La gran Evasión

La Historia Militar española desde la antiguedad hasta hoy. Los Tercios, la Conquista, la Armada Invencible, las guerras coloniales y de Africa.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

A mediados de julio de 1.808 las tropas españolas estaban situadas de la siguiente manera:

:arrow: Isla de Zelandia: en la ciudad de Roeskilde. el Guadalajara y el Asturias.
:arrow: Isla de Langueland: I batallón del Cataluña y 1 escuadrón del Villaviciosa.
:arrow: Isla de Fionia: I batallón de la Princesa en Nierteminde, II en Assens y el III en Middelfart.
II batallón del Cataluña en Svendborg.
Regimiento Almansa en Odensee.
Regimiento Villaviciosa en Faborg.
El cuartel general, artillería y zapadores en Nyborg.
:arrow: Península de Jutlandia: El regimiento Infante en Randers.
Regimiento del Rey en Arhus.
Regimiento Algarbe en Horsens.
Regimiento Zamora repartido entre las ciudades de Veile y Fredericia.
Kindelan, 2º jefe en Fredericia.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

[img][img]http://img2.pict.com/41/2a/e0/58347dfb14eff5bf9058b87bab/AMKML/800/dibujodinamrca.jpg[/img][/img]

Tras una dura lucha con la informática y el idioma danés, pongo un mapa en el que se situan algunas de las localidades donde se encontraban las tropas españolas, lo que da una idea de las dificultades que supuso para los hechos que ocurrirían a continuación.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

En vista del trascurso de los acontecimientos, se ordenó a las tropas que juraran lealtad al nuevo rey. No está claro que la orden proveniera de Napoleón o del propio Bernadotte (personalmente creo que la primera opción sería mas probable).

Kindelán se mostró de acuerdo con la idea y él y su Estado Mayor (en el que se encontraba su propio hijo) juraron sin ninguna reticencia.
El 25 de julio, el regimiento de Zamora, juró sin ningún problema pues así lo habían hecho sus jefes y no conocían los disturbios y la guerra que había estallado en España.

Los regimientos del Rey, Algarba e Infante, juraron el 27 y 28.
Así las tropas más alejadas de la Romana y mas cerca de Kindelán, juraron sin problemas.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Pero en las islas sería otra historia totalmente distinta.
Los resquemeros iban en aumento y había un número significativo de encontronazos entre españoles y franceses, que frecuentemente terminaban a cuchilladas.
J. Albi y L.Stampa describen una expresión que se usaba: "Carajo con los franceses!.

En la isla de Zelandia, el Asturias y el Guadalajara debían jurar el 1 de agosto, a pesar de que la Romana intentaba dar largas a los franceses.

La tarde anterior, el general francés Fririon, para hacer más "amena" la jura, no tuvo otra ocurrencia que ordenar un reparto extra de aguardiente entre los españoles, que como buenos hispanos no tardaron en apurar, sentandoles normálmente como una bomba, ya que los autorse dicen que los españoles de la época estaban mas acostumbrados al vino que a licores tan fuertes.
El caso, es que además, el francés tuvo la genial idea de prometer un reparto de dinero y de ser él, quien le diera la noticia a los soldados, en lugar de ser sus propios mandos quienes le dieran las instrucciones.
La gente empezó a calentarse, y se disparó el rumor, que a quien iban a jurar lealtad, era al propio Napoleón y eso,ya era excesivo, incluso estando borrachos...


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

De este modo, formaron las tropas pero con armamento y dijeron que sí, que enseguida iban a jurar lealtad al rey impuesto por Napoleón.
Bastante perjudicados por el aguardiente danés, soldados de ambos regimientos se dirigieron con evidentes intenciones al castillo de Roskilde, donde se alojaba el general y varios oficiales franceses, así como el jefe del regimiento Asturias.

Este, junto con varios de sus oficiales trató de parar a sus hombres, Fririon y algunos de los miembros de su estado mayor salían a hurtadillas del castillo, aunque dos oficiales franceses fueron descubiertos por la tropa, que la tomaron con ellos, matando a uno e hiriendo al otro, que se salvó de milagro por la intervención de los oficiales españoles.
Los mas exaltados cogieron la carretera y echaron a andar, con la idea de llegar hasta Copenhague, para ofrecerse al rey de Dinamarca y ponerse bajo su protección.

La llegada de bastantes soldados daneses impidió la excursión y así los españoles volvieron a sus acuartelamientos, sin haber jurado, claro.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Algunos soldados fueron detenidos y acusados como promotores del motín, y los dos regimientos fueron dispersados e incrustados entre formaciones danesas de numero muy superior.

Mientras, la Romana había recibido a un agente británico, el sacerdote escocés Robertson, que tras diversas peripecias por Hamburgo y Dinamarca, logró llegar a contactar con el general español, hazaña nada fácil, pues este hombre no conocía ni el terreno ni el idioma danés.
Armado con un verso del Cantar de Mío Cid, que le suministró un antiguo embajador británico en Madrid amigo de la Romana (en esa época el español y el británico habían debatido largo y tendido sobre el cantar del Cid) para saber que no era un engaño, logró informar que la armada británica estaba dispuesta a recoger a los españoles y sacarles de Dinamarca.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Ante la presión francesa por que las tropas juraran, la Romana accedió pero redactando él mismo el juramento:

"Como individuos del Ejército de la Nación Española de la que formamos parte, y a la que deseamos vivir y morir siempre unidos y tan solo creyendo que toda ella legítimamente representada puede haber con plena libertad prestado igual juramento, que el que se nos exige, sólo así juramos fidelidad y obediencia al Rey, a la constitución y a las leyes".

Obviamente Bernadotte se negó, pues este juramento hubiera quedado sin efecto si no era José aceptado por la Nación, y en esos momentos, se hallaba en franca retirada tras la victoria de Bailén.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Así, la Romana tuvo que acceder a tomar el juramento sin modificar, aunque en la practica siguió dando largas a los franceses.
Mientras, logró contactar con la flota británica que se paseaba sin problemas por las costas danesas.
Un Subteniente del regimiento de Cataluña, combinando el oro y la espada, "convenció" a unos pescadores daneses para que le acercaran a uno de los buques, de esta manera se concertaron puntos de embarque para los españoles.
La Romana comenzó a despachar cartas en las que se citaban aquellos puntos a las dispersas unidades, aunque dos de ellas, precisamente (aunque seguramente por ese motivo) las dirigidas a los Regimientos Asturias y Guadalajara, fueron interceptadas por los franceses, por lo que los soldados fueron desarmados, trasladados a Copenhague y convertidos en prisioneros de guerra.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Los lugares escogidos para las zonas de reunión, fueron para last ropas de Jutlandia y Fionia, la isla de Langeland, el Almansa y el Villaviciosa en la isla de Faning y el resto en Nyborg.

La noche del 10 de agosto, las tropas comenzaron a moverse, ocupando el puerto de Nyborg, donde se apoderaron de todas las embarcaciones posibles para facilitar la operación, incluidos un par de cañoneros daneses. No parece que estos ofrecieran gran resistencia, aunque si hubo algunos enfrentamientos en el propio Nyborg, donde se apoderó de las fortificaciones costeras y de una batería a caballo, aunque en la mayoría de las ocasiones, los españoles lograron convencer a los daneses en sus desplazamientos, a menudo informando que iban a sofocar otro motin de españoles, y que ellos iban a sofocar la probable revuelta. En la mayoría de las ocasiones esta excusa funcionó, sobre todo con los daneses, pero con los franceses fue más difícil.

Al enterarse Kindelan que las tropas se iban, pues los mensajeros de la Romana le obviaron y se dirigieron a los coroneles de los Regimientos, en compañía de su hijo se ofreció a Bernadotte, e inmediatamente lanzó una proclama intentando convencer a los soldados para que permanecieran bajos sus órdenes, al que por supuesto no hicieron ni el menor caso.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

De esta manera, los grupos dispersos de españoles, y con mil peripecias, lograron llegar a los puntos de embarque.
Los daneses al darse cuenta de lo que ocurría, dieron órdenes para que todas las embarcaciones saliesen al mar para evitar ser capturadas por los españoles, aunque entonces corrían el riesgo de ser interceptadas por la Navy. El gran número de barcos que había, se correspondían con aquellos que se iban a utilizar para la fallida invasión a Suecia.

Los regimientos de caballería, al llegar a embarcar, recibieron órdenes de sacrificar sus monturas pues se debía ganar todo el espacio posible. Pero incapaces de hacerlo, los dejaron en libertad.
Por el contrario, los artilleros lograron embarcar sus 25 piezas.

De esta manera, la práctica totalidad de las tropas, incluidos unos 100 familiares y sirvientes, lograron embarcar, con la salvedad ya mencionada del Regimiento Asturias y el Guadalajara.
Pero hubo otro regimiento, esta vez de caballería que no tendría tanta suerte, el Algarbe.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

El coronel del regimiento Algarbe recibió los mensajes de la Romana, aunque ocultó los detalles a sus oficiales, pues era partidario de Kindelán.
Pero la inquietud y los rumores se extendían, por lo que envió mensajeros a las unidades que se encontraban mas cercanas para ganar tiempos.
Cuando volvieron los mensajeros, informaron que las demás unidades españolas habían abandonado sus acantonamientos, y ante la presión de sus oficiales adujo que: "no pensaba embarcarse, y que por el juramento que acababa de hacer se creía dispensado de las órdenes del Marqués de la Romana".
Ante tal decisión, los oficiales quitaron el mando al coronel y se lo otorgaron al siguiente oficial más antiguo, un teniente coronel, pero que tenía las mismas ideas que su antiguo jefe,por lo que siguió dando evasivas. Como él mismo comentó, asumía el mando para evitar que se llevaran a cabo las órdenes de evasión.
Así que los oficiales depusieron al nuevo jefe y asumió el mando accidental el capitán Antonio Costa.
Aprovechando la llegada de un oficial francés, le preguntaron, como quien no quiere la cosa, por la situación de unidades enemigas, a lo que este respondió que se hallaban lejos.
Sin pensarlo más, el capitán ordenó agruparse a todos los hombres que tenían cerca, y el 10 de agosto, unos 200 hombres partieron hacia la isla de Fionia. El resto de hombres, se encontraba demasiados dispersos para poder reunirlos a tiempo.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Bernadotte ya enterado de lo que ocurría ordenó que se interceptara al Algarve.
Varios escuadrones franceses y daneses, varias compañías de fusileros e incluso una batería a caballo se dirigieron a la ciudad de Snoghoj donde los españoles intentaba encontrar transporte para cruzar el brazo de mar.
Costa trató de ganar tiempo pues esperaba la ayuda de otras fuerzas españolas,pero esta no llegaría.
En lugar de eso, llegó el propio Bernadotte, que se negó a aceptar cualquier condición por parte del Capitán español y le exigió la rendición absoluta. O sino, ordenaría fusilar a los oficiales y diezmar a los soldados.

Costa se dio cuenta de que todo estaba perdido. Se adelantó de la formación española y se dirigió al comandante Ameil con el que estaba negociando. Le indicó que él era el único responsable de lo que había pasado y que sus hombres no merecían ningún castigo pues tan solo le habían obedecido y por lo tanto pedía respeto para ellos.

A continuación se giró hacia sus hombres y les dijo: "Recuerdos a España, de Antonio Costa".

Acto seguido sacó una pistola del arzón y se disparó un tiro en la cabeza muriendo en el acto.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

El cuerpo del Capitán fue enterrado donde murió, Lyngs Odde.
La acción de Costa causó un fuerte impacto entre los daneses, y un oficial, Carl Bardenfelth, trasladó su cuerpo para ser enterrado en Fredericia en 1872.
Se levantóuna piedra de mármol, coronada por una cruz y una palma, con la inscripción "Recuerdos a España. Antonio Costa. 11 agosto 1808".

En 1908 una revista danesa publicó un artículo "Costas grav i Fradericia" (El sepulcro de Costa en Fredericia) y un profesor de universidad envió fotos a Alfonso XIII.

Esto motivó cierto interés por el caso y los oficiales del Arma de Caballería realizaron una suscripción por una placa con la inscripción
" Rejst af spanske kavalleriofficerer" (levantada por los oficiales españoles de caballería).

En 1985, y promovido por el ayuntamiento de Huescar (Granada) que unos años antes había firmado la paz con Dinamarca, tras descubrirse una declaración de guerra de 1808, se instaló una nueva placa, que en español y danés decía: "Las fuerzas armadas al capitán Antonio Costa".

Todas estas placas se encuentran en la actualidad al lado de la tumba del capitán, en la iglesia de San Canuto (St. Knud) en Fredericia.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.
huarlot
Capitán
Capitán
Mensajes: 1408
Registrado: 22 Mar 2007, 14:17
Ubicación: En Tobruk esperando a Rommel

Mensaje por huarlot »

tercioidiaquez escribió:
En 1985, y promovido por el ayuntamiento de Huescar (Granada) que unos años antes había firmado la paz con Dinamarca, tras descubrirse una declaración de guerra de 1808, se instaló una nueva placa, que en español y danés decía: "Las fuerzas armadas al capitán Antonio Costa".
.


Entrara en los record Wines en ser la guerra mas larga del mundo desde 1808 hasta 198.... casi 177 años de guerra jejejeje.


Avatar de Usuario
tercioidiaquez
Mariscal de Campo
Mariscal de Campo
Mensajes: 17971
Registrado: 20 Ago 2005, 16:59
Ubicación: En Empel, pasando frio.
España

Mensaje por tercioidiaquez »

Los dos escuadrones fueron capturados y enviados como prisioneros a Holstein.

Mientras las fuerzas españolas comenzaron a embarcar en los navios ingleses el día 18.

La Romana hizo un último intento por liberar a sus hombres prisioneros.
Se envió un navio con bandera blanca para negociar con los daneses. A cambio de los prisioneros del Algarbe, Asturias y Guadalajara, la romana se comprometía a devolver todas las embarcaciones capturadas durante la fuga, pero el barco no pudo cumplir su misión pues fue recibido a tiros.

Pero no acababa aquí las aventuras de esta gente.
En Copenhague, se encontraban los soldados del Asturias y del Guadalajara. No sé sabe como, pero unos 150 lograron escapar, se apoderaron de unas barcas de pescadores y escaparon.
Se dio la paradoja, que durante estos días, los navios ingleses se acercaron a tierra, y algunas partidas de marineros desembarcaron y saquearon algunas poblaciones.
Mientras los españoles esperaban el embarque, estos 150 soldados, se encargaron de patrullar y proteger las poblaciones danesas de las incursiones británicas.
Se daba así la situación, en la que unos soldados protegían a los civiles del país enemigo ¡¡de sus propios aliados!!.

No es de extrañar que el comportamiento de los soldados de la división del Norte causara una honda impresión en Dinamarca.


“…Las piezas de campaña se perdieron; bandera de español ninguna…” Duque de Alba tras la batalla de Heiligerlee.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: BLEXBot [bot], CommonCrawl [Bot] y 0 invitados