La Infantería de Marina Española

Los infantes de marina españoles. Información sobre el cuerpo, historia, material, armamento. El Tercio de Armada (TEAR), la BRIMAR y la FGNE.
Wasp
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 78
Registrado: 17 Oct 2008, 17:13

Mensaje por Wasp »

Zyrux escribió:
Wasp escribió:Por bandas rojas........ no os estareis refiriendo a las dos Franjas Partidas en Grana..... ¿no?


Por franjas rojas nos refrimos a las que ves en la imagen:

Imagen

Imagen


Ya, hombre, ya................


POR TIERRA Y POR MAR.

AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Sardinetas y uniformes.

Mensaje por AFOCES »

tercioidiaquez ha informado como siempre con exactitud, sobre las sardinetas, pues no se puede decir más claro con menos palabras.

Para los interesados en estos temas añado al final unas referencias que pueden serles de utilidad. Por ejemplo, el general Rivas (1) dice:"Las "sardinetas" son una variedad de "alamar o alamarón" en la bocamanga que distinguía a "las compañías de preferencia" en la infantería; los granaderos las llevaba en la bocamanga y los cazadores, pequeños triángulos encima... y parece que las usó la infantería de marina a partir de 1725..".(página 328) y lámina II de(4).

Por su parte el duque de Estrada (referencia 2. página 53) cuando trata de prerrogativas dice :"Otras peculiaridades que se han venido atribuyendo tradicionalmente a dicha condición - se refiere a tropas de Casa Real - no tienen un origen tan claro. Tal es el caso de las sardinetas, comunes a todos los granaderos y cuya misión original era la de proporcionar una superficie dura y rugosa en la que poder rascar el fósforo con el que prender la granada en el caso de fallar el chisquero o en ausencia de él. El autor Almirante (3), sin embargo, las identifica como distintivo especial definiéndolas como " variedad de alamar o alamares en la bocamanga que distinguía las compañías de preferencia en la infantería". En cualquiera de ambas posibilidades o a las dos puede deberse su origen, pero de lo que no cabe duda es que acabarían convirtiéndose en una peculiaridad más del Cuerpo, porque aunque para granaderos solo se escogían de cada compañía seis soldados y solo formaban unidad ocasionalmente, las "Instrucciones" de Patiño habían establecido que: " Todos los soldados de estos batallones deben ser instruidos como granaderos". (Instrucciones para la formación y establecimiento de los batallones de marina de 28 abril 1717. art.30). Las sardinetas pasaron a ser casi un emblema que perduraría aun cuando ya no existiesen granaderos.

Realmente, hasta principios del siglo XVIII no puede hablarse propiamente de uniformidad aun cuando no faltan disposiciones aisladas destinadas a uniformar a la tropa desde tiempos de Felipe II. Por lo que respeta a la Infantería de Marina se disponen de datos concretos desde 1717 y es a partir de esa fecha - Reforma de Patiño - donde aparece una extensa ordenanza regulando los datos referentes al vestuario de los Batallones de Marina. Por ejemplo. Artículo 36 :"Este vestuario se ha de dar generalmente a los batallones de dos en dos años y debe consistir en : una casaca, chupa y calzón de paño azul con vuelta y aforro colorado, y botones de cobre dorados; los calzones aforrados de lienzo, un par de medias coloradas, un sombrero bordado al canto de un galón de seda color oro, dos camisas, dos corbatas y un par de zapatos".

El capítulo XXII (Del Uniforme) de la obra del general Rivas está dedicado a describir los uniformes de los infantes de marina y señala en el año 1857 (Reforma de Lersundi) como uniforme de gala : casaca azul..., pantalón azul con galón de oro flordelisado en invierno y blanco el verano... y como uniforme de diario: levita azul con vivos encarnados, cuello recto azul con ojal. Fuera de servicio, se podía llevar la levita abierta; pantalón azul con franja encarnada...(páginas 332 y 333).

La obra (4) incluye la descripción de la uniformidad desde los primeros tiempos hasta 1931. Algunos uniformes están basados en el "Album del Marqués de la Victoria" - antiguo infante de marina tratado en este tema donde se destaca, entre sus muchas cualidades, el de ser un excelente dibujante - . La descripción de los uniformes va acompañada de unas magníficas láminas a todo color.

Referencias :
1.-Historia de la Infantería de Marina española. José Enrique Rivas Fabal . Editorial Naval. Madrid.
2.-La infantería de marina española..Historia y Fuentes. Hugo O'Donnel y Duque de Estrada. E.N.B 1999.
3.- Almirante.J. "Diccionario Militar. Ed. Fac.Ministerio de Defensa 1989. página 939.. 3.-. Uniformes militares españoles. La Infantería y la Artillería de Mariana 1537- 1931. Jose Maráia Bueno,. Paseo de miramar 30.29016. Málaga
4.- Uniformes Militares españoles.La Infantería y la Artillería de Marina 1537-1931. Jose María Bueno. Paseo de Miramar 30. 29016. Málaga

Saludos



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Efemérides.

Mensaje por AFOCES »

Tal día como hoy del año 1767, por R.O. de 30.04, se estableció que cada individuo de Batallones tuviese su cama con separación. Los Sargentos la gozaban desde 1763. (Efemérides del Cuerpo de Infantería de Marina. EIM. Febrero 2003.. José González Barba)
Saludos.



fransi
Recluta
Recluta
Mensajes: 21
Registrado: 04 Jul 2011, 02:18

Mensaje por fransi »

EDITADO POR OFF TOPIC



luca bernard
Teniente
Teniente
Mensajes: 960
Registrado: 23 Ago 2009, 22:10

Mensaje por luca bernard »

http://agosto.libertaddigital.com/los-t ... 39288.html

Fue Felipe II en 1566 el que desarrolló el concepto actual de Fuerza de Desembarco, es decir, la proyección del poder naval sobre la costa, creando en ese mismo año el Tercio Nuevo de la Mar de Nápoles, el Tercio de la Armada del Mar Océano y el Tercio de Galeras de Sicilia, y más adelante, en 1571, el Tercio Viejo del Mar Océano y de Infantería Napolitana.

Encontramos a estos Tercios y sus continuadores en todas las campañas con componente naval en las que participó España, tanto en el Mediterráneo y el Atlántico como en el Pacífico: la conquista de la isla Tercera (1583), el desembarco en Inglaterra (1599), la recuperación de Salvador de Bahía (1625), la reconquista de Cerdeña (1717), la defensa de Cartagena de Indias (1741), la toma de Pensacola (1781), la batalla de Buenos Aires (1806), la expedición a la Cochinchina (1858-1862), la expedición a México (1862), el desembarco de Alhucemas (1925)...

Unidades de este cuerpo participaron en la defensa de Ifni (1957) y estuvieron de guarnición en el Sáhara. La última bandera rojigualda en esta provincia española, entregada por los gobernantes de Madrid a Marruecos, la arriaron infantes de marina en Villa Cisneros.

Otros países establecieron sus infanterías de marina ya entrado el siglo XVII, como Francia (1622) e Inglaterra (1664). El cuerpo de marines de Estados Unidos nació en 1775, durante la guerra de independencia de este país, pero desapareció en la paz; se restauró en 1798.





:militar5:



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

La batalla de San Marcial (31/8/1813)

Mensaje por AFOCES »

Hoy 31 de Agosto de 2011 se cumplen 198 años de la batalla de San Marcial en la Guerra de la Independencia. La Armada organizó varios regimientos que se incorporaron a las unidades del Ejército con las que combatieron con gran bravura. San Marcial es una de las victorias más señaladas de la Guerra de la Independencia, ya que supuso el final de las grandes batallas, al obligar a los franceses a retirarse de las Vascongadas y de Navarra.

Lord Wellington fue nombrado general en jefe de los ejércitos en septiembre de 1812. Pone sus tropas en movimiento en mayo de 1813 reuniéndose con los ejércitos españoles de Galicia y Asturias y, más tarde, con el 4º ejército que estaba al mando del general Guirón. En el mes de julio el 6º regimiento de marina se incorpora al 4º ejército y el 11/7/1813 pasa a Bayona y Pasajes al mando del teniente coronel de Paula Saavedra y se integra en la brigada desplegada en la línea del Bidasoa. El general Guirón en parte oficial del 6/8/1813 comunica lo siguiente . "Así que llegué sobre San Sebastián ordené al 6º real de marina que constituyese una fuerza sutil y cortase las comunicaciones de las tropas de San Sebastián con la costa, y sin dinero, ni medios el teniente coronel Saavedra primero y el coronel Romay, su jefe después, arman goleta, bergantín, lanchas... y todo ello sin desatender su servicio en tierra, en Pasajes, teniendo uno de sus batallones en línea sobre el Bidasoa desde el 25 de julio".

El asedio de San Sebastián comienza el 31/8/1813 y termina con la victoria de nuestras fuerzas. que una vez caído San Marcial rechazan los fortísimos ataques franceses destacándose, según frase de lord Wellington "la intrepidez de los infatigables gallegos" a los que pertenecía el 6º regimiento de marina. En la batalla de San Marcial los infantes de marina luchan integrados en la división del general Porlier cuya división hace derroches de valor.

A raíz de la batalla de San Marcial, lord Wellington, dirige a las tropas del 4º ejército, en el que estaba encuadrado el 6º regimiento de marina, la siguiente y famosa alocución - publicada en la Gaceta de Madrid el 19 de octubre de 1813 -:
"Guerreros del mundo civilizado: Aprended a serlo de los individuos del 4º Ejército español, que tengo la dicha de mandar. Cada soldado de él merece, con más justo motivo que yo, el bastón que empuño: el tesón, la arrogancia, la serenidad y la muerte misma, de todo disponen a su arbitrio.Dos divisiones inglesas fueron testigo de este original y singularísimo combate, sin ayudarles en cosa alguna, por disposición mía, para que llevasen ellos solos una gloria que no tiene compañera en los anales de la historia"
"¡Españoles! Dedicaos todos a premiar a los infatigables gallegos; distinguidos sean hasta el fin de los siglos, por haber llevado su denuedo y bizarría a donde nadie llegó hasta ahora, adonde con dificultad podrán llegar otros y adonde ellos mismos se podrán exceder, si acaso es posible"
"Nación española: la sangre vertida por tantos cides victoriosos, dieciocho mil enemigos con una numerosa artillería, desaparecieron como el humo para que no se os ofenda jamás"
"Franceses! huid, pues, o pedid que os dictemos leyes, porque el 4º ejército va detrás de vosotros y de vuestros caudillos a enseñaros a ser soldados".


Referencia : Historia de la Infantería de Marina española. Editorial Naval,. Madrid. General de División José Enrique Rivas Fabal.

http://www.revistatenea.es/RevistaAtene ... 74_ESP.asp
Saludos.



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

El infante García Roldán funda el Hospital de Caridad.

Mensaje por AFOCES »

Hoy estuve hablando con un compañero que participó, ya hace algunos años, en una hermosa costumbre. Ignoro, y me gustaría saberlo, si se continúa con esa práctica que se seguía en el Tercio de Levante : una vez al año varios miembros del Tercio se vestían de gala y recorrían la ciudad pidiendo limosna para el Hospital de Caridad de Cartagena que está" hermanado" con la infantería de marina . El Hospital fue fundado en el año 1693 por el soldado de infantería de marina Francisco García Roldán - paladín de la caridad cristiana - quien aprovechaba las treguas en el combate para dedicarse, dondequiera que desembarcase, a pedir limosna para socorrer a los necesitados. El infante, con el tiempo y la ayuda de algunos compañeros, fundó en Cartagena el Hospital de la Caridad.(1)

Francisco García Roldán era natural de Rute (Córdoba) e ingresó en la Infantería de Marina procedente de la recluta de leva. Era soldado en la galera "San Miguel" y pronto conoce y se apena de la vida de los galeotes cuyos cadáveres eran abandonados en Cartagena , en el lugar de la ermita de la Guía, con la esperanza de que una mano piadosa les diese sepultura. El soldado, además de pedir limosna para los enfermos y necesitados atendía al enterramiento de los galeotes.

García Roldán solicita de las autoridades la ermita de La Guía para sus enfermos y, una vez concedida, traslada allí a los enfermos que cuidaba en su propia casa. Pronto contó con la ayuda de sus compañeros, entre los que se tienen noticias de Alfonso Cervera - de la galera Santa Ana y natural de Monfrío (Granada) - y de Francisco Martínez - de la galera Nicolás de Bari y natural de Almería -.

Francisco, cuando estaba en la mar, ayudaba a los galeotes encadenados a los bancos y hostigados por el látigo del sotacómitre. "La vida de la galera -déla Dios a quien la quiera -". En tierra, enterraba a los muertos y socorría a los enfermos. Otros infantes le ayudan en sus tareas (Francisco Bravo Rojas, Antonio Rosique - inválido de galeras -, Antonio Coca y Francisco Irsino. En un momento tienen la oportunidad de incorporar una casita a la ermita de la Guía y ese fue el origen de lo que con el tiempo fue el Santo Hospital de Caridad de Cartagena.

Francisco García Roldán, con sus compañeros, constituye una congregación y en 1701 su reglamento . La Junta de Gobierno, constituida por 30 miembros, salen una vez al año - por parejas y vestidos de levita - una vez al año a pedir limosna para el Hospital que sigue existiendo en la actualidad. (Ver Enlace).

No se conoce la fecha de la muerte de Francisco García Roldán, ni el lugar, pues hay discrepancias de si ocurrió en América del Sur o en Cartagena. Queda su obra (2) fruto de su caridad cristiana y de su total dedicación - y la de sus compañeros - a los más desamparados. En verdad que Francisco García Roldán y sus compañeros merecen toda la admiración del mundo y se convierten en gigantes altruistas y un ejemplo de lo que una persona puede hacer cuando está lleno de amor por sus semejantes. Pero lo que causa un asombro infinito es que una obra así se realizase, en unos tiempos tan difíciles, por personas tan humildes ¡¡qué eran durísimos soldados!!

Referencias:
1.- El soldado de Infantería de marina apareció en las páginas de este tema el 13noviembre 2007.
2.- La obra de Francisco García Roldán continúa en pié. Lo que no se es si se sigue la costumbre anual de petición de limosnas. Pero eso nos lo puede aclarar un infante cartagenero.
3.-Historia de la infantería de marina española . General Rivas Fabal.
4.- Enlace:

http://books.google.es/books?id=h8UJk81 ... na&f=false

Saludos



axeox
Soldado Primero
Soldado Primero
Mensajes: 93
Registrado: 20 Sep 2011, 22:32
Ubicación: Valencia

Mensaje por axeox »

Me encanta ese uniforme



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Fuerza de Guerra Naval Especial.

Mensaje por AFOCES »

Almogávares de boina verde
Manuel Ortega. La Gaceta( 12-10-2011)

No tendrían nada que envidiar a los equipos SEAL de la US Navy salvo, quizá, los medios ingentes de sus colegas estadounidenses y la cultura de defensa de su país. Aparte de eso, la Fuerza de Guerra Naval Especial, dependiente de la Infantería de Marina, está tan capacitada para el desarrollo de sus misiones como la que más. “Serenitas et Audacia”, reza su lema. Y con audacia y serenidad se condujeron el pasado 10 de septiembre, cuando uno de sus equipos liberó a una rehén francesa de manos de los piratas somalíes que, poco antes, habían asesinado a su marido.

No tendrían nada que envidiar a los tan traídos y llevados equipos SEAL de la US Navy salvo, quizá, los medios ingentes de sus colegas estadounidenses y la cultura de defensa que impera en el país de las barras y estrellas. Aparte de eso, la Fuerza de Guerra Naval Especial, dependiente de la Infantería de Marina, está tan capacitada para el desarrollo de sus misiones como la que más. Lo han demostrado recientemente.

Los sucesos que han colocado los focos sobre esta unidad de élite de la Armada española tuvieron lugar el 10 de septiembre. Ese día, una embarcación de recreo con un matrimonio francés a bordo se topa en su ruta con piratas somalíes. Tras ser abordados, los piratas ejecutan a sangre fría al marido, un exmarino de la Royale francesa, y se llevan a la mujer, Evelyne Colombo, en un esquife. Este, localizado por el buque Galicia, destacado en las aguas del Índico como integrante de la Operación Atalanta, da la alerta.

Halo de misterio
La primera aproximación resulta fallida. A la segunda, los piratas abren fuego contra los aparatos españoles que les sobrevuelan. Se responde al fuego y se avería el motor del esquife, que acaba hundiéndose. La vida de la rehén peligra. Con veinte kilos de equipo a cuestas, el oficial al mando, al que algunos diarios han identificado como Rafael, se lanza al agua. Luchando con el peso consigue hacerse con Colombo y recuperarla.

Pero los percances no han terminado tras capturar a los siete delincuentes. Cuando suben por una escala al Galicia, la francesa, exhausta, cae al agua. El oficial, de nuevo, vuelve a zambullirse a por ella. Al final, todo se resuelve de forma satisfactoria. Queda una rehén liberada y agradecida, una promesa de condecoraciones -ni más ni menos que la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo para el oficial al mando- y, sobre todo, la satisfacción del deber cumplido.
Sobre los hombres de la Fuerza de Guerra Naval Especial, al igual que sobre otras unidades de élite militares y policiales españolas, se cierne cierto halo de misterio. La FGNE es el resultado de la fusión de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE) de la Infantería de Marina, de la Unidad Especial de Buceadores de Combate (UEBC) y el Mando de Guerra Naval Especial.

El cuchillo de los guerrilleros
El acceso a la FGNE no es nada fácil, y exige una gran preparación física y psicológica. Quienes consigan acceder al curso serán instruidos en asuntos tan variados como tiro, abordaje, lucha urbana, climas extremos, tácticas de infiltración, paracaidismo, técnicas de inserción y extracción, reconocimientos, buceo, comunicaciones, primeros auxilios, etc. Los que finalmente se gradúen tendrán derecho a integrarse en la unidad y a lucir la boina verde que acredita su pertenencia. En la prenda de cabeza que ha identificado a las unidades de operaciones especiales españolas desde hace décadas brilla el emblema de la FGNE: dos anclas, la corona real y el cuchillo de los “guerrilleros”.

No es el único guiño histórico de la FGNE, cuya tradición bebe directamente, sobre todo, de la UOE de la Infantería de Marina. Estructurada en un Grupo de Mando y Plana Mayor, Unidad de Plana Mayor y Apoyo, Unidad de Apoyo de Combate, Unidad de Apoyo de Servicios de Combate y Unidades de Combate, estas últimas reciben, al igual que en la UOE, el nombre de estoles. La palabra rinde homenaje a las antiguas fuerzas de reconocimiento almogávares, que así se denominaban.

Con base en la Estación Naval de Algameca (Cartagena) la FGNE ha participado en los últimos dos años, desde su creación, en despliegues internacionales, y no solo en las operaciones contra la piratería en el Índico. Otra de sus unidades también estuvo presente en el Líbano.

Entra quien puede, no quien quiere
Aunque la Fuerza de Guerra Naval Especial recogió en su seno a varias unidades, lo cierto es que la UOE ha impreso su sello. La unidad más selecta de la Infantería de Marina tuvo su origen en la Compañía de Escaladores Anfibios, creada en 1952 en el Tercio del Norte (El Ferrol). Por aquellas fechas el curso de Montaña de la Escuela Militar de Jaca era el más prestigioso del Ejército. En 1957 se crea el Grupo Especial de Infantería de Marina con la Compañía, trasladada al Tercio Sur, en San Fernando (Cádiz). A mediados de los años 60, cuando se instaura el curso de Operaciones Especiales y algunos miembros de la Infantería de Marina pasan a ostentar su emblema en el pecho, se conforma la Compañía de Operaciones Especiales (COE), que adopta la boina verde y que en los años 70 pasará a denominarse Unidad de Operaciones Especiales (UOE). De entonces data el denominar a las secciones con el nombre almogávar de estoles y la creación de un emblema propio, con un escudo en azul y amarillo con una maza superpuesta, y cuya simbología transmite el golpe que parte desde el mar hacia tierra. Su lema también deja impronta y aviso: “Entra quien puede, no quien quiere”. En los años 80 la denominación cambiará a Comando Anfibio Especial (COMANFES) para regresar al de UOE tras unos años.
http://www.intereconomia.com/noticias-g ... e-20111012
Saludos



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

POR MAR Y POR TIERRA.

Mensaje por AFOCES »

Hoy se cumple el 475 aniversario de la creación del Cuerpo de Infantería de Marina que nació cuando Carlos I asignó, a las Escuadras de Galeras del Mediterráneo, las Compañías Viejas del Mar de Nápoles. Hoy nuestros infantes de marina celebran 475 años de historia y, desde su nacimiento, su sangre ha regado los campos de batalla y los mares de todas las partes del mundo en defensa de los intereses de España. La lista de sus héroes es interminable; don Perfecto Valdés Pajares al escribir la misión y origen de las tropas de marina dice: "La historia de aquella marina es la de sus soldados, y los que con verdadero entusiasmo simbolizamos en la Armada moderna la figura de aquellos guerreros, hemos de sentirnos cohibidos bajo el peso de sus laureles, por mucho que nos esforcemos en ser dignos de tradición tan excelsa". Lepanto, la conquista de la isla Tercera o la defensa del Morro de la Habana son solo ejemplos de operaciones en las que actuaron nuestros soldados de marina.

Porque los infantes de marina no solo han luchado en las cubiertas de los buques o desembarcando como Fuerza de Desembarco. Ha combatido donde la nación ha requerido su presencia: por tierra y por mar. Precisamente mañana día 28, el señor González Barba( EAIM. Efemérides del Cuerpo de Infantería de Marina) recoge una efeméride que justifica su lema de : "Valientes por Tierra y por Mar". Una comunicación al teniente coronel D. Angel Jover , fechada en la Isla de León el 28 de febrero de 1810, decía de las fuerzas de infantería de marina lo siguiente :"He leído y releído con inexplicable gozo los partes de las operaciones militares del 4º regimiento de Infantería de Marina , sobre las brillantes acciones de Fente-Frías, Santa Perpétua y Mollet, que inmortalizaron a los que las han sostenido y decidido, afirmando más el concepto y público nombre de las Brigadas de Infantería de Marina de que tengo el honor de ser Jefe, han sabido adquirir en todos los tiempos por su lealtad, por su acendrado patriotismo, por su sufrimiento en las fatigas y escaseces, por su celo y amor al real servicio, por su heroísmo y valor en los combates..."

... En principio eran unos 120 infantes de marina desplegados en cada Galera y más tarde se constituyó una verdadera fuerza de proyección desde la mar con una capacidad de despliegue inmediata para actuar en el momento y lugar requeridos por los intereses de España. Y así, en estos momentos, hay infantes de marina desplegados en Líbano, en el Indico en buques de la Armada o en Afganistán. Es decir por tierra y por mar. Como siempre.

Felicidades a los Infantes de Marina.



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

La Infantería de Marina Española

Mensaje por AFOCES »

Patente de corso, por Arturo Pérez-Reverte

El sable y el granadero
(XL Semanal nº 1276 del 8/14 abril 2012)

Hoy toca vieja batallita. Con ésta, además, saldo unadeuda. O lo intento. Iba en tren cuando un joven me abordó con mucha educación. Traía en la mano un objeto largo y estrecho en una funda de paño. Soy teniente de Infantería de Marina, dijo, y voy a incorporarme a un destino. También soy lector suyo desde que empecé a leer. Por eso, como éste es mi sable de oficial, quiero que lo tenga usted. Pasado mi estupor, y tras la natural resistencia a permitir que se desprendiera del sable, insistió y no hubo otra. Bajé del tren con su regalo bajo el brazo, que ahora está en mi casa, en compañía de dos docenas de sables y espadas vinculados a la historia de España de los cuatro últimos siglos. Agradecido, envié al joven un libro también un par de veces centenario, y con el acuse de recibo llegó una petición: que dedicase un artículo al granadero Martín Álvarez, infante de Marina español en el combate naval de San Vicente. Y aquí me tienen. Cumpliendo con el sable.

El 14 de febrero de 1797, una escuadra española mandada por un cobarde incompetente, el almirante Córdoba, fue derrotada por otra inglesa cerca del cabo San Vicente. A los ingleses los mandaba el almirante Jervis, que tenía menos barcos pero tripulaciones mejor adiestradas y con más ganas de pelea. Además, la escuadra española estaba mal dispuesta, mientras que los británicos conservaban la línea. De manera que nos dieron las suyas y las del pulpo. Sólo siete navíos españoles entraron en combate, y perdimos cuatro. Dos de ellos, el San José y el San Nicolás, tomados al abordaje por el Captain, con el comodoro Nelson dirigiendo el ataque. El resto de barcos españoles se dio a la fuga sin socorrer a los compañeros apresados; y si no perdimos también al Santísima Trinidad, que con Córdoba a bordo arrió bandera, fue porque el brigadier Cayetano Valdés, un duro e inteligente marino que ocho años más tarde se batiría con mucha decencia en Trafalgar, fue al rescate con su navío Pelayo, y dijo al Trinidad que o izaba la bandera de nuevo y seguía combatiendo, o lo cañoneaba.

Cayetano Valdés no fue el único español decente ese día. Y como no son precisamente los ingleses quienes mejor hablan en sus memorias de los sucios spaniards –que pasan las batallas tocando la guitarra y oliendo a ajo–, tiene aún más valor que los datos que siguen provengan de la relación de un marino llamado sir John Butler. Durante el abordaje británico del San Nicolás, el comandante don Tomás Geraldino sitúa en la toldilla, donde ondea la bandera, a un infante de marina con orden de que nadie la arríe y rinda el navío. La misión ha recaído sobre un granadero extremeño de 31 años que se llama Martín Álvarez Galán. Y a esas alturas del combate, con el navío inundado de ingleses, el comandante muerto y los oficiales rindiéndose, el granadero sigue en su puesto, sable en mano, defendiendo las drizas de la enseña porque nadie le ha dicho que se quite de ahí. Así que cuando el trozo de abordaje inglés llega a la toldilla, y el sargento mayor de marines William Morris pretende arriar la bandera, Martín Álvarez, que anda flojo de idiomas para explicarse hablando –ni siquiera sabe leer ni escribir–, le pega un sablazo al tal Morris que lo clava en un mamparo, con tal fuerza que no logra liberar el sable; así que agarra un fusil como maza, mata a golpes a un segundo oficial inglés y deja heridos a otros dos rubios antes de que lo frían a tiros. Y es ahí donde el comodoro Nelson, que ha presenciado la escena –siempre odió a los franceses, pero respetó a los españoles cuando eran caballerosos o valientes–, se porta como un hidalgo: cuando están recogiendo a los muertos para arrojarlos al mar con una bala de cañón como lastre, ordena que a Martín Álvarez lo envuelvan en la bandera que con tanto valor defendió. Y surge la sorpresa: el granadero no está muerto, sino malherido. Y lo evacuan a un hospital portugués, donde salva la vida.

Martín Álvarez volvió al mar y murió cuatro años después, tras un accidente que degeneró en tuberculosis. Se ahorró, quizás, repetir su hazaña en Trafalgar. Pero tuvo la satisfacción de ser ascendido a cabo y premiado con una pensión vitalicia de cuatro escudos mensuales. Lo que nunca supo es que, por decreto real, siempre habría un buque en la Armada española que llevaría su nombre, ni que en Gibraltar quedaría un cañón con la placa: «Hurra por el Captain, hurra por el San Nicolás, hurra por Martín Álvarez». Tampoco supo que en el Museo Naval de Londres se conservaría hasta hoy, con veneración y respeto, el sable con el que, bajo la bandera del navío vencido pero no rendido, un humilde infante de marina español clavó en un mamparo al sargento mayor William Morris.

Saludos



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Re: El granadero Martín Álvarez.

Mensaje por AFOCES »

Siguiendo con la historia del infante de marina Martín Álvarez me parece interesante decir que hace algunos años el granadero figuraba en primer lugar en el listado de la 1ª compañía del primer batallón de desembarco del TEAR. Ignoro si sigue esa tradición.
Y, por cierto, he encontrado un magnífico artículo en "Todo a babor", sobre el granadero Martín Álvarez, del que lo que sigue - sobre su actuación en el "San Nicolás de Bari" - puede complementar lo publicado en este foro. (Ver artículo completo en):
http://www.todoababor.es/articulos/martin_alvarez.htm

"...Cuenta el General Bermúdez de Castro en su publicación de “Combate naval del Cabo de San Vicente y el granadero Martín Álvarez” que encontrándose en Gibraltar a donde había ido con motivo de la Exposición de la Marina del año 1885, vio entre los cañones tomados por los ingleses en Aboukir, Trafalgar y San Vicente, uno que era una verdadera joya, de bronce, con un precioso cascabel con dos delfines en sus asas y esculpido el escudo de España con el “Carolus III”. Un oficial inglés que le acompañaba le dijo: “Del San Nicolás, en la batalla del Cabo de San Vicente”. Vio asimismo una plancha de hierro donde figuraba escrito un texto en Inglés que traducido por el oficial al Castellano decía: “14 de febrero de 1797.-Batalla Naval del Cabo de San Vicente. ¡Hip Capitán! ¡Hip San Nicolás! ¡Hip Martín Álvarez!".

El General Bermúdez de Castro añade que en su ignorancia creyó que Martín Álvarez sería algún español que se había distinguido como capitán al servicio de Inglaterra. Ante la expresión dubitativa del general Bermúdez de Castro, entonces con el grado de Teniente de Marina, el oficial que le acompañaba, prometió mandarle una crónica de la batalla con quién tenía relación aquel cañón. El oficial se llamaba Sir John Butler. La crónica del oficial inglés relataba la batalla, y al llegar a la parte que nos interesa decía:
“../..Pero en el barco español “San Nicolás de Bari” queda algo por conquistar. Sobre la toldilla arbola la bandera española que flota al viento cual si todavía el barco no se hubiese rendido. Un oficial inglés que lo observa va a ella para arriar la bandera. Antes de llegar un soldado español, de centinela en aquel lugar, sin apartarse de su puesto, le da el alto, el oficial no le hace caso y se acerca, el sable del centinela lo atraviesa con tal fuerza que lo queda clavado en la madera de un mamparo. Un nuevo oficial y soldados se acercan y el centinela no logrando desasir su sable de donde se hallaba pinchado, coge el fusil a modo de maza y con él da muerte a otro oficial y hiere a dos soldados. Da después un salto desde la toldilla para caer sobre el alcázar de popa donde lo acribillan a tiros los ingleses. Nelson que ha presenciado la escena se aproxima al cadáver silencioso.

Urge desembarazar los barcos de muertos y ruina y se comienza a dar sepultura a los muertos. Todos tienen el mismo trato. Una bala atada a los pies. Un responso del capellán y por una tabla deslizanse hundiéndose en el mar. Al llegar al turno al centinela español, Nelson ordena que se le envuelva en la bandera que había defendido con tanto ardor".
A Nelson se debe que el nombre de este granadero Martín Álvarez no quedase en el anonimato y figure en la casamata, que se encuentra en Gibraltar, un cañón de su barco.

Los ingleses comprueban que el centinela Martín Álvarez no estaba muerto, sino mal herido. Lo curan, lo llevan a Lagos y le dan pasaporte para volver a España, aunque desde otras fuentes se indica que escapó de dicho internamiento. Desde Lagos viajó a Montemolín , luego a Sevilla y posteriormente a Cádiz para testificar en la causa instruida para la averiguación de la conducta del comandante y los oficiales del “San Nicolás de Bari” lo mismo que de los demás buques en el desastre del Cabo de San Vicente. Su Majestad el Rey confió el papel de Fiscal de la causa al Mayor General de la Armada D. Manuel Núñez Gaona. En el interrogatorio de Martín Álvarez se dijo lo siguiente:
El General Núñez: - ¿Se encontraba en el navío “San Nicolás de Bari” con ocasión de rendirse este barco a los ingleses?-.
Martín: - Yo no he estado nunca en el “San Nicolás de Bari” en ocasión de rendirse a los ingleses.
El Fiscal: - ¿No te encontrabas en el “San Nicolás de Bari” el 14 de febrero?-.
Martín:-Sí señor¬-.
El Fiscal: ¬-¿Y no fuiste después a poder de los ingleses?-.
Martín:- Si señor-.
El Fiscal: - Entonces, ¿por qué niegas haber estado en el “San Nicolás de Bari” con ocasión de rendirse a los ingleses?.
Martín :- Porque el “San Nicolás de Bari” no se rindió, sino que fue abordado y tomado a sangre y fuego-.
El Fiscal: - ¿Y a qué llamáis entonces rendirse?-.
Martín: - Yo creo, que no habiendo ningún español cuando se arrió su bandera, mal pudieron haber capitulado.
El Fiscal: -¿Pues donde estaba la tripulación?-.
Martín: - Toda se hallaba muerta o malherida-.

Tras la investigación sumaria que se instruyó por el combate el Fiscal se expresa así:
"No puedo pasar en silencio la gallardía del granadero de Marina Martín Álvarez, perteneciente a la tercera compañía del noveno batallón, pues hallándose en la toldilla del navío San Nicolás cuando fue abordado, atravesó con tal ímpetu al primer Oficial inglés que entró por aquel sitio que al salirle la punta del sable por la espalda la clavó tan fuertemente contra el mamparo de un camarote, que no pudiendo librarla con prontitud, y por desasir su sable, que no quería abandonar, dio tiempo a que cayera sobre el el grueso de enemigos con espada en mano y a que lo hirieran en la cabeza, en cuya situación se arrojó al alcazar librándose, con un veloz salto, de sus perseguidores".

Por los méritos recogidos en la batalla, se le quiso como premio ascender a cabo, impidiéndolo su analfabetismo, aprendió a leer y escribir en pocos meses y fue nombrado cabo el 17 de febrero de 1798 y en agosto de ese mismo año cabo primero, al poco embarca en el navío "Purísima Concepción" de 112 cañones de la escuadra de Mazarredo y parte hacia Brest (Francia), al unirse en Cádiz con la escuadra española y la francesa de Bruix. El 12 de noviembre llegó una urca destinada a la correspondencia, y una de las cartas era un escrito oficial que se refería a Martín, entonces se izó una bandera encarnada como señal infalible de algo extraordinario, e inmediatamente fue comunicada la orden para que toda la guarnición y tripulación del navío formase sobre cubierta, se adelantó el comandante del "Concepción" y mandó salir de la formación al Cabo Primero de granaderos Martín Álvarez, se leyó un Decreto Real por el cual se le concedía cuatro escudos mensuales como pensión vitalicia. Martín ostentó en el brazo izquierdo el escudo de premio que llevaban los individuos de la clase de tropa por acciones distinguidas de guerra.
"El Rey nuestro señor, ha visto con satisfacción el denodado arrojo y valentía con que se portó a bordo del navío San Nicolás de Bari, el granadero de la 3ª Compañía del 9º Batallón de Marina Martín Álvarez, cuando el 14 de febrero de 1797 fue dicho buque abordado por tres navíos ingleses; pues habiendo Álvarez impedido por algún tiempo la entrada a un trozo de abordaje, supo también defender la bandera que el Brigadier D. Tomás Geraldino le había confiado antes de su muerte, y con su valor hizo de modo que aquella se mantuviese arbolada aun después de todo el grueso de los enemigos tenían coronado su navío. Teniendo también S.M. en consideración de la honrada conducta que en el servicio observa Martín, se ha servido concederle 4 escudos mensuales por vía de pensión vitalicia, en premio de su bizarro comportamiento; y es su real voluntad que se les haga saber esta benébola y soberana disposición, al frente de toda la tripulación y guarnición del navío donde se halle embarcado".

Estando la escuadra del General Mazarredo en Brest (Francia) en cumplimiento de los planes de Napoleón, una mañana en que Martín Álvarez estaba de guardia en el navío “Concepción”, sufrió una accidental caída, dándose un fuerte golpe en el pecho por lo que hubieron de desembarcarlo e ingresarlo en el Hospital de Brest, donde falleció el 23 de febrero de 1801.

Como recuerdo a este héroe, la Armada, en una Real Orden de 12 de diciembre de 1848, dispuso que permanentemente un buque llevase el nombre de este glorioso marino. En 1936 se inauguró un paseo en Montemolín, su pueblo natal, con una estatua del heroico marino a cuyo acto asistieron el Gobernador Civil, el Obispo de la Diócesis, el Almirante Bastarreche y una compañía de Guardias Marinas de San Fernando, con banda, que desfiló por la población.

Notas:
1.- El artículo de "Todo a babor" incluye referencias en los que está basado.
2.-Real Orden de 12 de diciembre de 1848. Resolviendo que haya perpetuamente en la Armada un buque que se denomine “Martín Álvarez”.
• Excmo. Sr.la Reina Nuestra Señora, de conformidad con el parecer emitido por V.E en su comunicación 1354 de fecha 5 del corriente mes, referente a la propuesta del Mayor General, se ha dignado resolver que en lo sucesivo haya perpetuamente en la Armada un buque del porte de 10 cañones para abajo que se denomine Martín Álvarez, para constante memoria del granadero de Marina del mismo nombre perteneciente a la 3ª Compañía del 9º Batallón...
• Quiere al mimo tiempo S.M. que esta soberana resolución se lea al frente de banderas a los batallones de Marina, como premio debido al mérito que contrajo aquel valiente soldado cuya memoria debe ser eterna en los anales del Cuerpo al que perteneció.
• De Real Orden le digo a V.E. a los fines consiguientes y en contestación.
• Dios Guarde a V.E. muchos años.
• Madrid 12 de Diciembre de 1848. El Marqués de Molins.
3.-Buques de la Armada española que han llevado el nombre de "Martín Álvarez".
• La goleta “Dolorcitas”, de 7 cañones, fue llamada “Martín Álvarez” (1849-1850), naufragó en la costa de Burdeos (Francia).
• Falucho Guardacostas de 1ª clase “Martín Álvarez”.
• Cañonero de hélice de 207 toneladas “Martín Álvarez”. (1871-1876). Construido en La Habana. Disponía de un cañón y máquina de 30 CVn. Utilizado por el Servicio en Cuba. Pereció en el Río Canto.
• Cañonero de hélice de 173 toneladas “Martín Álvarez”. (1878-1882). Prestó servicio en Filipinas.
• Buque de desembarco (L-12) “Martín Álvarez”. (1971-1995). Construido en los Astilleros de Cristy Corporation de EE.UU. El 15 de junio de 1954 con el nombre de “Wexford Contry” (LST-1168). Fue entregado a la Armada Española por los Estados Unidos, el 29 de Octubre de 1971 en la base naval de San Diego (California)

Saludos



Carlosleón
Recluta
Recluta
Mensajes: 8
Registrado: 10 Feb 2012, 22:50

La Infantería de Marina Española

Mensaje por Carlosleón »

Todos los textos publicados son excelentes. Doy las gracias a Afoces por su tiempo y sus exposiciones tan bien redactadas y tan sugerentes. Poco es lo que uno puede añadir, pero con la ayuda del gral Rivas comentar ciertos privilegios del Cuerpo:
1.- Privilegio de títulos de Real y Glorioso. El primero concedido como premio a lo bin que se portaron los infantes de marina en la defensa del castillo del Morro y plaza de la Habana (R.O. 22-03-1763), y el segundo en atención a la destacadísima actuación y extraordinarios méritos acumulados a lo largo de su historia.
2.- Entre los privilegios de Casa Real que el general nombra destacaremos:
2.1.- Uso de distintivos: las sardinetas, galón de oro de la casacas, galón de oro de los cabos, etc. (algunos ya han desaparecido)
2.2.- preferencia en formaciones y revistas: La Infª de marina irá detrás del de Reales guardias de Infª española y walona, Alabarderos y Carabineros reales. Desaparecidos parte de ellos ocupará el primer puesto detrás del de Alabarderos (1858). Este privilegio también ha desaparecido. Hoy los Cuerpos forman por orden de antigüedad. Así que primero lo hace el Ejército, luego la Armada y por último el E. del Aire. Dentro de la Armada primero Cuerpo general y luego Infª de marina.
3.3- Usar de los colores azul y encarnado (sic) del uniforme de tropa de casa real.
3.4.- Privilegio de ocupar en campaña el puesto de mayor peligro; o el de extrema vanguardia en los avances o el de extrema retaguardia en las retiradas.
3.5- En la mar custodiar la bandera durante el combate(1748), ser la fuerza de garantía y seguridad de la nave (1793), formar a la cabeza de las columnas de desembarco, cubrirlas con sus guerrillas y estar en la primera línea de choque (1886)
Y otro día mas.
Carlosleón



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

LA BATALLA DE LEPANTO.

Mensaje por AFOCES »

AFOCES escribió: “LA MAS ALTA OCASIÓN QUE VIERON LOS SIGLOS".

Difícil es encontrar, por mi parte y a estas alturas, algo original sobre la batalla de Lepanto. La justificación para traerla aquí, es que hoy - 7 de octubre de 2007 - es el aniversario del combate, que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 y en el lucharon de manera decisiva los tercios embarcados. También, como es sabido, el inmortal Miguel de Cervantes - que el 29 de abril de 1571 había sentado plaza de soldado, en el tercio marítimo de la Armada del mar Océano, en la compañía de Diego de Urbina - peleó a bordo de la galera “Marquesa”. Cervantes resultó herido en la mano izquierda y en el pecho (1).

En 1453 Constantinopla, capital del Imperio de Oriente, había caído en poder de los turcos y, desde ese momento, toda Europa se vio amenazada por la expansión del imperio otomano porque, en efecto, su avance era imparable : Besarabia, Bosnia, Hungría… hasta que fueron detenidos delante de Viena. El Mediterráneo, por otra parte, podía considerarse un lago turco pues sus correrías no respetaban ningún lugar del litoral. En 1570 los turcos lanzaron una expedición contra Chipre – que dependía de Venecia - y otra para conquistar Túnez en manos españolas. De manera que la navegación por el Mediterráneo era extremadamente peligrosa, sino imposible, para todas las embarcaciones europeas. La situación era alarmante y en la Cristiandad la desunión era total.

La parte oriental del Mediterráneo era vital para una potencia marítima y comercial como era Venecia y todo la zona para España, potencia hegemónica del momento, pero que se encontraba bastante ocupada con los moriscos, los Países Bajos y no tenía aliados para enfrentarse al peligro. Fue el papa Pío V el artífice capaz de constituir una Alianza (Liga Santa) entre la Santa Sede, Venecia y España. Los gastos de guerra serían sufragados la mitad por España, y la otra mitad : 2/3 por Venecia y 1/3 por el Papa. Es llamativa la ausencia de Francia de esta Liga pero como siempre “El enemigo de mi enemigo es… mi amigo”.

Cuando las fuerzas de la Liga se concentraron, don Juan de Austria – jefe de la “Task Force” - se encontró a la cabeza de más de 200 naves y 80.000 hombres (30.000 soldados y 50.000 marineros y galeotes), La empresa no era fácil : “Un paso en falso podía situar a Europa a los pies del feroz conquistador asiático. Pero una política tímida y dilatoria que solo buscara evitar el desastre, ejercería resultados aun peores…”

Lepanto fue la última de las grandes batallas de galeras y la mayor de los tiempos modernos – más de 160.000 combatientes y 500 naves -. Ni siquiera durante las dos guerras mundiales hubo batalla naval alguna en la que participasen tantos buques y combatientes. La escuadra turca era un poco mayor que la cristiana pero, la diferencia, era compensada por la superioridad artillera de los cristianos (1.215 cañones contra 750) y los efectivos humanos eran más o menos equivalentes. Conocido es el resultado de la batalla que significó la derrota total de los turcos, pues de 330 naves se salvaron no más de 40 mientras que a Liga perdió solo 15 naves. Las pérdidas humanas fueron impresionantes lo que da idea de la dureza del combate. Los turcos sufrieron 30.000 bajas, entre muertos y heridos y unos 5.000 prisioneros. La Liga tuvo cerca de 10.000 muertos (unos 2000 españoles) y 21.000 heridos, mientras se liberaron a 12.000 galeotes cristianos. Las cifras de pérdidas en vidas varían de unos a otros autores pero todas son de la magnitud que se expone. Y esas bajas indican la ferocidad de la batalla :

:arrow: “ … dejad que entren en acción los hombres más ligeramente armados, en especial los que se encuentran en las cofas. El aferrador (encargado de lanzar los garfios debe colocar el hierro en el aparejo o en el castillo de proa, donde quedará bien sujeto, manteniéndose el cable bien tirante. Los hombres dotados de armas ligeras deberán disparar sin desperdiciar un solo tiro. Los de las cofas arrojarán pólvora y brea, tras haber encendido las mechas de los barriles que las contienen, así como aceite y jabón, con el fin de hacer resbaladizas los puentes del contrario … Para repeler a los que intentan el abordaje, son buenas las picas engrasadas (la grasa en cuestión se ponía en el extremo superior de modo que el enemigo no pudiera aferrarse a ella y arrebatarlas a quien las manejaba).Todos lucharán ahora con armas de fuego y espadas. Los encargados de las guadañas cortarán el aparejo y los que llevan tubos de fuego intentarán incendiar las drizas de la nave contraria. Por otra parte, si el enemigo consigue abordarlos, las picas y las espadas son las armas mejores para rechazarlo. La red de abordaje constituye un obstáculo para los enemigos, y mientras éstos intentan pasar encima de las mismas, los arrojaremos al agua hiriéndolos con nuestras picas desde abajo…Los heridos serán retirados al fondo de la nave, porque estorban e intimidan a los otros. Los muertos serán arrojados al agua para evitar el desánimo que ocasiona su presencia; todos cuantos haya en el puente estarán en condición de combatir” (Espejo de Navegantes. de Alonso Chávez 1530)

La victoria fue de una importancia extraordinaria pero no llegó a producir todos los efectos deseados. Venecia tardó poco en separarse de la Liga y España tampoco explotó el éxito… y en 1574 tanto Túnez como La Goleta estaban de nuevo en manos islámicas. Sin embargo : “ Fue una victoria táctica de primer orden, la disolución de la Liga tuvo como consecuencia en que no lo fuera estratégicamente… Pero desde el punto de vista moral, fue decisiva, porque al eliminar el ambiente de terror que venía dominando a la Europa oriental y central desde 1453, hizo evidente en todo el mundo cristiano que los turcos no eran invencibles…”

:arrow: “Cuando el 17 de octubre una galera llamada “El Angel” entró en Venecia anunciando la victoria, la ciudad se sintió presa de un ferviente entusiasmo religioso como no se había vivido desde los tiempos de la primera Cruzada. Este entusiasmo se difundió a través de toda la Cristiandad, por ciudades y pueblos, llevando consigo el mensaje de que los odiados turcos habían sido vencidos. El Papa instituyó una festividad en honor de aquel día que aun se sigue observando en Roma. Pintores, escultores y poetas compitieron entre si para cantar el triunfo y durante muchos años las maravillas de la batalla fueron tópico constante de las conversaciones… Al recibirse en Constantinopla las nuevas del desastre “Todos los consejeros de la Puerta y los generales se sintieron tan aturdidos que con solo que cincuenta galeras cristianas hubiesen aparecido entonces, todos habrían abandonado la ciudad” (De “Batallas decisivas del Mundo Occidental”. Fuller)

NOTA .- (1).- Cervantes nos describe la lucha entre dos naves como “ el embestirse dos galeras por la proa en mitad del mar espacio, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio que el que le conceden dos pies de tabla de espolón, y con todo esto, y viendo que tiene delante de si tantos ministros de la muerte que le amenazan, y cuantos cañones de artillería se asestan en la parte contraria, que no dista de su cuerpo una lanza y viendo que al primer descuido de los pies irá a visitar los profundos senos de Neptuno”. De regreso a España, en 1575, es preso de los turcos y queda cautivo en Argel, de donde es rescatado en 1580. Se alista de nuevo en su mismo tercio, embarca en la galera San Mateo como soldado aventajado y toma parte en la jornada de la Tercera, junto con su hermano Rodrigo. Terminada esta campaña, Cervantes se retira del servicio de las armas.

SALUDOS

Hoy es 7 de Octubre. Pues tal día como hoy del año 1571 tuvo lugar la batalla de Lepanto : "la más alta ocasión que vieron los siglos". Cervantes luchó a bordo de la galera "Marquesa"; era cabo del Tercio de la Liga contra el turco, uno de los más famosos de nuestra Infantería de Marina, que mandaba D. Lope de Figueroa. Cervantes resultó herido en la mano izquierda y en el pecho. (Efemérides del Cuerpo de Infantería de Marina. D. José González Barba)
Saludos



AFOCES
General de Brigada
General de Brigada
Mensajes: 5960
Registrado: 16 Dic 2006, 14:41

Don Juan José Navarro (Marqués de la Victoria)( 1687-1772)

Mensaje por AFOCES »

AFOCES escribió:

Hace tiempo – con motivo del aniversario de su nacimiento - prometí volver sobre el marqués de la Victoria con más extensión, como se merece, y hoy me decido a ello. Está considerado Don José Navarro como el más polifacético de los marinos españoles del siglo XVIII y el más apasionado valedor del Cuerpo de Infantería de Marina. Procedía de una estirpe de militares. Su abuelo había sido capitán de infantería y su padre murió siendo capitán de una compañía del Tercio de la Mar Océano.

Nació en la ciudad de Mesina el 30 de noviembre de 1687. En 1695, a los 8 años (1), obtiene plaza en una compañía del Tercio de Nápoles Fijo de su Real Armada (2), diferente de otro de infantería española de parecida denominación, el Tercio Nuevo de Nápoles donde había servido su padre. El Tercio Fijo era el heredero de 4 compañías que embarcaron para Lepanto y permanecieron en la Armada. En 1698, pasa al Tercio del Mar de Nápoles que se hallaba por aquellos tiempos guarneciendo el Milanesado (3) y, a pesar de su corta edad, ya se dedicaba al estudio de las Humanidades, Filosofía y sobretodo Matemáticas. Muere el rey Carlos II sin heredero y surge la Guerra de Sucesión y Navarro asiste a no pocas acciones y “ si bien de apenas 19 años, su pericia, en la arquitectura militar era notoria para los jefes de aquel ejército y plaza ”. Ni las campañas ni el cautiverio – cayó varias veces prisionero - le impidieron continuar con sus estudios mostrando grandes habilidades en el dibujo que ejercía como un verdadero artista. Al finalizar la Guerra de Sucesión contrajo matrimonio y se le confirmó la propiedad del mando de su compañía de granaderos.

Al finalizar el reinado de Carlos II el estado de la Armada española era tan lamentable que Vargas Ponce (biógrafo de Navarro) expone lo que era el poder naval “ … consistía en diez/quince navíos, cuatro de línea y el resto de poco porte y tan podridos que apenas podían resistir el fuego de sus propios cañones”. Fue cuando Alberoni, secundado por Patiño, en un período de tiempo que asombra por su brevedad lograron ver en la mar una excelente flota. Como es natural, comprendieron que no bastaba con poseer los buques, si no hay una organización que vele por su sostenimiento y unos hombres capaces de tripularlos. Se construyó la factoría de La Carraca, para la construcción de los navíos, a la que siguieron los astilleros de Ferrol (La Graña) y después el arsenal de Cartagena. Se crearon los batallones de Marina y la Compañía de Guardias Marinas a fin de disponer de oficiales profesionales. El regimiento del Mar de Nápoles se convirtió en Batallones de Marina y uno de sus capitanes D. Juan José Navarro fue elegido como primer alférez de la compañía de Guardias Marinas. Así entra en la Armada el que un día habrá de ser capitán general.

El motivo que movió a Patiño a tal designación era su extraordinaria preparación : eminente matemático, experto en Geometría (quizá el único en España según afirma Vargas Ponce), experto dibujante, dominaba el francés, italiano, holandés y latín … y para adornar estos conocimientos gozaba de ingenio, don de gentes, corrección , sociabilidad, simpático e, incluso, era un experto bailarín (4)

:arrow: En el año 1729 los reyes (Don Felipe y Doña Isabel) visitaron las obras de La Carraca, vieron botar el navío “Hércules” - primero construido en sus astilleros - , contemplaron la llegada de una flota de galeones y visitaron, también, el establecimiento de los guardiamarinas. Y allí, al demostrar éstos sus conocimientos, y entre ellos el baile (4), se hizo notable la destreza en la danza del alférez Navarro, todavía galán, aunque de 42 años cumplidos. Admiraron los reyes al hábil bailarín, y se enteraron de sus dotes, servicios y cualidades, tomándole una gran simpatía que siempre mantuvieron.

No es mi intención relatar los méritos militares y científicos de Navarro – que no cabrían en esta página - sino su relación con el Cuerpo en el que había servido y que jamás olvidó. Solo valgan de sus hechos unas pinceladas. En la escuadra que sale para la conquista de Cerdeña, y al frente de 100 guardiamarinas, va por primera vez en una empresa naval; manda el “Castilla” en la expedición contra Orán… El 22 de febrero de 1744 - en todo su apogeo la guerra de sucesión - la escuadra española estaba mandada por el jefe de Escuadra don Juan José Navarro, cuando se desarrolló el combate del Cabo Sicié contra la escuadra del almirante inglés Matthews. La escuadra franco-española partió de Tolón donde estaba bloqueada. La agrupación española algo rezagada tuvo que combatir sola contra la inglesa a la causó tanto daño que cuando los franceses viraron para intervenir, a los navíos ingleses no les quedó otra solución que retirarse. La corte española concedió a Navarro, que ya era sin duda el jefe de escuadra más prestigioso, el título de marqués de la Victoria..

:arrow: “El marqués de la Victoria parece ser conocido por su triunfo en Cabo Sicié; y con ser este un acontecimiento verdaderamente señalado en la historia naval de España, y legítimo timbre de gloria para el almirante de los quince navíos que lograron rechazar a la superior escuadra rival, gracias precisamente a la conducción que Navarro supo dar al combate… pueden equipararse a sus trabajos científicos y sus obras sobre la Marina, que le sitúan a la altura de otro sabios como Jorge Juan y Antonio de Ulloa…”(6).

De manera que aunque careciese de méritos puramente militares, su figura sería siendo colosal. Su obra científica es impresionante - y sin embargo poco conocida -. Sin ánimo de ser exhaustivo se pueden mencionar entre sus obras : “Evoluciones Navales”; “Teoría y Práctica de la Maniobra”;Traducción de los diccionarios de Marina francés y holandés; “El capitán de navío de guerra instruido en las ciencias y obligaciones de su empleo”; “Plan de Ordenanzas militares de Marina”;”Geografía nueva y método breve y fácil para aprehenderla”; “Vocabulario para el perfecto uso las voces y manejo de las maniobras en los navíos del Rey”…”Album del marqués de la Victoria” con 133 láminas perfectas sobre la construcción naval y … muchas obras más.

Pero, a pesar de todo eso, la vinculación de don Juan José Navarro a la infantería de marina, a la que perteneció, no se circunscribe a sus años mozos - vividos en la intensidad de su formación profesional - ni a las vicisitudes de la Guerra de Sucesión - en sus escenarios españoles e italianos - ni termina con su nombramiento como alférez de la Real Compañía de Guardia Marinas. Soldado de marina, su paso definitivo al Cuerpo de mando de la Armada no supondrá el olvido de su origen, ni el cese de su preocupación por una institución que siempre consideró imprescindible y a la que - desde los altos empleos a los que sus merecimientos le llevaron - supo servir, asesorando al mando o impartiendo sus propias ordenes.

En el año 1717 – creación de los Batallones de Marina – Don Juan José tiene 30 años y había combatido en cuatro batallas, en siete sitios y cuarenta acciones y había caído tres veces prisionero. Está, ahora, dedicado a la formación de los nuevos cadetes de la Armada, pero el interés por su antiguo Cuerpo no se perderá en su nueva etapa, sino que permanecerá vivo como se muestra en sus actuaciones afirmando :
:arrow: “ Ninguna cosa es más importante, más útil y más necesaria que la infantería en los navíos armados en guerra; pues es ella que contiene en disciplina y obediencia a todo un equipage”.

Su concepto del Cuerpo de infantería de marina es tan alto que procurará reducir las competencias y la marinería a bordo… La tropa reglada, tanto de Batallones como de Brigadas de Artillería, debidamente adiestrada, compartía las faenas generales y el atender con exclusividad al fuego de cañón… Su atención a la tropa de Marina se hace patente cuando - en 1750 como comandante general del departamento de Cádiz y director general de la Armada - están a él subordinados los Batallones con su comandante general. En 1753 el Cuerpo tenía ocho batallones, insuficientes en opinión repetida del ya marqués de la Victoria, lo que obligaba en numerosas ocasiones a embarcar tropas de tierra, con los inconvenientes que ello suponía, y que expone al rey en un escrito que ya hemos mencionado en el post escrito con motivo del aniversario de su nacimiento.

En otro memorial al rey muestra su conocimiento del entrenamiento de la tropa de Marina y señala sus deficiencias en armamento… Contrario al sistema habitual de levas propone un curioso método de captación que permite una selección de personal voluntario mediante una oferta digna indicando que tanto para la casa real – por razones de prestigio - como para soldados de Marina – en razón a su doble cometido -:

:arrow: “se debían escoger los más gallardos y robustos, no importando en su opinión que los destinados al Ejército fueran de menor talla, ya que había regimientos en Francia muy distinguidos a pesar de la pequeña estatura de la tropa”. En 1769 conseguirá que se destinen a Batallones a reclutas que no pasaran de los 35 años, que fuesen ágiles y robustos, carentes de delitos y conductas deshonestas, y de al menos 5 pies de altura (algo menos de 1,40 m. No, no, no es una errata, repito : 1,40m).

Preocupado por el bienestar de la tropa pide que se vuelva a imponer el antiguo sistema de ventajas… y a propuesta suya se concede en 1769 a los sargentos primeros, cabos, tambores y soldados un sustancial aumento de 8 reales y 8 maravedíes por mes… Clamó siempre porque se creasen casas de inválidos, aprovechando edificios oficiales en desuso, lo que se conseguirá por Decreto de 30 de abril de 1767. Y, en fin, fue uno de los mayores defensores de la antigüedad del Cuerpo para lo que elevó una razonada propuesta al rey reclamando la antigüedad de 1537…

Don Juan José Navarro, marqués de la Victoria, que falleció en 1772 siendo capitán general de la Armada - y mereció la gloria de ser enterrado en el Panteón de Marinos Ilustres - constituye hoy en día el más completo defensor del Cuerpo y, por tanto, merece el reconocimiento de todos los infantes de marina

Notas y referencias:
1.- A finales del reinado de Carlos II se introduce, en el ejército español, la costumbre francesa de educar para oficiales - desde muy pequeños - a los hijos de familias “castrenses” en las propias compañías en las que luego habrían de servir antes de cumplir los 18 años ( edad mínima para sentar plaza como soldado).
2.-La elección de la unidad se debió probablemente a que el Tercio del Mar, donde militaba desde el año anterior ,se encontraba con base provisional en el Milanesado. La nobleza de su madre, los méritos de su abuelo - que sirvió en la milicia 51 años y 7 fue veterano de varias campañas donde había perdido un brazo - y los 17 cumplidos por su padre, le bastaron para entrar a servicio del rey.
3.- Por un informe que había remitido al rey Carlos II sabemos que su Tercio estaba dedicado, antes de su asignación defensiva de las fronteras septentrionales italianas, a misiones marítimas y de protección de costas .Hasta 1695 no se tienen noticias de Navarro; en ese año sienta plaza en el Tercio Fijo , embarcando por turno de las compañías en las galeras del Reino, primer contacto de Navarro con la Armada y con el mar a través de una unidad de infantería de marina.
4.- The military experience in the age of reason. Christopher Duffy. Wordsworth Editions. “Los cadetes europeos de la época tenían en su plan de estudios : el francés, geografía, historia matemáticas y geometría… y la danza que “ es muy necesaria para una persona de buena educación y para un oficial… la hace indispensable en fiestas cuando se relaja en sus horas libres…”
5.- La infantería de Marina española . Historia y Fuentes. Hugo de O’Ddonnell y Duque de Estrada.
6.- Don Juan José Navarro Marqués de la Victoria. Ignacio de Oyarzabal. Revista General de Marina. Biblioteca de Camarote.
7.- Historia de la infantería de Marina. General de IM Rivas Fabal.


SALUDOS

Hoy se cumplen 325 años del nacimiento de Juan José Navarro.
"Insigne infante de marina. Ingresó a los ocho años en el Tercio de Nápoles. Nombrado alférez, asiste al sitio de Berrúa, cae prisionero en la defensa de San Oseto´y canjeado, vuelve aser prisionero en Portoglio. Liberado continúa la campaña de Milán... Estuvo en Orán, toma de Alicante, Berihuega y batalla de Villaviciosa. Sus múltiples conocimientos le llevaron a ser primer Alférez de la Compañía de Guardiamarinas y desde entonces, este distinguido y bravo Infante de Marina, pasó a prestar servicios en la Armada, mereciendo títulos y honores como el de Marqués de la Victoria. Suya es la frase : "Nada más importante, útil y necesario que la Infantería, en la Marina de Guerra" (De Efemérides del Cuerpo de Infantería de Marina. Escuela de Infantería de Marina.Febrero 2003. San Fernando. D. José González Barba)
Saludos



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 10 invitados