para quince días y ya llevaba diecisiete sin conseguir nada en su expedición contra Asdrúbal, ornenó la retirada del ejército. Durante los tres días de regreso sufrió todo tipo de penalidades. Escipión junto a Fameas y Gulussa se adelantó a la llanura llamada "Gran Fosa" y retornó con gran cantidad de botín y provisiones para el ejército.

Mientras tanto, en Roma se le asigna el mando de las operaciones en Africa al cónsul Lucio Calpurnio Pisón Cesonino; la flota le correspondió a Lucio Hostilio Mancino.

Manilio, al enterarse de que Calpurnio Pisón había emprendido la marcha para sustituirle, envió a Roma a Fameas, acompañado por Escipión.

"El senado alabó a Escipión y honró a Fameas con un manto de púrpura con broches de oro, un caballo con arneses de oro, una armadura completa y diez mil dracmas de plata. Le regalaron también un vaso de plata de cien minas, una tienda completamente equipada y le dieron esperanzas de más premios si cooperaba con ellos hasta el final de la guerra. Él lo prometió y partió rumbo al campamento romano en África"


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Inciso


El relato que las fuentes hacen de los aciertos de Escipión y los elogios que le dispensan tienen una base fundamentada (en el aspecto militar).

Publio Cornelio Escipión Emiliano nació en el año 185 aC.; bajo el mando de su padre, Lucio Emilio Paulo, participó en la campaña contra el rey Perseo: con 17 años combatió en la Batalla de Pidna (168).

En el 151, año del consulado de Lucio Licinio Lúculo y Aulo Postumio Albino, la guerra en Hispania contra los celtíberos estaba siendo muy impopular en Roma por lo que los cónsules se vieron en la dificultad de reclutar un ejército; incluso llegaron a ser encarcelados a propuesta de los tribunos de la plebe:

"Los cónsules Lucio Licinio Lúculo y Aulo Postumio Albino, que realizaban un reclutamiento riguroso sin eximir a nadie por favoritismo, fueron llevados a la cárcel por los tribunos de la plebe, que no tenían la posibilidad de conseguir la exención para sus amigos"

Periochae del Libro XLVIII

El asunto del reclutamiento (según las Periocas de Livio) se resolvió:

"Como la guerra de Hispania, dirigida a veces sin demasiada fortuna, había creado desconcierto entre la población romana hasta el extremo de que ni siquiera se encontraba a quienes aceptasen ser tribunos o quisiesen partir como legados, Publio Cornelio Emiliano dio un paso al frente y proclamó que aceptaría cualquier servicio militar que se le ordenase. Con este ejemplo despertó en todos la voluntad de cumplir el servicio militar"

En la campaña en Hispania, Escipión tuvo un papel destacado. En el asedio de la ciudad de Intercatia:

"El cónsul Lúculo sometió a los vacceos, los cántabros y otros pueblos de Hispania desconocidos hasta entonces, aunque parecía que Claudio Marcelo, al que había sucedido, había pacificado a todos los pueblos de Celtiberia. Allí, Publio Cornelio Escipión Emiliano, hijo de Lucio Paulo, nieto —aunque por adopción— del Africano, siendo tribuno militar dio muerte a un bárbaro que lo había desafiado y afrontó un peligro aún más grave durante el asalto de la ciudad de Intercacia, pues fue el primero en escalar la muralla"



● Sumándole los actos que estaba llevando a cabo en Africa, que aumentaban aun más su popularidad, veremos (posteriormente) menos extraño el porqué de su elección para cónsul contraviniendo la ley (en el año en el que estamos, Escipión rondaba los 36/37 años de edad).



- Por lo que respecta a otros asuntos de la política exterior de Roma, cabe destacar la figura de Andrisco de Adramytio
- También mencionar que por estas fechas, más o menos, Viriato se convierte en el líder de los rebeldes lusitanos.


de guiner
General
General
Mensajes: 27236
Registrado: 17 Nov 2009, 02:53
Ubicación: Usuario excluído

La Tercera Guerra Púnica

Mensaje por de guiner »

Campaña de Lucio Calpurnio Pisón Cesonino

Al inicio de la primavera llegó el cónsul Calpurnio Pisón y, con él, Lucio Hostilio Mancino para hacerse cargo de la flota. Su objetivo no era atacar ni a Cartago ni a Asdrúbal.

Calpurnio emprende una expedición contra la ciudad de Aspis, a la que ataca por tierra y mar siendo rechazado en el intento. A partir de este asalto, leemos en Apiano:

"Pisón, sin embargo, se apoderó de una ciudad cercana y la saqueó, acusándolo sus habitantes de atacarlos en contra de los tratados. Desde aquí se trasladó a Hipágreta que era una gran ciudad con murallas, ciudadela, puertos y astilleros construidos con gusto por Agatocles el tirano de Sicilia. Al estar situada entre Cartago y Útica, interceptaba las provisiones que les llegaban a los romanos por tierra y por mar, razón por la cual se había enriquecido mucho. Calpurnio pensó castigarlos y despojarlos de sus ganancias, pero, después de asediarlos durante todo el verano, no consiguió nada y sus habitantes hicieron dos salidas y, con la ayuda de los cartagineses, quemaron sus máquinas de guerra. Él, sin haber conseguido nada positivo, retornando a Útica pasó el invierno"

110



● En el fragmento del texto podemos leer que Hipágreta: "Al estar situada entre Cartago y Útica ...". Esto se contradice con el mapa que pongo:

Imagen

Sobre la etimología del nombre de la ciudad:


Vemos esta ciudad llamada con diferentes nombres entre los autores antiguos. Sylax, que fue el primero en mencionarla, la llama Hippona Polis (Ippon Polis) o Hippona Acra (Ippon Acra); en autores posteriores también se la llama Hippagreta, siendo sus habitantes Hippacritae. Los tres últimos nombres derivan sin duda del término púnico "Ippo acheret" (la otra Hippo), nombre dado a esta ciudad para diferenciarla de Hippo Regius en Numidia (actual Annaba, en Argelia), no lejos de Bizerta. Los griegos le dieron a Hippo el sobrenombre de Diarrhytos, es decir, "atravesada por el agua", a causa de su posición y los dos canales que atravesaban la ciudad

http://www.bizerteyahasra.com/

-Muchos autores coinciden en situar a Hipágreta en la actual Bizerta (la antigua Hippo Dyarrhytus). Desde aquí sí que se podía interceptar el suministro a los romanos desde Sicilia.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bizerta

En el epítome a Dión Casio únicamente leemos:

"Tras lanzarse sobre la ciudad de Hipona"

• En este epítome vemos que "la ciudad cercana" que menciona Apiano, se llamaba Neápolis (al sur de Aspis, siguiendo la costa):

"Se vio rechazado de Aspis pero a Neápolis la conquistó y la desarmó"


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados